La Casa Lercaro.

15:33


Hola a tod@s!

Soy una chica de letras; las matemáticas siempre se me dieron fatal. Mientras que las asignaturas humanísticas eran para mí un gusto y placer cursarlas, las ciencias se me figuraban como lo más parecido a una tortura china: tanto número y "letrita sumada" me confundía a la par que me aterraba. Pero no se crean que soy un completo desastre en esto de tratar con cifras: me sé las tablas de multiplicar de memoria, la calculadora del móvil la uso lo justito y las funciones exponenciales  me hacen ser optimista en mis decisiones cotidianas, haciéndome creer que todo puede ser mejor, tendiendo siempre al infinito. Ejemplo de las matemáticas aplicadas a la selección de libros que leo es el caso que les traigo hoy: se trata del thriller La Casa Lercaro, de Mariano Gambín. Utilicé la parte del cerebro dedicada a la aritmética para decidirme a terminar una trilogía que nunca me terminó de convencer del todo, pero que con cada nuevo ejemplar fue mejorando: pensé que si el primero había aprobado justito y el segundo había superado con creces mis expectativas, el tercero, sí que sí, sería el libro redondo que esperaba desde el principio. A todo ello se sumó la utilización de unos recursos muy queridos para mí, que me llevaron a tener la certeza de que esta novela me resultaría apasionante: la ambientación situada en La Laguna, ciudad que disfruto a diario, el escenario principal, la Casa Lercaro, una preciosa mansión renacentista en la que he pasado gratos momentos y un curioso personaje, Catalina, que es probablemente el fantasma más conocido de las islas y cuya trágica historia forma parte de la idiosincrasia lagunera... El salto de las novelas del autor al panorama nacional y mi cabezonería propia, que impide que deje las sagas/series/trilogías/etc. a medias, fueron los elementos definitivos de la ecuación que me impulsaron a hacerle hueco a este libro, con la esperanza de entretenerme con una historia físicamente cercana y en la que esperaba involucrarme de lleno. Pero las matemáticas no son siempre una ciencia exacta...


Un nuevo crimen ha azotado la pequeña ciudad de La Laguna: en plena inauguración de una exposición internacional única aparece asesinada la directora del Museo de Historia de Tenerife, situado en la espectacular Casa Lercaro. El siniestro acontecimiento se mezcla con la estupefacción de los distinguidos asistentes cuando se aparece, a la vista de todos ellos, el espíritu más famoso de la villa: el espectro de la joven novia Catalina Lercaro (que varios siglos atrás se tiró al pozo central de la casa para huir de un matrimonio de conveniencia)  clama ante una asombrada multitud de gente bien su derecho a una digna sepultura. Todo ello genera una fuerte movilización entre la sociedad lagunera que pide la exhumación del cadáver a través de una excavación arqueológica, con el fin de enterrar apropiadamente  a la desdichada Catalina, siguiendo sus deseos. Paralelamente a estos trabajos, dirigidos por la profesora Marta Herrero, se lleva a cabo la investigación del crimen en sí, aunque pronto se sumarán nuevas víctimas, todas ellas asaltadas en la Casa Lercaro. Esto pone en marcha al inspector Antonio Galán, a la periodista Sandra Clavijo y al diletante Luis Ariosto que, cada uno con distintos medios, intentarán averiguar cuál es el misterio que oculta el palacio, escenario del delito y de las sepulcrales apariciones.


Aparecen en la novela los personajes que ya habían protagonizado los dos libros anteriores, aunque su cuota de protagonismo varía: he visto menos implicado a Galán que en las entregas precedentes, aunque su presencia se vuelve a notar. Gana más peso la arqueóloga Marta Herrero, que traspasa su papel intelectual haciéndolo más físico; conoceremos de cerca el uso que hace de las técnicas propias de su profesión pero también seremos partícipes de su absoluta inconsciencia a la hora de tomar determinadas decisiones. Por su parte, Clavijo sigue actuando como una reportera marisabidilla y trepa que siempre está en el lugar justo y en el momento adecuado mientras que Luis Ariosto se presenta, una vez más, como el personaje más completo de la historia, tanto por su versatilidad como por la evidente evolución que ha tenido a lo largo de la trilogía. No son los únicos personajes que pueblan la novela: una tropa de políticos de medio pelo, advenedizos de todas clases, ricachones estirados y escrutadores del más allá dotan de una personalidad particular a la ciudad protagonista anclada, según los libros, en la más rancia tradición. 


El estilo del autor ha sido para mí el gran fallo de esta novela: todo lo que Gambín había ganado en la entrega anterior de la trilogía en cuanto a naturalidad, fluidez y claridad, lo ha perdido completamente en esta historia: me ha dado la sensación de estar leyendo un publirreportaje de casi 400 páginas al que le han añadido una pizca de argumento para amenizar, lo que me ha molestado mucho. Quizás es que yo, al ser de aquí, me doy más cuenta de los establecimientos que nombra y no puedo evitar pensar en ellos a medida que aparecen en la lectura, pero es que, lo que puede entenderse como un guiño curioso al lector local acaba en saturación: nunca antes me había tropezado con un libro que mencionara tantos negocios por "letra al cuadrado" ni que alabara tantos productos de la tierra que no fuera una guía turística y les aseguro que resulta agotador: ni es gracioso, ni inteligente y ni siquiera tiene relevancia alguna en la trama. Más allá de esto, el autor vuelve a hacer gala de su faceta de historiador ilustrándonos sobre determinados acontecimientos y personajes con rigor, aunque a veces resulta algo oscuro mostrándonos esa cualidad; en varias ocasiones se manifiesta con términos demasiado técnicos que pueden resultar difíciles de comprender o sencillamente pedantes. No todo es negativo en esta historia, pues la materia prima de la que parte es buena: la casa que sirve de escenario es suficientemente atractiva para encantar a cualquier lector y los personajes históricos que sirven de excusa a la trama (Catalina Lercaro, el corsario Amaro Pargo) son lo bastante interesantes como para que nos pique la curiosidad y queramos saber más de ellos; es una pena acabar la lectura con la sensación de que, con ingredientes tan suculentos, la historia daba para mucho más. 


Creo que ha quedado más que claro que este libro me ha decepcionado profundamente y sí, ya sé que la culpa es mía: no debí seguir confiando en una trilogía que siempre tuve en la cuerda floja a pesar de su evidente mejoría en la entrega anterior y tampoco debí dejarme llevar por los cantos de sirena que anunciaban una trama espectacular, ni por el fervor que se vive en este terruño por esta serie ambientada "al lado de casa", ni siquiera por las probabilidades matemáticas que hacían presagiar una novela adictiva: la narración se recrea tanto en el localismo de la historia, en la ambigüedad literaria y en particularidades sin importancia para la trama que, por mucha pátina que se intente poner de novela negra americana, lo que debería importarnos de la narración, el epicentro mismo del thriller (la investigación, los crímenes, la búsqueda), todo ello se diluye sin remedio, quedándonos de recuerdo con una selección de capítulos con gran potencial relegados a un segundo plano en favor de un costumbrismo mal entendido, que encima deja muchos flecos sueltos. Si algo me ha enseñado La Casa Lercaro es que definitivamente las matemáticas no son lo mío; aunque en teoría esta novela tenía todas las probabilidades de superar a las anteriores y proporcionarme buenos ratos de entretenimiento, en la práctica ha resultado un experimento fallido. Nota: 4/10.

"Desgraciadamente, no se me ha planteado nunca ese dilema. Si la mujer significara una gran pasión para mí, entonces la besaría sin duda. La música puede volver a representarse, pero un beso no dado a tiempo puede ser siempre motivo de arrepentimiento".

Te encantará

76 bocaditos!

  1. Jo, qué desilusión. Al principio de tu entrada, estaba entusiasmadísima porque me encantó La Laguna, las dos veces que la visité, y pensar en una novela situada allí me estaba atrayendo mucho. Cuando he seguido leyendo y he visto tu conclusión final, me he desinflado como un globo. Buscaré otras novelas sobre La Laguna, ;D. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, las anteriores (sobre todo la segunda) no están tan mal: creo que me saturé de tanta autorreferencia sin sentido. Quizás a ti no te parezca una lectura tan pesada. 1beso!

      Eliminar
  2. Pues qué mal sabor de boca. A los que vivimos en ciudades que no suelen salir en novelas nos hace ilusión encontrarnos con una que sí, terrible arma de doble filo porque puede que sea para bien o para mal como parece haber sido este caso. Al principio me llamaba la atención porque a mí las mates siempre me han gustado mucho pero menudo batacazo y encima trilogía. Pasará a la lista de olvidados.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, Norah: Canarias no es demasiado "literaria" (aunque últimamente está saliendo en algunas novelas) y siempre es un gusto ver una trama ambientada en algo cercano... Pero cuando abusan del localismo y del autohomenaje, se pierde el sentido de la narración. No te la recomiendo. 1beso!

      Eliminar
  3. Yo también soy de letras y las ciencias ( matemáticas y física) eran una tortura. pff.
    En cuanto al libro... lo tendré que pensar. De momento no me atrae mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los numeros son un horror! Igual que esta novela, yo que tú no le daría prioridad. 1beso!

      Eliminar
  4. Pues vaya, este lo dejo pasar, porque, por lo que has contado no me llama nada, aunque me iría allí ahora mismo je!!;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, que mi reseña no te impida visitar esta ciudad tan curiosa: aunque suele hacer frío (no como en el resto de la isla), tiene rinconcitos cargados de encanto. 1beso!

      Eliminar
  5. Las matemáticas tampoco son lo mio y casi me he asustado al leer que habías tirado mano de ella, pensaba que eran las protagonistas de tu novela, veo que me he equivocado, lo que me ha quedado claro es que no me leeré la trilogía no me ha gustado nada el regusto que te ha dejado, y yo si algo no me gusta no termino la saga ni siquiera por cabezonería

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Las usé para explicar mi equivocación pensando que las elecciones de libros iban a responder a una fórmula matemática... Pero vaya chasco! Yo es que soy muy testaruda: normal que luego me pasen estas cosas. 1beso!

      Eliminar
  6. Yo quiero descansar un poco de trilogías y demás. Estoy acabando la saga Valeria y esperando que publiquen Consumatunt est y espero descansar un poco de historias largas. Así que no me lo llevo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas como yo: ahora que cerré esta trilogía me lo pensaré mucho antes de meterme en otro de estos berenjenales... Aunque hay un par de ellas, como la que comentas, que me llaman mucho la atención. 1beso!

      Eliminar
  7. No termina de llamarme del todo este libro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como no lo disfruté, no te lo recomiendo. 1beso!

      Eliminar
  8. También soy de letras a muerte, aunque nunca he tenido nada contra los números, la mayor parte del tiempo... No creo que vaya por esta trilogía, viendo lo que te ha decepcionado, que por cierto lo siento muchísimo, es terrible cuando eso pasa. Espero que tu próxima lectura sea mucho mejor.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus condolencias: sí que fastidia que un libro no guste, pero menos mal que últimamente me ha pasado pocas veces. Una pena, porque la materia prima sí que era la mar de interesante. 1beso!

      Eliminar
  9. Leyendo tu reseña me ido desinflando como tú. Lo de los datos puede matar el mejor argumento. No vuelvas a fiarte de las matemáticas y déjate llevar por el instinto.
    Besotes y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Montse, te haré caso: nada de números, me guiaré por el instinto, que al final es lo que funciona. El libro tiene buen fondo, pero tanta publicidad soterrada me acabó disgustando: quizás a otros lectores no les ocurra lo mismo. 1beso!

      Eliminar
  10. Pues no hay más que pensar, lo dejo pasar. No he leído los anteriores, probaré con alguno ya que sí te han gustado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si quieres leer alguno de los anteriores, te recomiendo el segundo: sin ser nada del otro mundo resulta entretenido y trepidante. Este no te lo puedo recomendar. 1beso!

      Eliminar
  11. Lástima que no haya cumplido tus expectativas, porque es cierto que cuando un libro está ambientado cerca de "casa" hace mucha ilusión leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiiiii! Eso de que la acción suceda en sitios conocidos mola mucho... Pero cuando se hace un uso inteligente de los lugares, no cuando te intentan colar publicidad subliminal. 1beso!

      Eliminar
  12. Oh, qué pena.
    La verdad que es un libro que he mirado varias veces sin terminar de decidirme a traerlo a casa.
    Y creo que así va a seguir
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento haberte chafado una posible lectura: como digo, a lo mejor alguien de fuera lo disfruta más, aunque a mí me ha parecido una pesadez. El tema del que parte daba para mucho más. 1beso!

      Eliminar
  13. He experimentado varias sensaciones mientras leía tu reseña. Primero de rechazo, pues cuando he leído la palabra matemáticas he cruzado los dedos...Sí, otra que huye de las ciencias y se declara del "bando" de las letras. Pero cuando he leído la historia de Catalina y demás he pensado que no tendría que estar tan mal. Pero al final, tu conclusión, me ha hecho descartar esta trilogía al menos de momento. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, lo de las matemáticas era una excusa para explicar las expectativas que tenía de la novela y que no se han cumplido. La historia de Catalina es muy atractiva y buena base para una novela negra trepidante, pero no me ha parecido un uso acertado del personaje: es una pena, porque como dije en las reseñas anteriores, el nivel de los libros iba subiendo. 1beso!

      Eliminar
  14. No me sonaba este libro, pero viendo tus impresiones, me parece que no voy a probar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que sí, que hay demasiados libros reclamando nuestra atención. 1beso!

      Eliminar
  15. Independientemente de tu reseña la temática no me llamaba mucho la atención. De todas formas, de haber llegado al segundo, probablemente hubiera leído este como has hecho tú, sobre todo teniendo en cuenta que el segundo había mejorado respecto al primero.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, yo es que no me pude resistir a la fiebre que se vivía por aquí por esta historia... Y como está ambientado al lado de casa, pues caí facilmente. El problema fue que el anterior mejoró tanto que pensé que este libro sería la repera, y no fue así en absoluto... Desde luego, no creo que me vuelva a acercar al autor en mucho tiempo. 1beso!

      Eliminar
  16. Bueno, yo creo que me habría lanzado como tú a por ella por dos cosas: porque nunca me gusta dejar las series literarias a medias, y porque soy débil ante las ambientaciones "cercanas", por así decirlo.

    Pero vamos, leyendo tus impresiones, y como no he empezado la serie, creo que esta es de las descarto :)

    Besines!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, caemos en las mismas tentaciones Rober, qué será de nosotros! Ya que no has empezado la trilogía, no te recomiendo que lo hagas, a menos que te interese mucho mucho, que veo que no es el caso. 1beso!

      Eliminar
  17. No es lo mío pero como siempre me haces hablar allá voy. Lo mío con las matemáticas es desastroso de toda la vida, me las quité de encima en cuanto pude, eso de todo tan exacto no es lo mío, lo mío era la literatura, los libros, los idiomas, la lengua... todo eso, mi visión del mundo es abstracta, mucho, ya sabes tú mis amistades con Lispector y demás. Esa frase que pones en la reseña, las matemáticas no son siemore exactas siempre me ha intrigado, tengo un amigo de ciencias puras, amigo de toda la vida pero parece que somos de planetas distintos a la hora de ver el mundo. Un día me dijo, te voy a demostrar que 2+2 no son cuatro. Se me pusieron los ojos como platos, pensé, mi vía para entender algo al fin!!! Se puso a explicármelo y no me enteré de nada, de nada. Me di cuenta de que tengo que poner los pies en el suelo y dejarme de tanto viaje abstracto y me dio por leer libros de divulgación matemática.... desastroso. Ahora he aprendido a aceptarme :) Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, somos de la misma quinta, Yossi, que nos quiten los números de delante! Yo aguanté las matemáticas hasta que salí del instituto y me volqué luego en estudios donde los números no aparecieran ni en pintura, que no quería volverlos a ver, aunque a veces es inevitable: al final, las cifras mueven el mundo moderno, degraciadamente... Tu anécdota me recuerda a una que nos contó un profesor en la universidad, en una de las primeras clases: nos dijo "dos y dos nunca son cuatro, y si lo es, es por pura casualidad": esta historia me la han contado varios amigos con diferentes interpretaciones, dependiendo de la facultad en la que estudiaara cada uno, jejeje! 1beso!

      Eliminar
  18. me fio mucho de tu criterio, apuntado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, pero si te fías de mí, mejor que huyas de esta novela! 1beso!

      Eliminar
  19. Hace tiempo que no empiezo trilogías, ni sagas si no estoy casi segura de que me va a gustar. Después de tu comentario me queda claro que este no va a ser. Siento que no cumpliera con tus expectativas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy intentando no empezar más series nuevas que ya tengo bastante con las que he abierto: hay algunas que me interesan pero que esperaré a que terminen de publicarse, que no es cuestión de quedarse esperando hasta quién sabe cuándo. 1beso!

      Eliminar
  20. Seguramente hago mal pero yo no tengo la paciencia que tu tienes. Cuando un libro no me gusta, sea por el motivo que sea, acabo dejádolo en la lista de pendientes y seguir con el siguiente. En ocasiones me he dejado alguna buena novela, pero prefiero hacerlo así que leer a desgana. Siempre me queda la posibilidad de volver a intentarlo. 1petó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No haces mal: eso es lo que hace la gente normal y lo que yo debería empezar a hacer de una vez, pero no hay manera. Me cuesta mucho dejar un libro sin acabar, aunque últimamente sí que he aprendido a dejar historias en reposo hasta que me apetezca más leerla: creo que es lo más justo para el libro y para mí. 1beso!

      Eliminar
  21. Acabo de terminar el primer libro hace unos minutos (tengo pendiente hacer la correspondiente reseña), pero mis opiniones de este no varían mucho e lo que tú comentas y veo que los mismos fallos se repiten. Aun así muy probablemente continúe con la trilogía, aunque sólo sea para llegar a ese gran personaje (que quizá nosotros hemos elevado más allá de su pedestal) que es el fantasma de Catalina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digas eso! Catalina es grande, muy grande! Una pena que el autor no la trate mejor a ella y su historia... Creo que el problema de estos libros es que Gambín es consciente de que sólo escribe para divertirse y parece no interesarle plantear una novela mejor cerrada, sino que realiza una historia para que él y sus colegas se lo pasen bien y se sientan identificados y si vende, pues mejor. De ahí viene el abuso de publicidad y las continuas referencias a gente conocida de su mundillo, que hacen la lectura tan pesada. El segundo libro me pareció el mejor: a ver qué opinas tú! 1beso!

      Eliminar
  22. Pues vaya, los anteriores sí me habían llamado la atención, sobre todo el primero pero viendo tus impresiones de este y dado que intento no embarcarme en series, trilogías y demás no sé si finalmente me animaré con ellos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los anteriores están mejores que éste, pero aquí me ha parecido que el autor no se lo ha currado mucho. Para mí ha sido una decepción, porque la historia de Catalina es una de las más queridas para cualquiera habitante de esta ciudad, y no me ha parecido que se le haya sacado todo el partido que tenía. 1beso!

      Eliminar
  23. Pues vaya, los otros sonaban bien...pero viendo esto no creo que me anime por ahora...
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya digo que los anteriores son mejores: lo bueno de esta serie es que se puede leer independientemente, pues sólo se repiten los personajes, pero no se continúan las historias... 1beso!

      Eliminar
  24. Bueo, que desilusión te has llevado, ya me has convencido de que esta triología no la toque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor que no, Nuno, hay muchas cosas mejores para leer. 1beso!

      Eliminar
  25. Vaya, a mi me encantam las matemáticas y de momento mis hijas tambien tiran hacia ellas, les encantan! No lei la trilogia ni la tengo,saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que a ti y a tus niñas les gusten los números! A mí me espantan totalmente. No te pierdes nada con estos libros, 1beso!

      Eliminar
  26. Tras tu reseña lo descarto totalmente y eso que al principio me ha llamado la atención, sobre todo por el lugar donde se desarrolla porque precisamente hace un par de años estuve de vacaciones en Tenerife y visité La Laguna y ya sabes eso de que cuando lees sobre sitios en los que has estado parece que disfrutas más.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... a mí me encanta leer novelas en sitios donde he estado, me sumerjo más aún en la historia, pero en este caso me resultó pesada tanta autoreferencia a lo local: me sacó de quicio! En fin, hay muchas mejores novelas negras por ahí y quizás algún día salga alguna ambientada en La Laguna que merezca su lugar entre las grandes historias del género. 1beso!

      Eliminar
  27. ¡Qué pena! El primero me tentó en su día pero nunca me hice con él. Lo voy a descartar que voy de lo más servida con sagas y trilogías empezadas...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes muchas series pendientes, huye ahora que estás a tiempo; yo no creo que me embarque en más trilogías en una temporadita. 1beso!

      Eliminar
  28. Pues yo tenía apuntada esta trilogía y pensaba leer al menos el primero pero lo he ido dejando y ahora no sé si me animaré al final. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los dos primeros no están mal: si sientes curiosidad léete alguno, y si te gusta, vete a por los demás, aunque te advierto que éste es muy flojo. 1beso!

      Eliminar
  29. Yo si que soy de letras letras, purísimas. Estoy muy reacia ahora a las trilogías, creo que de momento la dejo pasar. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra más del club de las letrófilas: abajo los números! Haces bien no abriendo trilogías, que luego se alargan mucho en el tiempo y nos desesperan. 1beso!

      Eliminar
  30. Tengo el primero en el lector, pero sí, recuerdo que con la reseña del primer libro me quitaste un poco las ganas de leerlo. De todas formas, le daré una oportunidad ya que lo tengo, aunque no lo empiece muy entusiasmada.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ups, lo siento! No sé, yo es que me esperaba más, aunque después de leer el último, el primero no era tan horrible... Sin duda, el mejor escrito es el segundo y es una pena que el autor no haya querido mantener el nivel. Espero tu opinión, que me interesa saber tu punto de vista. 1beso!

      Eliminar
  31. Ya no me llamaba demasiado la atención, después de leer tu reseña ya lo he descartado completamente.
    PD: yo también soy un negado en las ciencias y matemáticas.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces tu lista de pendientes me lo agradecerá, jejeje! 1beso!

      Eliminar
  32. No me llamaba pero ante tu estupenda reseña, dejo correr esta lectura.
    Otra negada en mates ;-)

    Besotes !!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántos anti- numeritos veo por aquí! Haces bien descartándolo si encima no te llamaba: que ese hueco lo ocupe un libro al que le tengas muchas ganas! 1beso!

      Eliminar
  33. ¡Qué pena, encima de que le das la oportunidad! Bueno, lo dejaremos pasar...
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi gozo en un pozo... Pero eso me sirve para aprender que no debo ir con las expectativas tan altas por la vida. 1beso!

      Eliminar
  34. Jope Tizire...con la buena pinta que tenía se ha ido deshinchando poco a poco la historia! Además es una trilogía...Lo tendré que dejar pasar... Un besoo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento Igone! A mí también me daba muy buena pinta, por eso me duele tanto que no me haya gustado! Qué se le va a hacer... Los anteriores están mejor, de todas formas, te lo digo por si te animas. 1beso!

      Eliminar
  35. Yo también soy de letras. Odio las ciencias. Y yo de estos libros huyo más que nada porque no los entendería. Soy como una choni de las ciencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro no tiene que ver con las matemáticas, pero entiendo lo que quieres decir: ante un libro de tema ajeno nos sentimos un poco desubicados. 1beso!

      Eliminar
  36. Pues aunque yo sea de ciencias lo voy a dejar pasar. Creo que tardaré una temporadita en embarcarme en otra trilogía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida al club! Yo tampoco creo que me meta en más trilogías por el momento, que ya tengo bastante con las que tengo abiertas. 1beso!

      Eliminar
  37. De momento la dejo pasar. Tengo mucho pendiente para embargarme en una trilogía que ya me dices que no te ha gustado.

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no tengas remordimientos, que hay mucho libro nuevo esperándonos con los brazos abiertos. 1beso!

      Eliminar
  38. Pues vaya... Yo tengo anotada esta trilogía desde hace tiempo, aunque cada vez tengo menos ganas de leerla... La dejaré en standby, a ver si cambio de opinión.
    1beso:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirte, Elena: si le tienes muchas ganas léela, al fin y al cabo lo mío es una apreciación personal. Además, los primeros no están tan mal y quizás lo del publirreportaje sea más evidente para mí que soy de aquí... 1beso!

      Eliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe