El café de la Luna.

12:43


Hola a tod@s!

Llevo un tiempo fijándome en que la mayoría de lectores se dividen en dos bandos: "me gustan los relatos" vs. "no puedo con ellos". No deja de parecerme curiosa esta segmentación, pues siempre pensé que a cualquiera que le apasione leer no le importa acercarse de vez en cuando a un buen relato que condense en pocas páginas una gran historia, pero al parecer no es para nada así; a pesar de que muchos nos hemos criado con cuentos y narraciones cortas, cuando crecemos el género se transforma en algo "a medio hacer" a lo que no se le presta demasiada atención... Creo que todos conocemos casos de escritores noveles que han tenido que luchar con uñas y dientes para promocionar sus obras, intentando acabar con la doble discriminación de ser casi un desconocido y de "escribir en corto". Personalmente, desde que tengo blog, he tenido la oportunidad de leer varios libros de relatos que me han permitido disfrutar y comprender mejor un género denostado y algo escondido no sé muy bien por qué. Una de mis últimas experiencias al respecto fue con la obra El café de la Luna, de María Dolores García Pastor: considerado por varios lectores y la propia editorial como una novela, se trata a mi entender de una muy digna colección de relatos con un sugestivo escenario en común, que no debería avergonzarse de su naturaleza fragmentaria sino, en todo caso, hacer gala de ella.


En pleno corazón de la Barcelona antigua se encuentra situado un local muy particular, con todo el sabor y el encanto de los lugares anclados en un tiempo pasado que tuvo que ser mejor: se trata de El café de la Luna, un espacio en el que se dan cita todo tipo de personajes, almas solitarias que encuentran cobijo en este lugar de maneras antiguas y regazo acogedor. Al traspasar la puerta de cristal por la que se trasluce la bóveda de tilos y flores amarillas que le sirve de antesala, el lector queda invitado a sentarse en la barra y asistir al día a día de los variopintos personajes que allí se dan cita para desgranar sus ilusiones y fantasías al calor de una taza de café, mientras anhelan que la magia de un lugar tan particular se traspase a su interior y les de el vuelco vital que tanto necesitan. 


Este libro es un claro ejemplo de que el personaje principal de una historia puede ser simplemente un lugar, en este caso, una cafetería llena de alma que conecta las distintas vidas de sus parroquianos habituales. Porque, más allá de las particularidades de cada uno de los protagonistas, de sus deseos, angustias y nostalgias, El café de la Luna es el auténtico centro de atención, un lugar especial, rebosante de encanto y descrito con tanto cariño que inevitablemente nos apetece conocer sin demora. De hecho, quizás este sea el punto fuerte del libro y el que convencerá a aquellos más escépticos del género a darle una oportunidad: todos los relatos tienen este carismático lugar como nexo de unión, por lo que, a pesar de las distintas historias de amor, desamor, esperanza y desasosiego que conoceremos, el cambio de temática no nos parecerá brusco, pues el marco de la escena siempre será el mismo.


Los "relato - retrato" que conforman  las piezas del puzzle contribuirán decididamente al latir de este particular emplazamiento; así tendremos a la dueña del café, Miranda, soñadora nata que logra convertir su fantasía de crear un espacio único e incomparable en realidad, o a Berenice, inmigrante explotada y también alma sensible que consigue no olvidarse de sí misma gracias a este lugar... Conoceremos también a Libio y a Juan, escritor y lector empedernido respectivamente que encontrarán entre las paredes del café sosiego para sus distintas tribulaciones, o a Manuela, la anciana que fue vedette y que acude allí a recordar sus tiempos de fama y gloria, o a Bruno Fusa, el músico bohemio que afina pianos a cambio de una flor... Don Pablo, Demetrio, Prometeo, Clara.... Tras cada uno de ellos, una historia particular, una sonrisa y una lágrima, un trozo de vida que reluce en cada rincón de este café en el que todos coinciden aunque pocos conozcan lo que les acontece a los demás tras la puerta acristalada: allí nadie juzga, nada importa: El café de la Luna refugia y acoge a quien se siente abatido y solo sin pedir nada a cambio, convirtiéndose para muchos en el ancla a la que necesitan aferrarse o el empujón oportuno para superar sus temores. 


El café de la Luna me ha parecido sobre todo un libro bonito y optimista: la descripción del lugar está tan conseguida que nos apetece estar de verdad allí, observando en una esquina a esos personajes que la autora nos presenta y que se hacen querer fácilmente. La sencilla pero rica prosa que utiliza, salpicada de momentos poéticos, nos hace muy cercanas las existencias de estos personajes, que consiguen parecernos excepcionales dentro de su absoluta normalidad. Es justo decir que, como suele suceder en este tipo de narraciones, no todos los relatos están al mismo nivel, habiendo algunos muy buenos y otros más prescindibles pero, a pesar de ello, El café de la Luna es un libro agradable y evocador que se lee con una sonrisa casi permanente en la boca; queda indicado especialmente para aquellos que no terminan de decidirse a leer relatos, puesto que es muy posible que esta obra les haga ver el género con otros ojos. Nota: 6´5/10.

"Como atraída por una fuerza extraña, la mujer de la faldita de franela entró en el antiguo establecimiento dejando un rastro de  florecitas amarillas. Miranda pensó que era un hada, un buen augurio para la nueva aventura que iba a comenzar, para su café bohemio y soñador, para su rincón de los corazones perdidos, que deambulan por la ciudad cosmopolita y de mar, de cielo y olas".

Te encantará

70 bocaditos!

  1. Me ha llamado la atención, me llevo el café ;)
    A mí sí suelen gustarme los relatos, pero es verdad que no suelo leer muchos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te sepa genial este café, ya verás cómo te sorprende. 1beso!

      Eliminar
  2. Me gusta lo que cuentas, me lo llevo. Totalmente de acuerdo con tu reflexión del principio. De hecho, tengo un par de entradas pendientes donde me va a dar mucha pena leer eso de "yo no puedo con los relatos" :-) Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, Meg: hay géneros que no hay manera de que entren: parece que la mayoría de lectores se quedan con el "sota, caballo, rey" de novelas recientes de éxito. Pero hay que seguir batallando, no? 1beso!

      Eliminar
  3. Hola Tizire! Yo soy fan de los relatos así que me llevo esta novela a mi terreno. Me la apunto y espero leerla pronto. Y creo que tienes razón en los grupos de "me gustan" vs "no puedo con ellos" jaja. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son relatos al uso por estar conectados todos con el café, pero la verdad es que ofrecen una mirada interesante. Espero que te gusten! 1beso!

      Eliminar
  4. Umm Admito que miro los libros de relatos con escepticismo, pero es precisamente porque cada vez me pasa menos el encontrarme con "un buen relato que condense en pocas páginas una gran historia". Es difícil crear un escrito que en pocas palabras te cuente algo que al final te deje satisfecho. Es un arte que no todos dominan con la misma maestría.
    También a este lo miro con escepticismo, pero la portada me llama a voz en grito. Qué preciosidad.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, por supuesto que todos los relatos no están a la misma altura: yo me he encontrado con algunas recopilaciones no demasiado buenas, que parece que están hechas para rellenar. Pero cuando uno encuentra relatos que le convenzan... Pues no puede parar de leerlos! 1beso!

      Eliminar
  5. Me gusta esto de los relatos, ya sabes :)

    Y además me gusta esta fórmula, eso de crear un escenario, un marco común en el que convergen todos los personajes y cada una de sus historias, como si fuese un pequeño mundo como dices. Quizá no sea mala opción ahora para el verano, que parece que pide historias más frescas y algo más evocadoras.

    Gracias por descubrírmela ;)

    Besotes, Tizire!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es una buena lectura para el verano porque te traslada a un sitio bien agradable y te da para conocer las vidas de diferentes personas, pudiendo pausar la lectura cuando quieras... La verdad es que es un libro diferente y quizás por eso la calificación entre relato y novela no esté demasiado clara... Aunque para mí sin duda está entre los primeros. 1beso!

      Eliminar
  6. A mi me gustan los libros de relatos aunque no los leo tan seguido :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los leo de vez en cuando, tampoco es que me pegue atracones... Me gusta ir variando e incluirlos entre mis lecturas, que se agradecen. 1beso!

      Eliminar
  7. Yo estoy en el bando de los que se muestran reacios a los relatos, no es que no me gusten pero me da mucha pereza ponerme con ellos y siempre se acaban quedando atrasados, por lo que es muy raro que me anote algún título de este tipo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo lo que dices y es difícil acabar con una reticencia, pero quizás es cuestión de encontrar el libro de relatos adecuado... A mí me gusta acudir a ellos cuando estoy entre lecturas muy largas y densas, pues me ayudan a desconectar y a sumergirme en un mundo entero en muy pocas palabras. 1beso!

      Eliminar
  8. Pues yo soy de las que era reacia a leer relatos, pero mira tu por donde empece y ahora me gustan mucho, sobre todo eso de saborearlos y poder compaginarlos, besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no solía leer compilaciones de relatos, sino más bien relatos sueltos y la verdad es que ahora tampoco los leo del tirón, pero los voy intercalando y me gustan! 1beso!

      Eliminar
  9. ¡Hola!

    Bueno, te diré que si bien no leo muchos relatos, sí que me gustan, y tengo algunas rachas lectoras en las que se me da por disfrutar de algunos. ¡Hay relatos preciosos! Y respecto a este café que recomiendas, pese a que me va mejor el té, me lo llevo :)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, que yo tampoco me alimento sólo de relatos, pero intento no olvidarme de ellos, que siempre deparan alguna sorpresita... Ojalá que este café te sepa estupendamente. 1beso!

      Eliminar
  10. Yo con los relatos estoy en un punto intermedio: no me disgusta leer alguno de vez en cuando, pero me da coraje que, algunas veces, cuando más interesante se está poniendo la historia y más me estoy metiendo en ella, se acaba. Siempre siento que me hubiera gustado que siguiera un poco más.
    Éste que nos traes parece que está bien. Ahora mismo no creo que me ponga con él, pero cuando me apetezca algo por el estilo, lo tendré en cuenta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo lo que te ocurre, pero eso me pasa a mí también con novelas: cuando uno se engancha a una historia que le gusta mucho y acaba de pronto, es duro de asumir. Yo creo que es como todo, hay relatos muy buenos y otros prescindibles, pero supongo que si uno se acerca al género acaba valorándolos en su justa medida. 1beso!

      Eliminar
  11. No soy mucho de relatos, pero a lo mejor con éste sí pruebo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno de este libro es que no parece de relatos, aunque para mí sí que lo sea. 1beso!

      Eliminar
  12. La portada ya me ha enamorado y como son relatos pues no lo dudo, a por este libro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La portada es preciosa y tan evocadora como el libro, espero que te guste! 1beso!

      Eliminar
  13. Tiene buena pinta :)
    A mí me es indiferente leer relatos o novelas, si hay calidad, no importa la cantidad.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí le has dado! Lo que importa es que el contenido nos llegue, no que esté escrito en 5 o 500 páginas. 1beso!

      Eliminar
  14. Qué reseñaza, qué sutil y qué santa razón. Como sabes no hago de menos a los relatos, me parece un tipo de lectura estupenda, como todo libro, tiene sus momentos y como todo libro habrá mejores y otros que no lo sean tanto.
    En este caso el lugar me ha parecido fascinante solo con tus pinceladas, me gusta la idea de ir a un café (justo hoy que hablé de uno). Engrosas mi lista de apetecibles y me voy tan contenta, qué faenas me haces.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, qué casualidad que coincidiéramos en el día para hablar del café! En fin, estamos de acuerdo en que lo que importa no es el tamaño, sino la calidad que hay detrás de cada historia: como dicen por ahí, hay grandes esencias en tarros pequeños! Siento la faena que te he hecho: es mi venganza por presentarme siempre libros que no puedo dejar pasar... 1beso!

      Eliminar
  15. Estoy en un término medio con los relatos, me gustan cuando como en este caso, tienen un vínculo y un sentido todos juntos, no en los casos en los que parece que al autor no se le ocurría nada para una novela y reúne ideas sueltas.
    Es de esos sitios a los que te irías sin pensarlo si existieran de verdad. A mí me pasó también con Mi nombre es Sei Shonagon.
    Lo tenía perdido por la lista desde hace mucho tiempo, si me lo encuentro en la biblio me lo leo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en parte de acuerdo contigo Norah: yo también prefiero los que tienen hilo conductor porque me he encontrado libros con relatos de relleno... Aunque también he leído libros con relatos inconexos que me han convencido totalmente. A mí leer sobre un sitio y que parezca tan real siempre me emociona, por lo que es una alegría encontrarme de vez en cuando con lugares así. 1beso!

      Eliminar
  16. Me encanta todo lo que cuentas de este libro, y tienes mucha razón, ¿por qué los relatos tienen que ser un género menor? O ¿Por qué hay que adorarlos o aborrecerlos? Está el término medio. En fin, que tomo nota de tu proposición y me lo apunto. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Marisa, el término medio es casi siempre el más justo aunque también el más ignorado. Somos muy pasionales en los extremos, pero a veces hay que conocer eso que tanto rechazo nos provoca... 1beso!

      Eliminar
  17. Pues a mi no me gustan mucho pero de vez en cuando si leo alguno que por alguna razón me llame la atención de forma especial. Por ejemplo, tengo ganas de probar con Alice Munro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo voy compaginando los relatos con lecturas más largas, porque lo cierto es que tengo mas novelas pendientes que libros de este tipo... pero siempre se agradece leer alguna buena historia corta. También quiero leer a Munro. 1beso!

      Eliminar
  18. Me gustan los relatos, pero como me gustan más la novelas pues suelo tenerlos un poquito abandonados. "El café de la luna" que nos traes hoy, hace tiempo que lo tengo apuntadito, sobre todo por esa Barcelona mía de mis amores ;-)) Y porque todos habláis bien de ella. Ya os contaré. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que te puede gustar porque la ambientación en Barcelona está muy cuidada y tratada con cariño. Yo también leo más novelas que relatos, pero siempre se cuelan algunos interesantes de por medio. 1beso!

      Eliminar
  19. Yo estoy en el grupo de las que nunca desdeña unos relatos, que además tienen ese plus de poder ir leyéndolos sueltos, a tu ritmo. Te estoy haciendo la ola por tu alegato a favor de los mismos. Descartar lecturas únicamente por ser relatos me parece renunciar a una parte importante y necesaria de la Literatura, porque además en ellos caben todas las temáticas.
    Lugares que son los protagonistas... lo veo, lo veo. Cualquier cosa puede ser el protagonista, el hilo conducto. Ese toque optimista va a hacer que me lo anote.

    Besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos Ana: yo también los leo muchas veces suelto, cuando me apetecen, sin ser como otros libros al uso que han de ser leídos de un tirón: hay pequeñas joyas que muchos lectores se pierden por su desprecio automático del género. El café de la luna es un protagonista vivo que hará las delicias de muchos. 1beso!

      Eliminar
  20. No desdeño los relatos, pero si que es cierto que no es mi género favorito y que a veces se me quedan un poco cortos. De todas formas, algunas veces si que me apetece ponerme con alguno y el que reseñas tiene buena pinta. No lo descarto.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco quiero aparecer como abanderada defensora de los relatos: me gustan pero no todos ni de cualquier manera. Este libro es uno de los que puedo recomendar que me parece que está escrito con mucho mimo. 1beso!

      Eliminar
  21. Pues a mi me encantan los relatos pero como bien dices es un género que para muchos pasa desapercibido. Hay gente que no termina de conectar con la historia y mucho menos con los personajes. En mi caso me quedo con la idea de que los relatos te permiten vivir una historia en cuestión de un ratillo. Para mí es algo mágico. No conocía el libro pero lo tendré en cuenta. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón: esos relatos que te hacen vivir una historia en apenas unos minutos tienen su mérito y por eso a mí me gusta su lectura: los hay mejores y peores, pero todos se esfuerzan en condensar un gran argumento en pocas palabras, lo que es digno de alabar. 1beso!

      Eliminar
  22. Yo era de las que no podía con los relatos.... hasta que empecé a leerlos!! :D
    Así de tontaina soy, sí.

    No conocía este libro, pero la portada es preciosa, y me encanta la idea de que todos giren en torno a un lugar; nunca he leído nada así, y creo que me lo llevo apuntado, porque me puede gustar.

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que a veces sólo nos falta un empujoncito, jejeje! Si quieres leer un libro de relatos diferente con un lugar en común, éste te puede gustar. 1beso!

      Eliminar
  23. Pues yo la verdad es que no soy ni de un bando ni de otro, me gustan, pero los suelo leer poco. Me gustaría leerlos más seguido!!

    El café de la luna lo tengo apuntado desde hace tiempo, pero aún no me he puesto con él, espero poder hacerlo pronto!!

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, por lo menos no los rechazas de calle, así que eso es algo bueno! Supongo que cuando encuentres tu libro de relatos ideal, le cogerás más afición al género. Ojalá que éste te guste. 1beso!

      Eliminar
  24. A pesar de que parece adecuado para los que somos poco asiduos a los relatos...lo dejo pasar porque ahora mismo no me apetecen nada jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te apetece, no hay más que hablar! 1beso!

      Eliminar
  25. No lo conocía y lo anoto por lo que dices, aunque no soy mucho de relatos...
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor este te ofrece una perspectiva diferente del género... 1beso!

      Eliminar
  26. A mí me gustó mucho, es de lo más evocador y la ambientación es preciosa, aunque no lo considero libro de relatos, la verdad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy consciente de que para muchos no es un libro de relatos, aunque yo no lo vi de otra manera hasta que empecé a leer otras reseñas sobre la obra... Pero las distintas historias de personajes muy diferentes con un escenario en común me llevaron a pensar en que sí lo eran, aunque bajo un mismo hilo conductor. Sea como sea, merece la pena leerlo. 1beso!

      Eliminar
  27. Pues me parece una lectura muy interesante =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es, y bastante diferente, así que anímate! 1beso!

      Eliminar
  28. Yo sí que soy de relatos, así que me llevo este sin duda. Además no he leído ningún libro de relatos en los que el nexo de unión sea un lugar, pero me llama la atención.
    1beso Tizire:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no has leído ninguno de este tipo, seguro que este te convence, pues la magia del lugar inunda las diferentes historias que allí acontecen... 1beso!

      Eliminar
  29. Me encantan los relatos, y me encanta el alegato que has hecho a su favor. Por supuesto me apunto el libro. Muchas gracias, Tizire.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustaran mis palabras: tenía que decirlo! 1beso!

      Eliminar
  30. Yo no tengo problemas con los relatos, sin embargo este libro no termina de llamarme la atención
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con todos los libros de este tipo que hay por el mundo supongo que no te faltan sugerencias apetecibles... 1beso!

      Eliminar
  31. A mi sí me gusta leer relatos. Además, el título de este libro me resulta atractivo. Y si añado que ese Café es el centro de las distintas historias, pues entonces lo apunto como lectura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro bastante evocador y el que el café sea el hilo conductor lo hace muy atractivo. 1beso!

      Eliminar
  32. Yo no acostumbro a leer relatos pero no significa que no haya disfrutado con alguno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay para todos los gustos: a mí me han gustado muchos y me han decepcionado otros tantos, como cualquier otra novela. 1beso!

      Eliminar
  33. A mi los relatos siempre me dejan fría, sigo en la búsqueda de los que me reconcilien con el género
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás este libro contribuya a que cambies de opinión... 1beso!

      Eliminar
  34. Hace poco leí un libro de Steinbeck, "Las praderas del cielo", que viene a ser como éste, aparentemente te dicen que es novela, pero en realidad es una sucesión de relatos que mantienen puntos en común, pero se pueden leer independientemente.
    A mí si los relatos son buenos me gustan mucho. Es verdad que al principio tiendo a evitarlos, de hecho cuando ganó Alice Munro, y luego supe que era una escritora de relatos, me desinflé como un globo. ¡Pero! Tengo que decir, que el caso es que tanto su libro, como el de Steinbeck me proporcionaron unos momentos de lo más agradable, más que muchas novelas u otro tipo de géneros. Así qué entiendo que recomiendes este libro bonito y optimista :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo antes también evitaba los relatos, no sé muy bien por qué: prefería que me los contaran a yo leerlos, para que veas mi nivel de pereza... Pero supongo que todo es encontrarse con el libro adecuado. Me apunto ese que dices de Steinbeck porque me gustan mucho los relatos con hilo conductor, aunque los intenten hacer pasar por novelas cuando no lo son... A Munro la tengo pendiente, pero con varias obras suyas anotadas, así que caerá tarde o temprano. 1beso!

      Eliminar
  35. Me gustan los libros de relatos, me lo llevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gustan los relatos, este te va a sorprender agradablemente. 1beso!

      Eliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe