1984.

13:12


Hola a tod@s!

¿Alguna vez has creído haber leído un libro sin haberlo hecho realmente? Me explico: te viene a la cabeza un título determinado o te hablan de él y tú estás convencid@ de que hace  tiempo le diste una oportunidad: te suenan los personajes, la trama no te es desconocida, mencionas alguna cita de vez en cuando y no dudas en recomendarlo a todo el mundo... Pero, ¿un momento?; ¿seguro que lo has leído? Haces memoria, te propones volver al momento concreto en que tenías el ejemplar entre manos y la mente se te queda en blanco: cero recuerdos. Luego llega la fase de autosugestión: que sí que ya lo has leído, imposible que sepas tanto de  la historia si no fuera así... pero va a ser que no. A mí me pasó esto hace poco con todo un clásico contemporáneo, 1984, de George Orwell: estaba segura de que en el pasado había disfrutado de la madre de todas las distopías, pero cuando me puse a meditarlo más seriamente me di cuenta de que no había sido así; quizás sabía mucho del argumento precisamente por ser una obra maestra que todo el mundo conoce, pero me bastó leer un par de páginas de esta novela para darme cuenta de que, para mí, aún era territorio virgen por explorar.


En 1984 el mundo está dividido en tres zonas: Oceanía, Eurasia y Asia Oriental, que continuamente están en guerra entre sí para hacer valer su superioridad política y moral. En uno de esos territorios, Oceanía, conoceremos a Winston Smith, un trabajador del Ministerio de la Verdad cuya tarea consiste en manipular la Historia: cada cambio de opinión que tenga el Partido, liderado por el Gran Hermano, conlleva una huella en los medios que hay que deshacer, y Smith se encargará de reescribir cada artículo, noticia, crónica o similar del pasado que ya no concuerde con el mensaje oficial que se quiera transmitir desde el Gobierno. Todo ello hace que Smith  comience a atisbar la falsedad de la sociedad en la que vive, lo que le lleva a intentar escapar de la férrea vigilancia a la que están sometidos los habitantes de Oceanía y a comenzar a rebelarse contra el sistema establecido. A ello le ayudará Julia, una muchacha tan desengañada de la política del Estado como él y O´Brien, miembro del Partido Interior (la élite gobernante) que se encargará de mostrarle los entresijos gracias a los cuales el Gran Hermano está firmemente anclado al poder. 


Winston Smith, nuestro protagonista, es miembro del Partido Exterior que sería, por así decirlo, los funcionarios del Estado. Existen cuatro ministerios que se encargan de las tareas más importantes para mantener la estructura política del nuevo orden social que explica la novela: el Ministerio del Amor, que se encarga de torturar a cualquier opositor al régimen, el Ministerio de la Paz, que gestiona todo lo que tiene que ver con la guerra perpetua en la que participa Oceanía, el Ministerio de la Abundancia, que raciona escrupulosamente los bienes para que la población subsista malamente con lo que se les da y el Ministerio de la Verdad, en el que trabaja Smith, que se encarga de manipular y destruir todos aquellos documentos que puedan contradecir cada una de las nuevas disposiciones dadas por el Gran Hermano. Smith, a pesar de que lo han aleccionado toda su vida para creer que las cosas son así y punto, empieza a darse cuenta de que algo falla en un sistema que tiene que recurrir a personas como él para cambiar continuamente las versiones oficiales de los hechos, con lo que en su interior se comienza a abrir una grieta de desconfianza en la que ahondará con mucha cautela al principio y más decididamente después, cuando conozca a Julia. Ella, miembro de la Liga  Anti-Sex y en apariencia ferozmente leal al Partido, se rebelará a su particular manera contra él, iniciando una relación secreta con Smith, alejada de las indiscretas cámaras que lo dominan todo y donde finalmente prevalecerá el amor, algo que en la sociedad de 1984 no se permite. Otro personaje fundamental será O´Brien, quien parece ser un agente doble, al ser miembro del Partido Interior y de La Hermandad (grupo clandestino que se opone al régimen) y que proporcionará a Smith el conocimiento necesario para entender los enrevesados mecanismos que mantienen en pie el mundo en el que le ha tocado vivir.


George Orwell despliega todo su potencial como escritor y filósofo en esta novela, que podría calificarse como "ensayo político ficcionado". Los temas tratados en esta obra son complejos, aunque están explicados de una manera muy clara que hace que no resulten difíciles de comprender. Quizás existan algunas partes que sean un tanto densas, en las que el autor insiste en ciertas ideas para dejar claros algunos pormenores del sistema político que rige el mundo de 1984, ralentizando con ello la lectura, pero a mí estos capítulos me han parecido  remarcables y de ellos  se pueden extraer muchos pensamientos interesantes. El libro se divide en tres partes que sirven para, a través de la figura de Winston Smith, ponernos en situación sobre el mundo en el que vive, asistir al intento de rebelión de un individuo frente a un poderoso sistema que todo lo controla y conocer cómo el Estado responde a lo que se considera traición. Orwell introduce en 1984 numerosos conceptos que han pasado a formar parte, si no de nuestro vocabulario, de nuestro pensamiento, como la neolengua (lo que casi podríamos asimilar a lo "políticamente correcto"), doblepensar (estar en contra de algo pero mostrarse a favor y defenderlo fervientemente o viceversa), el Gran Hermano (sistema de control cada vez más excesivo que  tienen las autoridades sobre la vida privada de las personas) o el crimental (crimen de pensamiento; tener ideas diferentes o contrarias a lo que desde el Gobierno se establece que es lo correcto). Pero no crean que el autor simplemente ha querido dejar constancia de una sucesión de nociones más o menos interesantes sin más: Orwell ha bañado todo su relato de una atmósfera pesimista, gris, claustrofóbica que hará que nos quedemos, no sólo con la sensación de haber acrecentado nuestro bagaje intelectual, sino de haber sucumbido a una historia tan buena como terrible, dado lo plausible que resulta su traslado a nuestra vida cotidiana.


1984 es un libro que hay que leer alguna vez en la vida, sí o sí. Me parece una historia totalmente vigente que debemos conocer: a pesar de haber sido escrita como crítica a los regímenes comunistas y fascistas y que las referencias a personajes y entidades tan terribles como Stalin o las SS nos parezcan tan lejanas hoy, este libro trasciende totalmente su época y podemos ver en nuestra realidad política y mediática actual muchos de los pensamientos que Orwell plasmó aquí en su momento, hecho que da bastante miedito. Creo que éste es uno de estos libros que desarrollan el espíritu crítico de cualquiera y cuya lectura no cae en saco roto, pues aunque es evidente que no todos los lectores van a salir en masa a rebelarse contra un mundo cada vez más parecido al de la novela, sí que podrán aprender a identificar muchas pequeñas manipulaciones que recibimos diariamente y que pasamos por alto como si nada, aunque están dirigidas a que nosotros, "los ignorantes proles" que define el libro, vomitemos nuestros dos minutos de odio contra lo que toque en cada momento, sin que hagamos un análisis algo más exhaustivo de lo que se nos quiere inculcar. Desde el plano meramente literario, 1984 es una buena lectura que no va a resultar trepidante y que incluso se estanca en ocasiones, pero que se lee con facilidad y reporta algo más que una buena historia; incluso con todas las cosas negativas que ocurren en el libro, al final atisbamos un pequeño rayo de luz que nos da algo de esperanza. A pesar de que Rebelión en la Granja me gustó un pelín más, 1984 ha sido una de mis mejores lecturas del año y el libro al que he hecho más anotaciones, por lo que no dudo en recomendarla a cualquiera que quiera acercarse a un clásico contemporáneo de calidad sin fecha de caducidad a la vista. Nota: 8´5/10.

"En un un mundo en que todos trabajaran pocas horas, tuvieran bastante que comer, vivieran en casas cómodas e higiénicas, con cuarto de baño, calefacción y refrigeración, y poseyera cada uno un auto o quizás un aeroplano, habría desaparecido la forma más obvia e hiriente de desigualdad. Si la riqueza llegaba a generalizarse, no serviría para distinguir a nadie. Sin duda, era posible imaginarse una sociedad en que la riqueza, en el sentido de posesiones y lujos personales, fuera equitativamente distribuida mientras que el poder siguiera en manos de una minoría, de una pequeña casta privilegiada. Pero, en la práctica, semejante sociedad no podría conservarse estable, porque si todos disfrutasen por igual del lujo y del ocio, la gran masa de seres humanos a quienes la pobreza suele imbecilizar, aprenderían muchas cosa y empezarían a pensar por sí mismos; y si empezaran a reflexionar, se darían cuenta más pronto o más tarde que la minoría privilegiada no tenía derecho alguno a imponerse a los demás y acabarían barriéndoles. A la larga, una sociedad jerárquica sólo ería posible basándose en la pobreza y en la ignorancia". 

Te encantará

60 bocaditos!

  1. ¡Muy buena reseña! Y es que hay un montón de cosas que pueden decirse de 1984. Estoy de acuerdo en que el aspecto ideológico/filosófico del libro es más interesante que el meramente literario, pues la historia a veces se estanca un poco. Pero desde luego que es un libro que todo el mundo debería leer al menos una vez en la vida, y que muchas de las cosas que cuenta están tan de actualidad que casi pone los pelos de punta.

    Saluditos :-D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que se me quedaron bastantes cosas en el tintero, pero es que es un libro muy difícil de reseñar! La parte más teórica es lo que más me ha gustado: literariamente no está mal, pero creo que le gana Rebelión en la granja. 1beso!

      Eliminar
  2. A mí me ha pasado alguna vez eso que dices de creer haber leido un libro y resultar que no. Jajaja. Tranquila, no eres la única.
    Como veo que te ha gustado 1984, me atrevo a recomendarte "Un mundo feliz".
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal, que ya pensaba que se me iba mucho la pinza a mí sola! Un mundo feliz lo tengo en la mesilla de noche, así que no tardará en caer. 1beso!

      Eliminar
  3. Es un libro del que he visto hablar muy bien pero que a mí no me termina de llamar y no sé si alguna vez llegaré a animarme con él
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tatty, déjate llevar: creo que es un libro muy interesante que, como digo, todo el mundo debería leer al menos por curiosidad. 1beso!

      Eliminar
  4. Yo sí lo leí. Pero demasiado joven, y creo que me perdí muchas cosas. Pero tenía ahí a mi hermano que no paraba de decirme que lo tenía que leer y le hice caso. Me gustó bastante, pero siempre tengo la sensación de que ahora lo disfrutaría más. Que hubo cosas que no me quedaron claras.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha pasado eso con muchos libros y creo que, por ello, son carne de relectura. Quizás deberías volver a pasearte por ese mundo tan indeseable! 1beso!

      Eliminar
  5. ¡Qué te voy a decir! Es mi libro favorito desde que lo leí, y hará ya cosa de quince años, si no más. Me parece absolutamente impecable y perfecto, y en mi caso, es ése libro que usas de rasero para compararlo con todos los demás.
    "Sí, está bien... pero no es 1984".
    Incluso en ésa época tonta de la juventud en la que todos queremos tatuarnos algo, yo estuve a punto de tatuarme su última frase. Por Dios, menos mal que no lo hice. xD
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, le faltó un pelín para entrar dentro de mis favoritos, quizás porque la historia me pareció lenta en algunas partes... Pero es una gran novela y entiendo que la utilices como rasero y que pocas le lleguen a su altura! Menos mal que no te tatuaste esa cita, qué locura! 1beso!

      Eliminar
  6. Me pasa como a Margari, lo leí siendo muy joven y no por elección ya que formaba parte de la currícula escolar, pero recuerdo que pese a lo poco que me gusta leer "obligada", lo disfruté. Eso sí, tengo claro que podría apreciarlo mucho más en la actualidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí nunca me lo recomendaron, la verdad, aunque no me extraña que sea lectura obligatoria en algunos colegios: me parece un libro totalmente pertinente para aquellos que están formando su pensamiento crítico. 1beso!

      Eliminar
  7. Lo tengo en casa y lo leere pronto!

    ResponderEliminar
  8. Quiero y no quiero leerlo. Quiero porque es un eterno pendiente y Rebelión en la granja me gustó. No quiero aún, porque creo que me costaría entenderlo, pero ya veré. Tu reseña me anima a leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que no te costaría entenderlo, Bego: no explica términos enrevesados, sino más bien cosas que estamos viviendo hoy en día a nuestro alrededor. Aunque hay muchos neologismos, el lenguaje es muy accesible y el pensamiento del autor está claramente expuesto. 1beso!

      Eliminar
  9. Si te digo la verdad no me llama nada nada este libro. Esta vez lo dejo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena! Yo te recomendaría que pensaras en darle una oportunidad. 1beso!

      Eliminar
  10. No lo he leído y por ahora lo dejaré pasar: no es su momento, pero me imagino que ya le llegará.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es el típico libro que necesita ser leído en un momento adecuado, es verdad, pero cuando le llegue, seguro que lo disfrutas. 1beso!

      Eliminar
  11. Una de mis novelas preferidas: no solo es entretenida, sino que da muuucho que pensar. Recomendable al 100%. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Xula: un librazo! Buenos personajes y muy muy buen trasfondo. Yo tampoco dudo en recomendarla a todo el mundo. 1beso!

      Eliminar
  12. Uno de esos libros que siempre digo que TENGO que leer, asi, con mayusculas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carax, no lo pierdas de vista! Es una historia impresionante en todos los sentidos. 1beso!

      Eliminar
  13. Tengo muchas ganas de leerlo. Lo compré en la feria del libro de mi ciudad y aún no he encontrado el momento para él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando le llegue el turno espero que lo disfrutes: te aseguro que tiene muchas citas, reflexiones y pensamientos a los que darle vueltas durante un par de días. 1beso!

      Eliminar
  14. ¡La de años que llevo retrasando la lectura de este libro! Llevo mucho tiempo queriendo leerlo y me lo han recomendado mil veces, pero parece que encierra un argumento tan pesimista y decadente que aún no me he atrevido. Siempre espero al momento adecuado, y por una cosa u otra, nunca llega. Por ahora seguirá esperando un poco más, pero está claro que tengo que leerlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te voy a negar, Seri, que la historia es bastante pesimista y, desafortunadamente con demasiados reflejos en nuestra realidad actual. Creo que aún así es interesante leerlo, pues nos ayudará a comprender mejor ciertos mecanismos de la política y el dominio de las masas. Espero que le llegue su momento y que lo disfrutes. 1beso!

      Eliminar
  15. A mi pasa lo mismo que a la mayoría : quiero leer este libro pues creo que es de lectura "obligatoria" pero me da un poco de miedo por si es demasiado denso y complejo...Pero sí, está en mi lista de pendientes...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Quilu, no es un libro para nada complejo, aunque algunas partes sí te reconozco que pueden ser densas. Yo también esperaba algo mucho más enrevesado, pero no me costó comprender el mensaje y creo que eso le pasará a la mayoría. Espero que lo leas y lo disfrutes. 1beso!

      Eliminar
  16. Fantástica reseña, Tizire. Estoy de acuerdo contigo en que hay que leer al menos una vez y en algún momento este libro. A mi me ha pasado lo que comentas, creer (hasta poner la mano en el fuego si fuera preciso) haber leído un libro, pero no. Pero también me ha pasado lo contrario, jurar y perjurar que no he leído un libro y cuando me pongo... anda, si estoy yo lo he leído :D

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Ana: me da que me quedaron muchas cosas por decir pero es que es un libro con mucha chicha. Ahora que lo pienso, a mí también me ha pasado eso de pensar que no he leído un libro y cuando voy a por él resulta que sí... ups! 1beso!

      Eliminar
  17. Todo un clásico, sí señor. Que gusto que, al final, lo hayas disfrutado por primera vez; bonita sensación, ¿no? Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Marisa: al final agradecí no haberlo leído cuando yo pensaba, que así lo disfruté a tope por primera vez. 1beso!

      Eliminar
  18. Lo leí en un momento equivocado y aunque hubo cosas que me resultaron muy interesantes, también recuerdo que me costó terminarlo y que me estanqué con él varias veces. No descarto hacer una relectura, porque creo que lo disfrutaría mucho más.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que este es un libro que tiene su momento particular, no vale cualquier día random para leerlo. Quizás si acabas releyéndolo te sorprenda mucho más que la primera vez. 1beso!

      Eliminar
  19. Una novela que me fascinó y de la que tengo un recuerdo muy grabado por lo de premonitoria que resulta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que no me voy a olvidar en mucho tiempo del mensaje de este libro: la verdad es que es impresionante la capacidad de predicción que tuvo el autor hace casi 70 años. 1beso!

      Eliminar
  20. Es un libro espectacular... casi perfecto. Coincido totalmente con tu reseña. Estoy deseando el otro libro famoso que tiene el autor, Rebelión en la granja. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un muy buen libro, sí señor, pero reconozco que Rebelión en la granja me gustó más: de hecho, es uno de mis libros favoritos. Así que no te lo pierdas, por favor! 1beso!

      Eliminar
  21. Mágnífica reseña! Enhorabuena, lo has explicado a la perfección, lo tengo pendiente de leer en mis estanterías pero la verdad es que me da un poco de respeto por si me resulta pesado, pero lo quiero leer sí o sí, esperaré el momento adecuado, porque ahora estoy con lecturas ligeras. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Léelo cuando creas que tienes la mente predispuesta para ello: así lo disfrutarás mucho más. Creo que el verano no es el momento para este libro, quizás dentro de unos meses le puedas hacer hueco. 1beso!

      Eliminar
  22. La tengo pendiente desde ni sé...a ver si este invierno cae.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anímate, Lesincele: es un libro muy invernal y creo que lo disfrutarías. 1beso!

      Eliminar
  23. Conozco perfectamente esa sensación de la que hablas. Hay veces que ya no sé si una novela la he leído yo, la he visto en un blog, o la he estudiado... En fin, ante la duda vale la pena volver a leerla, más vale leerla dos veces que perderse una gran novela ocmo esta.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues ya veo que no estoy loca! Es que claro, recibimos tanta información de libros de todos lados que es normal que se nos vaya un poco la cabeza... En fin, como bien dices, más vale releer un libro a perderse una historia inolvidable. 1beso!

      Eliminar
  24. ¡Hola! No conocía tu blog pero me quedo por aquí :)
    Yo soy una amante de las distopías y creo que por ello debería leer este libro, que además me parece de lo más interesante. Creo que estaría bien conocer cómo ha comenzado este género.
    Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por quedarte por aquí, bienvenida!Si te gustan las distopías, deberías animarte con ésta, de la que beben muchas de la actualidad. 1beso!

      Eliminar
  25. No lo conocia y no me llama mucho, lo dejo pasar, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy nadie para imponer lecturas, pero esta es una estupenda! Qué pena que la dejes pasar, aunque otros libros vendrán que disfrutarás al 100%. 1beso!

      Eliminar
  26. Libro de los que no temgo perdón, en este género me quedan todos los clásicos por descubrir pero pretendo enmendarme.
    Añado un: Me ha pasado a eso de creer haber leído algo que resulta que no. E incluyo, tampoco he ido a la Rebelión! me voy cabizbaja por seguir en esta nube!!!!
    Besotes erizofila!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confío en que te enmendes, Marilú, que estoy segura que disfrutarías mucho de algunos clásicos del género. Pero tampoco hay prisa, así que tú a tu ritmo! Me alegra no ser la única que cree que ha leído más de lo que en realidad ha hecho, jejeje! 1beso!

      Eliminar
  27. Tenía pendiente hacerte un comentario. El otro día leí tu reseña y fue como revivir todo el libro. Lo leí hace tiempo y me acordaba de lo esencial, pero gracias a tu reseña me acordé de todo de los Ministerios, de la vigilancia, las regiones, etc. Me ha gustado mucho. El libro me impactó y hará ya más de 20 años que lo leí. Fue entonces cuando me propuse leer Rebelión en la granja y, te puedes creer que sigue pendiente después de tanto tiempo. Bueno a ver si lo cojo un día de la biblio.
    Un besote guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el impacto de este libro es de los que perdura: trata temas tan interesantes que es normal darle vueltas y vueltas a la cabeza. Te recomiendo mucho Rebelión en la granja: a mí me gustó incluso más que este, lo que ya es decir. 1beso!

      Eliminar
  28. A pesar de tu gran reseña, de momento no me voy a animar a leerlo, no me llama lo suficiente, besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás en un futuro te sientas más predispuesta a leerlo, Susana: te aseguro que es un muy buen libro. 1beso!

      Eliminar
  29. Lectura IMPRESCINDIBLE!!!
    Lo leí hace muchos años y me sorprendió una barbaridad =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro estupendo, la verdad: creo que todo el mundo debería darle una oportunidad y reflexionar sobre lo que el autor plantea. 1beso!

      Eliminar
  30. Es uno de los libros que más me ha gustado en mi vida, tanto, me impactó e influyó muchísimo. La cita que elegí para el inicio de mi primera novela es de 1984.
    Me alegra que te haya gustado, aunque un 8.5 me parece poco, jajaja
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate si a mí me influyó que hablaba de él sin haberlo leído,jajajaja! Es un libro maravilloso, pero se estancó en alguna parte y eso hizo que no llegara al ansiado 9 o 10, aunque es de mis mejores lecturas del año. 1beso!

      Eliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe