24 de Octubre, Día de la Biblioteca.

12:09


Hola a tod@s!

No soy una persona a la que le fascine conmemorar días especiales: el año está plagado de efemérides que celebran o pretenden concienciar sobre una enorme variedad de temas y muchas veces me pregunto si realmente sirven para algo... Pero el día de hoy es especial porque es el Día de la Biblioteca y como lectora empedernida y amante de estos mágicos lugares, no quería dejar pasar la ocasión para hacer un humilde homenaje en mi blog a esta institución que tanto me ha dado.


Las bibliotecas llevan entre nosotros más de 4000 años, que ya es decir. En Mesopotamia se situaban en el interior de los templos y servían también como archivo: allí se guardaban los primeros "libros", realizados en tablillas de barro, que seguro le daban un aspecto muy particular a las estanterías. En Egipto las bibliotecas se denominaban "Casas de la Vida" y era allí donde los escribas trabajaban, copiando y coleccionando obras de todo tipo que transcribían en delicados papiros con su preciosa escritura característica.


Grecia fue la civilización antigua que más apoyó a estas instituciones y la que nos ha legado el modelo en el que se basan nuestras bibliotecas: el amor por el saber y por la cultura llevó a que se construyera la más mítica biblioteca de todos los tiempos, la Biblioteca de Alejandría. En ella no sólo se hallaban instalaciones para custodiar y estudiar los textos de todo el mundo conocido que albergaba, sino que también poseía laboratorios, jardines, "salones de actos" e incluso un pequeño zoológico, mostrando ya desde aquel entonces la vocación multifuncional que deben tener estos  espacios. Desgraciadamente la Biblioteca de Alejandría desapareció tras un grave incendio y con ella se perdieron para siempre obras únicas de un valor incalculable.


Roma funda las primeras bibliotecas públicas (aunque no accesibles a toda la población), con secciones separadas para textos griegos y romanos. En la Edad Media las bibliotecas caen en declive y quedan reducidas a los centros religiosos: tras los gruesos y oscuros muros de los monasterios se suelen encontrar tesoros maravillosos en forma de libro: éstos adquieren definitivamente su apariencia actual y contarán en su interior con hojas de pergamino exquisitamente trabajadas a base de miniaturas que le dan a los ejemplares la categoría de joya. 


La Edad Moderna trajo la imprenta y la recuperación de la cultura clásica: la combinación de ambos elementos hizo que las bibliotecas se hicieran más necesarias que nunca. Las grandes familias entendían la posesión de una biblioteca propia como signo de distinción y por ello invirtieron mucho capital en adecuar parte de sus casas para que cumplieran esta función o alentaron la construcción de bibliotecas independientes para que los eruditos pudiesen hacer uso de ellas. Las Universidades y las familias reales de toda Europa se preocuparon también por crear grandes bibliotecas bajo su patrocinio, intentando recopilar la mayor parte del saber escrito que estuviera a su alcance. En el siglo XIX surgen las bibliotecas auténticamente  públicas, a las que pueden acceder todos los ciudadanos sin distinción de clase y en el siglo XX el modelo se consolida, extendiendo la idea de que cualquier ser humano tiene derecho al conocimiento y a la libre información independientemente de su sexo, raza o distinción física o social. 


Ahora, ya entrados en el siglo XXI, considero que las bibliotecas, al menos en España, están en crisis: han pasado de ser una herramienta de conocimiento, realización personal y difusión cultural a ser un elemento políticamente molesto, que "no genera riqueza ni beneficios" y que lo único que hace es "gastar recursos que se podrían invertir en otras cosas más necesarias". Les juro que cuando escucho frases como las que he entrecomillado me hierve la sangre: ¿QUE UNA BIBLIOTECA NO GENERA RIQUEZA NI BENEFICIOS? ¿QUE NO ES NECESARIA? Cómo se nota que los que dicen esto no han pisado nunca una biblioteca, no han tenido la necesidad de acudir a ellas para leer, estudiar o tan siquiera  refugiarse de la lluvia: sabrían que las bibliotecas no son precisamente el agujero negro del dinero público, sino un centro social donde cualquier persona, tenga o no recursos, puede acceder a la información libremente, saciar su curiosidad, fomentar su espíritu crítico y ejercitar su cerebro de la manera que le parezca conveniente, sin tener que resignarse a dar por cierto todo lo que le cuenten los canales oficiales. 


Supongo que la puntilla para estos centros vendrá de la mano del canon de las bibliotecas recientemente aprobado: aunque nos han vendido que el usuario no tendrá que hacer frente a este pago, las administraciones responsables de las bibliotecas (que se mantienen con dinero público, osea, que al final sí que pagamos) tendrán que asumir el costo de que cada persona saque libros en préstamo, lo que redundará en menos fondos para la adquisición de ejemplares y, por supuesto, en menos dinero para el mantenimiento de los edificios y para la contratación de personal cualificado que gestione las bibliotecas. Sin querer meterme en charcos políticos, considero que esta medida por muy de Europa que nos venga es un error y que influirá en que a partir de 2016 la piratería de libros aumente más si cabe. Yo, por mi parte, supongo que dejaré de sacar libros prestados, pues mi conciencia me impide asumir que algo que para mí es una simple afición repercuta en que mi biblioteca de cabecera tenga que hacer un esfuerzo económico que no se puede permitir, pues a duras penas ha logrado mantenerse con los recortes tan grandes que se han hecho a la cultura en los últimos tiempos. 


No quiero terminar esta mega entrada con un sabor amargo, ya que hoy es un día de celebración: sé que no todos los que me leen usan la biblioteca (a algunos les quedará lejos, a otros les dará pereza, a unos cuantos no les gustará leer libros requetemanoseados), pero les invito a que, si pueden, se acerquen a alguno de estos lugares: paseen entre los libros, déjense sorprender por títulos que nunca se hubieran imaginado que existían, tropiécense con alguna de las muchas actividades que seguro que hay hoy planeadas para celebrar el día y, sobre todo, dediquen un minuto a pensar lo que sería un mundo sin bibliotecas; nos han acompañado a lo largo de miles de años así que, en cierto modo, forman parte de nuestro ser.

Te encantará

32 bocaditos!

  1. Que bonito *-* la verdad no recordaba que hoy era el dia de la biblioteca, aunque sabia que andaba cerca. La verdad que sin bibliotecas, se perdería una gran parte de fomento cultural, tanto por los libros que hay, como por las actividades que algunas de ellas proponen; por lo cual, se deben un buen homenaje en este dia. Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Pues mira que soy una asidua clienta de las bibliotecas, y no sabía que tenían un día propio :) Una entrada muy interesante, y reinvidicativa, las bibliotecas no deberían desaparecer nunca. Yo tengo la suerte de vivir en una gran ciudad, y la biblioteca a la que acudo está muy bien surtida y con muchas novedades, o sea que no me puedo quejar para nada, pero creo que en lugar de ponerles cánones, lo que tendrían que hacer, con las más pequeñitas es darles mas ayudas, ya que no todo el mundo puedo gastarse los 20,00 € que vale un libro, y en la biblio lo coges gratis.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Un mundo sin bibliotecas sería muy triste. No sabía que tenían un día especial así que esta entrada un poco agridulce me ha gustado mucho, un bonito homenaje sin duda. Ojalá de aquí a 2016 las cosas mejoren.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. No puedo imaginar un mundo sin bibliotecas aunque coincido contigo en que actualmente están en crisis :(
    La nueva medida del gobierno me horroriza, espero que las cosas cambien porque si no me temo que este es el principio del fin.
    Un besin

    ResponderEliminar
  5. Feliz día!!Como me gustan las bibliotecas....
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Precisamente este fin de semana se hace un mercadillo solidario en la biblioteca de mi ciudad. Son libros de segunda o tercera mano que se venden a muy buen precio; la última vez compré uno a un euro, y me llevé una pequeña joya. No puedo estar más de acuerdo contigo en todo lo que dices. Soy usuario de biblioteca para estudiar, pero mi amor por los libros va mucho más allá. Claro que las bibliotecas con necesarias y claro que generan riqueza. No la riqueza asociada al dinero, sino la riqueza cultural y espiritual, que es mucho más importante. Además, como bien has dicho, ya estamos pagando su mantenimiento. Es una lástima que un tesoro que lleva miles de años existiendo, pueda quedar sumido en el olvido por el consumismo. Gracias por esta entrada. Un besote.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bonita entrada! Es una fecha para festejar, en especial para personas como nosotras, que amamos tanto leer. ¿Qué sería de nosotras sin las bibliotecas? Aún más, ¿qué sería del mundo sin bibliotecas? Por aquí también está de aniversario un rinconcito muy importante de mi ciudad, La Casa de la Literatura Peruana, y hay varios festejos, así que celebro por partida doble ;)

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. Larga vida a las bibliotecas :)
    ¡Feliz fin de semana y felices lecturas!
    Besos. S.

    ResponderEliminar
  9. Yo voy al menos una vez al mes, aunque eso es malo, porque voy a coger un libro y me llevo cinco. Y claro, luego los libros comprados que tengo pendientes se quedan abandonados porque le doy prioridad a los libros cogidos... si es que las bibliotecas son una fuente de riqueza, no al contrario como dice algún subnormal.
    No solo por el centro cívico, por el lugar que representa como préstamo de cultura y lugar de tranquilidad y estudio. En mi época universitaria, visitaba la biblioteca CADA día, porque ahí estudiaba mejor que en ningún otro lugar. Y estaban los libros que podía coger. ¿Cómo pueden decir que es algo inútil? No lo entiendo .__.
    Bueno, feliz día de las bibliotecas :D

    P.D: Lo llego a saber y voy a visitar a la mía, aunque sea para saludar xD

    ResponderEliminar
  10. No concibo un mundo sin bibliotecas; creo que sería imposible. Gracias por tu paseo histórico por ellas y felicidades para todos los que disfrutamos entre sus paredes. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Bravo bravo y bravo por tu entrada. Y por supuesto ¡feliz dia!
    Besicos

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué mal, no sabía que era el día de las bibliotecas! De todas formas no he podido celebrar el día, tenía toda la tarde ocupada =( Pero bueno lo celebro el resto de días del año y ya está.
    Antes (y me refiero a hace unos pocos meses) no iba a la biblioteca apenas, pero desde que empecé a coger libros me he vuelto adicta y una o dos veces al mes me paso por allí. Puede que contribuya a disminuir mis gastos en libros y además me sirve de dosis tranquilizante (periódicamente necesito ver muchos libros juntos xD).
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  13. Gracias por este gran homenaje que le has hecho a las bibliotecas. Esperemos que no acaben con ellas...
    Besotes!!! Y feliz día!

    ResponderEliminar
  14. La porquería de biblioteca que hay aquí da asco jajjajaja pero cuando he vivido en otras ciudades siempre estaba metido en las bibliotecas, me encantan, los días de... bueno, yo no soy de celebrar mucho tampoco pero me ha gustado encontrarme con esta entrada hoy. Un beso :)

    ResponderEliminar
  15. Yo suelo ir mucho en la universidad :) me gusta sentarme a leer alla

    ResponderEliminar
  16. Pues pedazo homenaje a las biblios. Feliz dia, un beso!

    ResponderEliminar
  17. Gracias por el repaso a esta parte de la historia que tanto nos atrae.

    ResponderEliminar
  18. Te ha quedado preciosa la entrada, muchas cosas no las sabía. Aunque no suelo usarlas no me imagino un mundo sin ellas.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola, hola!
    Una entrada interesantísima, adoro tanto la historia como las bibliotecas, así que esta mezcla ha sido fantástica. Además, desconocía que estos magníficos centros tuviesen su propio día.
    No entiendo como puede haber gente que esté en contra de estos edificios. Como tú dices, es un lugar donde la cultura y el aprendizaje, está al alcance de la mano para cualquiera, y a día de hoy, donde no todo el mundo puede permitirse Internet para realizar algún trabajo o la compra de libros, debería estar más reconocido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado tu repaso por la historia de las bibliotecas. Larga vida ;D

    ResponderEliminar
  21. Hola Tizire ^^
    Hasta ayer mismo no tuve conciencia de que había un día mundial de las bibliotecas!!! No tengo perdón porque soy muy asidua a ellas, no a una, sino a varias!! En mi ciudad no se hizo ninguna actividad conmemorativa :/ y que yo recuerde no se ha echo nunca, el día del libro si, pero el de las bibliotecas no ¬¬
    Muchas gracias por tu entrada tan magníficamente detallada, me ha gustado mucho mucho, de verdad!
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  22. Desde que entré en la facultad las visitó con mucha frecuencia. Y ahora que estoy en plena oposición más todavía. No saco muchos libros, me limito a los de texto y alguno más, pero me gusta ir a estudiar en ellas.
    Me ha gustado mucho la entrada ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Me encantan las bibliotecas, las uso, las disfruto y recurro a ellas. Tanto como a la librería, me gusta ver las novedades y pasarme a ver que se recomienda. Solo andar por sus pasillos, es genial y un lugar para respirar, de verdad que no entiendo como las mentes pueden ser tan estrechas con un elemento social tan necesario, son cerebro y corazón!!!. Gracias por celebrar el día con una entrada fabulosa, te aplaudo.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Ay, la cosa está muy mal. En mi pueblo (que ya es casi ciudad por la cantidad de habitantes que hay) tenemos 2 bibliotecas. Hace poco tenía que devolver unos libros a mi biblioteca más cercana y me la encontré cerrada. Según ellos por reforma. A los pocos días me encontré con un conocido que trabaja allí y me dijo que es que no había personal. ¡Me llevé las manos a la cabeza! Un edificio tan importante no puede cerrarse, con la de público que tiene, con la falta que hace hoy en día (además de por lo personal, claro, la otra biblio me coge en la otra punta del pueblo XD). Me estuve hasta planteando ser voluntaria para que no la cerraran. Resulta que no fue para tanto. Supongo que lo solucionarían porque a los pocos días volvía a estar abierta. Esperemos que se mantenga así =D

    En fin, después de este tocho solo decir que es un sitio al que voy desde muy pequeñita, desde que aprendí a leer en infantil, y que espero inculcar a mis hijos algún día.

    Un beso,
    ~El Imperio de las Bellotas~
    ~El Club de las Sebaduras~

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias a todos por comentar esta entrada y por dedicar un instante a pensar en las bibliotecas, esos imprescindibles templos del saber. 1beso!

    ResponderEliminar
  26. Llego un pelín tarde pero no podía dejar de comentar en esta entrada. Últimamente no voy demasiado a las bibliotecas por falta de tiempo pero estoy deseando que el niño crezca y enseñárselas.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  27. No soy usuaria de las bibliotecas-me gusta comprarme mis libros- pero ni me cuestiono su existencia. No entendería una sociedad con servicios sociales que no incluyesen las bibliotecas públicas.
    Besines,

    ResponderEliminar
  28. Yo soy bastante diferente. A mí me encanta celebrar el día de la biblioteca, el día de los libreros, etc, y quiero contagiar a mis niños de lo mismo. Espero que nunca desaparezcan las bibliotecas, sino que se reformen, se mejoren y se actualicen, se abran nuevas dependencias y se disfrute más aún en ellas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Pero si dejamos de sacar libros en préstamo por lo del canon, al tener menos usuarios les damos más leña a los que abogan por cerrarlas.

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe