Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer.

21:40



Hola a tod@s!

Nunca pensé que aquel día de julio en el que deambulaba por la biblioteca municipal haciendo tiempo mientras esperaba a mi cita me iba a deparar uno de los descubrimientos más sorprendentes en lo que va de año en cuanto a vida lectora se refiere. Andaba yo enfrascada en las estanterías centradas en el final del abecedario cuando tropecé con un autor que siempre me había llamado la atención, pero cuyo nombre era asociado por mi cerebro con lecturas soporíferamente densas: David Foster Wallace. Siempre quise leer algo suyo, pero  el culto a su personalidad por parte de ciertos círculos literarios elitistas me hacía pensar que yo no iba a estar a la altura de este héroe del postmodernismo, que no iba a captar la complejidad de sus escritos...  Aquel día dejé la cobardía en el armario y decidí llevarme a casa una obra suya, aunque fuera una corta, para quitarme de encima la espinita que tenía clavada con este escritor. El libro elegido para tal menester fue Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer; supongo que el calor veraniego y la imposibilidad de salir de mi isla  me dieron el empujón definitivo para embarcarme en esta historia y en el crucero protagonista: nada mejor que un incisivo ensayo sobre la vida ostentosa en alta mar para suplir la falta de unas anheladas vacaciones....


Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer es una colección de artículos encargados y  publicados por la revista Harper´s en los años noventa, que narran la particular odisea de Wallace en un crucero de lujo. Lo que se podía haber quedado en un publirreportaje más o menos encubierto sobre los placeres de una travesía caribeña acaba convirtiéndose en una crítica mordaz al consumismo desaforado, al turismo de masas y, en general, a una sociedad infantilizada hasta el extremo que el autor mira con desdén desde un primer momento, aunque lentamente, casi sin darse cuenta, acaba formando parte de ese mundo que aborrece, generándole un conflicto personal algo surrealista que resultará hilarante para el lector.


Todo comienza cuando nuestro protagonista (el propio David Foster Wallace), un escritor que se nos figura algo snob y sabelotodo, espera en el muelle el momento de su embarque; tras hablar promenorizadamente de las vacuas promesas de felicidad que sugiere el catálogo, de la mala idea que tuvo la revista al enviarlo a él a hacer este reportaje y de lo poco que le apetece el plan, expone el concepto de "boviscopofobia", que es el miedo a ser visto como una vaca. Wallace comienza a asumir que formará parte del ganado que nutrirá el megacrucero y se dedica a analizar hasta la extenuación todos los elementos que promoverán dicha metamorfosis: las observaciones que realiza sobre el resto de pasajeros, demasiado viejos, demasiado caprichosos, demasiado insustanciales, nos llevarán a obtener una panorámica general no sólo sobre la clase de gente que ha pagado una fortuna por unos cuidados exquisitos, sino también sobre la propia personalidad algo neurótica del autor, que dota a este ensayo de un carisma singular. Una vez dentro del barco hablará largo y tendido de toda la fauna que allí se encuentra, formada por los peculiares pasajeros con los que comparte mesa y por una tripulación eficiente que esconde tras su Sonrisa Profesional muchas de las miserias que viven cada día los empleados encargados de preservar este paraíso sobre las aguas.


Si el libro destaca por algo es por la manera en la que el autor cuenta esta historia aparentemente intrascendente; Wallace convierte un idílico crucero por el Caribe en un relato lúcido y cargado de humor inteligente, dotándolo de una personalidad única. La agudeza del escritor para contar su experiencia y su narrativa, rica, descriptiva y nada apabullante hacen que el lector sea partícipe del mundo "marciano" que describe Wallace, sintiendo su misma sorpresa ante esa necesidad de sentirse cuidado y mimado hasta el extremo y similar inquietud sobre cómo vivir en un universo tan servicial que deshumaniza, mutando a centenas de adultos hechos y derechos en niños indefensos que deben ocupar su tiempo en actividades lúdicas rigurosamente programadas y cuyos deseos han de ser cumplidos de inmediato. El autor carga el texto de agudos comentarios cómplices que más de una vez nos provocan la sonrisa o directamente la carcajada, puesto que verdaderamente tiene un don innegable para la ironía, sin dejar de lado una crítica sutilmente feroz. El texto, además, está plagado de notas al pie de página que quizás ralentizan un poco la lectura, pero que le dan un sabor único y acentúan su carácter irreverente.


No he querido abundar en esta reseña en pasajes concretos del libro o profundizar en las manías particulares del escritor dentro del barco (su paranoias pueden resultar desconcertantes), porque creo que es mejor que cada uno descubra por su cuenta, sin demasiadas pistas previas, el particular microcosmos que David Foster Wallace recrea en este corto ensayo. Soy consciente de que ésta es una lectura algo fuera de lo común por su tema y su tono y quizás a no muchos les convenza a primera vista, pero para mí ha sido una auténtica y agradabilísima sorpresa que no dudo en recomendar: me divirtió, me mantuvo pegada a sus páginas, me hizo reflexionar sobre muchas de las estupideces en las que vivimos inmersos sin darnos cuenta y, lo más importante, me abrió la puerta hacia la obra de un autor sobre el que tenía muchos prejuicios y al que ya estoy deseando volver a  leer. Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer es una lectura original y distinta, que quizás no conecte con todo el mundo, para qué nos vamos a engañar, pero que creo que quien logre hacerlo disfrutará de una obra condenadamente bien escrita, inteligente, punzante y cargada de dobles sentidos que hará que nunca vuelva a ver ni los cruceros de lujo ni la literatura de no ficción de la misma manera.

Pero, por supuesto, toda esta conducta mía ostensiblemente dirigida a distinguirme de los demás está motivada a su vez por una preocupación consciente y ligeramente condescendiente acerca de la imagen que doy a los demás que es (la preocupación) cien por cien propia de los americanos adinerados. Parte de la desesperación general de este crucero de lujo es que no importa lo que haga, no puedo alejarme de mi americanidad esencial y nuevamente desagradable. Esta desesperación alcanza su clímax en puerto, mirando algo de lo que no puedo evitar formar parte. No importa que esté aquí arriba o ahí abajo, soy un turista americano, y por tanto ex officio corpulento, rollizo, rubicundo, escandaloso, tosco, condescendiente, ensimismado, malcriado, preocupado por su aspecto, avergonzado, desesperante y codicioso: la única especie de bovino carnívoro que se conoce en el mundo

Te encantará

59 bocaditos!

  1. En mi caso has acertado: puede que me equivoque al hacerlo, pero ahora mismo me da un poco de miedo acercarme a esta lectura. No sé si conectaría con ella. El título me había llamado la atención, pero me esperaba otro tipo de novela.
    Que sigas disfrutando del autor, tú que has sido más atrevida y te has acercado a él. =)
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente: no es un autor con el que a todo el mundo le apetezca aventurarse, así que haces bien en no darle cancha si no te apetece. Hay que leer lo que nos motive y si este libro no es lo que pensabas, déjalo pasar. 1beso!

      Eliminar
  2. Como te he dicho en Facebook este libro no me convenció mucho. En esa ocasión buscaba algo divertido para leer pero, aunque me sacó alguna sonrisa, no fue lo que me había esperado. Es cierto que es una lectura original y diferente pero también es verdad que no es para todo el mundo...

    Me alegro de que tú lo hayas disfrutado.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya vi que no te terminó de llenar. Yo no iba buscando un libro de humor, de hecho, pensaba que este autor era bastante denso y sesudo, por lo que me llevé una enorme sorpresa cuando empecé a leerlo y vi que en el fondo era un cachondo. A mí me hizo gracia, pero es que yo soy un poco rarita... 1beso!

      Eliminar
  3. Hola Tizire!
    Me has picado la curiosidad con este libro, le daré una oportunidad pero más adelante :)
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya llamado la atención, a ver qué me dices! 1beso!

      Eliminar
  4. Es genial cuando el destino nos tiene preparadas sorpresas como esta; me alegra mucho que te animaras con este autor y que disfrutaras tanto del libro. No sé si yo me atreva en este momento, pero luego de leerte seguro que sentiré menos reservas en el futuro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que mola mucho ir a ciegas y llevarte una sorpresa de este calibre, más cuando le tenía un miedo atroz al autor y ha resultado ser bastante fresco! Me alegra haberte quitado algún prejuicio, 1beso!

      Eliminar
  5. Me han recomendando mucho al autor :D espero leerlo pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que te sorprenda tanto como a mí. 1beso!

      Eliminar
  6. Pues no se sis es una lectura para mí, la verdad. De primeras el libro no me ha entrado aunque luego leyendote algunas cosillas me han llamado la atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que el destino decida, albanta! Yo me llevé una sorpresa porque no me esperaba nada en particular, pero entiendo que ni el tema ni el tono resulte atractivos para todo el mundo. 1beso!

      Eliminar
  7. Yo tampoco me he estrenado aún con el autor, y fíjate, me pasaba un poco como a ti y no tenía muy claro si este autor encajaría demasiado entre mis lecturas.

    Creo que esta no pinta mal. Me gusta ese deje constante a crítica social que plantea comandado por el humor. Es verdad que lo del humor entre páginas siempre digo que me cuesta más que en otros formatos, como las series o las pelis, pero a veces las sonrisa facilita mucho esto de transmitir y llegar al lector ,lo reconozco ;)

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que pensaba que el autor era uno de esos indescifrables y densos al que nunca comprendería del todo, pero al menos en estos artículos me ha resultado un escritor accesible e ingenioso. Que conste que, en el fondo, este es un libro serio, pero Wallace lo escribe de tal modo que es inevitable que nos riamos de sus apreciaciones y veamos claramente la crítica implícita en sus palabras. Si lo lees, no me mates si no te hace gracia, creo que con su escritura se conecta o no se conecta: no te esperes un libro de "chistes" ni nada por el estilo, sino un ensayo sobre barcos donde el autor hace una crítica mordaz que sorprende. 1beso!

      Eliminar
  8. Creo que me decanto por el no. No me ha llamado de primeras y aunque reconozco que hay aspectos de la reseña que me llaman no termina de convencerme.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te atrae de ninguna de las maneras, no te voy a convencer de lo contrario: este es un libro que amas u odias, me temo. 1beso!

      Eliminar
  9. Pues sobre este libro en concreto he leído un poco de todo y no me decidía. El abordaje (nunca mejor dicho) me llama mucho la atención pero reconozco que tu opinión pesa en mis decisiones lectoras y viendo tu entusiasmo, me lo repienso.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también había leído variedad de opiniones y la mayoría malas, pero me resultó totalmente sorprendente: no sé, conecté con la particular escritura del autor y sus observaciones afiladas, que le dieron enjundia a un relato de cruceros... Nunca me hubiera esperado esa conexión, pero no me mates si lo lees y no te parece un gran libro. 1beso!

      Eliminar
    2. Asumo las consecuencias, no te preocupes, si me disgusta podemos debatir (que también tiene su encanto) :-)

      Eliminar
  10. Es un autor que tengo pendiente desde hace tiempo pero esta historia a base de artículos no me apetece demasiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, lo de los artículos puede cortar el rollo, aunque yo me lo tomé como los capítulos de una misma historia. Si no te atrae, déjalo pasar sin remordimientos. 1beso!

      Eliminar
  11. Tengo mucho pendiente, así que de momento no me lo voy a llevar. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, a por la pila de pendientes! 1beso!

      Eliminar
  12. Pues no estoy segura de si esta lectura me convencería si es una recopilación de artículos, aunque giren en torno a lo mismo, aunque sí me atrae en algunos puntos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene puntos divertidos, pero si no te atrae, no deberías hacerle hueco, que seguro que hay otros libros que te interesan más esperando. En todo caso, para el verano es una lectura muy adecuada: quizás más adelante quieras probar! 1beso!

      Eliminar
  13. He leído toda clase de reseñas sobre este libro y todas muy dispares. Desde lectores que decía "algo que nunca volveré a hacer es leer a Foster Wallace" hasta otros que aseguraban que se habían reído a carcajadas. A mí tu opinión me vale, y creo que empezaré por este ensayo corto para conocer al autor de "La broma infinita" (un tocho de cuidado). Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he leído comentarios contradictorios que me han hecho dudar y persistir en mis prejuicios, pero la verdad, estoy encantada con la prosa del autor. Supongo que un señor tocho como La broma infinita es una prueba de fuego que no sé si me atreveré a pasar en breve, pero un librito como este, que se lee en dos tardes, da buena muestra de su talento y a mí, por lo menos, me dejó con ganas de más. Para gustos, colores, no? 1beso!

      Eliminar
  14. Pues yo estoy un poco como tu estabas antes de atreverte con este hombre. Uno, no sé si estaré a la altura de lo que demanda el libro y dos, me da un poco de desanimo (que no pereza) subir esta montaña. Supongo que si empezara con alguno de sus libros, no serían los tochos, sino alguno más ligerito. Me ha recordado de alguna forma a Miedo y asco en Las Vegas y ese libro lo disfruté muchísimo (aunque era más bien un ensayo de drogas y paranoia), así que quizá le de una oportunidad. Bueno, seguro que se la doy, la cuestión es... ¿Cuando?

    Gracias por al reseña ^^
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me decanté por un libro de poco más de 100 páginas que se lee en dos tardes para no salir demasiado escaldada si el autor me resultaba insoportable y salí airosa, pero reconozco cierto reparo a empezar con La broma infinita: es ver ese tocho de 1000 páginas en la biblioteca y que me entren sudores fríos. Seguiré con sus artículos, recopilados en otros libros y con sus relatos, para irme aclimatando al autor. Lo que sí sé es que me ha gustado mucho y que al final el lobo no fue tan fiero como melo pintaron. El libro que mencionas no lo he leído, pero cotillearé más sobre él. 1beso!

      Eliminar
  15. Hola! Yo tengo La broma infinita a medias desde el año pasado, básicamente porque es infinita y soy una lectura infiel, y me prometí que hasta que no la acabara no seguiría con el autor. Supongo que el siguiente será este, porque me dan pánico los cruceros, qué agobio.

    Lo de si un autor es para ti o no... Es cierto que hay lecturas muy obtusas por ahí, pero si el libro es bueno y te interesa, cualquiera está capacitado para hacer un esfuerzo y leerlo, a su ritmo y en su momento. Y sino te interesa o no te gusta, pues no pasa nada, aunque le pese a los snobs. Pero miedo a nada :)
    Perdón por el tocho y saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres una valiente por leer La broma infinita, libro que asusta de buenas a primeras y que creo que hay que tener cierto estado mental para leer: creo que yo también iría poco a poco, a bocaditos, para no salir apabullada.

      Tienes razón en la segunda parte de tu comentario: a veces somos nosotros mismos los que nos ponemos trabas, pues todo es cosa de probar a leer algo de un autor que pensemos "imposible" y ver si de verdad conectamos con él o no... Pero supongo que es más fácil recurrir a lo seguro que hacer experimentos...Miedo a nada, hay que grabárselo a fuego. Muchas gracias por tu comentario, para nada tocho! 1beso!

      Eliminar
  16. Me pasa lo mismo suelo pensar que esos autores son demasiado complicados para mí y no les voy a coger el punto. Y menudos tochos gasta este hmbre en concreto. La reseña me ha recordado a un programa de canal viajar que se llama cruceros de ensueño y que me gusta ver por lo mismo que tú cogiste este libro, ya que no puedes ir te lo imaginas. Me lo apunto por lo del humor inteligente y por el tema.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que reconozco cierto complejo de inferioridad a la hora de enfrentarme a algún autor hiper consagrado: me considero una persona más o menos inteligente, pero es tanta la pompa y circunstancia que se les otorga que me da la sensación de que hay que tener un máster en filosofía metafísica para acceder a su obra... Con Wallace empecé con uno de sus libros más cortos y acabé encantada, lo que me anima a aventurarme en esos tochos que a todo el mundo asustan, aunque tiempo al tiempo... Si te animas con este libro no volverás a ver los cruceros de la misma forma. 1beso!

      Eliminar
  17. La había visto pero tampoco me llamó la atención demasiado porque pensaba que iba a ser algo muy denso. No tiene mala pinta, y si te puede hacer sacar alguna sonrisa, bienvenenida sea :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es nada denso, Laura, aunque creo que su prosa conecta o no conecta con el lector, sin medias tintas. A mí me hizo bastante gracia, aunque hay que decir ante todo que no es un libro de humor... 1beso!

      Eliminar
  18. Yo tampoco he leído nada de este autor y la verdad es que este libro pinta bien.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te animes con él, ya verás cómo te sorprende! 1beso!

      Eliminar
  19. ¡Qué casualidad! Yo no conocía este libro sino de hace unos días, pues me llamó la atención el título...¡y ahora voy y me encuentro una reseña tuya!
    Y aunque veo que te ha gustado, por mi parte no puedo decir lo mismo. Lo empecé, pero no llegué muy lejos, pues los párrafos se me hacía muy cuesta arriba, y no era capaz de encontrarles el humor que tanto prometía. Tal vez más adelante cambiaba, no lo sé, pero no creo que vuelva a intentarlo...

    Un saludo,
    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué cosas! Se ve que estabas predestinada con este libro! Creo que la prosa del autor es muy particular y no todo el mundo conecta con ella, así que no te sientas mal: yo tuve la suerte de que me cameló desde el principio, pero entiendo que puede parecer un poco rebuscado en ocasiones... 1beso!

      Eliminar
  20. He leído toda la reseña con el estómago encogido jajajajaj hasta que he llegado a tu valoración personal. Este no lo he leído pero sí muchos porque para mí DFW es un ídolo, es algo generacional, crecí con gente algo más mayor que yo que partía La broma infinita en dos, una parte la novela y la otra las notas. Por cierto, ya que estamos, lee La broma infinita y no vale un no puedo, no sé si podré, te digo yo que sí, te advierto también de algo: querrás tirarlo por la ventana, pisotearlo, a la vez te reirás a carcajada limpia, te emocionarás como nunca, pasarás por sitios sórdidos de los más bajos, incluso alguno sensiblero, es toda una experiencia. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que te gusta DFW? Pues me alegra haber traído un libro que te pueda interesar! Quiero leer La broma infinita, aunque estoy aterrada: es un señor tocho y dicen tantas cosas de él... Pero es un reto que me propongo para el futuro! Me anoto tu advertencia sobre el ensañamiento hacia el ejemplar, así cuando empiece a desesperarme me acordaré de tus sabias palabras y seguiré, aunque tenga que esperar tiempo para ello. Gracias por los ánimos! 1beso!

      Eliminar
  21. Pues que bien, Tizire, porque con David Foster Wallace me pasaba como a ti (con algún que otro autor me pasa también) que tanto elitismo a su alrededor me asusta un poco, como si no fueras a ser una lectora a la altura del autor... Pero has sacado la varita mágica y has dicho la palabra clave que me ha hecho dejar tanta tontería de lado y abordar a este hombre: has dicho que es un cachondo. Pues por ahí podían haber empezado tanto crítico sesudo y yo me hubiera animado antes con él :) Tenía varias opciones, probaré con este probablemente también.

    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces una se queda pequeñita ante la enormidad generada alrededor de algunos autores, que hacen que nos tiemblen las pestañas lectoras... Pero luego es ponerse a ello y casi nunca es para tanto. Te confirmo con todas las letras que Wallace es un cachondo, eso sí, un cachondo camuflado: no vas a ver un payasete que cuente cuatro chistes en medio de una disertación, sino a un señor aparentemente serio y algo pedante que observa su mundo alrededor con mucha mordacidad, de manera que nos puede hacer bastante gracia. A mí me ha camelado, pero creo que no todo el mundo conecta con esta manera de ver la realidad... Espero tu opinión al respecto! 1beso!

      Eliminar
  22. Cuando me encuentro con libros que son recopilación de artículos periodísticos siempre me echo para atrás pero en esta ocasión creo que es un libro que me va a entretener, con esa crítica social incluida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te animo a que le des una oportunidad, Enzo: es un libro que se lee como una novela, a pesar de su naturaleza de artículos y que genera mucha diversión. 1beso!

      Eliminar
  23. Pues parece una buena opción para alegrarse el día. Puede que sea una buena lectura para intercalar con otra más sesuda. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno de esta lectura es que es entretenida y sesuda a la vez, así que tienes un 2x1!
      1beso!

      Eliminar
  24. Pues no sé qué hacer, la verdad. El autor me da miedito pero el trasfondo me atrae mucho. Supongo que como es cortita podría darle una oportunidad :)
    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas como yo al principio: me atraía el autor pero sus tochos me echaban para atrás... Creo que este es un buen libro para iniciarse y para hacerse una idea de si te gusta o no el estilo del autor. 1beso!

      Eliminar
  25. Hace poco pensaba como tú, solo el nombre del autor me daba miedo, pero después leí varias reseñas de libros suyos y me ha entrado muchísima curiosidad por leerlo. Creo que yo también me voy a dar un paseo por la biblioteca y ver si tienen algo suyo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que sobre ciertos autores hay un halo tan grande de mística que una se queda algo encogida ante esa magnificencia, y luego ves que no es para tanto. Supongo que La broma infinita será un señor libro al que tener mucho respeto, pero este que traigo hoy es ligerito, punzante y fresco, por lo que me alegra haber conocido al autor por aquí. Espero tus opiniones sobre el autor! 1beso!

      Eliminar
  26. Ohhhh es uno de mis autores favoritos! Me encanta este y todos sus libros, por la permanente crítica, los entrelíneas y la capacidad de hacer que cualquier cosa que salga de su pluma, hasta la más trivial, sea una experiencia lectora
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que se lee detrás del texto es de lo que más me ha gustado del autor y lo que me anima a seguir leyéndolo: la verdad es que su estilo es único y creo que no deja indiferente a nadie. 1beso!

      Eliminar
  27. Respuestas
    1. Mejor para ti, que no engordas tu lista! Pero, de verdad, está muy bien! 1beso!

      Eliminar
  28. Uy! Pues te agradezco que hayas "humanizado" al autor, porque también a mí me parecía una especie de escritor consagrado no apto para todos los públicos... Quizás le de una oportunidad antes de lo que pensaba.
    Besicos

    ResponderEliminar
  29. A mí me ha gustado mucho la experiencia con este autor, Filias, porque tenía muchos prejuicios sobre su prosa y me he llevado una agradable sorpresa: no es tan denso como esperaba, sino más bien de prosa agradable y juguetona. Supongo que todo es cuestión de dar con el libro apropiado! 1beso!

    ResponderEliminar
  30. A mí sí me ha llamado la atención, así que me lo anoto.
    Si te digo que me sonaba un montón el autor, pero no lo ubicaba... Así que he cotilleado en internet, y he visto que se suicidó a los 46 años. Me ha impactado, no me lo esperaba. Qué enfermedad más cruel es la depresión.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, Teresa, te pasó como a mí entonces... Yo, a pesar de tener al autor en mi lista de espera, desconocía que se había suicidado y me quedé de piedra! Un hombre tan joven y con tanto talento no debería acabar así... Pero como dices, la depresión es una enfermedad cruel y puede incluso con aquellos que aparentan estar de vuelta de todo. Una pena la muerte de este autor, menos mal que nos deja muchos escritos para conocerlo bien. 1beso!

      Eliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe