Emily la de Luna Nueva.

13:52


Hola a tod@s!

Si hay algo que marcó a la mayoría de niños españoles nacidos en la década de los ochenta fueron las sesiones maratonianas de dibujos animados que echaban por la tele a la hora de la merienda y los fines de semana, que nos dejaban hipnotizados durante horas: Los Mosqueperros, Los Trotamúsicos, La vuelta al mundo de Willy Fog, Los Fruittis, Oliver y Benji, Tiny Toons... Yo, que vivía en un pueblecito perdido entre las montañas igualito que  Heidi, me calé todas las series de dibujos que pude, pero parece ser que me salté una: no recuerdo haber visto jamás Ana de las Tejas Verdes. Por eso, cuando hace poco salió una preciosa edición de este clásico de la literatura juvenil, casi tuve que pasar por las reseñas disculpando mi ignorancia por desconocer totalmente al personaje: me sonaba el nombre, pero, la verdad, la tenía medio confundida con Pippi Calzaslargas, ilustre pelirroja a la que nunca acabé de tragar. El entusiasmo generado en torno a esta obra de L. M. Montgomery hizo que me propusiera acercarme a alguno de sus libros, aunque cuando me enteré de lo larga que era la saga de Ana me desanimé bastante... Y entonces conocí a Emily la de Luna Nueva, otra creación de la autora mucho menos famosa que la niña de Anvolea que capturó mi atención inmediatamente. El único problema que veía para leer esta obra era que estaba descatalogada en castellano desde hacía muchos años, pero curiosamente los astros se alinearon y Toromítico decidió darle una oportunidad a esta historia con una edición muy bella que no me quise perder: era una oportunidad perfecta para acercarme a Emily sin tener que compararla con Ana, lo que al parecer es bastante difícil dada la popularidad de esta última.


Emily Byrd Starr es una niña pobre pero feliz: vive con su padre y sus dos gatitos en "la casa de la hondonada", algo alejada de cualquier núcleo poblacional, pero no siente que le falte de nada. Emily es huérfana de madre y no conoce a otra familia que no sea su progenitor, pero éste es un hombre generoso que la adora y la anima a imaginar, a escribir, a crear, dándole alas para que tenga fe en sus sueños. Por desgracia su padre muere a causa de una grave enfermedad y Emily queda a merced de lo que los  Murray, su estirada familia materna con la que nunca se ha relacionado, decidan hacer con ella. Los Murray sortearán entre ellos la guardia y custodia de Emily quedando bajo la responsabilidad de la estricta Tía Elizabeth, que vive en la magnífica granja Luna Nueva junto con su hermana Laura y el primo Jimmy. Emily tendrá que abandonar la casita compartida con su padre y la mayoría de  los recuerdos de su infancia para trasladarse a la desconocida Luna Nueva, donde deberá acatar unas rigurosas reglas que se oponen a la libertad que su padre le otorgaba. A pesar de este cambio radical en su vida, Emily irá poco a poco adaptándose a su nueva situación: se habituará a Luna Nueva, hará amigos, aprenderá a querer a esos que la han adoptado a pesar de su frialdad inicial y se las ingeniará para seguir alimentando su sueño de ser escritora, aunque muchos se burlen de esta pasión.


Emily es la protagonista absoluta de este libro: se trata de una niña de 11 años sensible, inteligente, soñadora y con un fuerte temperamento: no vamos a encontrar a una chiquilla tranquilita que se resigna a hacer todo lo que le dicen, sino a una jovencita valerosa que se enfrenta a lo que ella cree que es injusto y no se calla ante las arbitrariedades. El carácter de este personaje me ha encantado, precisamente por la gran personalidad de la que hace gala: me he encontrado con otros clásicos juveniles donde los niños son angelitos perfectos e insulsos que parecen muñequitos sin gracia ni voz propia, pero Emily no es así; ella es imperfecta, gruñona en ocasiones, pero con un gran corazón y nobleza que la convierten en un personaje tridimensional a quien da gusto conocer. Emily se relacionará principalmente con sus tías Laura y Elizabeth, que son polos opuestos: Laura es un dechado de dulzura que se amilana fácilmente ante las órdenes de su estricta hermana mayor,  Elizabeth, mientras que ésta es una mujer severa, orgullosa, muy chapada a la antigua y vigilante de que el apellido Murray conserve toda la dignidad de antaño, aunque la familia haya perdido gran parte de su esplendor en los últimos tiempos. Emily también tendrá gran relación con el primo Jimmy, un hombre al que todos menosprecian por su simplicidad y con sus amigos Ilse, Teddy y Perry, muy distintos todos ellos entre sí y cada uno con sus problemas particulares, pero que conforman una pandilla excepcional que ayudarán a Emily a hacer de Luna Nueva su hogar.


L. M. Montgomery hace uso de una prosa sencilla pero cargada de matices para contarnos la vida de Emily: combinará el uso de un narrador omnisciente con cartas escritas por la propia muchacha para desarrollar la historia, dotándola de un carácter muy especial. Las epístolas que escribe la niña están dirigidas a su difunto padre y nos dan a conocer en primera persona su pensamiento, inquietudes y anhelos: son cartas que se mueven entre la ingenuidad y la melancolía, presentándonos a una chica muy madura para su edad, algo indómita (tiene prohibido escribir y lo sigue haciendo a escondidas) y  con unas ganas enormes de comerse el mundo y triunfar como poetisa. En este aspecto, Emily nos va dejando muestras de los versos que escribe y  alguna descripción sobre cosas que le fascinan, que subrayan su gran creatividad y sensibilidad artística, aunque también deja testimonio de las terribles faltas de ortografía que comete y que van mejorando a medida que crece, comienza a ir a la escuela y continúa escribiendo. Me ha gustado mucho que en esta edición se recojan esos "horrores ortográficos", que ciertamente duelen a los ojos, pero que forman parte de cómo es la niña protagonista y la hacen más cercana.  Montgomery no ha pretendido en esta obra contarnos una historia de trepidantes aventruas infantiles, sino que ha querido dibujar el día a día de una muchachita que está creciendo y que ha de hacer frente a diferentes dificultades que quizás todos hayamos experiementado alguna vez, aunque estas no sean particularmente excepcionales. A través de una narración sugerente y cautivadora la autora consigue que, aunque no se narren grandes hechos, no queramos permanecer alejados de Emily durante mucho rato: la cuidada y vibrante ambientación y el magnetismo de los personajes  son más que suficientes para que nos apetezca pasar tiempo en Luna Nueva sin necesidad de giros imprevistos o argumentos pasados de rosca.


Emily la de Luna Nueva es un libro que me ha encantado: me ha retrotraído a mi infancia y he disfrutado mucho de la vida de esta niña con la que me sentí muy identificada en numerosas ocasiones. Me ha gustado mucho el respeto con el que Montgomery trata a la protagonista, a la que no menosprecia por ser chiquita, sino que le da un lugar y una voz propia con la que se puede expresar y mostrarse tal como es, sin la condescendencia con la que muchos adultos tratan a los más pequeños. Me he sentido muy a gusto en Luna Nueva por ser un lugar excepcional, descrito con mucho mimo y que resulta casi táctil gracias a la precisión con la que la autora habla de él. He experimentado con Emily el miedo al cambio, la incompresión que sufre, la incertidumbre de hacerse mayor, los "destellos" de belleza que a veces le llegan y que la dejan en estado de trance: realmente he armonizado con esta niña canadiense de principios del siglo XX sin ningún tipo de problema, pues quitando el contexto y la estética, las tribulaciones de Emily no son muy distintas a las que puede experimentar hoy en día cualquier chica de entre 11 y 13 años. Me hubiera encantado conocer a Emily cuando ambas compartíamos la misma edad, porque estoy casi convencida que se habría convertido en una buena amiga y su historia en mi libro de cabecera... De todas formas, aunque llega casi 20 años tarde, Emily la de Luna Nueva es una novela con la que he conectado  y que va mucho más allá de su vocación de libro juvenil para convertirse en un excelente ejemplo de clásico atemporal que trasciende la edad prescrita: les invito a todos a que le den una oportunidad, pues estoy segura de que les sorprenderá agradablemente.
De cualquier modo, no penaba por Rhoda, sino por la amistad que siempre le fue tan preciada. Rhoda había sido adorable y dulce, al menos en la superficie, y Emily encontró una honda felicidad en su compañía. Todo eso había desaparecido y nunca , nunca más, podría volver a querer a nadie ni a confiar en nadie. Ahí era donde estaba el daño. 

Agradezco a Toromítico el envío del ejemplar. 

Te encantará

58 bocaditos!

  1. Antes de terminar de leer la reseña ya estaba mirando cómo conseguirlo xD Aunque tendrá que esperar porque estoy un poco ahorrativa...
    Me recuerda mucho a los libros que leía de pequeña, con niños que viven aventuras (ya, has dicho que no vive aventuras, pero yo me entiendo...). Me has dejado con ganas de probar con Emily. Porque conocía a Ana de las Tejas Verdes (de oídas), pero este personaje no había oído hablar nunca, y creo que me identificaría con ella y pasaría un buen rato. Además, no sé por qué, leer acerca de niños siempre suele resultarme entretenido.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaajaja, sí yo te entiendo! A ver, alguna aventura vive Emily, pero es más bien la historia de su crecimiento... Yo conocí a Emily hace poco y me cautivó de inmediato, a pesar de no conocer a Ana: es un personaje con el que es muy fácil identificarse. La verdad es que es una lectura muy amena. 1beso!

      Eliminar
  2. Uy los nacidos en los 80, más bien en los 70 porque en los 80 que teníamos 10 añitos devorabamos todos estos dibujos animados y muchos más. Eso sí, con las sobremesas de los fines de semana y los programas para niños los sábados por la tarde teníamos mas que suficiente. Y qué bonitos eran por favorrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Yo soy de la hornada de los 80 y me tocó ver la tele en los 90, pero teniendo en cuenta que repetían estas series en bucle, sé que a la década anterior también le tocó ver estos dibujos animados. La verdad es que son un gratísimo recuerdo. 1beso!

      Eliminar
  3. Hala, ahora lo quiero. Yo también me merendé todos los dibus y la de Avonlea sólo la vi en capítulos sueltos de una serie o peli, ya casi ni me acuerdo. Esta Emily está muy bien así que ahora que se acercan fechas de pedir regalos...
    A mí también me caía gorda Pippi.jaja.
    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a Ana no la recuerdo, aunque mi hermana pequeña, a la que le llevo 10 años, dice que cómo es posible! Creo que me los salté. Ojalá te caiga bien Emily, porque es una muchachita de lo más particular (y con una mala leche en ocasiones que te puede resultar simpática). 1beso!

      Eliminar
  4. Pues esta no la conocia pero has tentado a mi niña de los ochenta...ayyyy que recuerdos me has traido.
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! De vez en cuando tenemos que resucitar a nuestros niños interiores! 1beso!

      Eliminar
  5. Hoy hemos coincidido en reseña ^^

    A mi también me gustó mucho Emily tiene mucha personalidad, aunque si tuviera que quedarme con alguna sería con Ana porque es más traviesa XDD. Las faltas ortográfica no me convencieron mucho, aunque no deja de ser curioso.

    lo que más me gustó de Emily, es la pasión que tiene por la escritura ^^

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí tu reseña, qué casualidad! Yo, como no conozco a Ana, me quedo con Emily, pero espero leer a la niña de Anvolea en algún momento. A mí me pareció que las faltas le dieron mucha personalidad al libro. 1beso!

      Eliminar
  6. Qué reseña más completa. Yo soy fan declarada de la autora, aunque la he descubierto muy tarde y aún he leído poco de ella, pero he disfrutado tanto con todos los libros que he podido conseguir que conmigo van a tener una compradora asegurada para todos los que saquen en el futuro, y si encima son ediciones así de curradas, ni me lo pienso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú fuiste la que me diste a conocer a Emily y por ello te estoy agradecida: tus reseñas hicieron que quisiera conocer al personaje y que buscara por todas las bibliotecas sin buenos resultados... Ahora pretendo terminar la trilogía y empezaré algún día con Ana, aunque no sé yo si me caerá mejor que Emily... Ojalá que Toromítico edite la trilogía con la misma calidad que esta primera parte. 1beso!

      Eliminar
  7. ¡Qué ganas me han entrado de ir corriendo a la librería a por este libro! Como te dije cuando nos lo presentaste, no lo conocía, tengo pendiente en casa el primero de Ana de las tejas verdes, espero hincarle el diente este otoño. ¡Qué recuerdos de esas tardes de dibujos! :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uys, cómo me alegra haberte creado esa necesidad, jejeje! La verdad es que el personaje se hace querer y el libro es delicioso. Disfruta de Ana mientras Emily llega! 1beso!

      Eliminar
  8. No me sonaba de nada. Parece un libro muy divertido para los más jovencitos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para jovencitos y no tanto, Lady Aliena: la verdad es que como máquina del tiempo está genial, jejeje! 1beso!

      Eliminar
  9. Vale, no conozco ni a Ana (aunque he oído de ella) ni a Emily, y tampoco tragaba a Pipi Calzaslargas (no hay en este mundo personaje más repelente, y sus amigos repipis? argh) Por lo demás, Emily parece una cucada ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo con Ana estoy como tú y con Pippi también: fuerte niña más repelente! Emily es un encanto, dale una oportunidad. 1beso!

      Eliminar
  10. Lo empezaré dentro de poco. Me encanta Ana, así que creo que Emily también me va a caer bien, ya que por lo que cuentas le veo algunos rasgos en su personalidad que también tiene Ana.
    Por cierto, olvídate de que la saga de Ana es muy larga, vale son ocho libros, pero no es que queden muy abiertos ninguno de ellos.
    Yo tampoco veía los dibujos de Ana, veía la miniserie, con personas de carne y hueso y es fabulosa también ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que Emily te caiga muy bien, porque es una niña estupenda! Y vale, me voy a animar con Ana, a pesar del montón de libros, aunque quizás espere a que se publique toda la saga... Y a la serie que comentas también puede que le haga hueco! 1beso!

      Eliminar
  11. ¡Quiero! Soy muy fan de Ana, recuerdo haber visto la miniserie montones de veces cuando era pequeña porque la daban en la tele cada Semana Santa y la esperaba con ansias ;) Luego, ya de "grande", pude leer los libros y me encantaron. Desde luego que me llevo esta recomendación de hoy, quiero conocer a Emily.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca la vi, pero sé que mucha gente era muy seguidora de Ana y me animaré a conocerla. Espero que mi recomendación te guste mucho. 1beso!

      Eliminar
  12. Yo soy de la década de los 70 y devoraba todos esos dibujitos. Menos Oliver y Benji, que nunca pude con ellos. Y este libro lo tengo que leer sí o sí. Por todo lo que cuentas, estoy segura que lo voy a disfrutar.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sí que vi Oliver y Benji, aunque los partidos duraban tres semanas y media y el campo de fútbol era kilométrico! Ya me contarás si Emily te convence, yo creo que si! 1beso!

      Eliminar
  13. Vaya recuerdos nos traes hoy. Imposible no mirar atrás y contar con esos protagonistas en nuestra vida. Quizás para contarselo a mi hija me gustaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si tienes una niña, no dudes en incluirlo en su biblioteca: ahora que lo he leído me doy cuenta que de pequeña me habría encantado esta historia! 1beso!

      Eliminar
  14. Uffff, pese a la buena recomendación no me acaba de llamar la atención. No soy de esa época y soy hombre, así que no quedaré muy conectado con la trama...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo de ser hombre no tiene que ver para conectar con la trama; al fin y al cabo, todos hemos sido niños... Pero si no te llama la atención, no hay más que hablar. 1beso!

      Eliminar
  15. No conocía el libro ni el personaje pero me ha gustado mucho lo que nos cuentas y además la posibilidad de echar la vista atrás y recordar la infancia siempre es un aliciente
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Léetelo Tatty, que te puede gustar mucho! Creo que libros como estos hacen que nuestra niña interior de saltos de alegría. 1beso!

      Eliminar
  16. Devoré cuando era peque toda la saga de libros de Tejas Verdes pero ésta no la conocía así que me la llevo bien apuntada.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya cumpliste con Ana, ahora te toca hacerle hueco a Emily, no creo que te decepcione: por lo que tengo entendido, es un poco diferente de Ana, pero tiene una personalidad y un encanto que la hacen singular. 1beso!

      Eliminar
  17. Jo qué recuerdos, me encantaría poder leerlo!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si se cruza en tu camino, no dejes que se escape! 1beso!

      Eliminar
  18. Yo tampoco vi nunca esta serie y sí todas las que has mencionado al principio del vídeo, qué recuerdos :)
    Tengo ganas tanto a esta saga como a la de Ana, yo sigo disfrutando de estas historias como una niña, y de los dibujos animados también, que de vez en cuando aún los sigo viendo jaja
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que no soy la única que no vio Ana: ya creía que era un bicho raro! Lo bueno de esta saga es que es una trilogía, así que conoceremos la historia de Emily en menos tiempo que la de Ana, que se extiende por unos 8 libros! La verdad es que ha sido todo un descubrimiento y o dudo en recomendarla a todo el mundo. 1beso!

      Eliminar
  19. Pippi es lo único que no soportaba... Ni por asomo. Lo odiaba. Y Marcos lo vi pero me cansaba ese niño siempre llorando por una madre que se había ido a Argentina. Desde luego Heidi para mí fue una maravilla. Y yo sí recuerdo a la Ana de estos libros pero solo de pasada. Me gustan muchos estos libros de Almuzara. Si no fuera porque no sé donde poner tanto libro, me haría con la colección. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, Pippi, qué mal me caía la puñetera... Marco lo vi un par de veces de pequeña, pero de más mayor también me cansaba un poco. A Ana quiero conocerla y los libros de Almuzara son una gran oportunidad: cómo me alegra haber conocido esta editorial que cuida tanto sus ediciones... 1beso!

      Eliminar
  20. Yo sí conocía los dibujos de Ana de las Tejas Verdes pero nunca me gustaron demasiado, a Emily no la conocía de nada, me pasó como a ti, pasó desapercibida aunque no creo que me hubiera enganchado tampoco. Vivía a caballo en muchos sitios y me grababan dibujos animados para cuando volviera... en cintas Beta jajajaja, hace no mucho lo arreglamos y revisitamos esas cintas pequeñitas y encontramos de todo, las series que mencionas todas en bucle, capítulo tras capítulo. Pippi, mi sobrina está obsesionada con Pippi y con peppa Pig!!!! Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, un niño aplicado que se grababa los dibus para cuando estuviera en casa! A mí mucha de estas series me encantan y cuando pillo algún capítulo las veo, aunque te confieso que las que más me gustaban y no mencioné eran las de Érase una vez... será porque era un poco empollona! Pippi no me caía nada bien y a Peppa Pig no la conozco, aunque sé que está arrasando entre la chiquillada! 1beso!

      Eliminar
  21. No me animo a leer este tipo de libro, ya no soy capaz de entenderlo como seguro que se merece.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no te creas que es nada complicado, pero entiendo que no te llame la atención. 1beso!

      Eliminar
  22. Chica, qué pedazo de reseña, y cuántas cosas en común, en la mayoría de los dibujos que veías, aunque hay otros que aportar , por lo que dedusco que soy algo mayor que tú. A Ana sí la vi en dibujos, pero Pipi me caía mal. Y este, creo que era una mega saga también, y tras leerte tengo claro que me lo llevo. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras! Puede que seas un poco mayor, así que seguro que viste más dibujos todavía! Veo que somos muchos los anti - Pippis, me siento menos sola. Te animará saber que Emily son sólo tres libros, así que seguro que los terminas antes que Ana! 1beso!

      Eliminar
  23. Creo que compartimos recuerdos... jejejej

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, somos muchos los que nos hemos criado con la influencia de estos dibus! 1beso!

      Eliminar
  24. En casa mi mamá era enemiga de dejarnos ver la tele, así que hay muchas series que no vi de pequeña. Y a Ana la conocí apenas hace unos años. Me apunto este, que aquel me gustó muchísimo.
    Gracias por la reseña.
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco podía ver la tele todo lo que quería, pero la verdad es que sí vi muchas de estas series en bucle. Ana quedo por conocerla, aunque lo haré a través de sus libros. 1beso!

      Eliminar
  25. Huy! pues a mi me suele gustar asomarme a este tipo de lecturas. Y también regalarlas.
    No me suena Emily...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Emily es un buen regalo y mejor lectura, no te la pierdas! 1beso!

      Eliminar
  26. Yo no veía "Ana de las Tejas Verdes": sencillamente no la aguantaba. Tal vez ahora, con el paso de los años y con este nuevo personaje, Emily, lo vea de diferente manera. Tomo nota por si me topo con él.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo hablar de Ana porque no la conozco, pero Emily es una niña estupenda, de verdad! No dejes de pasar la oportunidad de conocerla. 1beso!

      Eliminar
  27. Aun tengo pendiente Ana de las Tejas Verdes. Cuando acabe con el igual me pongo con este.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te olvides de Emily, que seguro que te cae genial. 1beso!

      Eliminar
  28. Qué bien, me encanta, esa protagonista con carácter y personalidad y que digas que puede ser un clásico atemporal. Yo tampoco vi a Ana, a ver, me suena pero no la seguía hasta que supe del libro y reconozco que solo la edición me pareció un caramelito pero creo que esta Emily me caerá mucho mejor. Tengo que buscarla, ya seguro. Me gusta ese toque genuino incluso de dejar las cartas tal cual las escribiría Emily de niña y conforme va creciendo.
    De todas esas maratones de dibus creo que era seguidora de todos (incluyo Dragon Ball porque en casa eso fue revolución por verlo por las tardes).
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Marilú, creo que este libro mantiene hoy en día mucha de su vigencia, por lo que creo que es un clásico juvenil a tener muy en cuenta. La edición es una pasada y el personaje me parece algo más complejo que los típicos niños repipis de los libros de este tipo: Emily es un encanto, pero cuando se cabrea, lo hace saber.

      A mí Dragon Ball no me gustaba mucho, aunque vi bastantes capítulos: Goku me caía un poco mal y siempre deseaba que sus enemigos se lo cargaran... un poco psicópata mi yo infantil, no? 1beso!

      Eliminar
  29. No conocía el personaje, no me sonaba siquiera, pero llevo unos días viéndolo mucho por la blogosfera. Una ternura de libro y una estupenda reseña la tuya.
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo conocía, Carmen: parece que su "prima" Ana de las Tejas Verdes le quitó todo el protagonismo a Emily... Pero esta niña es encantadora y estoy deseando leyendo más historias suyas. 1beso!

      Eliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe