Dora Bruder.

8:00


Cuando se habla de libros y salta a la palestra el tema de los galardones literarios, suelen aparecer dos bandos enfrentados: por un lado están los entusiastas de los premios, aquellos lectores cuyas estanterías rebosan  de Planetas y Nadales y defienden a capa y espada la calidad de estos libros al haber sido destacados por un jurado experto. Por otra parte encontramos a los escépticos, los que creen que estos galardones no son sino una forma más de promoción, que están vendidos de antemano, que no tienen que ver con la calidad literaria. Yo no suelo posicionarme firmemente en ningún bando pues, aunque tengo vetada la lectura de ciertos premios por varias desastrosas experiencias previas, hay otros que me despiertan mucha curiosidad y a los que les presto más atención, como pueden ser el Pulizter, el Goncourt o el que me ha llevado a hablar de este tema hoy: el Nobel. Poco después de que se fallara del Nobel del año pasado, otorgado a Patrick Modiano, leí muchas opiniones en las redes sociales que me sorprendieron: entre la sorpresa por el premio y las iniciativas  para leerlo planteadas por muchos surgieron voces discordantes que no cargaban contra el premiado, sino contra el lector y que venían a decir más o menos lo siguiente: "ahora todos los paletos van a leer a Modiano para creerse más listos", "premios como este demuestran la ignorancia de la gente, que se deja manipular como ovejas a la hora de elegir lo que leer", "esto perjudica a los escritores de verdad, los que se lo curran, que se van a ver eclipsados por una estrategia comercial perfectamente preparada"... La injusticia de tales comentarios me animó aún más a darle una oportunidad al escritor francés y para ello me hice con su novela Dora Buder, un pequeño libro de corte biográfico que me habían recomendado especialmente para iniciarme con su prosa y cuyo argumento me llamó la atención desde el principio.


Dora Bruder es una adolescente francesa del París  de 1940. La ciudad, ocupada en ese momento por los nazis, vive bajo un estado de represión que sufren más intensamente los judíos, religión a la que pertenece la muchacha. Un día, sin explicación aparente, Dora escapa del colegio católico en el que sus padres la habían inscrito con el fin de protegerla: no hay pistas, no hay testigos, Dora ha desaparecido. Desesperados, sus padres ponen un anuncio en el periódico con la esperanza de reencontrarse con su hija, pero no reciben respuesta... Muchos años después el narrador de la historia se tropieza con el anuncio y, atraído por la coincidencia de haber pasado su infancia en la misma zona de París que ella, comienza a investigar qué fue de Dora: Modiano descubrirá el silencio y el olvido en el que se encuentra todo lo relativo a la Francia ocupada mientras traza una autobiografía paralela a la de la propia Dora, en la que coincide con su espíritu inquieto y rebelde.


Pocos datos reales descubre Modiano sobre Dora, pues muchas puertas se le cierran en su investigación: acude a diferentes archivos en los que puede haber alguna pista de su paradero, pero la información que consigue es escasa y poco optimista. Más que un retrato de la muchacha, el autor aprovecha para hacer un lienzo de París durante la ocupación y de su propia adolescencia, pues reconoce a lo largo de las páginas de este libro que él también escapó de casa siendo joven, que él también recorrió las mismas calles que Dora. Es por ello que las vidas de Dora y de Modiano se confunden y que el autor imagina las razones que llevaron a la muchacha a huir basándose en su experiencia, imaginando sus reacciones, pero sin tener pruebas reales de que lo que él ha escrito sobre la chica es cierto. Este intento de recreación nos lleva a conocer más profundamente al autor, que al verse identificado en la historia de Dora se proyecta en ella, desnudando en cierto modo su alma.



La manera de configurar la historia por parte de Modiano me ha parecido muy original: ese entrelazamiento de narraciones, donde se mezclan los avances en la investigación con las reflexiones propias sobre su existencia me ha gustado, ya que dota a un hecho que quizás hayamos visto otras veces en literatura (la persecución a los judíos, la represión nazi) de una nueva perspectiva, que aúna pasado y presente. Modiano utiliza un tono aséptico, desapasionado: a pesar de que el drama planea sobre esta historia, no sentimos que el autor incida en ello, sino que percibimos cierta distancia, lo que contrasta con la implicación personal de sus recuerdos en la narración. Modiano es minucioso, detallista: quizás sea precisamente la gran cantidad de datos y descripciones que nos da sobre la ciudad y la época lo que marque ese alejamiento emocional con la trama, que presumo que está hecho aposta. Más allá de la excusa que le dio pie a realizar esta novela, lo realmente valorable es la crítica al olvido que realiza en este breve relato: si no sabemos nada de Dora o de las miles de personas que fueron perseguidas y asesinadas en aquel entonces es gracias al acuerdo tácito y mudo que hicieron los franceses después de la guerra: nada de remover la porquería, nada de abrir heridas viejas, mejor dejar todo atrás y deshacerse de lo que recuerde a ese periodo tan turbio de la Historia de Francia. Modiano se rebela y dedica esta obra (como muchas otras de su biografía) a recordar lo que pasó, a desenterrar y exponer ese olvido consentido.


Dora Bruder es un libro interesante por lo que cuenta y por cómo está contado: me ha hecho reflexionar sobre los peligros que tiene no recordar los hechos del pasado y sobre las vidas de miles de personas desaparecidas durante ese negro  periodo de la Historia de las que nunca más se supo nada. Sin embargo, aún reconociendo la calidad de la pluma del autor y gustándome mucho el trasfondo de la narración, no me ha llegado tanto como esperaba: no es que pidiera emotividad ni dramatismo, pero sí un poco menos de frialdad, aún más tratándose de una historia en la que Modiano aporta mucha de su experiencia personal. Quizás la culpa sea mía por esperar la perfección en un premio Nobel, teniendo en cuenta que varios de mis autores favoritos poseen tal galardón, por ello animo a que le hagan hueco al autor y saquen sus propias conclusiones; no cabe duda que encontrarán a un escritor con una voz muy personal y un estilo propio que puede que les conquiste con su nostálgica melancolía.

Recuerdo que la primera vez que lo vi experimenté el vacío que se siente ante lo que ha sido destruido, arrasado. No sabía aún de la existencia de Dora Bruder. Tal vez - estoy seguro - ella se había paseado por allí, en esa zona que me hace rememorar citas de amor secretas, grises felicidades perdidas.

Te encantará

61 bocaditos!

  1. Se ve interesante, pero no me lo llevo porque me parece un libro muy duro. No me decido con los Noble, no sé, parece que los tengo manía. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas que es tan duro, Aliena, más bien es distante. Pero entiendo tu manía a ciertos premios, a mí me pasa con los Planeta. 1beso!

      Eliminar
  2. A mi me pasa un poco como a Lady Aliena respecto a la manía pero es culpa de mi madre que se ha pasado media vida diciendome que nunca consigue que le guste ninguno jajaja
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Como le dije a ella, yo no soy quién para combatir las manías lectoras, que a mí los Planeta me dan alergia, por culpa de varias malas experiencias... 1beso!

      Eliminar
  3. A mí me has empujado hacia él con esta reseña, me dan igual los Nobel, los no sé qué y los no sé cuanto. También me dan igual los comentarios en contra de los que leen Nobel/bestsellers/loquesea. Leo lo que veo que puede interesarme y si resulta que alguien que ha ganado un Nobel (o cualquier otro gran premio) o que ha vendido millones de ejemplares o que ha creado un clásico, a mí no me convence, lo digo sin miedo. Clásicos como El guardián entre el centeno o La metamorfosis de Kafka no me han gustado, nada de nada, quizás esperaba muchísimo más, y no por ello me siento menos inteligente que las personas que ven en ellos obras de oro. Cada uno con lo suyo, ¿no?

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Xaquelina: cada cual debe leer lo que le de la gana, sin que le importe la opinión de los demás. A mí tampoco me gustó EL guardián entre el centeno y mucha gente me mira mal... Pero es que si no te cuadra, no te cuadra! En fin, que hay muchos prejuicios en literatura, como todo en la vida, supongo. 1beso

      Eliminar
  4. Tengo ganas de leer a este autor pero tiene otros títulos que me atraen más, por lo que empezaré por ellos antes de decidirme con este
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que con el montón de libros que tiene para elegir, pues es normal que tengas otras preferencias... A mí de éste me llamó el argumento y lo corto, aparte que me dijeron que era un buen ejemplo de su literatura. 1beso!

      Eliminar
  5. Yo he leído al autor por primera vez en diciembre, concretamente "Un pedigrí", y debo decir que me ha gustado muchísimo y me ha dejado con ganas de más y el libro que nos traes me llama muchísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro que comentas lo vi en la librería y reconozco que el perrito de la portada me hizo ojitos... Pero de momento no me apetece repetir con el autor, aunque lo dejo en la recámara. 1beso!

      Eliminar
  6. Este año quiere leer uno del autor. Puede que sea este.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que tengas una buena experiencia, ya nos contarás. 1beso!

      Eliminar
  7. He pasado un poco de puntillas porque me compré este libro hace un tiempo ya, pero a raíz de una reseña que leí hace unos días, lo saqué de la estantería y lo he puesto en la pila de las próximas lecturas ;) Me encanta lo que dices de la nostálgica melancolía...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues mira qué casualidad! Si ya lo has cambiado de sitio es que dentro de poco le toca el turno, así que espero que te guste mucho! 1beso!

      Eliminar
  8. Me encuentro entre los escépticos y por mis reticencias seguro que me pierdo algún buen libro pero también me ahorro algún que otro ladrillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a veces soy escéptica con determinados premios, pero los Nobel me han dado muchas alegrías y varios de mis autores favoritos han ganado el premio. Aunque algún ladrillo también me he calado, no te voy a engañar. 1beso!

      Eliminar
  9. Creo que te ha pasado con este libro lo mismo que a mí con 'En el café de la juventud perdida'.
    Modiano es un autor difícil, complejo, lleno de matices y de huecos en sus novelas. También acabo de reseñar su tercera novela y me ha disgustado, la verdad. creo que por el momento he tenido suficiente de Modiano, aunque en el futuro espero seguir conociendo su obra, especialmente este que reseñas hoy, que tiene muy buena pinta, y también La calle de las tiendas oscuras, que ganó el Goncourt, por cierto. Alucino con los comentarios que has puesto al principio de la reseña. En fin, cada uno que se sienta libre para leer lo que quiera y para juzgar lo que estime oportuno.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también voy a dejar aparcado al autor, aunque sólo he tenido una experiencia con el mismo: escribe bien, pero tanta complejidad a veces me agota. Imagínate mi cara al leer esas cosas: yo flipo, no entiendo por qué la gente tiene que despreciar a otras personas según lo que lea... 1beso!

      Eliminar
  10. Modiano me cuesta, me aburre terriblemente y por eso de momento no voy a leer nada más suyo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente: sin llegar a esos extremos y aún habiéndome gustando la historia, de momento no voy a repetir con él. 1beso!

      Eliminar
  11. No es la primera reseña que leo sobre este autor que hace referencia a esa frialdad... Me apetece estrenarme con él, pero mejor será que no ponga alta mis expectativas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aconsejo que no lo hagas, Margari: a mí esa frialdad, ese distanciamiento, me sorprendió porque no me lo esperaba y me incomodó un poco, he de decir. Pero bueno, me gusta conocer de qué van los Nobel de cada año, así que no ha sido una mala experiencia. 1beso!

      Eliminar
  12. A mí también me ponen de los nervios esos comentarios. Y por supuesto voy a leer algo de él, pero no empezaré por este título. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sea cual sea el libro elegido, logres conectar con el autor. Y de los comentarios hay que pasar, aunque me alucina que lectores que se precian de serlo hablen tan a la ligera de otros lectores que eligen libremente leer el premio de turno. 1beso!

      Eliminar
  13. Lo de los premios, pues me pasa un poco igual que a ti, en cuanto a este nobel, cuando ganó me hizo poca gracia por el tipo de temáticas que me llaman menos, así que descarté leerlo, hace unos días me sentí algo más tentada por El café de la juventud perdida (creo que era así el título, lo tengo apuntado) el caso es que me da algo de pereza, pero de ahí a esas voces tocando la nariz de los lectores... no les veo ningún sentido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta seguir la ceremonia de los Nobel, porque siempre se plantean debates interesantes, como si lo ganará Murakami, Auster o un escritor desconocido de nombre impronunciable del que me entero de su existencia ese día... Vamos, puro noveleo. Yo antes del Nobel me había apuntado algún título, pero reconozco que creía que era algo muy denso... Dora Bruder no me pareció denso, pero sí distante y por eso no conecté del todo con la historia. Puede que dentro de un tiempo repita con Modiano, pero no será en breve. 1beso!

      Eliminar
  14. No estoy yo en un momento propicio para leer este tipo de libros. Lo que me pide el cuerpo es acción a cascoporro y humor (momento simple ON).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que una no puede estar en modo intenso todo el año! Yo también busco ahora cosas más sencillitas, que no me resulten pesadas de leer, así que te entiendo perfectamente. 1beso!

      Eliminar
  15. Aún no he leído nada de Modiano, quizá me anime con éste.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que está bien para empezar, por breve y por bien escrito, a pesar de la frialdad que destila. 1beso!

      Eliminar
  16. Todavía no lo he leído, no sé si es que no soy lo bastante paleta o lo soy demasiado, la verdad es que hay gente que tiene muy poco que hacer si pierden el tiempo diciendo esas cosas. En fin, este en cuestión no me llama por el tema y además empiezo a plantearme si no será hora ya de dejarlo, por favor, a quién se le va a olvidar? Además parece inútil que se recuerde porque siguen cometiéndose atrocidades de todo tipo. A ver si con otro me animo aunque en general tengo la impresión de que es un autor triste.
    Besos (perdón por el rollo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre los comentarios, pues sí, hay gente muy aburrida que lo único que hace es opinar sobre lo que hacen o deberían hacer los demás. Sé que el tema no es de tu agrado, así que no te lo recomendaría y entiendo tu posicionamiento: aunque a mí me parece bien que se recuerden unos hechos tan horribles, a veces me da la sensación que repetirlos y explotarlos tanto en literatura, cine o lo que sea los convierten más en ficción que en realidad y acaban agotando a cualquiera... Tienes toda la razón en pensar que es un autor triste, a mí me lo pareción. Y de perdón nada, usted aquí puede enrollarse todo lo que quiera. 1beso!

      Eliminar
  17. Yo si creo en los premios, otra cosa es que determinados libros premiados no nos gusten. Este, a pesar de los "peros" tan justificados que has encontrados no me importaría leerlo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, a veces el problema no son los premios, sino los premiados... Si lo lees, no me importará conocer tu opinión. 1beso!

      Eliminar
  18. Pues pese al premio yo tampoco me he estrenado con este hombre. Aunque fíjate, leyéndote, esta me ha parecido que tiene un pase. Teniendo el cuenta que el tema que abarca está más que explotado, me parece una visión un tanto distinta, no sé.

    Yo pocas veces me dejo influenciar en exceso por los premios. Me gustan, porque te recuerdan o te permiten descubrir autores y novelas, y hay premios merecedísimos, pero tampoco es ninguna obesesión el seguirlos de cerca ;)

    Besines, Tizire!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que el autor ha elegido una perspectiva original para abarcar el tema y te puedo asegurar que no resulta para nada morbosa, más bien se acaba centrando más en su vida que en la de la muchacha. Yo reconozco que tengo debilidad por ciertos premios, porque me han dado muchas alegrías, pero tampoco es que esté muy al día del calendario de premios literarios (excepto el Nobel, que te lo ponen hasta en la sopa). 1beso!

      Eliminar
  19. Uy, cómo ha cambiado esto, hace tiempo que no vengo por aquí... XD
    Una entrada muy currada :D
    Con todo lo que has contado, me entran ganas de leer el libro.
    Presto atención a todos os comentarios que hagan sobre los premios, pero no me influyen, yo tengo mi propia opinion y si un libro me atrae, lo leeré; que luego es muy malo? pues es lo que hay, pero no me dejo influir nunca.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que el cambio sea para bien y te gusta lo que ves! Me parece bien tu actitud ante los premios: al fin y al cabo, no existe jurado en el mundo que pueda decirte si un libro te gusta o no, más que tú misma. 1beso!

      Eliminar
  20. Éste fue también el libro que yo elegí para el homenaje navideño que le hicimos al autor. En mi caso, me encantó, y creo que esa distancia que tú comentas que Modiano tiene respecto a lo que cuenta, hizo que aún me conmoviera más la historia de Dora. Seguro que repetiré con este escritor.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo tu reseña, se notó que te había llegado el libro... Aunque a mí no me impactó tanto, me gustó probar la prosa de Modiano y acercarme a una perspectiva original sobre el tema, pero no repetiré con el autor en breve. 1beso!

      Eliminar
  21. No me importaría probar con este autor pero ya tenía hecha una elección. Hay por ahí otro librito que me llama algo más que este. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que el libro elegido te guste mucho, Marisa, espero tu opinión! 1beso!

      Eliminar
  22. ¡Hola!
    Pues una entrada muy completa y currada. No conocía este libro y ahora me han entrado ganas de leerlo a ver que tal.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado mi entrada y ojalá que disfrutes del libro si le das una oportunidad. 1beso!

      Eliminar
  23. Hola
    Una bonita reseña.Tengo a este autor pendiente.No he leído nada de el y tengo muchas ganas.Muchas gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y espero que disfrutes del autor si le das una oportunidad. 1beso!

      Eliminar
  24. Leí "En el café de la juventud perdida" y también le faltó algo para conquistarme. Sólo recuerdo el aire nostálgico que transmitía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota una prosa triste la de Modiano: he leído opiniones sobre varios libros suyos y todos coinciden... Supongo que ahí está parte de su encanto. 1beso!

      Eliminar
  25. No es la primera reseña que leo de este libro y me llama cada vez más la atención. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste mucho, es un libro bastante original en su planteamiento. 1beso!

      Eliminar
  26. Yo no hago mucho caso de los premios. Si me llama un libro lo leo, y si luego no me gusta... mala suerte :)
    Con este autor tengo ganas de ponerme, y este creo que me gustaría.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien: ningún premio debería definir nuestros gustos: si un libro premiado nos gusta bien y si no, pues nada. Ya me contarás qué tal tu estreno con Modiano! 1beso!

      Eliminar
  27. Yo soy de las que ante los premios literarios siento cierto recelo... En este caso no me llama nada la atención el autor, además veo que tampoco te ha entusiasmado... Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo depende del premio: algunos me dan mala espina, otros me llaman mucho la atención. Lo que nunca se me ocurriría es insultar a los lectores que se pirran por algún premio que a mí me disguste: cada quien hace lo que quiere! El libro no me ha maravillado, pero no está mal: quizás el problema está en la prosa tan seca del autor. 1beso!

      Eliminar
  28. Tengo pendiente leer a este hombre, apunto este =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lo disfrutes cuando le llegue el turno! 1beso!

      Eliminar
  29. Tengo pendiente leer a este autor pero no sé qué obra elegir. Quizás esta que has leído sea demasiado fría desde el punto de vista del narrador ¿no? Investigaré el resto de novelas pero me quedo con tu opinión, guapa.
    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cuando quise leer algo del autor miré en varios sitios y uno de los que más me recomendaban era este... En realidad el libro me gustó, aunque el tono me resultó un poco seco... No sé, quizás otros libros te atraigan más (Un pedigrí dicen que está muy bien). 1beso!

      Eliminar
  30. Me gustó mucho la prosa de Modiano en El café de la juventud perdida, pero también me faltó "algo" para hacer el libro redondo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La prosa es muy buena, pero no conecté con su tono, algo distante... En fin, quizás otro libro suyo me llene más! 1beso!

      Eliminar
  31. Parece que lo leímos a la vez. De las tres novelas de Modiano que he leído ésta es la única que no me dejó indiferente. Todo lo contrario, de hecho, - me hizo reflexionar sobre la fuerza y la importancia de la memoria individual.
    besos

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe