Libros Peculiares (II): Kakebo.

14:01


Hola a tod@s!

¡Qué bonitas son las buenas intenciones! Dicen que de ellas está el infierno empedrado... Hablo así porque el año pasado, después de las vacaciones, tenía ganas de llenar el blog de entradas innovadoras y al final me quedé sin fuelle; a pesar de que algunos de mis experimentos tuvieron éxito, mi inconstancia los dejó en pañales... Pero, en vez de quejarme, voy a proponerme retomar esas ideas y ser más persistente, que para eso todavía estamos a principios de año. Una de las nuevas secciones que creé y que, si las estadísticas del blog no me engañan gustó bastante, fue la de Libros Peculiares: en ella pretendía hablar de aquellos ejemplares bibliográficos un poco diferentes que pueden resultarnos útiles, bonitos, curiosos o que sencillamente necesitamos tener por fetichismo puro y duro. Hoy, después de tanto tiempo y siguiendo la estela que dejó el comentario que les hice sobre la agenda Filofax, les traigo un nuevo libro peculiar, especialmente indicado en estos tiempos de crisis:  Kakebo.


¿Pero qué "palabro" es éste? - se preguntarán ustedes extrañados. Kakebo significa en japonés "libro de cuentas para el ahorro doméstico", con lo que creo que queda bien clara cuál es su función: Kakebo es una especie de libreta de ingresos y gastos con un diseño muy atractivo e interesantes truquillos para aplicar en la economía casera que hacen que ahorrar se convierta en un juego. De la mano de un simpático cerdito ahorrador y del feroz lobo del gasto, Kakebo registra todas tus cuentas de manera diaria, semanal, mensual y anual, con lo que resultará más fácil percatarnos en qué se nos va el dinero y cuáles son esos agujeros negros que constante pero imperceptiblemente hacen que lleguemos desplumados a final de mes.

Vídeo Explicativo  del Kakebo (edición 2014)

Antes de profundizar un poco más, hablemos de Historia; no se crean ustedes que este libro fue creado ayer por la tarde para endosárselo a unos cuantos ilusos por Reyes, sino que tiene más de un siglo de antigüedad: fue ideado en 1904 por Motoko Hani, una de las primeras japonesas con estudios superiores y la primera mujer periodista de su país. En 1903 funda la revista femenina La compañera de la mujer (que todavía se publica), donde daba consejos sobre economía doméstica. Sabiendo que las mujeres eran las que controlaban las finanzas familiares, al año siguiente decide publicar el primer Kakebo, con el fin de fomentar el ahorro y de paso darles  a las amas de casa una herramienta que permitiera su mayor independencia económica. Kakebo fue un éxito rotundo y es utilizado masivamente por los nipones, que tienen a su disposición infinidad de variantes adaptadas a diferentes necesidades de ahorro. Existen incluso varias federaciones de kakebos donde se comparten consejos y se fomenta su uso de forma competitiva.


Hace dos años los kakebos fueron introducidos en España gracias a la editorial Blackie Books, que adaptó el concepto a nuestra realidad, muy diferente de la japonesa. Después de una primera edición exitosa han publicado para 2015 un "Kakebo mejorado" atendiendo a las recomendaciones hechas por los usuarios de la edición anterior, con lo que se han pulido algunas debilidades. Esta edición consta además de un mini kakebo portátil para llevar encima si es menester y tiene un diseño mucho más atractivo, que convierte el ahorro en una especie de pasatiempo. Kakebo empieza con una pequeña introducción histórica y un tutorial donde se explica paso a paso cómo utilizar el libro: es bastante sencillo y sirve para que hagamos una previsión de nuestros gastos y distingamos entre necesidades y cosas superfluas. La libreta de cuentas (que explicaré luego con detalle) está fraccionada en trimestres, al principio de los cuales el cerdito nos dará una serie de consejillos para ahorrar (uno curioso es que todas las monedas de 50 céntimos que lleguen a casa han de ir a la hucha, sin excepción). Al término del cuerpo central del Kakebo nos encontraremos con una serie de gráficos que deberemos rellenar a final de año para ver la evolución de nuestro proyecto de ahorro, un cuestionario que analiza en qué han cambiado nuestros hábitos y una sección de notas para apuntar lo que haga falta


Kakebo parece una agenda: abarca todo un año y está dividida por meses. Cada mes se inicia con una serie de pautas: se apuntan los ingresos, los gastos fijos, lo que quieres ahorrar y a partir de ahí, se calcula de qué dinero puedes disponer libremente. Además, hay que marcarse una serie de propósitos que a final de mes veremos si se han cumplido o no. Los meses, a su vez, están subdivididos en semanas, cada una de las cuales abarca dos páginas, lo que resulta muy cómodo y accesible. Estas páginas se dividen a su vez por días y a cada día le corresponde una columna donde se han de anotar los gastos, separándolos en cuatro categorías: supervivencia (lo básico), ocio y vicio (los caprichitos), cultura (me ha gustado que se considere consumir libros, películas o música una necesidad a tener en cuenta) y otros (gastos imprevistos, regalos, etc.). Todas las semanas se suma el dinero que invertimos en cada categoría y a final de mes repasamos nuestra economía mientras hacemos balance de nuestras fortalezas y debilidades. Supuestamente así seremos más conscientes del dinero que malgastamos y controlaremos más, lo que tiene como consecuencia una mejora de la salud de nuestros bolsillos.


No puedo hablar todavía de los beneficios de Kakebo puesto que, aunque me lo compré en diciembre, enero ha sido tan estresante que no lo he utilizado en serio. Creo que puede ser una buena herramienta si se aplica la clave para cualquier planificación de lo que sea a largo plazo: la constancia; hay que dedicarle todos los días sus cinco minutitos para anotar todos los gastos y hacer las sumas sin que se te olvide nada, y es importante no cansarse pronto, seguir la evolución mes a mes y comprobar si realmente se ahorra aplicando los consejos que nos dan. Frente a las innumerables apps para móviles que hay en el mercado y que valen para lo mismo, le veo la ventaja al Kakebo precisamente en su cuerpo de papel: creo que visualizar la evolución de nuestros ingresos y pagos en un formato libro mes a mes impacta (y afecta) más que echarle un vistazo a una pantalla.  Además, está el romanticismo de ir escribiendo una especie de diario indirecto de lo que es nuestra vida diaria, la real: las tapas que tomamos con los amigos, las pelis que fuimos a ver al cine, el problema que tuvimos con el coche, lo cara que vino la luz el mes que te dio por hacer repostería...


En definitiva, Kakebo es un libro que pretende echar una mano y que está cargado de buenas intenciones, así que mi simpatía ya la tiene asegurada. Creo que es ideal para personas que tengan que lidiar con muchos gastos, no sepan organizarse de manera eficiente y necesiten una ayudita extra que no resulte complicada de entender ni de asimilar. Mi objetivo con Kakebo es ahorrar, pero todavía no puedo dar fe de si funciona o no... Me quedan por delante once meses para entrenar mi persistencia y convertirme en una ninja de las finanzas: como lo consiga, ¡alabaré a Kakebo por encima de todas las cosas!

 ¿Qué les parece el libro peculiar de hoy? ¿Tienes algún truco infalible para ahorrar?¡Cuéntenme!

Te encantará

66 bocaditos!

  1. Justo pensaba en esas apps mientras te iba leyendo.

    Y bueno, yo soy un completo y confeso desastre para el ahorro, así que no soy el mejor para dar consejos, jajaja. El libraco sí me parece bien singular, visualmente atractivo. Y bueno, si sirve para ahorrarse unas perrillas, siempre es bienvenido :)

    Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estuve usando una app el año pasado y muy bien, pero cuando se acabó la versión gratuita... Me salía más barato comprarme el libro. A ver si funciona, aunque si no hay mucho que gastar, tampoco hay para ahorrar! 1beso!

      Eliminar
  2. No conocía esto del Kakebo, es curioso. Dentro de poquito voy a tener que administrar mi propio dinero, y parece muy útil y cuco, aunque me parece que no tendría la constancia suficiente para ponerme a rellenarlo. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo conocí hace un par de meses y me conquistó, y cuando en un viaje me lo tropecé, tuve que llevármelo a casa... Es una monada, pero hay que estar al pie del cañón: a ver si aguanto! 1beso!

      Eliminar
  3. Qué puedo decir, me encanta. Con lo ordenadita que soy yo, como par ano gustarme
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Pues entonces es ideal para ti! Échale un vistazo, que a lo mejor te gusta. 1beso!

      Eliminar
  4. Jajajaja, lo que no inventen estos japoneses, tan ordenaditos ellos. Me ha encantado :D. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que nos llevan siglos de adelanto... Normal que se puedan permitir viajes a Europa y nosotros no podemos hacer lo mismo y visitar Japón en masa! Nos hace falta un kakebo... 1beso!

      Eliminar
  5. Lo conozco y tuve un kakebo el año pasado, medio año para ser exactos luego caí en picado pero fui yo, no él. La verdad es que el año pasado no se contabiliza como productivo en muchas cosas y no vale, así que a ahorrar en dos mil quince. Me parece sobre todo muy adecuado para valorar todo pero requiere una constancia que a mi me cuesta. Ya nos contarás, espero que tu cerdito quede bien satisfecho.
    En cuanto a la sección libros peculiares, me gusta mucho, sea espaciada y a un ritmo algo... irregular :) aquí me quedo a ver lo que venga, cuando tenga que venir.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ains, medio año sin rendirte y al final se fue todo al traste? Muy mal, Marilú, muy mal ;P
      Yo a lo mejor debí haberlo usado el año pasado, porque este año ahorrar se plantea difícil, pero bueno, se intentará. La constancia es clave y requiere de entrenamiento: voy a ver si por una vezno me rindo a la primera de cambio. Ojalá que a final de año el cerdito de sus frutos! Me alegra que te guste esta sección: a mí me gusta buscar libros para rellenarla, pero la pereza siempre me llama... soy un desastre! 1beso!

      Eliminar
  6. Curioso libro. Pues podría ayudar, pero como a Marilú me falta constancia... Y no sé si al final terminaría enfadándome con este kakebo...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, con tal de ahorrar unas perrillas, me propongo la constancia como sea. Como funcione, kakebo todos los años, verás tú. 1beso!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. La verdad es que sí. Mola mucho. 1beso!

      Eliminar
  8. Es un libro muy curioso sin duda, no lo conocía aunque yo creo que no me serviría
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quiero creer que me va a servir, pero creo que el perfil de usuario va más dirigido a familias que a una persona sola que quiera ahorrar. No sé, te contaré a final de año si conseguí algo. 1beso!

      Eliminar
  9. Me parece muy curisoso, y he estado tentada, pero al final no me lo he comprado, a ver cómo me manejo yo y aa ver si tiro de él para el año que viene :-) Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo voy a probar este año a ver qué tal, pero como funcione... Vamos, que me haré predicadora del kakebo, que todo lo que sea tener un dinerillo extra viene genial. 1beso!

      Eliminar
  10. Qué original!!! me ha encantado!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste y ya sabes para cuando quieras ponerte a ahorrar ordenadamente! 1beso!

      Eliminar
  11. Me he quedado a cuadros... estos japoneses son la leche. Pero me parece muy interesante y seguramente le echare un ojo con mas detalle. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!Si es que los japoneses no queda lo que no inventan... Seguro que lo encuentras en alguna librería y lo puedes ver detenidamente, ya me dirás si te convence! 1beso!

      Eliminar
  12. Un libro chulísimo. ¿Truco? Gastar lo menos posible. jejjej Gracias por el post. Me parece una idea genial. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Como ese truco no hay ninguno! Pero bueno, unos consejillos extra nunca vienen mal. 1beso!

      Eliminar
  13. wahhhhhhhh que gran idea!!! aish con lo del ahorro y la libreta me he acordado de la madre de sin chan jajajajja
    me lo apunto y lo quieroooooooo
    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Para que veas lo implantado que está el kakebo en Japón! Pues hala, a la lista de deseos. 1beso!

      Eliminar
  14. Creo que necesito uno de estos con urgencia!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ups! Siento haberte generado tal necesidad... 1beso!

      Eliminar
  15. Me has dejado boquiabierta, bonita. Creo que necesito uno de esos. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Creo que lo que necesitamos todos es que funcione! 1beso!

      Eliminar
  16. ¡Lo que he aprendido hoy contigo! No conocía el kakebo ni a la periodista que lo puso en marcha ni que tuviera tanto éxito ni nada... Me encanta que retomes esta sección. Y lo de las buenas intenciones... En fin, que todos en la blogosfera hemos pecado de ellas, me temo. ¡Ánimo!

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me sorprendió la historia de la inventora del kakebo, una mujer pionera que fue un terremoto en una sociedad tan tradicional como la japonesa... Y mira qué buen legado nos dejó! A ver si las buenas intenciones vuelven a instalarse con esto del año recién estrenado. 1beso!

      Eliminar
  17. Me encanta el libro y pareciéndome mentira que se inventara cuando se hizo, en estos tiempos de crisis parece de lo más acertado. Yo siempre he sido de usar planings, pero como lo mío con el ahorro es una pesadilla, no me servían de nada y acababan en agua de borrajas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es alucinante que hace 100 años ya pensaran en un método para ahorrar de manera ordenada los gastos del hogar, a mí me alucina! Yo no suelo ser muy organizada, pero lo voy a intentar con todas mis ganas. 1beso!

      Eliminar
  18. Pues me parece una monada, y además muy práctica. Yo la verdad es que no controlo nada los gastos, o sea que no me iría mal empezar con él :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida al club de las descontroladas! Tengo muchas esperanzas puestas en el invento, a ver qué pasa a final de año. 1beso!

      Eliminar
  19. Me lo llevo anotado para que me ayude a llevar esas cuentas que para mi son imposibles. A ver si hace magia y me resuelve los problemas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el sistema es bien facilito, así que todo es ponerse! Yo también quiero magia en mi cartera, a ver a ver... 1beso!

      Eliminar
  20. ¿Un truco para ahorrar? Salir sin dinero a la calle, y sin tarjetas, claro. Me ha molado mucho la idea, estos japoneses...Qué raro que saliera en una revista femenina. Bueno, el caso es que es muy chulo, pero para gente muy organizada, yo creo que lo haría 3 días. Lo de apuntar es muy útil para ser más consciente del gasto, pasa con otras cosas también, te obliga a pensar. Un punto de oro lo de meter cultura en un apartado distinto de caprichos. Lo de las monedas de 50 me ha traído recuerdos de cuando vivía en la residencia de estudiantes, eran con las que funcionaba la lavadora, (había que poner cuatro, estas monjas...)y siempre que te daban alguna la guardabas aparte. Después de salir de allí lo seguí haciendo un tiempo casi sin darme cuenta.
    Me encanta esta sección, yo nunca encuentro cosas así. Y también me gustaba la de las cotufas.
    Un beso y ánimo con el ahorro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una idea infalible, sin duda! A mí me parece una herramienta muy útil, pero creo que pondrá a prueba mi constancia... A ver si aguanto. Lo de los 50 céntimos es una gran idea: yo antes lo hacía con monedas de euro extranjeras, pero lo dejé al tiempo, espero volver a implantar esa rutina! Me alegra que te guste estas secciones, a ver si les sigo dando vidilla! 1beso!

      Eliminar
  21. Con los roña que estoy yo desde que me he independizado es perfecto para mí. Aunque vamos yo ya llevo las cuentas super controladas sin librito ni nada jaja! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah bueno, si ya lo tienes bajo control no necesitas kakebo! Yo soy un desastre y me hace falta un empujoncito... Esperemos que sirva de algo! 1beso!

      Eliminar
  22. Conocía este peculiar libro-cuaderno (es muy bonito, por cierto), incluso lo he regalado en un par de ocasiones. Eso sí, creo que yo no le daría uso ...

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo has regalado es que eres una embajadora del kakebo! Y si no le darías uso es que eres una pro del ahorro, así que enhorabuena. 1beso!

      Eliminar
  23. Ostras, ya sé lo que le voy a regalar el año que viene a mi marido jejejeej.. Me encanta.. y creo que a él también le va a gustar porque hace lo mismo que esta libreta pero en plan cutre. Gracias por el aporte. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es un buen regalo, la verdad, sobre todo para empezar el año con buenas intenciones! Si hace lo mismo, ya verás que le encanta la idea. 1beso!

      Eliminar
  24. No conocía este libro pero creo que el año que viene ya tengo autorregalo xD Ya nos contarás si es efectivo de verdad.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un autorregalo estupendo, es lo que yo hice y espero que me funcione. 1beso!

      Eliminar
  25. Lo que no se les ocurra a estos japoneses.
    Soy del reto tarro-libros 2015 y estoy de visita por los blogs de los miembros del grupo. Así que, un placer, erizo-lectora.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tarrolibro es una idea genial que nos va a ayudar a ahorrar mucho. Muchas gracias por tu visita, ya me he pasado por tu blog y está genial. 1beso!

      Eliminar
  26. Ya le había echado el ojo, me parece tan práctico!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es estupendo, yo de momento estoy encantada. 1beso!

      Eliminar
  27. No lo conocía para nada, pero puede que sea hasta divertido mirar de apuntarlo todo y llevar así las cuentas que tocan. Un saludo Tizire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un diario de lo más curioso: es muy objetivo y habla de tu año a través de las cosas materiales, que tiene su punto. 1beso!

      Eliminar
  28. Lo conocía y me parece una gran idea. Siempre voy diciendo que no sé donde se me va el dinero (ejemlibrosejem) y creo que es una forma estupenda de tenerlo todo más controlado.
    Ya dirás si funciona o no.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Los libros... ese gran coladero de dinero... Lo malo/bueno es que en el Kakebo no es un gasto de vicio, sino de cultura, así que puede convertirse en una excusa para seguir gastando! A final de año te cuento como me ha ido. 1beso!

      Eliminar
  29. No había escuchado nunca la palabra Kakebo. Parece muy interesante la forma en que planifica la "pasta", pero creo que hay que ser muy metódica con todos y cada uno de los gastos. Por cierto, lo has explicado de una manera muy fácil y sencilla (y eso que parece complicado conseguirlo).

    Ya nos contarás qué tal lo llevas tú. :-)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el método con los kakebos es el mayor reto para el usuario: yo tengo esperanzas en acabar el año persistiendo. Muchas gracias por tus palabras, me anima a preparar más posts de este tipo! 1beso!

      Eliminar
  30. Respuestas
    1. Sí que lo es, échale un vistazo! 1beso!

      Eliminar
  31. Es muy chulo, pero yo creo que no tendría constancia para llevarlo al día.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cruzo los dedos por aguantar todo el año con él y ahorrar un poquito, pero a ver qué te cuento a final de año! 1beso!

      Eliminar
  32. Hola guapa!
    La verdad que pinta bien, pero como Teresa, no soy persona de constancia, me costaría mucho llevarlo al día. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es también mi problema: espero no rendirme en un par de meses!1beso!

      Eliminar
  33. ¡Muy bien explicado!
    Yo descubrí estas agendas cuando viajé a Japón hace ya unos años. De hecho, los llamados cashbooks son muy muy populares allí. Me compré un par (son de tamaño bolsillo) ya que aún no llevaba ningún tipo de economía doméstica y cuando publicaron los Kakebo en España me quedé alucinada porque no sabía si funcionaría aquí. Como veo que lo han adaptado a nuestras costumbres (estoy deseando echarle el ojo a la edición de este año) espero que ayude a controlar los gastos y ahorrar un poquito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte que hayas viajado a Japón! Yo leí que son muy populares y todo el mundo los tiene! Está todo adaptado a nuestra cultura, así que échale un ojo si tienes oportunidad. 1beso!

      Eliminar

Pinterest

Tizire

Archivo

Subscribe