Cotufeando... (III).

22:23


Hola a tod@s!

Después del superatracón de pelis que me pegué a principios de año, me he vuelto un pelín perezosa en cuanto a lo audiovisual: entre lo ocupada que he estado y la bendita procrastinación, pocas cosas nuevas he visto en estas últimas semanas. Sin embargo, ahora que han empezado las nuevas temporadas de muchas de mis series favoritas y han vuelto los estrenos interesantes, me dispongo a hacer tabula rasa, no sin antes decirles mi opinión sobre las poquitas cosas con las que me he tropezado últimamente. Es muy posible que algunos de mis últimos visionados les sorprendan... Si quieres saber por qué, ¡sigue leyendo!

La única película vista fue La importancia de llamarse Ernesto, basada en obra de Oscar Wilde. Se trata de una comedia de enredos ambientada a finales del siglo XIX: Jack es un hombre serio y respetado que de vez en cuando huye a Londres a desmelenarse, haciéndose pasar por Ernesto, su disoluto hermano imaginario. Su extravagante amigo Algy se entera de esta treta y hará uso de ella, escapándose a la casa de campo de su amigo durante la ausencia de este, con el fin de averiguar los secretos que aquel oculta. De esta forma nos encontraremos con dos Ernestos: uno (Jack), que intentará ser aceptado como prometido de la prima de Algy y otro (Algy) camelando a la inocente pupila de Jack para hacerse con sus favores. Las relaciones entre todos los personajes se tornarán cada vez más confusas y darán lugar a momentos hilarantes, en los que parece que los protagonistas no tendrán escapatoria. La ambientación y la calidad de los actores está fuera de duda, pero me ha parecido una película facilona y rodada con el piloto automático, aunque no sé si la culpa la tiene el director o la obra de la que parte (que aún no he leído)


Todos los años intento incluir alguna novedad en mi calendario seriéfilo para así descubrir nuevas historias y quizás engancharme a alguna. Esta temporada tocaba una serie sencilla y cortita y la elegida fue De la A a la Z, una comedia romántica que prometía mucho y que se quedó en nada. Los protagonistas son Andrew, un chico enamoradizo que trabaja para una web de citas y Zelda, una abogada controladora que no cree en el amor. Andrew y Zelda trabajan en edificios contiguos, y la serie supuestamente va a contar los ocho meses, tres semanas, cinco días y una hora que saldrán juntos, mostrandonos su relación de la a a la z (cada capítulo, de hecho, comienza aludiendo al abecedario). La serie empezó muy bien, con protagonistas carismáticos y una historia curiosa, pero fue degenerando en tramas aburridas, chistes malos, personajes que desaparecen misteriosamente y otros que no entiendes qué pintan ahí... La serie fue cancelada en enero, quedándose a mitad del alfabeto y acelerando un desenlace predecible que fue deslucido por esas prisas finales. Una pena que un planteamiento tan interesante quedara tan desaprovechado...


Aquí está mi descubrimiento de la temporada: oí hablar de esta serie tras su primer capítulo pero mi ceja suspicaz se levantaba irónica ante tanta alabanza... Pero fue entrar en El ministerio del tiempo... ¡y nunca más quise salir! La serie aúna dos de mis grandes pasiones, la Historia y los viajes en el tiempo, de una manera muy digna, sin que sus tramas den vergüenza ajena: Amelia (una de las primeras estudiantes universitarias españolas), Alonso (un soldado de los Tercios de Flandes) y Julián (un efermero del Samur) tendrán que viajar a otros momentos de la Historia de España para evitar que esta cambie, pues las consecuencias podrían se desastrosas para el presente. La serie mezcla humor, aventuras, acción y algún romance con acercamientos a momentos claves de nuestro pasado común; me ha encantado la importancia que se le ha dado al mundo de la cultura con tramas protagonizadas por Velázquez, Lope de Vega, Picasso o Lorca, que sistemáticamente se han convertido en lo más comentado de la red. Si tienen oportunidad y les gusta la buena televisión, no se la pierdan: es una pequeña maravilla.


Y aquí va una de las dos rarezas que he añadido a mi lista de visionados: ya les he dicho que apenas he visto nada nuevo y es que ¡no he tenido tiempo! Pero a la hora del almuerzo y de la cena dos programas me han hecho compañía últimamente y la verdad es que me han resultado bastante curiosos. El primero se llama Sabotaje en la cocina, y es un concurso que enfrenta a cuatro cocineros a lo largo de tres rondas: todos tienen que hacer el mismo plato pero, entre medias, han de pujar por una serie de objetos que les ofrece el presentador y que tienen el fin de entorpecer a los rivales. Yo con este programa me parto: ver cómo tienen que cocinar sobre una sartén escachada, picar carne con láminas de pasta, utilizar chocolate para un postre quitándoselo a unos mariscos o ver cómo tienen que apañárselas atados entre sí para hacer sus platos me parece de una crueldad suprema... y me divierte mucho, lo que supongo que habla muy mal de mí como persona. Que después de tanta trastada salgan platos comestibles es un misterio que ni los de Fátima...


El otro programa lo descubrí hace muy poco: se llama Best Ink y es un concurso para elegir al mejor tatuador. La dinámica personal de los concursantes es similar a la de cualquier reality, con sus buenos, sus malos, sus cretinos, sus "vengo a demostrar lo que valgo", sus "tengo una historia lacrimógena detrás" y, para ser honestos, me importa bastante poco (aunque inevitablemente algunos me caen mejor que otros). Pero la parte artística me interesa mucho: primero se enfrentan a una prueba creativa, donde han de dibujar, maquillar, pintar, etc., los objetos que se les presentan siguiendo una temática concreta que marcará cada programa y después deben tatuar a una persona de verdad intentando adaptar sus estilos a las historias de cada una de sus "pieles" (así denominan a sus conejillos de Indias). Yo no tengo tatuajes y con el miedo que me dan las agujas no sé si me haría alguno, pero me gusta mucho ver el trabajo de estos artistas de cerca, pues creo que debe requerir mucho talento y destreza y, de verdad, muchas veces crean verdaderas obras de arte.

Pues nada más, ¡esto es todo! Ya ven que hoy les enseño cosas muy diferentes a las que les he traído anteriormente... Algunos son verdaderos "placeres culpables"... ¿Has visto alguna de estas pelis o series? ¿Te llaman la atención? ¿Cuál ese programa que ves en secreto pero que disfrutas como un niñ@?

Te encantará

20 bocaditos!

  1. El ministerio del tiempo también me ha enganchado totalmente. Y de las pelis, como fan de Wilde, he visto la primera, y no sé cuántas veces. Y Best Ink creo que me he visto todas las temporadas el verano pasado, que estábamos enganchados toda la familia a estos programas. Y mira que no me pondría yo un tatuaje, pero es que demuestran un arte...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Me han hablado maravillas de El ministerio del tiempo, pero no tengo idea de cómo verla por aquí, a lo mejor y en la página web del canal que la emite o quizá por cable; voy a investigar un poco al respecto. Respecto a las otras series y películas, me gustaría ver La importancia de llamarse Ernesto pese a que no he leído la obra, quizá verla me sirva de empujón. Yo estoy enganchada a Poldark y Daredevil, entre lo nuevo al menos, que ya arrastro mucho...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes ver El ministerio del tiempo a través de la página web de televisión española (http://www.rtve.es/television/ministerio-del-tiempo/) que ofrece la serie gratuitamente para aquellos que no la pueden seguir por televisión. No te la pierdas! 1beso!

      Eliminar
  3. Yo ahora no veo mucho la tele pero la película sí que la he visto y la serie no la conocía, bueno, la comedia romántica porque de El misterio del tiempo sí he oído hablar y muy bien, así que me apetece ponerme con ella
    Besos

    ResponderEliminar
  4. La de Ernesto la dejo pasar porque si va a lo fácil la historia ya me la sé así que nada. Con el Ministerio me pasaba como a ti, que tanta alabanza no me acababa de convencer pero tendré que probar a ver qué tal, si no va bien con dejarla, asunto arreglado. Yo también he sufrido el empacho de cine con los Oscar y te quedas como con ganas de no pasar por el cine en una temporada. Respecto a series mi imprescindible es ONCE, cada vez me gusta más aunque reconozco que algún capítulo o tramo de temporada, casi siempre hacia la mitad se me ha hecho un poco pesada pero ha merecido la pena seguir.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Vi el primer capítulo de El ministerio del tiempo, pero no lo he seguido; en mi casa no gusta. Así que me dedico a leer o a ver alguna serie en el ordenador. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Yo soy también ministérica a muerte!! Es increíble que haya un producto nacional con tanta calidad, tan bien ambientado y asesorado, para los amantes de la cultura es genial, y encima tienen unas tramas y un guión buenísimos... En cuanto a la importancia de llamarse Ernesto, quiero vérmela, pero siempre la he ido posponiendo, porque me quería leer antes la obra de teatro, a ver cuando lo hago.

    Besoosss!!

    ResponderEliminar
  7. No he visto nada, pero me llama muchísimo la atención El ministerio del tiempo. No me fiaba especialmente de ella, pero son tantas las buenas críticas que cosecha, que sopesaré la idea de darle una oportunidad.
    Desconocía que había película de La importancia de llamarse Ernesto, y aunque me la apunto, no la veré hasta haber leído la obra original.
    Un beso<3

    ResponderEliminar
  8. No he visto nada pero me llevo el cine, en la tele francesa hay un programa parecido a Cutthroat kitchen que es sobre pasteles, ni te puedes imaginar, se te van los ojos de las cosas que hacen chavales de menos de 25 años... me encanta porque cuentan cómo aprendieron a hacer esas maravillas... TODOS han aprendido el oficio de sus padres y se nota. No soy mucho de tele pero si me recomiendan como tú algo ene specífico sí que lo veo. Ya te contaré :) Besos :)

    ResponderEliminar
  9. También me he enganchado al Ministerio del tiempo, besotes

    ResponderEliminar
  10. Pues lo que más me llama la atención es El Ministerio del Tiempo, pero como no vi el primer capítulo ya no vi los demás y no me pude volver ministérica. Alguna vez me he planteado ver la serie por internet, pero últimamente estoy poco dada a lo audiovisual y no veo apenas series o películas...
    Los programas de cocina no me van, pero el que comentas me ha parecido muy curioso jaja
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Lo del ministerio del tiempo me tiene intrigada, ya me han dicho varias personas que está genial. La verdad es que tengo temporadas que no me da tiempo a nada pero a nada, nada (y ya me cuesta sacar para leer) y he dejado de ver muchas cosas por la vista (es largo de contar) y porque no me concentraba mucho (más largo todavía de contar) para mi ver una película es casi un regalo si te soy sincera :) Lo de los tatuajes me ha sorprendido sí, jajaja. Lo de la cocina me convence más. Me gusta mucho esta sección, siempre me descubres cosas.
    Un besote

    ResponderEliminar
  12. A mí también me ha gustado "El ministerio del tiempo", aunque reconozco que no he podido ver todos los capítulos.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Pues mira, me descubres unas cuantas que ni conocía de refilón :)

    La única que también me parece la mar de curiosa y con la que me animaré pronto es "El ministerio del tiempo". Termino "The strain" y los vampis y me pondré con ella a ver qué tal, aunque últimamente ando liado y como tú un pelín atascado con el cine.

    Besines!

    ResponderEliminar
  14. De El Ministerio del Tiempo sólo he oído cosas buenas, así que la tengo muchas ganas!! A ver cuando me pongo con ella:)

    ResponderEliminar
  15. Me gustó La importancia de llamarse Ernesto, aunque tampoco he leído la obra y no puedo establecer comparaciones. Besos.

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola!
    Otra más que se une a lo bien que se habla de "El ministerio del tiempo" He oído hablar maravillas de la serie y tengo ganas de verla, así que a ver si me animo, que con tanto comentario positivo siento que no puedo perdérmela...
    Por otro lado, no me ha llamado mucho la atención el resto de películas/series. La de Wilde, quiero leer primero el libro (me encanta este autor y espero que caiga pronto, aunque aún no lo tengo), pero la serie de comedia romántica... no me llama y eso que este tipo de series suelen gustarme.

    He visto algún capítulo de sabotaje en la cocina y me encanta xD. Pero es que este tipo de programas siempre me conquistan, cuando hay una cocina de por medio jaja.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Últimamente escucho tantos comentarios sobre El ministerio del tiempo que me está empezando a cansar. Sí, soy de esas raritas que cuanto más escuchan hablar de tal o cual cosa, más la evita. Pero la verdad es que tengo curiosidad por descubrir por fin alguna serie española de calidad, pues hasta el momento no he visto más que las comedias 7 vidas y Aída (al principio).

    Un beso, Tizire!

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias a todos por comentar en esta entrada tan rara: ya sé que no hablo de demasiadas cosas nuevas y que la inclusión de algún programa de televisión puede echar para atrás, pero si lo comparto es porque creo que puede resultar divertido o interesante para alguien. Los que viven en el extranjero que sepan que pueden ver series como El Ministerio del Tiempo en la página oficial de Televisión Española y los demás programas... pues ni idea, yo los veo a la hora de comer, para tener algo de fondo. 1beso!

    ResponderEliminar
  19. Me apunto La importancia de llamarse Ernesto (y de paso, el libro). Colin Firth me llama poderosamente =D
    Menos mal que no vi De la A a la Z. Es que los protas no me llamaban nada y la historia tampoco es que fuera nada de los normal, así que... Eso que me ahorré ^^
    El ministerio del tiempo quiero verla ya que dicen que está tan bien. Le daré una oportunidad.
    El programa de la cocina me ha hecho gracia, lo buscaré XD

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe