El año sin verano.

11:57

Reseña, Opinión, Libro, El año sin verano, Carlos del Amor

No sé cómo habrá sido el invierno allá donde ustedes viven, pero aquí, en mi terruño, ha sido el más frío de los últimos 17 años. Esto llevó a que me pasara la mayor parte de los últimos meses bajo capas y capas de ropa ante el congelamiento inminente de mis extremidades y cuando andaba por casa, mis pintas eran más de esquimal que de otra cosa: a modo de rollito de esa primavera que tanto añoro, me envolvía meticulosamente en una mantita peluda, con precaución de no dejar ni la punta de la nariz fuera. Puede parecer una exageración, al fin y al cabo, vivo en unas islas con clima subtropical donde precisamente muchos guiris se refugian en busca de unos rayitos de sol... Pero les juro que no, que yo he pasado mucho frío y he llegado a temer que este largo invierno nunca llegue a su final. Puede que por este motivo me haya parecido oportuna la lectura de una de las novedades de las últimas semanas: escrita por Carlos del Amor, periodista cuyo particular estilo a la hora de realizar reportajes me tiene enamorada, El año sin verano era uno de esos libros que me leían la mente en cuanto a cuestiones meteorológicas... Encontrarlo en la biblioteca y comprobar lo finito que era (no sé por qué me había imaginado un tocho de 500 páginas, como los que suelen sacar todas las celebrities) fueron los alicientes que me empujaron a leerlo sin demora, deseando en mi interior que el agorero título de esta obra no se hiciera realidad en este 2015 de cambio climático latente.

Edificio de El año sin verano, Carlos del Amor

Parece ser un verano como otro cualquiera, pero no lo es: los meteorólogos coinciden en que, por primera vez desde 1816, este va a ser un año sin verano. Pero, con buen tiempo o sin él, la vida sigue como siempre, y la ciudad se vacía en un mes en el que todo el mundo coincide en salir de vacaciones. Nuestro protagonista, periodista de profesión, tendrá que quedarse trabajando ese  agosto en Madrid, lidiando como puede con las obligaciones laborales, la reciente muerte de su padre, su futura paternidad y el estancamiento en el que se encuentra su próxima obra literaria, cuya trama no avanza a pesar de que el plazo de entrega se acerca... Teóricamente el mes de soledad al que se enfrenta le va a servir para poner todas sus cosas en orden,  pero sus buenas intenciones se van al traste cuando encuentra en el rellano de la escalera un llavero perdido, perteneciente a su portera, que tiene copia de todas las llaves del edificio. La tentación por conocer la vida de sus vecinos es demasiado grande, así que aprovechará la ausencia de estos para allanar sus casas  e investigar sus vidas, descubriendo por el camino historias increíbles, dignas de formar parte de una novela.


El año sin verano es dos libros en uno: por una parte, tenemos lo que ya he comentado, la historia de un periodista atribulado que comienza a colarse en las casas de sus vecinos, con el fin de cotillear un poco en sus vidas. Pero a la vez nos encontramos con las historias que nacen a raíz de esa investigación, pues en los pisos de al lado surgen algunos misterios y coincidencias que nuestro protagonista pretende desentrañar: ¿por qué el vecino del quinto izquierda conserva los periódicos del mismo día desde hace más de 30 años? ¿qué fue de su esposa a la que tanto amó y de la que no había oído hablar? ¿dónde se encuentra aquel vecino del ático que nunca aparece y que cedió su céntrico piso a un sobrino actor? Las respuestas a estas preguntas y a otras más que van surgiendo serán convenientemente desarrolladas por el autor, que juega a la metaliteratura con nosotros, haciendo que confundamos realidad o ficción y que continuamente nos preguntemos si la historia está o no basada en hechos reales: ¿fue capaz Carlos del Amor de invadir los apartamentos vacíos de su edificio con nocturnidad y alevosía para averiguar los secretos más ocultos de sus residentes? Las pocas páginas de las que consta el libro no nos lo aclara, pero a cambio nos ofrecen una bonita historia de caminos cruzados, amor y misterio de la que es mejor no saber demasiado para acompañar en nuestras pesquisas al protagonista, dejándonos llevar por la magia de una narración sencilla, amena y terriblemente encantadora.


El autor va entrelazando su trama personal con los hechos del pasado de una manera muy elegante, casando ambos elementos con naturalidad, sin imposturas. Las casualidades de la vida hacen que se sienta muy identificado con uno de sus vecinos, con el que comparte profesión y gustos culturales: las referencias al mundo del arte serán constantes pero no resultan excesivas, puesto que Carlos del Amor ha logrado integrarlas de manera adecuada en el argumento, llegando a formar parte importante del mismo. El narrador salta del relato en primera persona de sus vivencias veraniegas a la narración omnisciente cuando recrea, según las pistas que va recolectando, lo que pudo suceder en su edificio años atrás, configurando una novela muy entretenida y ágil, que nos hace cómplices de lo que nuestro periodista va descubriendo. El final tiene truco: sin desvelar demasiado, tengo que decir que al principio logró engañarme y me molesté con esa elección, pero esperé un poco más y recibí una respuesta que, no sé si es la que esperaba pero que al menos me resultó convincente. Uno acaba el libro con la agradable sensación de haber leído una historia escrita con mucho mimo, llena de pequeños detalles y guiños con los que es muy fácil conectar y que dejan una impresión plenamente satisfactoria.

Los tres viajeros aéreos favoritos, John - Francis Rigaud, Cuadro Libro El año sin verano Carlos del Amor

Aunque la premisa de la que parte el libro, esa de entrar en las casas ajenas a cotillear, no es una idea que me apasione (si estuviera en la situación del protagonista probablemente hubiera devuelto las llaves y punto), me ha gustado la manera en la que el autor ha desarrollado una historia a partir de ahí, dándole una personalidad autónoma al relato de sus experiencias estivales y llenándola de pequeñas referencias a otros libros y otras vidas que resulta muy entretenido descubrir. La prosa del autor es muy atractiva, pues combina belleza y sencillez, lo que hace que nos sintamos muy cómodos entre estas páginas, jugando a desentrañar qué es verdad, qué es ficción y qué puede pasar en la intimidad de esas vidas paralelas que se cruzan en el ascensor. Parece que el tiempo está cambiando y en los últimos días vuelve a salir el sol; eso me hace pensar que el frío se está marchando definitivamente... Pero si al final es una falsa alarma y las temperaturas vuelven a bajar, recordaré que mi experiencia en El año sin verano fue tan viva y cálida como una tarde de frío invierno al amor de la lumbre. 
Nadie cuenta o contamos la realidad totalmente al pie de la letra; inventamos o maquillamos lo que vivimos para hacerlo un poco más interesante. La vida es literatura y todos somos, en cierta medida, escritores. Cuando volvemos de vacaciones, por ejemplo, si alguien nos pregunta qué tal, condimentamos los buenos momentos un poco, casi nadie responde "mal", o "regular" o con un simple "bien". Inventamos; inventamos constantemente hasta construirnos unos recuerdos en los que se entremezclan lo vivido y lo ficticio de tal forma que al cabo de un tiempo ya no sabemos si lo que sucedió es del todo cierto o no. Siempre pienso esto cuando observo las páginas de Facebook de la gente. Un tanto por ciento muy elevado está lleno de fotografías de instantes increíbles, como si todo el mundo se pasara la vida en un concierto, en una gran comida o en un viaje interminable; seleccionan la mejor foto, el mejor momento, lo exageran y dentro de unos años, cuando miren ese álbum virtual, se darán cuenta de que tono fue maravilloso. El hombre es un superviviente de su propia vida.

Te encantará

57 bocaditos!

  1. Ostras Tizire, había leído la sinopsis del libro y lo había descartado porqué pensé que iba de otra cosa. Pero cotillear a los vecinos ¡Qué indiscreto! Me lo apunto. Creo que me puede gustar. Un manojo de llaves son una tentación. jajaja
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo también pensé que sería diferente y la trama me sorprendió: no está mal la historia. 1beso!

      Eliminar
  2. Hola!!
    Es un libro que llama mucho la atención, no sabía nada de él. Haz realizado una reseña estupenda, gracias por compartirla.
    Besos.

    P.D.: Por lo que parece el frío no nos abandona, pero ya están los días más soleados :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, ojalá que el libro te guste y el sol se quede mucho tiempo. 1beso!

      Eliminar
  3. ¡Hola! Me apunto este libro, me has convencido con tu reseña. Gracias.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya buscado, es un libro muy agradable. 1beso!

      Eliminar
  4. Tiene buena pinta pero con tanto pendiente y tanto deseado no sé si podré hacerle hueco. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo: yo lo colé porque era cortito y el autor me encanta, que si no... 1beso!

      Eliminar
  5. Un libro que ya tenía fichadito y tu maravillosa reseña me deja aún con más ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado la reseña así que me lo anoto!! Yo aun algo viviendo debajo de la manta del sofá jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, el frío no se va, eh? Esperemos que el sol venga para quedarse en breve! 1beso!

      Eliminar
  7. Tengo este libro pendiente y sigue pendiente, por supuesto jaja. Muy buena reseña. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya le llegará su turno, no te preocupes. 1beso!

      Eliminar
  8. Tu descripción del invierno me ha recordado a Invenalia ;) Confieso que me encanta el frío, aunque no creo haber pasado uno tan intenso como el que han tenido por allí, menos mal. El libro me lo llevo, seguro que sí, te ha quedado una reseña genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo vivo en Invernalia! La gente piensa que Canarias es calor y playa pero nonono! Jejeje, ojalá que te guste el libro, 1beso!

      Eliminar
  9. Quiero leerlo. Me quedé con ganas de más Carlos del Amor con La vida a veces.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo La vida a veces en la estantería y espero no tardar mucho en leerlo, que me cae bien el autor. 1beso!

      Eliminar
  10. Sí, mujer, tendrás verano, no padezcas, el libro en sí no me acaba de llamar porque la idea de partida no me convence mucho. Imagino que algunos relatos o historias me gustarían pero el conjunto no me cuadra y menos con ese final que ha disparado las alarmas aunque luego le encontraste el punto, yo también hubiera devuelto las llaves. ¿Tanto tiempo pasaba en las casas?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo, no sé yo... Menos mal que el sol está saliendo estos últimos días! El libro, sin llegar a entusiasmarme me ha gustado, aunque reconozco que algunas cosas no son muy convincentes... Y sí, pasaba mucho tiempo en las casas, noches enteras. 1beso!

      Eliminar
  11. Este libro me llamó la atención cuando lo vi en novedades, así que gracias por la reseña porque ahora ya me hago una mejor idea de él. Me pasó un poco como a ti, pensé que era un libro bastante grueso (no sé por qué pero la portada me parecía de tocho). Me ha encantado la cita con la que cierras la reseña. A ver si puedo darle una oportunidad.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es finito, lo que me resultó sorprendente y me hizo leerlo antes. Espero que te guste, 1beso!

      Eliminar
  12. No conocía este título, pero me ha parecido curioso. Me lo apunto a ver si yo también me lo encuentro en la biblio.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfrútalo si cae en tus manos. 1beso!

      Eliminar
  13. La verdad es que estoy leyendo muy buenas reseñas de esta novela. Apuntada la tengo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin ser una historia brillante, es un libro muy agradable que se lee con gusto. 1beso!

      Eliminar
  14. Hola! Muy buena reseña me lo apunto. Aquí ya empieza hacer sol :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, disfruta del solecito! 1beso!

      Eliminar
  15. ¡Hola!
    Pues lo tengo pendiente de leer, espero que me guste tanto como a ti >.<
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo espero, ya me contarás. 1beso!

      Eliminar
  16. Sabía de la existencia de esta novela, que me llamó la atención precisamente por el título, pero no conocía nada de su argumento y, tal y como lo cuentas, parece interesante y entretenida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el argumento me sorprendió bastante, no me lo esperaba, pero está bien llevado. 1beso!

      Eliminar
  17. Yo no he tenido ningún problema con el frío este año, soy de las raras a las que le gusta el invierno.
    Respecto al libro, la verdad es que no me había parado a mirarlo realmente, pero por lo que cuentas de él veo que no pinta anda mal. No lo descarto para más adelante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué dices! Pero si ha hecho un frío del copón! El libro está bien, no es brillante pero sí muy agradable. 1beso!

      Eliminar
  18. No conocía este libro y el planteamiento me parece original, tampoco soy muy cotilla, pero construir una historia a partir de ese colarse en casa de los vecinos se me ha hecho irresistible :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un punto de partida interesante, nunca lo había visto pero entiendo que resulte irresistible: da pie a muchas "fantasías personales". 1beso!

      Eliminar
  19. Coincidimos en cuanto a la opinión de este libro, Tizire! Me sorprendió y gustó a partes iguales.(Y lo del tocho... yo pensaba lo mismo) jajaja Es más profundo de lo que puede parecer en un principio, gracias a esos trocitos de vidas normales y corrientes que todos vemos a nuestro alrededor. Me alegro de que lo disfrutaras, yo también lo hice :)

    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco el autor va profundizando, pero reconozco que, aunque lo disfruté, algunas cosas me parecieron un poquitín forzadas. Aún así, lo recomiendo mucho. 1beso!

      Eliminar
  20. Oye, parece muy interesante. Me lo llevo anotado.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Aunque veo que está gustando esta novela, no me termina de convencer. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te llama, déjala pasar sin remordimientos. 1beso!

      Eliminar
  22. Qué buena pinta tiene este libro, amiga Tizire. Yo también he pasado un invierno muy frío, aunque aquí, por el centro, estemos más acostumbrados que tú. Y aunque recién llegada de una de tus islas (con la sana intención de traerme bien cargada la batería) sigo necesitando el calor ese que te ha dado este libro, así que me lo llevo ;D. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que soy de secano y se supone que aquí hace buen tiempo... Pero, afortunadamente, vuelve el calor y ya no debo temer por un año sin verano. 1beso!

      Eliminar
  23. Pintaza! Yo soy una cotilla empedernida así que creo que me encantaría :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, entonces este libro es para ti. 1beso!

      Eliminar
  24. Me ha parecido entretenido, me gusta su sencillez con esas pinceladas casi poéticas a veces, pero como reportero me gusta más. Como no lo tolero es como comentarista de la gala de los oscars, es como si fuera otra persona, pero bueno, el libro en sí me ha gustado en general. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, no lo he visto como comentarista de los Oscars, por lo que dices me sacaría de mis casillas... El libro ha estado bien, pero también lo prefiero como reportero. 1beso!

      Eliminar
  25. Yo también he pasado mucho frío, de hecho, todavía tengo y estoy deseando que llegue el ansiado verano. Este libro en su día no me llamó lo más mínimo, tu reseña me hace replantearme su lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es que el autor me cae muy bien, aunque sus reportajes para la tele me gustan más... Pero es un libro bonito y entretenido, quizás te guste. 1beso!

      Eliminar
  26. Me parece un planteamiento original, pero no me acaba de llamar del todo. Así que esta vez lo dejaré pasar...
    1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te llama, ni lo pienses, que tenemos demasiadas cosas por leer. 1beso!

      Eliminar
  27. ¡Hola!
    Otro de esos libros a los que les tengo ganas. Pero entre tanto pendiente, sabe Dios si en algún momento encontraré un ratito para leerlo.
    Gracias por la reseña. Es eestupennda. :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Para que negarlo. A mi me hubiera encantado ser el prota. Una historia original que me encanto.

    ResponderEliminar
  29. Yo lo he leido, y no pasa de ser un entretenimiento, literatura ligera. Se hace ameno, pero nada mas, no es.un buen libro ni algo inolvidable. Si en vez de salir en la tv fuese una persona anonima pasa sin pena ni gloria. Saludos

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe