Un hotel en ninguna parte.

9:00

Portada, Libro, Un hotel a ninguna parte, Mónica Gutiérrez, ebook

Soy una lectora de exteriores, no me gusta mucho leer en casa. Allí claro que tengo mis rincones donde ponerme calentita con una manta y sentir la lluvia a través de la ventana mientras leo, pero si tengo que elegir prefiero llevarme el libro de paseo y sacarlo en cualquier parque, cualquier autobús, cualquier sala de espera. No sé, creo que cada libro tiene su contexto, y el contexto de mi hogar es para hacer otras cosas: allí me dedico más a lo académico - laboral - festivo, las aventuras prefiero vivirlas en otro lugar. El problema surge cuando paso mucho tiempo fuera y no tengo un libro a mano ¿qué hacer si se me olvida meter una novela o mi e-reader en el bolso? En esa tesitura me vi a finales del año pasado, cuando me di cuenta de que tenía que afrontar un vuelo de unas dos horas y pico sin nada para leer... Las opciones eran pocas: o me empollaba la revista publicitaria que ofrecía el avión o me echaba una siestecita, pero no me apetecía demasiado ni una ni otra. Tras el despegue, cuando nos dejaron encender los teléfonos, me di cuenta de que tenía instalada la aplicación de Amazon en el móvil, así que aproveché para cotillear en mi estantería. Tropecé entonces con el último libro de nuestra compi bloguera, Mónica Gutiérrez, cuya lectura había pospuesto hasta encontrar el momento adecuado, y entonces vi la luz: no pude concebir un marco mejor para leer un título tan sugerente como Un hotel en ninguna parte que a 10.000 kilómetros de altura, sobre un algodonoso mar de nubes, navegando en un cielo dolorosamente azul.


Emma es una joven y guapa violinista a la que las cosas no le pueden ir peor: una desgarradora ruptura amorosa la deja de golpe sin pareja, sin casa, sin trabajo y sin esperanza. Emma es un corazón roto que atraviesa una profunda depresión que parece no tener fin. Esta situación empezará a cambiar cuando acepte un trabajo como camarera en un recóndito hotelito rural, El Bosc de les Fades, un lugar encantador donde la muchacha podrá lamerse las heridas y empezará a recomponer su alma. A través de los e-mails que Emma envía a su mejor amiga Anna conoceremos la nueva vida de nuestra protagonista, que pasa de lo oscuro a lo luminoso gracias al aprecio por las pequeñas cosas, las nuevas amistades y la influencia de un lugar mágico que resulta sanador en todos los sentidos. En este hotel en ninguna parte Emma se encontrará a sí misma, recuperará la ilusión y volverá a creer que las segundas oportunidades son posibles.


Son muchas las vidas que se cruzan tras los muros de El Bosc de les Fades, pero tres tienen un protagonismo especial. En primer lugar tenemos a Emma, la bella violinista de corazón roto que tratará de recomponerse en tan idílico rincón: Emma escribe sentidos e-mail a su amiga Anna gracias a los cuales conoceremos su historia, nos acercaremos a su personalidad y descubriremos las sorpresas que le depara el destino. Su estancia en El Bosc de les Fades será el bálsamo necesario para volver confiar en sí misma y en el futuro. Compartiendo protagonismo con Emma están Tristán y Samuel, los hermanos Brooks, dueños del bucólico alojamiento, que son muy diferentes entre sí: Tristán es un volcán de energía y optimismo, un muchacho despistado, ligón, aventurero y graciosete, mientras que Samuel es la formalidad hecha persona: serio, responsable, introspectivo... Cada uno afronta la vida  y los problemas que atraviesa el hotel de diferente manera, creando un curioso contraste que se remarca en el tono que emplean en los correos que le envían a su paciente madre, en los que desgranan sus preocupaciones y nos muestran sus caracteres. Encontramos también una serie de secundarios que me han gustado incluso más que los protagonistas, pues todos tienen una forma de ser muy bien definida y una interesante historia detrás: desde el cocinero - rockero Joaquim hasta la dulce camarera Mabel y su encantadora hija Aurora, pasando por Phillip, el recepcionista gruñón o mi favorito, el exitoso escritor William Lexington; todos le dan un bonito color a una historia muy amable que nos acoge con cariño en su seno para no dejarnos escapar.


La lectura de este libro resulta muy fácil y entretenida gracias a una prosa ágil, sencilla y muy evocadora, que le da calidez al relato. Desde que el lector se acerca a las inmediaciones del hotel se ve envuelto en una atmósfera llena de encanto y delicadeza, que hace de su estancia en este establecimiento una auténtica delicia. Mónica Gutiérrez describe profusamente todos los aspectos de esta novela, convirtiéndola en un tesoro  para los sentidos: la música, la comida, la ambientación nos permiten experimentar en nuestra piel lo especial que es el lugar en el que se desarrolla la  acción y soñar con que un sitio así pueda existir en la realidad. La estructura en forma de e-mail le da mucha agilidad al texto y nos deja conocer en detalle la psique de los protagonistas: aunque no leeremos nunca las respuestas a las epístolas que envían, por el contexto podemos ir adivinándolas y apreciando los pequeños cambios que se producen, lo que me ha parecido un ejercicio de sutileza y elegancia a valorar positivamente.


Tras la hermosa portada de Un hotel a ninguna parte encontramos una lectura muy amable y fascinante que sin duda, merece dar el salto al papel; no entiendo cómo una novela así no ha podido llamar la atención de ninguna editorial, ¡seguro que enamoraría a muchos lectores!. Esta es una de esas historias mágicas que se van cociendo a fuego lento y que se leen con una sonrisa y un par de mariposas revoloteando en el estómago. Debo reconocer, sin embargo, que en algunos momentos me hubiera gustado un poco menos de dulce en las descripciones hechas por Emma, que a veces se pasaba de melosa a la hora de narrar todo lo relativo a su estancia en el hotel, pero creo que eso sólo puede molestar a brujas sin corazón como yo. Leyendo este libro sólo se me venía una palabra a la cabeza para definirlo: cucusero, es decir, adorable, bonito, acogedor, carismático, singular; uno de esos relatos que apetece seguir leyendo y en los que no paras de pensar cuando no lo tienes cerca... Un libro, en definitiva, que deseas con todas sus fuerzas que se materialice, porque sabes que en Un hotel en ninguna parte todas las penas se acaban extinguiendo; ¿quién no querría hospedarse en un lugar así?

Cuando me dijiste que me habías conseguido trabajo en El Bosc de les Fades te olvidaste de añadir "si es que eres capaz de encontrarlo". Aquí no hay hadas. Hace mucho tiempo que se fueron de este bosque sombrío y tétrico. Y desde luego, si alguna vez visitaron el hotel fue por casualidad porque llegar hasta aquí es cuestión de azar.

Te encantará

59 bocaditos!

  1. Me encantan las novelas de éste tipo, donde un personaje herido sale adelante y consigue superar el dolor y volver a sonreír.
    Además la leíste en un lugar maravilloso >.< Resultó una suerte olvidar la novela o el e-reader.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si estas novelas te gustan, no te pierdas la de Mónica, que es una pasada. 1beso!

      Eliminar
  2. ¡Bendito avión, amiga mía! Me alegro muchísimo de que entre las nubes encontrases este hotel y le dieses una oportunidad. Gracias por tu reseña, tan generosa y llena de cariño, veo que has conectado perfectamente con el lugar y los personajes, qué alegría. Me ha hecho gracia lo de Emma demasiado dulce, jajajaja!!! Se me va la mano con el azúcar, lo sé, pero es que me sale así, no puedo evitarlo!!!
    Un millón de gracias, Tizire, me ha encantado acompañarte a 10.000 kilómetros de altura. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues sí, entre nubes visité a tu hotel y no pudo ser mejor experiencia! Gracias a ti por crear esta historia tan especial y llena de encanto! Lo del azúcar quizás sea culpa mía, que a veces soy una chunga! 1beso!

      Eliminar
  3. La tengo en el Kindle y solo me falta encontrarle el momento.

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía pero tiene una pinta muy buena.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra habértelo presentado, es un libro muy especial. 1beso!

      Eliminar
  5. Parece una monada, con lo cursi que soy, seguro que me gusta... me lo apunto para cuando me apetezca una lectura más ligera y agradable.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, así que cursi, eh? Te recomiendo esta lectura, es muy fresquita y cucusera. 1beso!

      Eliminar
  6. A mí también me gustó mucho y además se nota que la autira va creciendo y estoy segura de que algún día tendrá su oportunidad. Sí que Emma a veces se pasa de pastelosa pero bueno, yo también me quedo con la parte de la relación con el escritor y con los paseos al pueblo, qué envidia de sitio. Espero que Mónica siga escribiendo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que leer el libro anterior, pero no me cabe duda de que Mónica tiene mucho talento y merece una oportunidad. Quién tuviera la suerte de alojarse en un lugar así! 1beso!

      Eliminar
  7. También me gustó mucho, Mónica escribe genial y leer sus historias es siempre una delicia
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces coincidimos, es un libro chulísimo que vale la pena leer. 1beso!

      Eliminar
  8. Yo quiero ese hotel. Llevo tiempo detrás de él. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues alójate ahí cuando quieras, seguro que te recibirá con sus mejores galas. 1beso!

      Eliminar
  9. Seríamos dos erizos compañeros de piso ideales tú y yo jajajja, yo siempre que leo, leo fuera a no ser que llueva y entonces disfruto de manta y lluvia como tú. En cuanto al libro, no sé, no me llama demasiado, recuerdo que fue muy comentado hace unos meses pero no me veo yo en este hotel :) besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, así que también eres de exteriores? Entonces eres de los míos! Si no te ves en este hotel, mejor buscarte otro alojamiento que te convenza más. 1beso!

      Eliminar
  10. Yo soy de las que está esperando que de el salto al papel, porque me sigo resistiendo a los ebooks, y todas las críticas hablan muy bien de los libros de Mónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que este libro no esté en papel porque llegaría a muchas personas: tiene madera de exitazo. 1beso!

      Eliminar
  11. Mooola. De esas historias que, cuando las terminas, te dejan una sonrisa tontorrona en la cara y un suspiro diciendo"aiinns".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has descrito perfectamente, Margarita, este libro es justo eso lo que provoca, y es tan genial! 1beso!

      Eliminar
  12. Yo aún no he leído ninguno de sus dos libros, y es que me cuesta horrores leer libros electrónicos ... porque, ¿estaban sólo en digital, no? (nota mental: preguntarle de nuevo a Mónica).

    En fin, que me das mucha envidia, Tizire, y me alegro de que lo hayas disfrutado tanto.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo lo de leer electrónicos: si no tienes un lector puede ser una lata, y si no te van las pantallas, pues peor. Creo que sólo está en digital, pero ojalá que en algún momento de el salto al papel, lo merece. 1beso!

      Eliminar
  13. Sentí prácticamente lo mismo que tú cuentas durante su lectura, aunque yo no tuve el placer enorme de leerlo en ése contexto (me da mucho mucho mucho miedo el avión) y me conformé con la mantita y el chocolate (¿no te pasaba que te entraban ganas de tomar té calentito y chocolate mientras leías?). Fue una estancia muy agradable, desde luego.
    Besos.
    PD: Me llevo el término "cucusero", me ha encantado. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que fue suerte leerlo en las nubes! En cualquier caso, la estancia es agradable también a ras de tierra. 1beso!

      Eliminar
  14. Estuve en el hotel el año pasado y volveré a pasar unas vacaciones en él seguro. Me lo pasé la mar de bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es que el servicio de habitaciones es impresionante! 1beso!

      Eliminar
  15. Lo tengo a la espera y la verdad es que me apetece muchísimo, caerá pronto porque ahora mismo me viene al pelo algo cucusero ;-)
    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese traje seguro que te hace sentir muy a gusto, así que no tardes mucho en estrenar prenda. 1beso!

      Eliminar
  16. Lo tengo pendiente, tengo ganas de ponerme con él =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale, a hacer la tarea que estás tardando, jejeje! 1beso!

      Eliminar
  17. Yo también soy lectora de exteriores, siempre que el tiempo lo permita. Veo el hotel de Mónica abarrotado, que todos los que pasáis por él os queréis quedar :) Enhorabuena a ti por disfrutarlo y a Mónica por edificarlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la meteorología acompaña, leer fuera es un gustazo, yo lo prefiero. El overbooking tiene razones de ser, no creas que es en balde! 1beso!

      Eliminar
  18. Disfruté un montón de mi estancia en este hotelito. Mónica tiene una forma deliciosa de escribir.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la autora te hace sentir muy a gusto desde el primer momento que te hospedas en su hotel. 1beso!

      Eliminar
  19. Ay, esos libros salvadores que nos salvan en más de un viaje, jajajaja. Yo tuve uno larguísimo hace bien poco, unas doce horas, y entre libro y series conseguí sobrevivir :P

    Me pasa sin embargo un poco lo contrario que a tí, siempre me da la impresión de que disfruto más de las lecturas un poco en mi habitat, en mi zona de confort, que cuando estoy fuera de casa.

    A Mónica ya la conocí con las noctalias, que fue una lectura muy agradable, y de momento no me he animado con esta. Pero vamos, que más tarde o más temprano yo también me pasaré por ese Bosc de Les Fades.

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que soy de exteriores, aunque si el tiempo no lo permite, me quedo en casa y disfruto (aunque me resulta más fácil procrastinar...) Las noctalias las tengo pendientes; ahora que he visitado el hotel y me ha gustado, no tengo excusa. 1beso!

      Eliminar
  20. Hola preciosa!
    Es un libro que tengo apuntado en mi lista desde hace tiempo y cada vez que leo una reseña positiva, más ganas me da de leerlo. Gracias por la reseña. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues remárcalo con fluorescente: es un libro genial. 1beso!

      Eliminar
  21. Está entre mis lecturas pendientes! Yo siempre leo en la cama antes de dormir, aunque también soy incapaz de ir en el bus o a una sala de espera sin un libro, me estreso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy intentando leer un poquito antes de dormir y desconectarme antes, aunque a veces me resulta difícil: espero meter ese hábito poco a poco en mi rutina. 1beso!

      Eliminar
  22. ¡Tengo que leerlo! A ver si le encuentro hueco... Besos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, leélo, léelo! En primavera - verano es época ideal para alojarte en ese hotel! 1beso!

      Eliminar
  23. Respuestas
    1. Te aseguro que es una buena lectura. 1beso!

      Eliminar
  24. Ya había leído otra reseña de este libro y me llamó mucho la atención su estructura a base de emails y esa ambientación en ese hotelito apartado del mundo. Me gusta lo que añades tú acerca de los personajes, especialmente lo cuidados que están los secundarios. Ya lo tenía apuntado pero con tu reseña me reafirmo aún más en mi propósito de lectura.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los emails le dan agilidad, el hotel encanto y los personajes cercanía: es una muy grata lectura. 1beso!

      Eliminar
  25. Tu reseña también es muy cucusera Tizire. Estuve en este hotel nada más abrió las puertas y me quedé con muy buenas impresiones, sobre todo con la alegría de percibir progresión en Mónica y queriendo saber más sobre sus letras. Encantadora siempre. Lo de leer en lugares públicos, mi favorito es el tren :) lo malo es que se me escapen tantos (jajaja).
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marilú! Yo tardé un poco más en alojarme debido a que todas las habitaciones estaban llenas, pero no pude leerlo en lugar mejor: la verdad es que me ha gustado mucho! A mí también me encanta leer en trenes, aunque como en mi isla no hay, lo reservo para cuando viajo a "tierra firme". 1beso!

      Eliminar
  26. Después de haber leído Cuéntame una noctalia y haberme seducido, no puedo esperar mucho más para devorar este. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que te guste mucho, Emma, es una lectura genial. 1beso!

      Eliminar
  27. Lo tengo pendiente! Gracias por recordérmelo! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te olvides de alojarte en este agradable lugar! 1beso!

      Eliminar
  28. Pero que reseña tan bonita, escribiendo así dudo que seas una bruja sin corazón, o lo más probable es que yo también sea otra. No tenía idea de que fueses una lectora de exteriores, yo nunca salgo de casa sin un libro, pero por lo general adoro leer en mi habitación.
    La historia se nota dulce, de esas que te dejan una sonrisa bonita en la cara, me la apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus amables palabras, me pones colorada! Me gusta leer fuera, aunque mi despiste hace que muchas veces me olvide de libros... Menos mal que los actuales móviles nos resuelven la papeleta! 1beso!

      Eliminar
  29. Guardo un recuerdo muy entrañable de mi visita a El Bosq de les Fades. Es un lugar mágico que atrapa irremediablemente al lector. Si te gustó esta novela también pasarás un buen momento de lectura con Cuéntame una noctalia. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es inevitable que uno guarde buen recuerdo de este hotel tan agradable. Para Navidades intentaré conocer esas noctalias que tanto me recomiendan. 1beso!

      Eliminar
  30. Acabo de terminar de leer el libro.
    Una delicia de lectura, mágica, envolvente...
    De esos libros que no puedes dejar de leer. Muy recomendado.
    Pdt: (Como Tristán) me encanta tu blog¡¡¡¡

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe