La vida de las paredes.

10:42

Opinión, Libro, La vida de las paredes, Sara Morante, Portada

No me hizo falta leer el argumento de este libro para decidir su lectura en lo que supe de él: lo reconozco, las apariencias jugaron fuerte y le ganaron la partida a mi eterna lista de novelas procrastinadas. En mi defensa diré que no iba del todo a ciegas: Sara Morante, autora de La vida de las paredes, es una ilustradora de la que he disfrutado mucho con anterioridad, gracias a su trabajo artístico en libros como Casa de muñecas o Xingú. Estas positivas experiencias previas avivaron mis ansias de asistir a su debut literario; ¿se manejaría tan bien entre letras como entre pinceles? Felizmente no tuve que esperar demasiado para averiguarlo: plantada entre las novedades de mi biblioteca se encontraba este pequeño tesoro, tan bellamente editado, que no pude menos que sentir un pequeño pellizco en el corazón al saber que tendría que devolverlo algún día, que no se quedaría conmigo para siempre... Al menos - pensaba para mí- si la lectura no llega a la altura de las expectativas me resultará más fácil desprenderme de él...


A principios del siglo XX, en el número 16 de la calle Argumosa, se levanta un elegante edificio coronado por cuatro gárgolas de piedra, que es la envidia del vecindario. La propietaria de este edificio, es Berta Noriega, una mujer severa y de clase alta que ocupa el primer piso del inmueble  mientras alquila los demás. En el segundo piso habitan los López, un matrimonio algo distante y su espabilado hijo Vicente, que a pesar de su corta edad es capaz de descifrar los enigmas encerrados en sus retratos de familia. En el tercer piso mora el señor Ruballo, un  respetable artesano dedicado a confeccionar paraguas, sombrillas y abanicos cuya afición secreta es espiar a través de un agujero de la pared la vida de su vecina María. María se dedica a coser y sobrevive a duras penas gracias a los mal pagados encargos de costura que recibe y a algún amorío ocasional; la muchacha rumia su mala vida en su pequeño apartamento con la única compañía de un jilguero, que trina mientras ella se ocupa de su labor. El ático es territorio de la Musa y el Artista, una pareja surgida de la pasión pero que cayó en la desidia poco a poco: la Musa sufre una grave lesión que la hace depender del Artista, pero sólo los celos sustentan esa tormentosa relación. En la portería del edificio habitan Emilio y Carmen, un matrimonio de ancianos cuya vida quedó destrozada tras la muerte de su único hijo: él se refugió en sus fantasías y ella en el licor. Todos ellos protagonizan La vida de las paredes, un relato que permitirá al lector ojear a través de una mirilla lo que se cuece dentro de cada apartamento, en donde los protagonistas se desprenden de las apariencias y se comportan tal y como son, sin esconder sus miedos, miserias y esperanzas. 


Todos los personajes de esta novela están muy bien elaborados: la autora ha trabajado con sutileza su psicología, dibujándolos en muy pocas palabras con gran riqueza. Cada uno de ellos guarda celosamente sus secretos ante los demás, pero nosotros, como observadores privilegiados, podremos escudriñar su alma por completo y presenciar su vida tal cual es sin artificios ni imposturas. A pesar de que a primera vista nos puede parecer que estos vecinos tienen poco en común, dadas sus diferencias sociales y económicas, comprobaremos como, de puertas para adentro, todos son tremendamente solitarios y melancólicos, y sus grises vidas poco se distinguen en lo esencial: son las paredes, tanto físicas como mentales las que los encierran en su mundo, impidiéndoles observar más allá de las apariencias que los rodean. Aunque esta es una novela claramente coral, me ha parecido detectar un mayor protagonismo en dos personajes: por una parte María, la costurera centrará la atención del lector por su mala vida y las penurias que sufre, tan bellamente relatadas por Morante que provocan escalofríos y, por otra, la Musa del Artista, una mujer sin igual, adquirirá un protagonismo creciente a medida que nos acercamos al final y conocemos mejor su pasado. Estos dos caracteres son de entre todos mis favoritos, porque creo que fue a los que más llegué a conocer y cuyas historias más me removieron, lo que no quiere decir que el resto del elenco protagonista me disgustara: en realidad me parece que todos los personajes de la obra están a un nivel altísimo y no se les pueden poner demasiados peros.


Morante nos acerca delicadamente a la narración gracias a una pequeñísima introducción en la que nos habla sobre el edificio y una presentación individual de lo personajes, en la que nos retrata, real y figuradamente a cada uno de ellos. El texto está dividido en grandes capítulos titulados con el nombre de los días que pasan, lo que nos indica que presenciaremos lo cotidiano en esa comunidad durante una semana cualquiera, de lunes a viernes, mimetizándonos con el papel de tapizado. Un narrador omnisciente nos va contando lo que sucede en cada apartamento mientras nosotros, como voyeurs, nos introducimos en cada estancia a través de las preciosas ilustraciones con las que la autora acompaña la obra, que son totalmente pertinentes y le dan al conjunto un encanto especial: los dibujos están realizados con maestría y contribuyen a ahondar en el clima de desasosiego que flota en todas las páginas. Los pequeños misterios que salpican la novela hacen que la historia no pierda el pulso en ningún momento y gracias a ciertos toques sobrenaturales, que recuerdan un poco al Realismo Mágico, el lector puede sumergirse de lleno en la poesía que destila la obra, disfrutándola a varios niveles. No se puede decir que la acción sea trepidante, pero la autora ha sabido encajar el puzzle de tal forma que todo nos resulta fluido a pesar de que, aparentemente no esté ocurriendo gran cosa: en este caso, lo cotidiano emociona. Mención aparte merece la edición de este libro: hermosos dibujos de aires vintage, papel de calidad, punto de lectura de tela, tapa dura, profundo olor a tinta... Lumen lo ha hecho muy bien y por ello le doy la enhorabuena. 


La vida de las paredes es una obra de arte y no lo digo sólo por las ilustraciones que la conforman, sino por el texto que le da vida: ambas facetas se complementan perfectamente y forman un relato sólido, lírico, expresivo y sutil cuya lectura es una delicia. No es la primera novela que leo sobre "cotilleos vecinales", pero es la que más me ha convencido, con la que más he disfrutado convirtiéndome en una pared que escucha: culpa de ello la tienen unos personajes que no se quedan en el boceto, sino que muestran su complejidad. Me ha sorprendido que la primera obra de Sara Morante tenga unos mimbres tan sólidos y espero que se anime a seguir escribiendo y a mostrarnos su talento en el mundo de las letras, donde tiene tanto futuro como en el de la pintura. No dudo en recomendar fervientemente este libro a aquellos que gusten de las historias delicadas, que se paladean despacio pero cuyo sabor perdura; les aseguro que aquí encontrarán una joyita que merece un puesto de honor en la estantería física y en la del corazón. 

"Los objetos que pertenecieron a otros guardan algo de su carácter, su personalidad se impregna de ellos; al verlos y tocarlos no sólo aprecias su valor, sino que te traen recuerdos de las personas que antes que tú los poseyeron".

Te encantará

38 bocaditos!

  1. Yo creo que sólo con la portada ya me lo habría llevado a casa (qué bonito ese sentimiento de "y si me gusta, ¿cómo lo voy a devolver?", me he sentido muy identificada). Los ilustraciones, ése toque de realismo mágico y ésos personajes terminan de convencerme.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Se ve un libro precioso :) La portada me ha encantado, yo creo que por ahí ya me ha ganado, pero encima con ilustraciones y con todo lo que nos cuentas, va a mi lista de cabeza.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa!
    Se ve genial, pero lo dejo pasar por el momento, quizá más adelante me decida. Besotes

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía; qué buena pinta, ¡este lo tengo que ver "en persona"! El argumento me llama un montón la atención, me encantan las novelas que se cuelan en la vida de la gente y muestran personajes variopintos. Besos!

    ResponderEliminar
  5. Qué bien, qué bien. Me encantan las ilustraciones de Sara Morante, pero tenía duda del texto, la verdad. Y dices "obra de arte" y no salgo corriendo porque a estas horas están las librerías cerradas. Pero mañana voy a la Feria del Libro de Madrid. Ahí lo dejo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me parece una cucada, aunque no se si lo leería o me quedaría embobada con las ilustraciones xD
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Luego de esta reseña como para no leerlo, me parece magníficas las ilustraciones y ya sabes que tengo debilidad por los libros ilustrados, así que espero poder hacerme pronto con él.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me has convencido totalmente. Me lo llevo bien apuntado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Dios, tiene pinta de ser el típico libro que me encantaría... las ilustraciones son preciosas, y la historia parece genial. Gracias por la recomendación, porque me parece que la aprovecharé bastante.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
  10. De haberlo visto habría hecho lo mismo que tú; me lo llevaba para casa sin leer la sinopsis; es que la portada es preciosa :) Entre las ilustraciones y lo que cuentas, solo puedo llevármelo anotado, creo que me gustará tanto como a ti; muchas gracias por la recomendación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Yo lo quería antes casi de leer la reseña porque con el título y la portada ya me había ganado. Me alegro de que Sara tenga al menos esos dos talentos y mira que este tipo de historias de vecinos no me gustan, ¡si casi no conozco ni a los míos! Pero lo has contado tan bien y tiene tantos puntos positivos que poco hay que decir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. me ha llamado mucho la atención. No me importaría hacerme con ella.

    ResponderEliminar
  13. No soy mucho de leer novelas ilustradas aunque con esta no me importaría hacer una excepción
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Me tocó en un sorteo en Facebook. Vamos a ver cuándo me lo mandan...Besos

    ResponderEliminar
  15. No se necestian tramas trepidantes para crear buenas historias. En esos libro que parece que no pasa nada pasa la vida que es lo más grande. Como tú dices, lo cotidiano emociona. Me gusta degustar historias y que su sabor perdure. Que me has convencido, vamos.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  16. La verdad es que la muestra de ilustraciones es maravillosa... otra cosa es la historia, en la que no me veo demasiado aunque si lo pillo miraré... ¿quién sabe? Besos :)

    ResponderEliminar
  17. Imposible no apuntarlo, además gracias porque no lo conocía!
    Besos

    ResponderEliminar
  18. La verdad es que no he leído aún ninguna novela ilustrada pero tu reseña no ha podido ser más convincente.

    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Pues me has convencido. Me la llevo! Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Pero qué maravilla!!! Bueno, bueno, bueno, qué maravilla!!! Me lo llevo!!!! Este tipo de historias de una escalera me encantan, y las ilustraciones....ohhhhh, a la lista. Un besazo, preciosa reseña.

    ResponderEliminar
  21. ¡Ay, este me apetece muchísimo! Desde que lo vi en Twitter que lo tengo en la lista de la compra. Me encantan las ilustraciones de Sara Morante, pero nunca he leído nada de ella así que había cierto riesgo. Ahora con tu reseña sé que me va a gustar, y además me encanta ese marco de principios de siglo. Deseando leer esta joyita de Lumen. Bss

    ResponderEliminar
  22. Qué bonita es la edición, en este caso me sucedía como a ti, la historia me tiraba algo atrás, más bien el no saber... me gusta esa vida de vecinos, fíjate que conforme te leía pensaba en Felices los felices (que no lo son pero al ir vinculándose me recuerda). Lo que me tira algo atrás es lo del realismo mágico, ahí tengo mis reservas. Haré como tú (ver si está en biblioteca antes de decidirme del todo) :) Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Que pintaza que tiene este libro, y si, yo como tú, no me puedo resistir a una portada bonita, y si está acompañado de ilustraciones ya..Este me lo llevo de calle, vamos. Un beso!

    ResponderEliminar
  24. Yo tampoco podria dejar este libro en una estantería solo por la portada, ya la historia es otra cuestión, besos

    ResponderEliminar
  25. Ohhh que preciosas ilustraciones,y que historia tan interesante. Lo apunto a ver si lo encuentro en la biblioteca. ¡Cruzo los dedos!
    Besotes

    ResponderEliminar
  26. POR QUÉ enseñas libros tan geniales y bonitos POR QUÉÉÉÉÉÉ! T.T Pobreza extrema.

    Besos!

    ResponderEliminar
  27. Libros ilustrados por Morantes tengo un par en casa, uno de ellos una delas novelas de Jane Austen. Este queda más que anotado...
    Besines,

    ResponderEliminar
  28. Me descubres este libro y desde luego me dejas con muchas ganas de leerlo. Se ve precioso, tanto por contenido como por forma.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  29. Hola Tizire!!
    A Sara Morante la conozco por las preciosas ilustraciones del libro de Los Watson, de Jane Austen. Me ha sorprendido descubrir que tambien se ha lanzado al mundo de las letras, y leyendo tu reseña veo que ha sido todo un acierto, asi que no me queda otra que comprobarlo por mi misma, y de paso volver a disfrutar de sus ilustraciones!!!
    Un besote, y gracias por la reseña ^^

    ResponderEliminar
  30. Ay, ¡Jesús! Con este sí que me has ganado. Me gusta muchísimo. Esas ilustraciones son preciosas e indagar en esa vida de vecinos me apetece mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  31. ¿Cómo no te voy a hacer caso? Con esas ilustraciones, con tu entusiasmo en la reseña... ¿Tengo alguna posibilidad de resistirme? Abrazos.

    ResponderEliminar
  32. Yo conocí a esta ilustradora por Los Watson. Me encantan sus dibujos, pero tenía dudas si como escritora era igual de buena, viendo que es así, espero darle una oportunidad pronto. La edición del libro es preciosa. Lumen se lo ha currado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. También la conocía como ilustradora, has hecho una reseña deliciosa.
    besos!

    ResponderEliminar
  34. Lo tuve en las manos y estuve a punto de llevármelo a casa. Ahora no me queda duda de que la próxima vez caerá. La edición era una maravilla y si el contenido está a la altura no quedan muchas dudas:)
    1beso!

    ResponderEliminar
  35. No conocía el libro, pero después de leer la reseña...me has creado la necesidad de leerlo!! Espero poder hacerme pronto con él.
    Gracias por la recomendación.
    Besos ^^

    ResponderEliminar
  36. Creo que es de esas ediciones que su conjunto las hacen especiales. Estoy empezando a ver este libro por algunos blogs, y va a ser de los tenidos en cuenta para futuras lecturas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. ¡Hola!
    Pinta genial, así que me lo apunto.
    Buena reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe