El guacamayo rojo.

16:05


Leer reseñas muy positivas sobre una novela puede acarrear efectos secundarios: aunque por una parte el libro en cuestión pasa a formar parte de “LA LISTA”, por otra queda inoculada la semillita del miedo a la decepción, el “yo voy a ser la nota discordante”, el “al final fijo que me estampo”. Puede que sean cosas mías, pero no es la primera vez que ese libro que a todo el mundo ha encantado  a mí me decepciona, y por ello cada vez me tomo las recomendaciones efusivas con más cautela. Uno de esos libros con reseñas abrumadoramente positivas era El guacamayo rojo, novela histórica de Manuel Machuca que mezclaba hilos del pasado y del presente en un contexto tan atractivo como Brasil. Cuando el autor me la ofreció no pude negarme a hacerle hueco, aunque inmediatamente me entró la parálisis antes mencionada: todos los meses tenía la firme intención de leerlo y todos los meses pensaba que al final me iba a decepcionar… Cuando finalmente cogí el toro por los cuernos debo decir que me bebí el libro casi del tirón: la historia logró absorberme tanto que conseguí olvidarme de esas paranoias absurdas que tanto me preocupaban.



Una familia almeriense llega en 1904 a Brasil casi por azar: su destino original era Cuba, pero por cosas del destino, acaban en una enorme plantación del gran país sudamericano.  Un siglo más tarde otro joven andaluz se ve obligado a emigrar: se trata de Luis, un arquitecto en paro que no ve futuro en España y ha de marcharse a Brasil en busca de algo mejor. Luis, pariente lejano de aquella familia almeriense, los Ortega, tendrá muchas dificultades para adaptarse a la vida en Brasil, que parece darle un disgusto nuevo cada día… Pero gracias a la mediación de Gloria Rossi, tía de su padre y descendiente de los Ortega, Luis encontrará poco a poco su hueco en el país carioca a medida que va descubriendo la historia de unos antepasados muy cercanos en el tiempo y a la vez enormemente desconocidos.




Aunque no frecuento tanto las sagas familiares como me gustaría, siempre que me encuentro con una quedo embobada con esa maraña de acontecimientos y relaciones generacionales que enriquecen el argumento: en este caso los Ortega me cautivaron desde un primer momento gracias a una potente presentación que los convirtió casi en parte de mi familia, de mis propios antepasados. Bernardo, Dolores y sus cuatro hijos abandonan una España miserable a principios del siglo XX con la esperanza de tener un futuro mejor. La azarosa llegada a Brasil y sus comienzos en el cafetal no serán nada fáciles: la familia ha de trabajar muy duro y soportar la tiranía de unos patrones que no han cambiado los modos que usaban años antes con sus esclavos. A lo largo de los años el autor nos va acercando a los diferentes miembros de la familia Ortega y vemos la evolución en su posición social y en sus relaciones: la recreación de la época es magnífica y la caracterización de los personajes, excelente. En la parte contemporánea de la trama conoceremos a Luis, un treintañero desengañado de la vida y del amor: sin trabajo e intentando superar una dolorosa ruptura ha de hacer las Américas en busca de algo de esperanza. He de decir que todo el sentimiento de desamparo de Luis en un país extraño, con un idioma que no controla y unos problemas inesperados que lo hunden en la desesperación me parecieron realmente auténticos: he vivido esa sensación y me sentí identificada con el pobre muchacho al que parece que el país de acogida lo está escupiendo nada más llegar… Pero en lo que empecé a conocer mejor al protagonista me cayó mal: no sé cómo describirlo, pero en algunos momentos me pareció un auténtico gilipollas, y no por culpa de las circunstancias, sino de ciertos pensamientos espontáneos que expresaba de vez en cuando y me parecían fuera de lugar. Quitando esto, que obviamente es una impresión personal, me gustó que conociera a Gloria Rossi, un personaje potentísimo que merece una novela para ella sola y que me permitió seguir conociendo a la familia Ortega más allá de su primera generación.



Como ya he mencionado con anterioridad, destaca el uso de dos líneas temporales a la hora de contar la historia: la línea del pasado la conocemos a través de un narrador omnisciente que nos acerca a los momentos principales de la vida de los Ortega y la trama actual está narrada por el propio Luis, que nos acerca a sus circunstancias de primera mano. El intercambio de tramas y la brevedad de los capítulos agilizan mucho la lectura, que mantiene al lector verdaderamente enganchado: la prosa de Machuca es muy sólida y balancea perfectamente los diálogos y las descripciones, manteniendo el buen pulso en todo momento. Me ha gustado mucho la manera de narrar del autor: he de confesar que a veces se me va el santo al cielo mientras leo pero con El guacamayo rojo no me pasó ni una vez, dado que la historia captó completamente mi atención. Aunque nunca he estado en Brasil creo que el autor ha sabido recrear una ciudad tan compleja como São Paulo con solvencia, pues lo que he ido averiguando después se asemeja mucho a lo que me iba imaginando mientras leía el libro. Me ha gustado mucho la cercanía con la que ha creado a sus personajes, con sus virtudes y sus defectos, sin estar todos cortados por el mismo patrón, pero me hubiera gustado que profundizara más en algunos secundarios, como la propia Gloria Rossi, a la que me quedó pena de no haberla podido conocer mejor.



El guacamayo rojo es una estupenda lectura que merece todos los calificativos elogiosos que ha recibido: está muy bien escrita, es ágil y habla de temas con los que todos en mayor o menor medida nos podemos sentir identificados: el no encontrar nuestro lugar en el mundo, la lucha por conseguir algo mejor, el retorno a las raíces… Para los amantes de la Historia tiene además el plus de poder ver reflejado el estilo de vida de las gentes humildes a principios del siglo XX, la evolución de la sociedad, la verificación de que, tarde o temprano los hechos se repiten y que lo mismo que llevó a que miles de españoles emigraran ayer es lo que hace que otros tantos miles se tengan que ir hoy… En definitiva, si buscas una buena saga familiar que te mantenga atento en todo momento y te depare una gran historia, en El guacamayo rojo vas a encontrar el libro que estabas buscando.

- No dejes que eso te pase nunca, Luis.
- ¿El qué? No entiendo.
- Disculpa, pero mi cabeza a veces va por un lado y mis palabras por otro. Quiero decir que no dejes de vivir intensamente el amor. Porque el día menos pensado, desaparece.

Agradezco a Manuel Machuca el envío del ejemplar. 

Te encantará

26 bocaditos!

  1. Tienes razón, a mí también me pasa con los libros que son reseñados a lo bestia y todo el mundo los pone por las nubes. Me hace repelerlos, en algunas ocasiones, o, en otras, acercarme a ellos con cautela. Este libro lo tengo anotado y sé que acabaré leyéndolo, ya sólo me falta encontrar más tiempo libre ...

    bsos!

    ResponderEliminar
  2. Este libro me lo anoté hace poquito porque también lo está leyendo Ángela León de Polvo de libros y, la verdad, tiene una pinta estupenda.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Acabo de terminarlo y coincido contigo. Quiero una tia Gloria en mi vida pero ya. Me ha encantado aunque efectivamente a partir de cierto punto, Luis me ha puesto d elos nervios con tanto victimismo, jaja

    Bs.

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya! Veo que ha sido un pleno al 15. Pues sigo tus impresiones y yo también lo anoto en esa lista que, como bien has dicho, a veces nos crea paranoias. Por cierto, estoy encantada de poder volver a pasarme por aquí, que ya hacía demasiado tiempo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Me pasa algo similar, que cuando un libro es puesto por las nubes voy siempre con mucha cautela; me alegra que este colmara tus expectativas, y, por lo que veo, incluso las superara :) Lo tengo en la lista, espero que si lo leo, me guste tanto como a ti.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo también desconfío cuando leo mucha reseña entusiasta y me da miedo ser la que venda a dar la nota. Ésta novela la apunté en la interminable lista de pendientes. Y también soy de las que hace recomendaciones muy viscerales. Qué le vamos a hacer...
    Beso

    ResponderEliminar
  7. Me alegra que la hayas disfrutado. A mí también me pasa que cuando un libro tiene muchas críticas entusiastas no voy con muchas expectativas con él, de hecho suelo ponerlo en 'cuarentena'. Últimamente no me animo mucho con la novela histórica así que a pesar de que tiene muy buena pinta no sé si me animaré, al menos por ahora.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Pues creo que lo dejo pasar =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Este libro lleva en mi estantería desde... desde... No recuerdo... Y es que me pasa como a ti, que tengo las expectativas tan altas que me da miedo. A ver si me quito mis tonterías y empiezo a disfrutarlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. No lo conocía pero no se parece a lo que suelo leer así que no creo que me anime. Un besote :)

    ResponderEliminar
  11. Creo que la frase con la que comienzas nos pasa a todos. Las reseñas positivas disparan nuestras espectativas. Me alegroque te haya gustado. A mi me encantó.

    ResponderEliminar
  12. Yo lo leí antes de que todo el mundo lo pusiera por las nubes, quizás por eso lo disfruté más que muchos que llegaron después
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Me he sentido muy identificada con su primer párrafo. Creo que no somos las únicas. Muchas veces las expectativas no nos dejan experimentar una obra en su plenitud, nos condicionan al fin al cabo, es inevitable. Al igual que para gustos los colores, y no a todos nos gustan las mismas historias, ni nos transmiten los mismos escritores, ni conectamos con los mismo personajes... Es precisamente lo bonito, sino sería tan aburrido el mundo...

    Un besote

    Me alegro de que hayas disfrutado tanto de la lectura.

    ResponderEliminar
  14. Me ocurre como a ti, empiezo a ver reseñas súper entusiastas sobre algún libro y a veces me da miedo ponerme con él porque en demasiadas ocasiones resulta que no coincido plenamente con la opinión mayoritaria. Este libro que nos traes hoy, aunque tiene buena pinta, la verdad es que no me atrae lo suficiente como para hacerle un hueco en el montón de pendientes que tengo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. No lo tenía en la lista, pero veo que os ha gustado. Habrá que incluirlo. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Muy buena reseña, no conocía la novela pero tiene muy buena pinta (aunque tenga un poco la sensación de que esa historia ya me la han contado antes...) y me alegra que te haya gustado, que como bien dices, las expectativas a veces son traicioneras.

    besos!

    ResponderEliminar
  17. A mí me gustó mucho esta novela. Yo no eché en falta más profundidad en el personaje de Gloria, la verdad. Por regla general y lo que llevo visto o leído hasta ahora, los personajes que construye Manuel me encantan. Me alegro que te gustara.Y encontraste el cartel de la peli jejejejeej. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Hola!!! no conocia esta novela, pero parece interesante y como veo que ahs disfrutado, tal vez le de una oportunidad. Gracias por la reseña
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Un libro supercomentado y además positivamente a mí incluso me provoca ni apuntarlo en mi lista. Así es o así soy. Los libros me llegarán, si tienen que hacerlo, y en general me genera un poco desconfianza encumbrar una novela recién salida al altar de los libros maravillosos. El tiempo acaba poniendo a cada libro en su sitio.

    Me alegra saber que en este caso la lectura está a la altura de los elogios recibidos, aunque ahora mismo no estoy mucho por lecturas de esta temática, pero ahí queda apuntadito ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Su me cruzo con el lo leeré, pero prefiero enfriarme un poco antes de cogerlo
    Besos

    ResponderEliminar
  21. No lo conocía de nada y me va a gustar, yo si me lo apunto aunque no sé cuando podré hacerme con el jejeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Y yo que tenía mis dudas, mira que la apunté, taché, apunté, me llamaba mucho así que ya la dejo apuntada jajaja. Perdón por el retraso, problemas logísitcos, ya has visto la maravillosa portada de mi última reseña ajjaja Besos

    ResponderEliminar
  23. Las sagas familiares me gustan mucho, pero me dan mucho miedo cuando van adelante y atrás en el tiempo, porque es donde más me decepcionan. Es curioso, muchos escritores se preocupan por todos los detalles de épocas anteriores, y apenas se preocupan por la época actual, convencidos de que como es la suya les saldrá todo solo. Genial que te haya gustado este libro, que no conocía.

    Besitos

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias a todos por sus comentarios, nos leemos! Abrazos! ;)

    ResponderEliminar
  25. Yo soy de esas que temen, lo he visto tan por las nubes, y como me ha pasado ya varias veces, no me he atrevido. Y es que para gustos, los colores, pero vaya si me tientas con tu reseña. Un besote!

    ResponderEliminar
  26. No es que sea mi género favorito, así que este lo dejo pasar, Tizire.
    Besicos.

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe