Yo soy la locura.

11:01


El año pasado me di un buen atracón: no a chuches, ni a helado, ni a ninguna de esas cosas ricas que no querrías parar de comer de lo muchísimo que te gustan… Me di un atracón a relatos de todo tipo, que me dejó satisfecha pero algo exhausta: aunque disfruto muchísimo del género, leer tantas mini historias tan seguidas me dejaba un poco con sensación de coitus interruptus y así no hay manera, sobre todo cuando muchos eran tan buenos que el cuerpo se quedaba con ganas de más.  Fue por ello que me tomé unas vacaciones "relatiles", con la firme intención de volver a ese mundo en algún momento, cuando el cuerpo me pidiera nuevas dosis de micro-literatura... Y el momento llegó cuando la última obra de Andrés Ortiz Tafur, Yo soy la locura, agitó sus bracitos desde mi libro electrónico, haciéndome señas para que le hiciera hueco… Y yo, que soy débil y golosa no quise dejar pasar más tiempo antes de probar la bandeja de bocaditos en forma de relatos que me ofreció el autor: el atracón estaba superado y era momento de volver a hacerle hueco a las pequeñas exquisiteces literarias.


Yo soy la locura es una antología de relatos que tienen en común el análisis despiadado de las pasiones humanas, sobre todo en el ámbito de la pareja. Con una prosa precisa, directa y eficaz, el autor nos pone ante 24 pequeños frescos que retratan al ser humano desprovisto de falsedades, centrándose en sus aspectos más íntimos, esos que sólo se descubren de puertas para adentro.  Los personajes creados por Ortiz están muy lejos de la perfección, se dejan arrastrar muchas veces por el caos y las bajas pasiones, saltándose la línea de lo racional, actuando casi por instinto. El autor se centra especialmente en las relaciones entre hombres y mujeres, convirtiendo a la pareja en protagonista  principal de la obra y escarbando en ese momento en el que el amor deja de existir para dar paso a la rutina, al conformismo, a la soledad compartida.



Me ha pasado algo curioso con este libro: aunque el formato de relato invita a ir leyendo de uno en uno, intercalando entre otras lecturas, yo me lo he tenido que leer del tirón: a pesar de que muchas de las historias me incomodaban por su crudeza, por la visión tan “desalmada” que hace el autor sobre las relaciones humanas, todos ellos están tan bien escritos que es imposible no querer leer más. Las historias que aquí están contenidas casi se diría que tienen intención de derribar mitos, escupir sobre la idea romántica del amor, mostrar la cruda realidad: sin ser yo especialmente fan de las historias pastelosas, reconozco que leer tantos relatos de este estilo de golpe no me ha resultado especialmente agradable, sino más bien perturbador, aunque quizás ese era el efecto pretendido. A pesar de esto que comento también encontraremos mucho humor en este libro, un humor retorcido que le viene muy bien al tono de los relatos y que creará situaciones surrealistas que nos hará comprender ese punto de locura al que se hace alusión desde el título de la obra.


Yo soy la locura es una colección de relatos estupendamente escritos cuya manera de tratar las relaciones personales generará tantas filias como fobias. Entre los 24 relatos me gustaron especialmente La mujer de mi amigo, Tu último deseo, Cuento de año nuevo, Un jueves de cada cuatro y El ateniense: todos ellos son muy diferentes a pesar de tener el nexo común del desencanto, que la verdad me resultaron bastante frescos y entretenidos. En definitiva, recomiendo Yo soy la locura especialmente a los amantes de las narraciones cortas, a todos aquellos que admiren la buena escritura y a los que disfruten de historias crudas contadas a tumba abierta: encontrarán aquí 24 lecturas únicas ante las que no cabe la indiferencia.
¿No os ha pasado nunca que tras abrir una tableta de chocolate y disolver una onza en la boca se os ha hecho un imposible parar? Me refiero a continuar hasta el final, sin poder evitar morder y tragar rápido al principio, cuando vemos que aún queda mucho; y volver a chupar, a succionar con delicadeza las dos últimas filas de onzas, entonces ya con pena, con una pena que surge del más absoluto de los sinsentidos y que se acaba transofmando en una pena honda, que nos sumerge en una tontería capaz de otorgarle a esa pérdida sin impostancia, intrascendental, un valor sublime.
Agradezco al autor el envío del ejemplar. 

Te encantará

29 bocaditos!

  1. No soy de leer relatos, pero este libro me llama especialmente. El hecho de ser tan duro como dices, y perturbador ha despertado mi curiosidad.
    :)

    ResponderEliminar
  2. Pues yo sigo con las vacaciones relatiles, es que normalmente no puedo leer más de uno al día, manías mías, eso de saltar de una historia a la otra no es lo mío. Normalmente los leo para combinar pero ya ni eso, este no pinta nada mal, es muy del estilo que me gusta jajaja. Besos :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué reseña más apasionada! Te ha quedado muy bonita y se nota que has disfrutado enormemente de estos relatos. En lo personal, me encantan los relatos, pero leo pocos, casi siempre guiada por recomendaciones o por el instinto. Me llevo el título de este libro porque creo que me podría gustar, gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Así cualquiera tiene buena tarde...
    Gracias... miles...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por escribir estas historias. 1beso!

      Eliminar
  5. Yo también soy muy aficionado al relato corto, pero suelo intercalarlo con novelas (excepto en raras ocasiones), para evitar atracones como tú dices. El título que propones tiene buena pinta, sobre todo si sabe tratar el tema porque es complicado no caer en un simple ajuste de cuentas o dejarse llevar por el resentimiento en estas cuestiones de desamor y convivencia sentimental. Yo soy de los que ve en el amor también su lado positivo, sin ignorar esa parte oscura y destructiva que parece ser el leitmotiv de este libro. Buscaré por ahí y lo mismo le doy un tiento, porque casi, casi me has convencido. Por cierto, gran reseña!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. No soy asidua al género pero en el ultimo año leí un par de libros de relatos y me pica el gusanillo. Lo tendré en cuenta.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Pues mira, huyó de las obras almibaradas y repipis como del fuego del infierno pero lo mismo pasa con estas historias donde siempre pintan bastos y me dan como revoltura, así que entre Pepín y Pepón está Pepe, y me quedo con Peñe, con historias más equilibradas.
    Beso

    ResponderEliminar
  8. Esta vez no me animo, los relatos no me gustan por lo general.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Siempre me ha parecido muy difícil escribir relato corto, y me cuesta mucho encontrar buenas lecturas de este tipo. Me llevo tu reco.

    Besines.

    ResponderEliminar
  10. Me apunto este libro, que ya sabes que me gustan los relatos y éste tiene pinta de que podría gustarme.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. No me llevo demasiado bien con los relatos, así que este lo dejo pasar.
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. No sé muy bien qué hacer. Los relatos empiezan a gustarme, pero tengo mucho acumulado. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. No soy de atracarme con relatos pero de vez en cuando me gusta disfrutar de delicatessen y estas que nos ofreces tienen una pinta estupenda.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  14. No me suelo dejar caer por el género, tienen que llamarme mucho y estos no lo hacen
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hola, no soy mucho de relatos pero tendré en cuenta tu recomendación si me animo.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias a todos por comentar, nos vemos en la próxima reseña! Abrazos! ;)

    ResponderEliminar
  17. Paso de puntillas, que me gustan mucho los relatos y me lo apunto...¡Gracias Tizire!
    Besicos

    ResponderEliminar
  18. No soy yo mucho de relatos... Así que lo dejo pasar.

    Un besote

    ResponderEliminar
  19. A mi no me llaman mucho los relatos, así que lo dejaré pasar en esta ocasión!
    Igualmente me gusta mucho como has hecho la reseña!

    Un beso, nos leemos :D

    ResponderEliminar
  20. Me gustan los relatos , ya sabes, pero me da algo de pereza el que no esté publicado en papel. Qué bien le haría al libro otra portada, no crees?
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen:
      Perdona la intromisión... Sólo informarte de que el libro precisamente está editado únicamente en papel. Con Huerga & Fierro; lo puedes encargar en cualquier librería.
      Un saludo.

      Eliminar
  21. Reconozco que me parece muy interesante tu propuesta. Las relaciones personales dan para mucho, sí

    Besos

    ResponderEliminar
  22. No soy muy fan de los relatos, pero me llama mucho la atención este por la temática =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  23. A mí también me gusta leer relatos, los intercalo de vez en cuando con otras lecturas. Este no lo conocía, así que tomo nota. Un besote!

    ResponderEliminar
  24. Los relatos no son lo mío y leo muy pocos al año...así que sta vez no me animo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  25. A mí los relatos me encantan, por lo que me apunto este libro.

    bsos!

    ResponderEliminar
  26. Estoy ahora en una época de mucha lectura de relatos, pero suelo alternar. Me hace gracia lo de coitus interruptus, jajajaja. Un buen relato no debiera dejarte con esa sensación, aunque sí con ganas de más y más... Que este libro no te haya dejado intercalar otras lecturas entre relato y relato hace que me lo anote, aunque es verdad que me tientan mucho ahora las mujeres escritoras, pero no desdeño, al contrario, tu propuesta :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Pues a mí me encantan los relatos así que, ¿por qué no? Besos

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe