Sueño y Azar.

10:06


Llevo un tiempo dándole vueltas a un tema que me preocupa: ¿las casualidades existen? ¿O son meras relaciones de eventos intencionadas por nuestra parte? No lo digo por decir, de verdad que pienso mucho en ello: no sé si creer en el destino y en los apropiados deux ex machina de la vida o asumir de una vez por todas que es imposible que dos sucesos aparentemente sin relación coincidan en el tiempo para darnos alguna señal… Desgraciadamente la literatura no me ayuda a descifrar la verdad tras este dilema, pues el género se presta a fomentar el mito de lo casual como centro de muchas de sus propuestas. Uno de los últimos libros que he leído y que ahondan en este tema es Sueño y Azar, de Fernando García Pañeda: dada mi buena experiencia previa con el autor me fue imposible negarme a descubrir este pequeño relato de sugerente título que prometía darme algún argumento más para creer que la contingencia de eventos es posible.


La premisa sobre la que se desarrolla Sueño y Azar parte de dos artículos publicados hace años por Arturo Pérez –Reverte:  en el primero nos describía a una niña lectora de pelo corto, abstraída del mundo entre las páginas de su libro, ajena al bullicio de su alrededor. Meses más tarde el autor escribía un segundo artículo,  esta vez centrado en un niño con el que había coincidido en un tren y cuya buena educación le sorprendió gratamente, tanto que al final del artículo deseaba que ese niño y aquella niña de pelo corto se encontraran en la vida. A partir de esta idea, el autor desarrolla una delicada historia sobre  lo que pudo pasar años después si el destino los hubiera unido, creando un bello relato que, como su título indica, juega entre el sueño y el azar.


Los niños que describió Pérez  - Reverte en sus artículos han crecido tomando caminos diferentes: él ha hecho lo que tenía que hacer y ha estudiado aquello que tenía “salidas”, lo que le iba a dar un futuro seguro. Ella, a pesar de las cortapisas iniciales, se dejó llevar por la música y se ha aferrado a su violonchelo con todas sus fuerzas. El destino hace que coincidan varias veces a lo largo de los años, aunque nunca se llegan a conocer realmente hasta la última vez, cuando finalmente se ven frente a frente. Mientras los personajes rememoran las casualidades que los unen iremos conociendo un poco mejor sus personalidades y cómo han llegado hasta donde están, gracias a lo que obtendremos una panorámica de sus diferentes personalidades, unidas eso sí por el hecho de ser dos peces fuera del agua, dos personas solitarias que no parecen haber encontrado aún su lugar en el mundo.


García Pañeda hace en este pequeño relato un ejercicio de sutileza y pulcritud digno de admiración: el autor se centra en la esencia de estos dos seres humanos y saca sus notas más puras, prescindiendo de todo lo superfluo. En este sentido, la presencia de la música en el texto remarca esa pureza, subrayando los momentos importantes. El texto está conformado de tal manera que los capítulos de él y de ella se van alternando, siendo el primero el único que transcurre en el momento presente, mientras que los demás van desde lo más cercano hasta lo más lejano: veremos desde la perspectiva de cada uno de ellos el devenir de sus vidas y qué es aquello que les preocupa y emociona, siendo él más descriptivo que ella, que profundiza más en algunos aspectos de su psicología. Aunque ya había leído otra obra del autor (Gentes del Club) y sabía de su buen hacer, me ha sorprendido el nivel introspectivo de esta novela, muy diferente de la irónica frivolidad de los personajes de su libro anterior: García Pañeda demuestra que sabe defenderse a géneros muy distintos con la misma contundencia.


Para mí Sueño y Azar ha sido una evocadora historia de dos almas perdidas que han conseguido mirarse cara a cara después de muchos avatares del Destino, ese dios travieso que parecía estar jugando con uno y otro a su antojo en el tablero de la vida. Con una prosa elegante y muy meticulosa, Sueño y Azar me ha hecho desenredar el hilo de Ariadna sin prisas pero sin pausas, disfrutando de cada parada del camino, de cada cambio de punto de vista, de cada nueva fase en las vidas de la niña del pelo corto y del niño del tren. A pesar de su breve extensión, este es un relato para leer con calma, paseando lentamente entre sus páginas para no perder detalle… En definitiva, Sueño y Azar es una pequeña delicatesen apta para aquellos lectores a los que les guste especialmente reflexionar sobre los designios inescrutables de la existencia humana.


A mí, uno entre tantos miles, me tocó la del raro, la isla remota (o perdida). Y, la verdad, no está del todo mal el papel de isla. No es fácil y es incómodo, desde que uno se da cuenta hasta que se acostumbra, estar rodeado de agua por todas partes. Pero se pisa tierra firme. Tierra firme: todo un lujo para razón y sentidos; un veneno mortífero para los sueños.
Agradezco a Fernando García Pañeda el envío del ejemplar.

Te encantará

27 bocaditos!

  1. Te ha salido una reseña muy reflexiva, me gusta. A veces yo también tiendo a creer en el destino o al menos en que dentro del azar existe cierta causalidad. Así de entrada me parece una historia preciosa. Creo que es de mi estilo, me la anoto. Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Tizire! He visto comentarios tuyos en los blogs que sigo, y hoy me picó la curiosidad y te visito por tu casa. He visto los libros que tú lees y tal vez sean un poco diferentes de los que me gustan a mí, pero eso no obsta para que tu lectura me haya sido muy grata. Me he dado cuenta (con el tiempo) que soy más un disfrutador de reseñas que de los libros en sí reseñados.
    Y he disfrutado de la tuya, por esa alusión inicial a la (eterna) disquisición entre destino azaroso o pre-meditado, por cómo nos llevas por el relato seduciéndonos sutilmente, por tu estilo elegante y rico.
    Es un misterio (cada día estoy más convencido de esto) cómo todos miramos la misma cosa de formas, desde perspectivas diferentes. Cómo un mismo libro activa fibras diferentes en casa uno de nosotros. En este caso, por lo que he visto en la web, este es un libro que yo no leería ni me entusiasmaría. Pero lo llamativo, para mí, es que leo tu reseña y me despierta algo. Conecto contigo y eso indirectamente, dando un rodeo, me lleva a ver el libro con otros ojos, que en el fondo son -en parte- los tuyos. Puede que luego tome el libro y no congenie con él, pero nadie me quita este momento de haber leído lo tuyo y haberlo disfrutado. Porque en el fondo todo lo que escribimos es una pequeña obra de arte, de un arte menor quizá, pero arte al fin.
    Bueno, esa es la maravilla de los blogs, cuando estan escritos con espíritu genuino y no comercial, o de mera replicación de otros.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu amable comentario Josebla, me has dejado sin palabras! Me alegra que mi comentario sobre este libro te haya hecho generado los sentimientos que describes: quizás como bien dices no es tu libro pero puede que mi visión te haya hecho verlo con otros ojos, aunque no te decidas a leerlo. Me ha gustado especialmente la reflexión que has hecho sobre como cada lector - bloguero plasma las diferentes sensaciones que le aporta una lectura y cómo otros lectores pueden percibir estos libros a partir de dichos comentarios: lo has expresado estupendamente y creo que eso es precisamente lo bonito de este mundo.

      Sé muy bienvenido a mi casa; ojalá que pueda descubrirte alguna gran lectura en un futuro no muy lejano. 1beso!

      Eliminar
  3. Pues aunque me ha encantado tu reseña el libro no me lo llevo por ahora porque no mr apetece una lectura así.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía y a pesar de que veo que te ha gustado no creo que sea un libro que a mi me llegue a encantar. Gracias por la reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Fíjate que ni el título ni la portada me llamaban la atención pero sí me ha gustado lo que cuentas en la reseña. Y también la reseña en sí, se nota que te ha gustado el libro.
    Respecto al destino y a las casualidades supongo que es como la suerte. Existe, pero hay que salir a buscarla.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. También disfruté mucho de la lectura. Me sorprendió y admiro al autor que supo meter tanta historia en tan poco espacio. Me dio pena que se acabara pese a haberlo leído como tú dices, disfrutándolo sin prisa. No me hubiera importado seguir la historia de los personajes. Yo digo que sí cruzó el puente.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Oh, el destino y la casualidad, soy muy terrenal en estos temas, reconozco que intento más apegarme a la idea de que no son señales del destino pero realmente ¿cómo saberlo? otras veces me dejo llevar, porque en el fondo me agarro a eso de que las cosas pasan porque tiene que pasar. Dejo de enmarañar tu confusión, al lío. El libro lo había visto por algún blog y tu reseña me anima a dejarme llevar por esa historia con su ritmo de lectura tranquilo. Lo que más me llama la atención es justo el punto de partida.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Qué reseña más interesante; todas los son, claro, pero como mencionan por allí, esta me ha parecido más reflexiva de lo usual, será por todo lo que este libro lleva a meditar. No podría no llevármelo, me llama mucho la atención y me alegra que lo disfrutaras tanto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Qué bonita historia, no me la imaginaba así cuando he comenzado a leerte y me gustaría mucho leerla, así que me la apunto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Pues no me hubiera acercado a este libro, pero tras leerte, me lo voy a plantear, que por las reflexiones que has hecho, podría gustarme.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Me recuerda a cierta película, se llama "Turn left, turn right", pero sí, el libro tiene muy buena pinta, además de una portada preciosa :3.

    ResponderEliminar
  12. Pues ya he leído un par de reseñas de este pequeño libro y todos coincidís en esa sutilidad, en esa delicadeza de la historia y del autor. Solo leyendo lo que nos cuentas de este relato largo, casi lo veo brillar. Me lo llevo y así de paso conozco al autor, que no he leído nada de él. Bss

    ResponderEliminar
  13. No sé si me gustaría, Tizire, lo voy a dejar en standby. Además en casa tengo otro libro de este autor, a ver si lo reseño pronto.

    bsos!

    ResponderEliminar
  14. Guauuu... estupenda y reflexiva reseña. A mi me gusta pensar que la vida tiene su puntito de magia y que las cosas pasan en el momento que tienen que pasar jajajjaja, nada es por casualidad. Uffff un tema complicado este. Me ha encantado tu reseña. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Yo también me quedo con tu reflexión, mi opinión es que, en gran medida, las casualidades las buscamos nosotros, hay un libro que explica qué proceso psicológico usamos comparando las muertes de Kennedy y Lincoln, todas las casualidades que hay.... Y también todas las que no... Que son más. El libro, tan evocador, en principio me gusta. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Creo en el destino, no sé si llamarlo casualidad. Creo que no. En principio me interesa el tema, pero lo voy a dejar para un futuro. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Creo en casualidades y coincidencias, creo en el destino. Así que me abono al tema. La referencia a Pérez-Reverte no ayuda, pero voy a obviarla y me quedo con la sutileza del relato. Mucho mejor, dónde va a parar :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. ¡Buenas! Me paso a decirte que hoy abrí un nuevo sorteo! :)

    ResponderEliminar
  19. Hola guapa!
    Yo creo que las casualidades dan paso a algo, pero a qué? eso no lo tengo muy claro y seria largo de explicar, por el momento el libro lo dejo pasar. Feliz Halloween. Besotes

    ResponderEliminar
  20. Me gusta el argumento de este libro y, por lo que nos cuentas, creo que es una historia hermosa. Así que... me lo llevo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. Me ha gustado tu manera de contarlo y me he apuntado la referencia.

    Yo no sé si creo o no en el azar o no sé si se debe creer, solo sé pasa, que a veces hay afortunadas casualidades que parece están ahí por algo y no sabes ni tan solo explicarlo, ni tampoco decir ni cuando ni donde pero llega un momento en que todo se pone en su sitio y parece que se cierra el círculo.

    A lo largo de la vida, me he encontrado con situaciones, con cosas, con personas... que la vida ha ido poniendo ahí como para que te encuentres, para que te pierdas, para que vuelvas a encontrarte o para que nunca más te veas. Todo tiene un por qué y aunque no sepa el motivo, me parece que está ahí porque en ese momento es necesario que estén, ya descubriré o no el por qué en algún momento. ¿Existen? no lo sé, pero a veces pasan.
    Como ahora que he llegado por azar desde otro comentario y me ha gustado tu manera de contar.

    Feliz domingo

    ResponderEliminar
  22. la verdad es que la reseña te ha quedado preciosa y dan ganas de leerlo... así que gracias, porque con ese título jamás lo hubiera hecho.

    besos!

    ResponderEliminar
  23. Mmmm un relato la mar de interesante y una reseña preciosa Tizire, gracias.
    Besicos

    ResponderEliminar
  24. Me ha encantado la reseña, pero el libro lo dejo pasar de momento =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias a todos por sus comentarios: me alegra que se hayan dejado envolver por el sueño y el azar! 1beso!

    ResponderEliminar
  26. Me encantó la forma en la que está narrada esta pequeña novela. Y siento mucho no haber pasado por aquí últimamente pero he estado algo perdida. Un besito.

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe