¿Sinceridad ante todo?

19:17


Tengo que reconocer que de un tiempo a esta parte tengo bastante suerte eligiendo libros: a pesar de que hace meses que no encuentro una novela que se instale en mi Olimpo de favoritos, puedo decir sin temor a equivocarme que en los dos últimos años, consciente o inconscientemente, he hecho muy buenas elecciones lectoras. En los inicios del blog e incluso antes, cuando en mi Facebook personal le daba la vara a mis amigos con los últimos libros que había leído, no era raro encontrar opiniones negativas sobre historias que me habían resultado profundamente decepcionantes, que había terminado casi por obligación, que me aburrieron hasta la médula o me indignaron por su exceso de paja y su carencia de calidad literaria. No sé a qué se debe la mejora  que comento en mis selecciones: sigo eligiendo libros sin prácticamente leer las sinopsis y muchas veces me dejo arrastrar por impulsos tontísimos, pero sea como sea, el instinto está jugando a mi favor. Obviamente no siempre acierto y de vez en cuando me llevo algún chasco importante, pero como ustedes mismos pueden comprobar, la mayoría de mis reseñas suelen ser bondadosas y les aseguro que no es por compromiso, sino porque de verdad siento que las historias a las que me he acercado últimamente están de bien para arriba.


Todo este rollo viene porque quizás esa racha de buenas lecturas me haya ablandado el corazoncito: digo esto porque han brotado en mí ciertos escrúpulos que antes no tenía y que quiero compartir con ustedes. Dentro de ese vergel de libros mayoritariamente pasables, entretenidos, interesantes, apasionantes o maravillosos han surgido dos agujeros especialmente negros que me han arruinado la buena racha. Y lo malo es que, al contrario de lo que haría (y he hecho) con otras novelas que me han parecido un truño, no tengo intención de hablar de ellos abiertamente. 


No me voy a excusar tras el pretexto de "yo no pierdo el tiempo en hacer reseñas negativas": considero que estas son tan importantes como las positivas para mostrar la personalidad lectora de cada uno y servir de ayuda a lectores indecisos sobre si darle una oportunidad o no a un determinado libro... A mí, de hecho, me gusta leer reseñas negativas y confieso que lo primero que hago en Amazon o Goodreads es consultar las opiniones de una estrella para hacerme una idea de los puntos flojos que puede tener ese libro que tanto me interesa. Mis escrúpulos no van por ese lado, sino por otro más sentimental: con los dos libros que me han decepcionado tengo lazos que "exigen" cortarme un pelo y actuar con mesura.


La primera novela a la que me refiero fue un libro regalado con todo el cariño del mundo por alguien que estaba convencido de que me iba a agradar: por lo que tengo entendido, pidió opiniones a varias personas antes de decidirse por la obra que finalmente me acabó comprando. Para mí un libro siempre es un acierto seguro y, aunque me sorprendieron un poco sus atributos, decidí despojarme de prejuicios y leer dicha historia en cuanto pudiera, para así honrar en cierto modo el regalo recibido. Vaya lectura más horrorosa: no casaba para nada con mis gustos, los personajes tenían la misma profundidad que un vaso de leche derramado en el suelo, la escritura era bastante pobre y la trama por momentos hilarante, y no en el buen sentido. No puedo negar que me eché alguna buena carcajada a medida que me iba adentrando en lo absurdo de una historia que pretendía ser muy "auténtica" y que en realidad no era más que la fantasía calentorra de alguien que malamente había conseguido medio hilvanar un inicio-nudo-desenlace. 


La segunda novela a la que me refiero es un caso diferente: se trata del libro de un autor con el que ya había tenido una agradable experiencia y cuyas buenas críticas le avalaban, así que fui conscientemente en su búsqueda. Comencé a leer esta novela con curiosidad, esperando encontrarme una prosa de altura, como la que ya conocía, y me tropecé con un libro torpe, mal escrito, cargado de clichés baratos y con una trama que daba, literalmente, asco - pena. Sinceramente terminé la lectura porque estaba convencida de que estos "errores" serían temporales, que realmente la historia daría un vuelco a mejor, que en alguna parte tenía que encontrar esas alabanzas que me había cansado de leer en las redes sociales pero, aunque la cosa mejoró levemente, acabó siendo una experiencia francamente decepcionante que me ha llevado a no querer leer más nada del autor en cuestión. Lo peor es que la persona encargada de dar vida a esta historia es alguien que me cae bien y con la que tengo una relación cordial; sé que le ha costado mucho hacerse un huequecillo en esto de la literatura y soy consciente de que mi opinión es minoritaria y que tiene una importante legión de seguidores que no han puesto en cuestión la pobreza argumental a la que me refiero, sino todo lo contrario. Es por ello que he decidido reservarme mi opinión sobre dicha novela y simplemente olvidar que la leí, ya que me da un apuro enorme hablar mal del trabajo de una persona que está empezando y que ha puesto todas sus ilusiones y esperanzas en un futuro dentro de la literatura.


Dicho todo lo anterior, quiero aclarar que me considero una persona honesta: intento hablar siempre con sinceridad y no me gusta la hipocresía. Pero reconozco que en estos dos casos concretos me han ganado los escrúpulos que les he comentado antes y que no logro superar. Ha pasado tiempo desde la lectura de ambas historias y podía haberme callado estas sensaciones, pero esta semana me ha dado por pensar mucho en estos casos y en mi manera de actuar. No me importa hacer reseñas negativas de libros que me son ajenos, pero no quiero herir ni a la persona que me regaló el libro y que a veces me lee en las sombras ni al escritor con el que intercambio saludos de vez en cuando y cuya obra anterior me interesó tanto y, por supuesto, no me planteo mentir (o endulzar la verdad) alabando a estas obras para contentar a uno y a otro. Dicen por ahí que si no tienes nada bonito que decir de algo simplemente cállatelo y nunca pensé aplicarlo al contexto del blog... Pero finalmente el pensamiento políticamente correcto se ha impuesto en estos dos casos y ello me impide referirme a estos libros con  absoluta libertad.


¿Creen que hago bien no reseñando negativamente estos libros?
¿Deberían los escrúpulos personales quedarse aparte a la hora de realizar una reseña?
¿Están cayendo los blogs literarios como el mío en el "buenismo" al no dedicar tanto espacio a las reseñas negativas como a las positivas?
¿Es necesario ser brutalmente honesto a la hora de hablar de una obra que no nos haya gustado?
¿Les ha pasado alguna vez algo medianamente parecido a lo que cuento?

¡Me interesan mucho sus opiniones, así que no se corten en comentar!

Te encantará

61 bocaditos!

  1. Personalmente creo si la intención del blog es compartir tu opinion deberías darla. Creo q con respeto se puede hacer sin necesidad de herir a nadie.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Quizás con el tiempo lo haga, pero ahora mismo no me siento preparada para ello: sé que la persona que me regaló el libro se sentiría dolida por haber fallado en su elección (no por mi opinión del libro en sí) y en cuanto al autor, quizás más adelante me anime a ello, pero ahora mismo no me veo capaz. 1beso!

      Eliminar
  2. Lo primero que te quiero decir es que tu blog es tu casa y puedes hacer lo que quieras. Con respecto a lo que comentas, al principio de abrir el blog no tenía ningún reparo en comentar si un libro no me había gustado, a fin de cuentas, es como si se lo estuviera comentando a un amigo, lo mismo que le recomiendo una lectura a alguien también le puedo decir un libro que no me ha gustado nada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que simplemente se trata de una opinión personal y, algo que no me guste a mi, a ti te puede encantar.
    Ahora cuando un libro no me gusta ni lo termino ni hago reseña, evidentemente. Hace poco tuve un caso con tantos errores que no había manera de leerlo, se lo comuniqué a la editorial que me lo envió y hasta la fecha no he tenido respuesta. Creo que con el tiempo nos vamos dando cuenta de todo el trabajo que hay detrás y solo comentamos aquello que nos gusta, lo que no significa que si alguna lectura tiene un inconveniente no se comente en la reseña. Yo también me suelo fijar en las críticas negativas.

    Otra cosa sería todo lo contrario de lo que comentas, las reseñas que están sobrevaloradas y hacen que te crees unas expectativas con un libro que luego no se cumplen y hacen que algo que podrías considerar bueno termine por no gustarte por no encontrar lo que esperabas.

    No sé si te ha servido mi opinión pero me parece un debate interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, tanto en que cada uno hace en su blog lo que quiere como en que a medida que uno pasa tiempo aquí se da cuenta del trabajo que hay detrás y decide no perderlo escribiendo sobre libros que no te terminan de llenar. De momento estos son los dos únicos casos en los que no me veo capaz de escribir reseña por lo que comento: sé que puedo decir mi opinión sincera con todo el respeto del mundo pero me parece que, inevitablemente, acabaré hiriendo los sentimientos de alguien. Muchas gracias por tu opinión, me ha resultado clarificadora. 1beso!

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo con Isa- es tu blog y en tu casa haces lo que te da la gana. Creo que a todos nos pasa no reseñar algunos de los libros que hemos leído porque no nos inspiran, no necesariamente porque nos parezcan malos. De lo que encontramos malo opino que hay que hablar para advertir a los demás, jaja. Yo no me corto- mi última reseña de "El amante japonés" de Allende es muy negativa. Y no es la más negativa que he publicado. Eso sí: si no quieres herir los sentimientos de quien te ha regalado un libro, mejor no reseñarlo.
    A mí lo que no me gusta en la blogosfera es que de vez en cuando te topas con alguna reseña "maquillada", donde ves que no se dice abiertamente que la novela es mala. Pasó mucho con ese bodrio de Clara Sánchez por el cual le dieron el Premio Planeta.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normalmente no tengo problemas en publicar reseñas negativas: en mi blog hay varias, sobre todo al comienzo, porque la verdad es que caía en mis manos cada cosa que pa qué. Pero es cierto que para mí ha sido un pequeño shock encontrarme con dos obras de las que, por diferentes motivos, no quiero hablar: sé que si no existiera el vínculo personal que tengo con cada una de ellas hablaría de las mismas sin tapujos, exponiendo descarnadamente lo que no me ha gustado (que ha sido prácticamente todo), pero el angelito de la derecha me susurra al oído que no lo haga, que lo deje ir. Las reseñas maquilladas tampoco me gustan mucho, aunque creo que he aprendido a detectarlas a la legua, jejeje! 1beso!

      Eliminar
  4. Puedes hacer lo que te salga de las narices, faltaría más. Hay blogueros que incluso solo reseñan los libros que les han gustado mucho, porque son los que quieren recomendar, y de los demás pasan un poco. Pero si se trata de una cuestión de escrúpulos, como te han dicho por ahí arriba, yo creo que siempre se puede decir que un libro no te ha gustado nada sin herir la sensibilidad de nadie (salvo que sean hipersensibles, que eso ya es problema suyo). Todo el mundo ha leído algún libro que no le ha gustado, así que estoy seguro que los implicados sabrán comprenderlo, o deberían.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues sí, ya sé que tengo derecho al libre albedrío, pero sí que me da la sensación de que si criticara estos dos libros en concreto iba a herir sensibilidades: a la persona que me lo regaló, por su error garrafal al pensar que este libro me gustaría, estando en las antípodas de mis preferencias, y al autor que menciono, que creo que se sentiría profundamente ofendido por muy bien que me intentara explicar. Si no fuera por ese presentimiento hablaría de ellos, pero intuyendo que voy a molestar a estas dos personas, prefiero quedarme callada. 1beso!

      Eliminar
  5. Yo los reseño. Si no me ha convencido el libro que me han regalado con cariño, se lo digo a la persona que me ha hecho el regalo, con toda sinceridad (y lo he hecho recientemente, de hecho) porque, además, suelen preguntarme qué me ha parecido y no sé mentir, se me nota en la cara. Con los autores, creo que hay que hacer lo mismo. Quizás una crítica sincera le haga ver los fallos para el siguiente libro. A mí me corrigen páginas y textos todos los días y no pasa nada. Es más, frunzo el ceño y no duermo tranquila cuando me devuelven los textos inmaculados, sin ninguna sugerencia ni corrección ni nada. Además, creo que para eso tenemos los blogs, para reseñar los libros. De hecho, echo mucho de menos más sinceridad en los blogs últimamente, con tanto libro regalo de autores y de editoriales la gente no se atreve a decir la verdad.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, de momento, lo voy a dejar estar. Sé que la persona que me lo regaló se sentiría muy triste si le dijera que el libro no me gustó, porque es de esas que hacen las cosas con mucho cariño y se preocupan por acertar y saber que no me ha gustado le daría mucha pena y se lamentaría hasta el infinito y más allá, así que prefiero que no pase el mal rato. Con el autor, ya te digo: me acerqué a su obra por una buena experiencia previa y las buenas reseñas de forma totalmente autónoma y me llevé un chasco enorme... Tienes razón en eso que dices que se aprende mucho de una crítica constructiva, pero no sé si yo soy quién para decirle todo lo que me ha horrorizado, que no ha sido poco: al fin y al cabo yo sólo puedo hablar de las malas sensaciones que me ha provocado una trama de la que no he sacado ningún provecho y, como dicen por aquí, para gustos, colores. Lo que dices de la sinceridad en la blogosfera es cierto: muchas veces se nota cuando alguien habla bien de un libro por un compromiso adquirido con un autor o una editorial aunque ya ves tú, eso a mí no me preocupa... Pero ahora que ha entrado el "factor humano" me siento un poquito mal. 1beso!

      Eliminar
  6. Estoy de acuerdo contigo en que es difícil decir a alguien que su obra no te gusta. Más aún si se tiene una relación de amistad.

    A mí me gusta leer reseñas en las que se vea lo bueno y lo malo, si es que lo tiene.

    Lo que a una persona le puede parecer mal, a otra puede no importarle, o incluso ser de su agrado. Lo que yo suelo hacer es identificar todo lo bueno y todo lo malo que veo o siento, y.que cada cual elija si leerlo o no.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el problema que tengo con mi opinión negativa sobre el libro del autor es que, aunque esa persona me caiga bien, no es mi amiga del alma: si tuviera una relación más cercana hablaría del tema sin tapujos, pero como tampoco es que tengamos una confianza increíble, a pesar de la simpatía, me da corte dar el paso. Bueno, eso y que mi opinión contrasta mucho con la mayoritaria: sólo he encontrado a una persona que insinuó que no le había gustado y noté que el autor no supo encajar demasiado bien esa opinión... Así que lo dejo como está. 1beso!

      Eliminar
  7. Yo creo que el objetivo principal que nos mueve a la hora te tener en blog es compartir nuestras impresiones con los demás lectores así que tienen que ser tanto negativas como positivas, eso si, siempre desde el respeto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no dudo en compartir mis opiniones de todos los libros que leo, sean buenas o malas, el problema es que nunca me había encontrado ante la encrucijada de hacer daño a dos personas a las que aprecio... Así que prefiero no arriesgarme porque estoy casi segura que ninguna de las dos se lo tomaría con deportividad. 1beso!

      Eliminar
  8. Todo depende del contexto de cada uno... A mí sí que me ha pasado, que una novela no me guste mucho y "tener que" reseñarla, siendo de un autor o autora con el que tenía relación en redes sociales o que estaba empezando. Y lo he hecho siendo suave, intentando dar margen y comprender que si no me ha gustado no es porque sea horroroso sino porque no casa con mis gustos (por supuesto, a parte hay otras cosas más objetivas y no defendibles que también intento comentar). Claro que nunca he leído algo tan mal escrito como para no poderle sacar una parte buena (bueno, sí, pero no ha sido de autores que yo conociera y por tanto hice la crítica a gusto). Si ese es tu caso, mejor no reseñar que reseñar y no decir lo que quieres decir. Es verdad que da mucho apuro quitarle la ilusión al autor o autora en cuestión. Pero, ¿y si le haces una crítica constructiva en privado? Si es de los que las acepta, le podría ser beneficiosa para la próxima vez.
    Lo de que me regalen un libro y no me guste también me ha pasado, y lo comenté con la persona que me lo regaló, la cual lo leyó y le pareció igualmente malo jaja (Estoy hablando de Divergente, que no es que sea una cosa exagerada de malo, pero me gustó lo suficientemente poco para no seguir con la saga.)
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi problema es ese que cuentas, Caminante, que el libro me ha parecido malísimo, por decirlo suavemente, y casi que no tengo nada bueno que decir. Me da la sensación que la persona que escribió el libro no se lo tomaría nada bien y tampoco lo harían todos esos que han puesto el libro por las nubes, a pesar de los fallos evidentes que se pueden encontrar en prosa y argumento... Y prefiero hacer la paz y no la guerra. Sobre el regalo, la verdad es que no me importaría hacer una crítica sobre este libro y seguro que me saldría hasta graciosa, porque vaya tela de novela, pero la persona que me lo regaló es de esas que se toman los pequeños detalles muy a pecho... Así tampoco me atrevo a hablar de él (quizás dentro de muchos años, cuando se haya olvidado del regalo...). 1beso!

      Eliminar
  9. Vaya tema, bueno mira, si hay vinculación, por ejemplo que conozca al autor o lo que sea, le haría saber personalmente que creo que flojea o que me ha parecido (si tengo cierto trato, claro), más si es alguien que está buscando su sitio. No soy ni partidaria ni detractora de las reseñas negativas, con lo que no estaré de acuerdo es con la falta de sinceridad, más bien con la mentira descarada o el maquillaje de camuflaje. Se agradecen, por supuesto y si he leído algo y me preguntan le diré si lo recomiendo o no.
    Lo de que sea de regalo me da un poco más igual, también es que yo soy de las que buscan el lado positivo pero si fuese una completa decepción si lo dijera algo sería sutil.
    ¿Por qué esa obsesión con la necesidad de opinar en negativo como argumento para hacer reseña? no lo hago en mi vida ¿por qué en el blog? Creo que reservarse no es pecado ni mucho menos, quien opine lo contrario pues me parece muy bien pero no me quita el sueño. Es más, en todo caso pienso que mis opiniones en general no son tan relevantes como para tener que compartir todo lo que pienso sobre todo lo que me parecen las cosas, claro que tengo opiniones pero es una tan válida como cualquier otra. Y ya que estamos te diría que a veces hay más afán de protagonismo que decepción/indignación. Eso sí que me parece mal.

    También te digo, siempre quedan lecturas fuera de mi blog, por pereza, por tiempo, por ganas, por no saber enfocarlo, por necesitar digerirlas, porque piense que no interesan. Muchas causas (en principio la política de empresa no es que todo lo que lea tiene que salir a relucir). Respecto a que me de menos ganas una negativa, pues depende, fíjate que lo hago más por mi, por despejarme de la sensación y soltarla fuera (véase La hondonada y mi desengaño). Ahora, que si veo una reseña de un libro que no me ha gustado, tampoco voy a hacer palmas.
    Tengo dos cosas como guía: 1. Que me apetezca y 2. No estar condicionada. Supongo que esto responde ya.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribir un comentario tan completo. No creo que sea capaz de decirle al autor lo que opino en realidad de su obra: no soy tan amiga suya y me da mucho apuro ser la única persona que le diga que su libro me parece bastante mediocre, por ser suave... Ya sé que hago mal, que quizás debería ser sincera, pero creo que hubiera sido diferente si esa persona me hubiera pedido directamente su opinión, pues entonces sí que le hubiera comentado mi parecer, con toda la delicadeza posible. Pero como no ha sido así, sino que fui yo quien se acercó a ese libro a posta, me da mucho palo comentarle mis impresiones porque creo que se lo tomaría mal.

      Sobre el libro del regalo me daría igual hacer una reseña, que además es un libro que tiene mucha tela que cortar en cuanto a clichés y roles de género pasados de moda, pero si no lo hago es porque el regalante es alguien que sé que se sentiría fatal por ello y la verdad, no me compensa.... Como dije más arriba, puede que algún día lo haga.

      Sobre lo que dices de opinar en negativo, entiendo lo que dices: yo siempre hago el intento de comentar los aspectos positivos y negativos de una lectura, intentando ser lo más ecuánime posible, aunque a veces no me sale: recuerdo algunas historias que me parecieron pura basura y no tuve pelos en la lengua para contarlo aunque, afortunadamente, mis últimas elecciones han mejorado la calidad de mis lecturas. A mí me gusta leer las reseñas negativas no porque crean que tienen más razón que las positivas, sino porque suelen contrastar con aquellas y comentar aspectos que quizás a otras se les pasaron por encima: a veces son tonterías por hacer la gracia, pero en ocasiones señalan hechos que en otros comentarios más elogiosos suelen pasar desapercibidos. Y tienes razón en aquellos que hacen de su blog un vomitadero de bilis: cuando veo que alguien se dedica en exclusiva a hablar mal de cualquier libro, empiezo a desconfiar.

      Yo he ido cambiando mucho con respecto a mi manera de enfocar las reseñas: ahora mismo suelo dejar pasar mucho tiempo entre lectura y comentario para que la historia repose, pues me he dado cuenta que muchas veces, con el paso del tiempo el libro a mejorado o empeorado en mi cerebro... También hay muchos libros de los que no me apetece hablar extendidamente y por eso he creado mis microrreseñas de Facebook, para dejar constancia de su lectura.

      En fin, me alegra que la reflexión de hoy haya dado para leer opiniones tan variadas como las que me estoy encontrando. 1beso!

      Eliminar
  10. Hola, yo si estuviera en tu situación creo que haría lo mismo. A mi también me han regalado libros que no he podido "digerir" y sinceramente no sabía como decírselo a la persona, cuando ella te lo ha regalado con la mejor de las intenciones.
    Y con respecto al libro del autor, quizás si no tuviera un trato tan personal lo reseñaría desde la mas sincera opinión pero siendo alguien con el que tienes una mayor cercanía y entendiendo que acaba de empezar en este mundo (yo lo admiro profundamente porque soy pésima escritora y me parece muy complicado escribir bien y gustar al mismo tiempo) probablemente evitaría hacerlo.

    Aún así, como bien han dicho otras personas, es tu blog y tu puedes escribir y reseñar lo que quieras. Quizás tu misma le estés dando mayor importancia de la que tiene, déjalo estar y no te agobies por ello ;)

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sobre el regalo estamos completamente de acuerdo: cuando alguien pone tanto cariño en algo, da un poco de pena ponerse tiquismiquis... Y sobre el autor me pasa algo raro: no es mi amigo del alma pero tampoco es un completo desconocido, sino una persona que me cae bien, que ha tenido gestos bonitos conmigo, con la que tengo cierta afinidad... Y también admiro su lucha por hacerse un hueco sin tenerlo nada fácil... Así que mejor, pasopalabra. 1beso!

      Eliminar
  11. Pues es tu blog y creo que en él debes hacer lo que te apetezca, sentirte sobre todo cómoda. Que no te apetece, pues nada, a dejarlo pasar. Que nos ponemos nosotras mismas obligaciones y ya bastantes obligaciones nos da la vida. Que éste es su sitio y debes de estar a gusto, sentirte bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya claro, si hay que hacer lo que a uno le pide el cuerpo y a mí me pide pasar de puntillas sobre estos libros... Pero esta semana he pensado mucho sobre el tema y creo que si no dejaba constancia de ello iba a estallar por algún lado! Me alegra que haya dado pie a un interesante debate. 1beso!

      Eliminar
  12. Entiendo que si es por razones de este tipo, más personales, sea normal que no quieras hacer una reseña negativa, pero creo que aunque si son reseñas negativas son constructivas y justificas bien tus razones, eso puedo ser positivo, en especial para el autor que mencionas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, si uno habla de los libros desde la positividad pueden salir cosas buenas y todos podemos aprender... Pero, sobre todo con el libro escrito por mi conocido, no tengo demasiadas cosas buenas que decir y no quiero hacer sangre en un tema tan delicado como son los inicios de una carrera literaria. 1beso!

      Eliminar
  13. Ya te lo decía en twitter. Mejor no reseñarlo ¿Para qué lo quieres en el blog? Si hay vinculación con el autor y a mí me ha pasado, es mejor preguntarle antes, yo lo he hecho, incluso he mandado el material a otros bloggers con gustos más afines. Si me piden una opinión objetiva ( es bueno o malo), y yo creo en el valor objetivo del arte independientemente de los gustos, que por supuesto, son subjetivos, hago lo mismo, digo si es malo o bueno y combino con si me gusta o no. Puede ser que un mal libro me guste y que uno bueno no. Si te ves en el compromiso, habla con el autor y evita reseñarlo, si insiste, sí, sinceridad ante todo, venimos a tu blog para leer TU opinión como lectora. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu tuit Yossi, tienes toda la razón del mundo. A mí el autor no me pidió una opinión sobre su obra, creo que si lo hubiera hecho tendría menos escrúpulos, pero es que fui yo a por su obra guiada por el entusiasmo general y me llevé un palo tan grande... que prefiero tragármelo yo sola. Así que prefiero seguir opinando como siempre del resto de mis lecturas, buenas y malas, sin intención de provocarle un disgusto a nadie. 1beso!

      Eliminar
  14. Me identifico mucho con tu experiencia, y curiosamente, mis opiniones también suelen ser más hacia el lado positivo. En fin, que como dices muchas veces las personas creen que hacemos mal, pero creo que lo más importante es expresar nuestra opinión, sin importar si esta es buena o mala. Saludos ;3.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente mis reseñas últimamente van hacia lo positivo porque he tenido la suerte de tropezar con buenas novelas, que en general, he disfrutado mucho. Si no tuviera ningún tipo de enlace personal con estas dos historias, no me cortaría en hablar de ellas pero, la verdad, ahora mismo no me veo capaz de hablar de esas novelas sin pensar que puedo molestar a gente a la que aprecio. 1beso!

      Eliminar
  15. Es tu blog, tu vida, tus opiniones. Creo que tu decides y no tienes que excusarte.Yo libros-truño como tu dices no suelo reseñar porque normalmente ni los termino. LUego esta la critica incisiva y la diplomática. Creo que todo es cuestión de formas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es cuestión de excusarme, más bien sacar fuera esos pensamientos que me estaban dando vueltas en la cabeza: creo que hago lo correcto al no hablar de estos libros, al menos de momento, pero el bulle bulle interno me impulsaba a escribir una entrada... Me alegra que suscitara debate. 1beso!

      Eliminar
  16. A mi me parece bien lo que decidas. A mi personalmente me cuesta mucho más hacer las reseñas negativas. Yo soy muy entusiasta con lo que me gusta y quizá demasiado negativa con lo que no. Hoy precisamente me ha tocado hacer una de una historia para olvidar y me ha costado, pero, entiendo que debo ser honesta con quienes me leen y he dejado mi opinión personal. Lo que sí me parece importante es hacerlo con respeto porque soy crítica literaria ni me creo con el derecho de machacar el trabajo de nadie.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí nunca me ha costado hacer una reseña negativa: no es plato de buen gusto, pero entiendo que, si no me ha gustado un libro, no tengo por qué alabarlo o ser condescendiente con él. Pero nunca me había encontrado con una situación como ésta, lo que me ha llevado a ver las cosas desde otra perspectiva. El respeto es lo más importante a la hora de hablar de un trabajo en el que se ponen tantos sentimientos. 1beso!

      Eliminar
  17. Me cuesta hacer una reseña negativa, pero creo que también son importantes. Más de una he hecho ya. Pienso que el autor, en lugar de ofenderse, debería aprender de esos peros y corregir errores.
    Creo que hay que ser sincero, sin ofender a nadie, por supuesto. Desde el respeto todo es discutible y mejorable.
    Buena entrada. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi problema no es tanto hacer una reseña negativa sino ofender a dos personas a las que tengo aprecio. Si no hubiera nada personal, no dudaría en hablar abiertamente de esos libros pero aún no estoy preparada para "ofender" a las dos personas implicadas, que creo que ahora mismo se lo tomarían mal. 1beso!

      Eliminar
  18. Creo que has iniciado un interesante debate, además de tu post los comentarios también tienen mucha miga. Volveré sobre ellos este finde cuando tenga más tiempo. Entiendo perfectamente tus escrúpulos. No me seduce la "sinceridad brutal", sobre todo porque hacerse una opinión cabal no es tan sencillo. Influye en nuestra opinión tantas cosas. Aún existiendo criterios objetivos, que todos conocemos, no es fácil. He leído reseñas de libros objetivamente impecables, no porque lo diga yo (que lo digo), sino porque lo dice la crítica cualificada de manera casi unánime, despachados en términos nada amables. Y eso no es sinceridad, es soberbia.
    Por mi parte, creo que se puede hacer una crítica negativa sin destruir el libro y machacar al autor. Se trata de esgrimir argumentos y exponerlos sin acritud. Creo que llaman a esto asertividad. Hace no mucho leí un blog donde calificaban a los libros con adjetivos del tipo "lamentable" "al infierno" y cosas así. Muy gracioso, pero estos blogueros convertidos en jueces del apocalipsis me dan grima. Sobre todo porque carecen de formación y de argumentos en la gran mayoría de los casos.
    Dispongo de poco tiempo para leer, escribir y hacer comentarios de mis lecturas (no me gusta la palabra reseña porque tiene un contenido académico que requiere formación). Dicho esto, si un libro no me gusta, lo dejo. No reseño libros que no me gustan y tampoco obligo a nadie a que lea los que recomiendo. Simplemente se trata de compartir, poder hablar de libros con otras personas y encontrar lectores afines. Por desgracia, en el mundo real esto es harto difícil.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haber suscitado un debate a raíz de una entrada de desahogo personal: la verdad es que los comentarios me han aportado diferentes matices sobre mi decisión. Yo no he tenido problemas hasta ahora en hacer críticas negativas, siempre argumentando lo que no me ha gustado del libro, y sé que a raíz de ellas mucha gente se puede interesar por un texto pues, afortunadamente, los gustos no tienen que coincidir. El problema que tengo con estos libros es más bien sentimental, pero, dado que ambas obras me han generado sentimientos tan negativos, he reflexionado sobre si hay que ser brutalmente honesto, aunque eso duela. Se ha puesto de moda en ciertos blogs lanzar comentarios demoledores sobre un libro y, aunque puede ser gracioso por momentos, coincido contigo en que, en muchos casos, se peca de prepotencia.

      Yo también suelo dejar a medias los libros que veo que no terminan de cuajar con mis gustos pero, ya ves tú, en ambos casos pensé que la cosa mejoraría y también por escrúpulos no quería dejarlos a la mitad: mea culpa, quizás con su abandono no hubiera llegado a la situación en la que estoy ahora. Espero que esto haya sido sólo un bache y pueda retomar la racha de buenas lecturas que me ha acompañado durante tantos meses. Muchas gracias por tu detallado comentario, 1beso!

      Eliminar
  19. Pues es una decisión muy personal, no te descubro nada diciendo esto. Y cada cual lleva su blog como crea. Yo te puedo hablar por mí. Empecé con el blog en 2008 (¡fíjate!, había dinosaurios y todo por los parques) y tuve claro que iba a poner en él todos los libros que leyese. Todos son todos. Como todo lector asiduo una conoce sus gustos y, como tú, es raro que dé un un libro que no me guste, pero oye, a veces pasa. En mi caso yo los reseño igual. Y me da igual también si el libro lo he pagado yo, me lo ha regalado algún amigo/familiar o una editorial/autor. Si no me gusta lo digo igual.

    También me gusta leer reseñas negativas en los blogs, porque he sacado libros que sí son de mi gusto de ellas, y luego yo los he reseñado bien. Es absurdo pensar que todo nos va a gustar a todos. Mira, el libro de Félix Sabroso estoy loca por leerlo, y no pueden haberlo puesto peor. "Pez en la hierba" para mí fue un truño, y así lo expresé en mi reseña, y la gran mayoría de aquella lectura conjunta lo adoraba. O hace poco también, leí una reseña mala mala de un libro de relatos cortos en un blog y a mí el libro me llamó mucho la atención. Lo estoy leyendo ahora y me está encantando.

    Con esto quiero decir que el que lee asiduamente lo seguirá haciendo a pesar de encontrarse con reseñas negativas. Cada uno conoce sus gustos y si ve una mala reseña de un libro que le llama la atención igualmente lo leerá.

    No sé, yo no te diría lo que tienes que hacer en tu blog, pero sí te digo lo que me gustaría ver en tu blog a mí, personalmente, y me gustaría leer ambas reseñas.

    Por otro lado, una de las cosas que dices del libro que te regaló tu amigo es que suele leer tu blog, Cuando vea este post supongo que sabrá que te refieres a su libro igualmente, ¿no? No sé, ya qué más da. Igualmente valoras que te haya regalado un libro, ¿no? Yo a mis amigos o familiares les digo "vaya mierda libro me has regalado, tío" cuando se tercia, y no pasa nada. Incluso alguna vez he sido yo la que no he acertado regalando y he recibido esa frase por respuesta. Y no pasa nada.

    Bueno, paro ya, que va a tener más letras mi comentario que tu post.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes qué? A raíz del debate surgido en los comentarios me estoy planteando publicar algún día las reseñas, no ahora, pero sí dentro de algún tiempo... Cuando los escrúpulos se hayan puesto a dieta un poco. Yo cuando empecé el blog también me prometí reseñar todo y hasta ahora así lo he hecho, si no ha sido aquí si a través de Facebook, donde he hecho comentarios de libros más cortitos que no me dan para una reseña... Pero estos dos ya ves, se me han atravesado y no he sabido cómo gestionarlo. Como digo, estoy a favor de las reseñas negativas y en mi blog encontrarás varias: a mí me guían bastante a la hora de elegir mis lecturas y no sería la primera vez que descubro que ese libro que todo el mundo pone mal a mí me suliveya, pero ya ves, me he cortado un poco.

      Sobre lo que comentas de la persona que me regaló el libro, tienes razón: al publicar esta entrada conocía los riesgos de que se diera por aludida... Aunque de momento no ha pasado. Supongo que inconscientemente ha sido un mecanismo para ir preparando el terreno para cuando le diga que no me gustó la historia, no? En fin, que yo también valoro la honestidad pero lo cierto es que en estos dos casos concretos ha ganado lo políticamente correcto. Gracias por tu comentario, 1beso!

      Eliminar
  20. Creo que lo mejor es ser honesto. Yo hablo sinceramente de las obras que no me han gustado, pero si me pasara como a ti, y tuviera reparos en hablar mal de una, no lo haría y punto. Pero me gusta lo que has hecho, explicando los motivos, aunque no tengas que justificarte, es bueno ver tanta sinceridad.

    Besoos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comprensión. Sé que no tengo que justificarme pero me apetecía poner mis ideas por escrito y, ya que estaba, compartirla con ustedes. Con esta entrada no quiero decir que nunca comentaré nada negativo, pero sí manifestar que, a veces, el corazón gana a la razón. 1beso!

      Eliminar
  21. Lo de reseñar libros cuando se tiene algún tipo de relación con el autor es complicado, por eso yo rara vez lo hago.
    No hay por qué reseñar todo lo que se lee. Yo a veces dejo algún libro sin reseñar, principalmente porque el libro en cuestión no me inspira una reseña.
    En tu caso veo que el problema es que reseñar esos dos libros que mencionas te crearía un conflicto interno. Si haces una reseña positiva sentirías que no estás siendo honesta ni contigo ni con los que te leemos. Si la haces negativa estarías dañando a la persona que te hizo el regalo y al autor del otro libro, y te sentirías mal por ello. Hagas lo que hagas no estarías a gusto contigo misma. Yo en tu caso haría como tú, no reseñaría. El silencio puede ser también una eficaz y poderosa forma de comunicación, y en este caso además muy elegante. Al fin y al cabo no siempre es necesario compartir todas nuestras opiniones.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has explicado perfectamente: reseñar me crearía un conflicto interno, porque estaría afectando a personas cercanas que me importan. Sé que no es necesario hacer reseñas de todo lo que leemos pero a mí me gusta dejar constancia de mis lecturas, para bien y para mal: quizás en este caso, dentro de un tiempo, haga reseñas de estos libros, cuando mi malísima opinión se haya estabilizado. He aprendido que lo mejor, a partir de ahora, es no reseñar nada de alguien cercano a menos que expresamente me lo pida y esté abierto a cualquier tipo de opinión. 1beso!

      Eliminar
  22. Pues sí, nos ha pasado. A mí con el de Anthony Trollope, que lo había ganado en un sorteo, además de la editorial Dépoca, La señorita Mcakenzie. Me dio mucha pena porque podría perder desagradecida. Aun así hice la reseña, pero igual me corté un poco, no fui fan punzante como en otras ocasiones. Es que es imposible hacer la valoración dejando de lado las emociones que rodearon a la lectura. Eso forma parte del juego y a mí me parece que es bonito que sea así. No somos críticos literarios ni jueces, ni estamos analizando el libro. Lo que hacemos es expresar lo que sentimos con una lectura y opinamos.

    Por otro lado entiendo lo del autor. Eso no me ha pasado pero creo que en tu caso habría hecho lo mismo. También es por eso que no suelo aceptar libros de autores nuevos porque si no me gusta no me parecería bien desalentar a posibles lectores. Que yo haga una reseña negativa de un autor que vende miles de libros no va más allá que mi encantador grupo de cantineros que en relación al mundo es pequeño. Pero si es un autor nuevo no me sentiría bien, aunque tampoco mentiría y haría una reseña diciendo lo estupendo que es. Lo que sí puedes hacer es si tienes confianza contarle a él la verdad. Cuando yo publiqué mi novelilla hubo una persona a la que no le gustó nada, tiene un blog, le dio apuro hacer la reseña y me mandó un mail. Se lo agradecí, de verdad, porque me dijo cosas muy interesantes de las que pude aprender mucho y tomar buena nota.
    Me parece bien que no hayas hecho la reseña si no te ibas a sentir bien. Has sido honesta contigo y con nosotros ¿qué más se puede pedir?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, creo que tenemos opiniones similares. A veces podemos ser más suaves en ciertas críticas si nos sentimos "en deuda" con el origen del libro, aunque a mí nunca me había pasado en tal extremo como en el del libro regalado... Sobre el autor, pues no sé, yo fui a por él adrede, dejándome llevar por mi experiencia previa y por las buenas críticas y el chasco no pudo ser mayor: aún así no me atrevo a hacérselo notar, pues al fin y al cabo mi opinión es la única abiertamente negativa sobre su obra y quizás el problema haya sido mío, de no encajar con el género, no empatizar con la historia. Creo que finalmente escribiré algo dentro de algunos meses, cuando no tenga tanto remordimiento. 1beso!

      Eliminar
  23. Hola.
    Soy nueva por aquí y no se si mi opinión es digna de que la tengas en cuenta, pero aquí te la dejo, por si te sirve de algo. Decirte que te entiendo perfectamente, ya que cada vez que he de publicar la reseña de un libro que no me ha gustado nada, me sale una ulcera. Le doy vueltas y mas vueltas antes de sacarla a la luz. A ver, yo nunca voy a decir a las claras "señores, no lean esto porque es un truño como un camión de grande, gástense su dinero en otra novela porque ésta no merece la pena". Digo esto mismo pero con sutileza porque no me gusta la prepotencia y los que me suelen leer habitualmente saben leer entre lineas.
    Ante todo me gusta ser sincera, pero sin causar daño a nadie y menos si conozco al autor o el libro ha sido un regalo (como es tu caso). Entiendo que los autores deben saber lidiar con todo tipo de criticas, sean buenas o malas, pero no todos son iguales. Unos se las tomas bien y otros no tanto, pero es tu sincera opinión.Hay gustos para todo y creo que se lo debes a los que te siguen, porque muchas veces son las opiniones coincidentes de muchos bloggers lo que me hacen decantarme a la hora de leer un libro o descartarlo, ya que la economía no está tan boyante como para comprar truños sin haberte asesorado antes.
    También creo que es tu blog y vas a publicar lo que te parezca mejor, siempre sin dañar a nadie.
    Perdona por la retahíla, pero me gusta opinar sobre este tema. Me quedo por aquí, perenne.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola y bienvenida! Todas las opiniones son tenidas en cuenta! :) Yo nunca antes había tenido problemas en hacer reseñas negativas: no es un plato de buen gusto, porque supone que has "perdido el tiempo" con algo de poca calidad, pero lo hacía con la esperanza de ayudar a alguien a tener una opinión más completa sobre una novela. El problema de este caso son los sentimientos que hay en juego: quizás las paranoias sean sólo de mi parte, pero me siento muy cortada para hablar mal de estas dos historias. Sobre cómo los autores encajan las críticas tienes razón: deberían estar abiertos a recibir opiniones buenas y malas pero me temo que lamentablemente no es así: he sido espectadora de muchas polémicas entre autores y blogueros simplemente porque a un reseñador no le gustó una novela y casi acaban de los pelos... No creo que la persona que escribió el libro que le disgustó sea así, pero tampoco lo puedo garantizar al 100%, ya que nunca le suelen hacer reseñas negativas y todos tenemos nuestro corazoncito. Muchas gracias por opinar por aquí, me ha gustado conocerte! 1beso!

      Eliminar
  24. Querida, es tu blog y debes sentirte libre de escribir sobre lo que te apetezca sin tener que dar explicaciones a nadie. Dicho esto, te entiendo perfectamente, creo que todos los lectores que tenemos un blog de reseñas te entendemos y nos ha pasado alguna vez algo parecido. Si te sirve de algo, yo jamás reseño libros que no me han gustado: primero porque ni los termino de leer y segundo porque ¿para qué perder el tiempo hablando de ellos si no me han gustado? Y tercero y más importante: hacer una reseña negativa es muy complicado, tienes que argumentar muy bien las razones por las que consideras que no te ha gustado ese libro. Y... ¿te aporta algo reseñar un libro que prefieres olvidar? Yo creo que no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las razones que expones para no hacer reseñas negativas las entiendo perfectamente y casi todas las aplico: no suelo terminar libros tan malos que no me terminen de llenar (excepto casos como éste, que de verdad pensaba que la cosa mejoraría) y también creo que una reseña negativa es muy difícil de hacer, pues toca equilibrar sinceridad, argumentación sólida y respeto sumo para que nadie se sienta atacado personalmente... Hasta ahora he reseñado libros negativos para ayudar a otros lectores a tener una panorámica general sobre el libro en concreto pero tienes razón en que no aporta nada hablar mal de un libro que quieres olvidar. 1beso!

      Eliminar
  25. Te entiendo perfectamente, querida Tizire, y estoy de acuerdo contigo: hay ocasiones en las que es mejor callar. Y no creo que tenga nada que ver con el buenismo y mucho menos con la hipocresía. Se trata de amabilidad, que no es nada malo ni vergonzoso. Cada uno tiene sus propios criterios, faltaría más. Adelante con tus principios, amiga; yo hubiera hecho lo mismo en tu lugar. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no lo había visto desde el punto de vista de la amabilidad pero mira, tienes razón: quiero ser amable con esas dos personas y no hacerles daño... Gracias por tu apoyo. 1beso!

      Eliminar
  26. ¡Buenas!

    La verdad es que en esto no estamos de acuerdo. Si el libro en cuestión es un libro comprado por mí y me ha parecido horroroso, necesito contarle al mundo entero que me he sentido estafada (y más con el precio que tienen hoy en día los libros). Esto sobre todo me pasa cuando todo el mundo habla maravillas de un libro "de moda" o un clásico. Si siento que para mí es malísimo, tengo que decirlo.

    En el caso de que se trate de una colaboración, es un compromiso adquirido. He de demostrar que he leído el libro que me han enviado, por lo que mi opinión saldrá publicada, sea positiva o negativa.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente no se trata ni de lo uno ni de lo otro: vale que el libro lo compré yo, pero fue una de esas ofertas de Amazon por un euro y bueno, no me parece un gasto tal como para sentirme estafada (lamento más el tiempo perdido que el euro invertido). Si hubiera sido una colaboración desde luego que hubiera dado mi opinión sin ningún tapujo: es algo que advierto a todos aquellos que quieren colaborar conmigo y no sería la primera vez que hiciera una mala crítica sobre un libro facilitado por una editorial. El problema aquí viene por la implicación personal con las personas detrás de los libros, que me ha cortado un poco... Pero bueno, quizás con el tiempo acabe hablando de estas dos novelas. 1beso!

      Eliminar
  27. Poco puedo añadir a lo que ya se ha comentado anteriormente. Coincido en que tu blog es tu espacio y que puedes en el publicar en él lo que quieras y creas conveniente pero siempre desde el respeto. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por participar y por el apoyo prestado, 1beso!

      Eliminar
  28. Mi actitud en el blog es siempre comentar lo que el libro me ha sugerido. Procuro, eso sí, razonar los motivos por los que no me gusta una novela y siempre dejo abierta la posibilidad a que me equivoque, entiendo que una novela que nos gusta o que nos disgusta puede estar influida por muchas circunstancias personales, así que puede ser que no sea el momento adecuado para su lectura.
    Dicho esto, parece que no es el caso de estas dos novelas que señalas sin nombrar. Me paso en un caso con una novela de una blogger con la que tenía relación.

    Has explicado tus motivaciones y me parece que son razonables, el blog es algo personal y cada cual es libre de hacer y decir lo que crea conveniente, así que me parece estupenda tu elección porque es lo que has visto claro.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos en nuestra manera de enfrentar las reseñas: yo siempre comento, para bien o para mal, lo que me ha sugerido el libro, aunque aclaro que mis opiniones son personales y no tienen por qué ser extrapolables a cualquier persona. La cuestión aquí es que las dos personas tras estos libros se pueden sentir heridas por una opinión negativa sobre esas historias y, como no me siento preparada para hacerles pasar ese trago, prefiero reservarme. Tal vez sea exceso de celo por mi parte y en realidad no se lo tomarían muy mal pero, yo que sé, de momento lo voy a dejar estar así. 1beso!

      Eliminar
  29. A mi me ha pasado, y he procurado con un poco de mano izquierda dejar ver que el libro podía haber dado más de si. La verdad es que llevo también muy buena racha con los libros que leo y a veces pienso que los lectores de mi blog deben pensar que soy muy fácil de contentar, pero si una novela me gusta, me gusta aunque tenga malas opiniones en otros lugares. Pienso que hay que decir siempre lo que pensemos, eso si, con respeto.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaajaja, pues compartimos sentimiento! Yo también he llegado a pensar que tanta crítica positiva me quitaría credibilidad ante los que me leen pero, leñe, es que he tenido mucha suerte últimamente, la verdad (y que dure, por favor!). Como he comentado a otras personas, quizás acabe haciendo reseñas de estos libros, aunque será dentro de mucho tiempo. 1beso!

      Eliminar
  30. Vaya temita traes, Tizire. Aunque entiendo tus argumentos. En un caso por la persona que te lo regaló: bien puedes hablar con esa persona, conocer las razones que le llevaron a pensar que te gustaría. Tal vez te conozca bien como persona pero no como lectora. Y si con el autor hay un vinculo más cercano... pues supongo que siempre está la opción de hablar también con él y decirle la razón por la que no te convenció.

    En cuanto a hacer comentarios negativos sobre una lectura, yo lo tengo claro, porque cuento lo que leo y si no me gusta, pues lo digo, y explico porqué. Bien es verdad que, por un lado, tiendo a tener más o menos aciertos porque ya sé que tipo de libros quiero leer, puede haber decepciones, pero es más difícil de encontrarme con una lectura que me horripile. Y, por otro lado, cuando me da pereza comentar un libro que no me ha convencido mucho, o que no sé muy bien qué comentar, los meto en las reseñas express con un comentario breve.

    Por un lado los blogs son personales, y cada cual decide qué tipo de reseñas quiere hacer y cómo hacerlas. Y, por otro, creo por encima de todo en la sinceridad, es decir, la honestidad de quien comenta un libro. No me gusta cuando se hacen lecturas sobrevaloradas, que a veces son frecuentes, por distintas razones: conocer al autor/a, lecturas compartidas que "arrastran" a esa sobrevaloración, que la editorial te lo ha enviado... En fin, de todas formas, siempre cada cual es libre de hacer lo que quiera y ser consecuente (o no) consigo mismo y su blog y lo que cuenta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aciertas de pleno, Ana en cuanto a la persona regalante: me conoce como persona pero no como lectora. Por eso se dejó asesorar por libreros y demás que le dijeron que el libro que me compraba me encantaría, que es lo que gustaba a las chicas de mi edad... Y toda ilusionada me compró una novela que resultó ser un bodio. Ahora mismo no estoy preparada para decirle que no acertó pero quizás más adelante lo haga: sé que se sentiría fatal y no quiero eso.

      Yo tengo claro que no me importa hacer reseñas negativas: es más, en mi blogs las hay y las seguirá habiendo. Otra cosa es que últimamente todos los libros me gusten y no haya lugar para malas opiniones y que, justo cuando me encuentro alguna mala pasa lo que estoy comentando, que se ven envueltos los sentimientos: te aseguro que si no fuera por eso me despacharía a gusto con estas dos historias, sin faltar, claro, pero sin cortarme a la hora de dar mi opinión.

      Coincido contigo en que esas lecturas y reseñas sobrevaloradas son lo peor: confieso que he dejado de seguir a algún blog que otro cuando he comprobado que lo único que hace son reseñas para quedar bien con los colaboradores, eso no me parece honesto. Pero también te digo que creo que se demoniza un poco a la gente que colabora con editoriales y demás: la mayoría de blogs que sigo son sinceros y si no les ha gustado un libro lo dicen claramente, por muy regalado que sea. Muchas gracias por tu completa opinión, 1beso!

      Eliminar
  31. Muchísimas gracias a todos por comentar, nunca pensé que esta "confesión" daría para tanto y me ha gustado mucho conocer las opiniones que tiene cada uno sobre el tema. 1beso!

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe