Carta de una desconocida.

10:16


El arte de procrastinar requiere esfuerzo y motivación: no es cuestión de simplemente “dejar todo para más adelante”, sino de engañar al cerebro haciéndole creer que se puede posponer una actividad obligatoria porque tienes que hacer antes otra cosa más importante. Tras muchos años como procrastinadora, soy experta en el sector: no es raro, por ejemplo, que me acerque a la biblioteca con la intención de estudiar como si no hubiera mañana para acabar entreteniéndome entre las estanterías y encontrar “casualmente” uno de esos libros que tengo que leer y que, ya que está entre mis manos, voy a empezar inmediatamente. Algo así me pasó cuando tropecé con un ejemplar de Carta de una desconocida, de Stefan Zweig, un autor que me gusta mucho y una obra tan cortita que pensé que no me haría procrastinar demasiado… Decidí leerlo allí mismo, dejando a mis estupefactos apuntes a su suerte,  que no se podían creer que una vez más abandonara sus instructivas lecciones en busca de una lectura mucho más placentera…



Un escritor en la cima de su fama recibe una extraña carta de parte de una mujer a la que no recuerda conocer. Sin saber qué quiere ni de quién se trata, nuestro protagonista se sumerge en la lectura de una epístola que destila una pasión desbordante hacia su persona por parte de una dama de su pasado, que le cuenta cómo se ha enamorado perdidamente de él, cómo esa obsesión ha trastocado su vida mientras que él apenas reparaba en su presencia silenciosa y anhelante…


Sólo hacen falta dos personajes para dar solidez a esta obra: el escritor, un hombre joven, guapo y triunfador que siempre ha tenido mucho éxito con las mujeres, aunque nunca ha querido comprometerse con ninguna y, por otro lado, ella, una mujer enamorada hasta el infinito que ha pasado la mayor parte de su vida obsesionada por este amor, desde que siendo niña coincidieron como vecinos en el mismo edificio. En el transcurso de las pocas páginas que contiene el libro conoceremos mejor a esta muchacha y la explosión de sentimientos que siente por el protagonista, todo lo que le ha amado y ha sufrido sin él saberlo. El paso de la adolescencia a la madurez de la joven y los avatares sufridos desde que dejaron de vivir bajo el mismo techo serán los ingredientes necesarios para hacer de ésta una de las historias de amor más increíbles y trágicas que haya tenido la oportunidad de leer.



A estas alturas no me sorprende encontrarme  ante una prosa tan maravillosa como la de Stefan Zweig, tan cargada de solidez y poesía, tan parca en extensión pero tan llena de matices… Lo que sí me alucina, y lo hago siempre que me encuentro con un caso similar, es la capacidad del autor para meterse en la piel de un personaje femenino y hablar en primera persona de su mundo interior de una manera tan real y humana: la escritura de Zweig rezuma sensibilidad y todos los sentimientos que expresa en boca de la muchacha protagonista se notan auténticos, vívidos. El relato en todo momento va ganando en fuerza hasta llegar a un clímax final que nos deja el corazón en un puño y que nos hace pensar que Zweig una vez más, ha logrado conquistarnos, que es muy injusto el olvido al que ha estado sometido tanto tiempo, que no debemos perder la oportunidad de leer todo lo que podamos de un escritor tan rematadamente bueno, todo un genio de las palabras.



Carta de una desconocida es un libro magnífico, una de esas novelas con las que te alegras de haberte encontrado y que no dudas en recomendar a la menor ocasión. Desde mi punto de vista, no puede clasificarse de historia de amor ya que no es recíproca, sino más bien el retrato de una obsesión que roza casi la locura por parte de una joven que ha amado a quien no lo merecía con todo su corazón, sin la esperanza de recibir nada a cambio…  Por su delicadeza, sensibilidad y excelencia literaria estoy convencida de que Carta de una desconocida enamorará a los pocos lectores que queden aún sin conocer este relato: nunca hubo correspondencia tan desgarradora, nunca unos sentimientos de papel estuvieron tan a flor de piel.


Durante dos meses estuve preguntando cada día si había algo para mí... pero no, ¿para qué describirte ese tormento infernal de la espera, del desconsuelo? No te culpo, te quiero tal como eres, ardiente y distraído, olvidadizo, entregado e infiel, te quiero así, sólo así, como siempre has sido y como aún eres. Ya hacía tiempo que habías vuelto, lo veía en tus ventanas iluminadas, y no me escribías. Aún no tengo ni una línea tuya en mi última hora, ni una línea de aquel hombre al que he entregado mi vida. Esperé, estuve esperando y esperando como una desquiciada, pero no me llamaste, no me escribiste ni una línea... ni una...

Te encantará

41 bocaditos!

  1. Es una novelita fantástica. Fue el primer libro que leí de Zweig y me conquistó por completo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. En mi opinión, es la novela más apasionadamente romántica de Zweig. Esa voz desagarrada, anhelante, entregada de la protagonista es sublime. Una de sus mejores narraciones desde el punto de vista del personaje. Todo descubridor de Zweig debería leerla alguna vez, ¿a qué sí? Bss

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    No he leído nada de este autor, pero por el momento tampoco me animo. Genial reseña. Besotes

    ResponderEliminar
  4. La pena es que ya la hemos leído y que hay que racionar las obras porque ya no habrá más. Todavía tengo pendientes alguna de las más largas aunque reconozco que me gusta más la intensidad de las cortas.
    También me llama la atención su forma de captar la sensibilidad femenina.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Para mí también fue más la historia de una obsesión que una historia de amor. Stefan Zweig sin duda es un escritor que es una delicia leer y con tu reseña me has recordado mi propósito de leer más libros suyos.
    Espero que sigas cultivando el arte procrastinador. En su justa medida, claro ;)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!

    Creo que esta es una de mis novelas favoritas, cada vez que veo una reseña o mención a ella, como ahora, se me ponen los vellos de punta, qué libro. Una reseña preciosa, la tuya, por cierto, me ha encantado leerla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola.
    Leí este libro hace ya unos años y me gustó mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. ¡No la conocía! Delito, después de leer tu reseña casi que me voy a lanzar a por ella... o al menos, incluirla en la lista de regalos para los Reyes Magos. Besos.

    ResponderEliminar
  9. La tengo pendiente junto a otras muchas de este autor que me encanta. A ver si le hago hueco. El año que viene ajajajaj!

    ResponderEliminar
  10. No creo que haya un solo lector que no haya caído rendido a los pies de Zweig. No me sorprende que tus apuntes tengan celos.
    besos

    ResponderEliminar
  11. Fantástico este autor, ahora estoy leyendo otra suya: La impaciencia del corazón.

    ResponderEliminar
  12. Para mí se trata de un escritor de culto. De él me parece que su trilogía son "El jugador de ajedrez" "Carta a una desconocida" y "Una Carta" (24 horas de la vida de una mujer, no me parece de tanta calidad como éstas) y tienes razón, esta es una lectura dramática que ne tocó leer en circustancias muy similares ¡Te puedes imaginar el impacto!
    Por cierto, escribí algo acerca del autor y su cuento de ajedrez. te voy a poner el enlace http://tigrero-literario.blogspot.com/2011/07/el-deporte-ciencia-en-el-cine-y-la.html

    ResponderEliminar
  13. Se me olvidaba algo. Creo que su mejor cuento es UNA CARTA Tienes que leerla

    ResponderEliminar
  14. Esta o "La impaciencia del corazón" son dos de las novelas que más me apetecen para estrenarme con Zweig. A ver si descubro de una vez por qué todo el mundo habla tan bien de su capacidad para conquistar al lector con sus personajes.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Es imposible no apuntarse este título después de leer todo lo que nos has contado hoy. El libro no sé, pero tu reseña me ha encantado.

    Besos! :)

    ResponderEliminar
  16. Es una novela maravillosa. Imprescindible. Y candidatas de oro a relecturas; da igual lo extensa que sea la lista de pendientes: Carta de una desconocida es como la chica guapa que se salta la cola de la discoteca y no vale rechistar. Por cierto, hay una película de Max Ophuls, es bastante fiel, aunque el escritor se transforma en pianista. Te paso el link, yo la vi en Youtube: https://www.youtube.com/results?search_query=carta+a+una+desconocida
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la recomendación cinéfila: en cuanto pueda, le hago hueco a la peli. 1beso!

      Eliminar
  17. Por esa razón no voy a estudiar a las biblios, porque al final dejo los apunts a un lado y termino con algún libro. No me lo llevo esta vez porque con este libro descubrí a Zweig y me cautivó por completo. Pero una reseña magnífica!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  18. a mi me gustó mucho :) muchos deberian querer escribir como don zweig

    ResponderEliminar
  19. Definitivamente, creo que tengo que leer al autor ya. Todos le ponéis por las nubes. Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Otro año que no cumplo mi proposito de leer a Zweig y ya van tres, espero el año que viene hacerme yo un reto particular donde leer uno de sus libros al menos para cumplirlo

    ResponderEliminar
  21. Lo tengo esperando en la estantería desde hace unos días, y entre lo cortito que es y las maravillas que habláis todos de él, creo que tardará muy poco en caer.

    ResponderEliminar
  22. Una de mis mejores lecturas. Con ella conocí a Zweig y me conquistó.
    Coincido contigo, increíble la forma en que nos mete en la piel de ella.
    Un besin

    ResponderEliminar
  23. Sí, creo que la hemos leído de forma bastante parecida esta vez.

    No es mi favorita de las que llevo leídas de Zweig, y coincido en que creo que refleja más una tremenda obsesión romántica que una historia de amor que pudiese resultarnos probable, al menos hoy en día. Pero en ese intimismo y con esa prosa inconfundible de Zweig, incluso en ese formato carta, yo también la he recomendado a varios lectores conocidos. Se lee en un suspiro, además.

    Seguro que tus apuntes te perdonan el escarceo :P

    Besines!!

    ResponderEliminar
  24. Pes ya me antojé de nuevo XD. En cuanto lo vea le daré una oportunidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias a todos por sus comentarios: ya veo que hay mucho fan de Zweig! A los que todavía no han leído nada del autor, ¿a qué están esperando? Abrazos! ;)

    ResponderEliminar
  26. Lo tengo pendiente, después de leer Mendel el de los libros quiero TODO de este autor
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Al igual que Fesaro, yo también debo poner remedio... me lo llevo anotado, creo que podría ser una muy buena lectura para estrenarme con el autor.
    Gracias por tu reseña. Besos

    ResponderEliminar
  28. Le tengo un cariño enorme a la película que hicieron de la novela. La he visto en varias ocasiones, y siempre he tenido mucha curiosidad por la lectura de este libro. Besos.

    ResponderEliminar
  29. Siento muchísimo disentir, querido erizo lector, pero a mí no me gustó y no estoy solo en esta opinión jajjaja. Es complicado, a ver: la prosa magnífica que destacas y el estilo están ahí pero la historia es algo "tramposilla", da para todo un debate, una lectora que aprecio mucho y yo estuvimos un buen rato desgranando el libro y eso que los dos compartíamos la misma postura. Aquí otro procrastinador nato a la que esta forma de vivir le está pasando factura. Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy con Yossi.
      No conecté ni con la historia ni tampoco, en mi caso, con el estilo de Zweig en esta obra.

      Besos!!

      Eliminar
    2. Vaya chicos, ya veo que no conectaron con la historia! A mí me encantó el estilo de Zweig y la manera de meterse en la piel de la protagonista, aunque no puedo negar en que hubo momentos en los que vi ese puntito tramposillo y quizás por eso no lo subí a los altares de mis favoritos... Pero Zweig es Zweig! 1beso!

      Eliminar
  30. Me gustó mucho este libro. Poco a poco intento hacerme con todo lo de Zweig aunque aún me queda un montón. Besos.

    ResponderEliminar
  31. No sabía con qué libro de este autor debía empezar a conocerle. Ahora lo tengo claro. Gracias. Abrazos.

    ResponderEliminar
  32. Mira, es uno de mis libros pendientes desde hace tiempo y eso que lo tengo en casa y que otras obras que he leído del autor me han gustado mucho. A ver si lo leo estas próximas Navidades.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  33. La prosa de Zweig no admite discusión. Sin embargo a mí la lectura de esta obsesión (que no amor) me dejó un tanto decepcionada. Un sí pero no. No sé, no tengo claro qué me falto, porque la sensibilidad de Zweig está ahí, su forma de escribir. Me faltó quizás que empastara todo más, que me lo creyera hasta el tuétano...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Te ha quedado preciosa la entrada. No lo he leído, así que sobre el libro en cuestión no puedo hablar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Uno de mis libros favoritos y de los que más he recomendado =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  36. Descubí este libro hace ya varios años y desde entonces he hecho que muchos conocidos y amigos se lo lean, es una auténtica preciosidad <3

    ResponderEliminar
  37. Me pasó algo similar a ti, lo encontré en la biblioteca y no pude evitar cogerlo y leerlo inmeditamente. Es que es tan cortito que da la sensación de leerse rápido y sin sentirlo mucho, pero una vez te metes en la historia, te atrapa completamente. Es precioso. Concuerdo completamente con toda tu reseña, espero que los próximos que lea de Zweig me gusten tanto.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  38. Soy fan de Zweig. Todavía no he encontrado una novela (novelita) suya que me haya dejado indiferente. Hace muy poco leí su Novela de Ajedrez y me encantó. Si no la has leído, te la recomiendo Tizire (está en su línea: cortita, despojada de accesorios literarios y con una prosa brillante).
    Besotes

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe