Ácido sulfúrico.

9:37


Llegué a este libro por accidente: no era el momento para leerlo ni el título que esperaba, pero aún así, se coló entre mis lecturas gracias a la rendijilla del deseo. Amélie Nothomb era una autora que tenía pendiente y Ácido sulfúrico un libro que me llamaba poderosamente la atención… Hasta que me di cuenta de que no, de que no era ese el título remarcado en rojo en mi lista de deseos, sino Estupor y temblores, una novela que me han recomendado hasta la saciedad. Cuando caí en mi confusión era demasiado tarde: la historia de Pannonique y Zdena ya me había atrapado lo suficiente como para seguir con ella hasta el final, a pesar de las otras novelas a medias que yacían expectantes en mi mesilla de noche…



Un nuevo reallity show se ha colado en las televisiones: se llama Concetración y pretende romper todas las barreras del género.  En este programa, dos equipos de “concursantes” se enfrentan por el favor del público: de un lado tenemos a los prisioneros, gente normal que ha sido elegida aleatoriamente para  ser recluida en un campo de concentración y sufrir las más diversas humillaciones y castigos físicos delante de la cámara, para alborozo de los espectadores. En el otro lado se encuentran los “kapos”, que sí han pasado una selección previa por parte del programa y son elegidos entre los demás por sobresalir en ignorancia y brutalidad. Las cámaras registran todos los abusos, torturas y muertes que se producen  en el bando de los prisioneros, muchas de ellas propiciadas por la propia audiencia, que devora cada nueva entrega del programa con fruición… Todo marcha según lo previsto hasta que empieza a despuntar una prisionera a la que han despojado de su identidad y han llamado CKZ114, que aguanta estoicamente los castigos, mostrando una enorme dignidad. Esta prisionera despierta la curiosidad de la Kapo Zdena que empieza a interesarse excesivamente por ella, mostrando hacia CKZ114 benevolencia y crueldad a partes iguales. Gracias a la relación de ambas conoceremos de cerca los entresijos del programa y tendremos una panorámica general de la putrefacción moral a la que ha llegado la sociedad, que fomenta el goce y disfrute en directo de las más morbosas desgracias ajenas.



En líneas generales, esta es una novela de blancos y negros, con pocas tonalidades de gris (aunque también las hay): me refiero a que los personajes del libro se dividen en “buenos” (prisioneros) y “malos” (kapos, directivos de televisión, espectadores, políticos): la autora quiere hacer una crítica a una sociedad cada vez más amoral que disfruta de la carnaza, a unos políticos que miran hacia otro lado en lugar de tomar medidas contra el que sufre, a unos ejecutivos que sólo quieren hacer más y más dinero y a unos concursantes (los kapos) que venderían su alma al diablo por cinco minutos de fama. En el otro lado están los prisioneros: gente que ha sido secuestrada para participar en un reallity en el que la muerte es el espectáculo y ellos son las estrellas principales. Por supuesto que hay prisioneros de todo tipo y extracción social y, a medida que los vamos conociendo podremos apreciar sus personalidades algo más matizadas, pero no cabe duda de que son víctimas de un negocio macabro y de que su sufrimiento es real

Todas estas sensaciones se canalizan en los dos personajes principales: Zdena, la kapo ignorante,  sin perspectivas de futuro, que participa en este programa alegremente, en busca de algo de fama y reconocimiento y Pannonique, la prisionera que se ha visto envuelta en esta situación sin pretenderlo, que ha intentado mantener la compostura y la dignidad para no facilitar el material morboso que la audiencia espera y que, precisamente con ello logra acaparar todas las miradas. Pannonique se convertirá rápidamente en el centro de atención del programa y también en el interés oscuro de Zdena, cuyo interés por la presa aumenta a medida que pasan los días y Pannonique aguanta el dolor. La tortuosa relación que se establece entre ellas, que mezcla obsesión de Zdena por Pannonique y el asco de la presa hacia su guardiana será uno de los puntos más interesantes de esta novela distópica de curiosa ambientación.



Para mí, uno de los puntos fuertes de la obra es su deliberada exageración, pues creo que así el mensaje que quiere transmitir la autora (la exposición descarnada de la intimidad, la falta de valores, el “todo por la fama”), queda más patente. Sé que a muchas personas les parece odioso que Nothomb haya recurrido a la metáfora del campo de concentración nazi como punto de partida de su novela: he leído en otras reseñas que no se ha de acudir a un episodio tan oscuro de la historia para escribir ciencia – ficción, pero sinceramente, discrepo: lo que pasó en Alemania en los años cuarenta fue horrible y no tiene parangón, pero precisamente por eso la metáfora que intenta crear la autora es más potente. La idea de un programa de telerrealidad basado en Auschwithz, en el que los concursantes son raptados y maltratados por guardianes y además pierden su identidad pasando a ser sólo un número es deliberadamente hiperbólica, pero funciona precisamente por ello y le permite hablar de problemas contemporáneos, quizás más frívolos, pero que también acaban por deshumanizar al otro. 

El estilo de la autora es sumamente sencillo, claro y ágil: el libro es bastante corto y está lleno de diálogos e interesantes reflexiones, por lo que la lectura se nos escurre entre los dedos en un tris. Me gustó mucho la evolución de los dos personajes principales y cómo sus acciones eran vistas por los demás, ofreciendo esos pocos tintes grises que mencionaba antes y que tan necesarios son para que una novela deje poso. Me hubiera gustado conocer mejor el contexto socio – político en el que surge un programa como Concentración, pero Nothomb no estimó oportuno darnos pistas al respecto, supongo que con la intención de que lo traslademos directamente a nuestros días, a lo que puede pasar en nuestro mundo dentro de quizás un año o dos; no creo que esta “falta de datos” afecte al conjunto del relato, pero a mí me habría interesado su inclusión (aunque eso hubiera supuesto bastantes páginas de más, imagino).


Disfruté mucho de Ácido sulfúrico por inesperada, irreverente y terriblemente actual: aunque quizás estemos lejos de nominar a concursantes para que sean los próximos en morir, es cierto que últimamente veo una deriva cada vez más peligrosa en la prensa (al menos en la española), que se centra en sacar a la luz los aspectos más truculentos de cada noticia, aunque no aporten nada de valor a la descripción de los hechos. Me parece un libro fácil de leer que, sin ser un “cambia vidas” nos dejará interesantes reflexiones en el recuerdo y unos personajes centrales muy bien caracterizados cuya extraña relación no olvidaremos fácilmente… Recomiendo esta historia a todos aquellos que disfruten de los relatos distópicos, que no se escandalicen ante la ironía, el sarcasmo y la hipérbole desmesurada y que quieran iniciarse con la autora con un libro sencillo que pretende hacernos pensar en los límites que deberíamos establecer en nuestra cada vez más invasiva “sociedad del espectáculo”.


Los políticos son una emanación del público. En cuanto a los organizadores, son tiburones que se limitan a acudir allí donde se manifiestan los fallos del sistema, o sea donde existe un mercado susceptible de proporcionarles beneficios. Los espectadores son culpables de formar un mercado que se los proporciona. La responsabilidad final recae en quien acepta un espectáculo tan sencillo de  rechazar. 

Te encantará

26 bocaditos!

  1. Muy interesante. Me lo llevo bien apuntado :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  2. Aquí has dado en el clavo. Me encanta Nothomb, me lo apunto ahora mismo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues me ha llamado la atención. Me lo llevo apuntado aunque bueno... El momento tengo que escogerlo aún. Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. Esta vez la verdad es que no me llama. Besos.

    ResponderEliminar
  5. No, gracias. No me gustan ese tipo de programas así que no me identifico con ese sector de sociedad amoral (quiero pensar que no son tantos como parece). Entiendo que quiso transgredir y rebelarse y está muy bien que alce la voz.
    De esta autora leí Ni de Eva ni de Adán y me gustó muchísimo, es mi favorito. También tengo reseñado uno que no estuvo mal y tenía cosas interesantes, Viaje de invierno. Pero la autora me cae muy mal porque va de mega guay y de mirar por encima del hombro. Eso me pasa por leer entrevistas,
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Blancos y negros... Eso me deja un poco indecisa, porque soy una persona más de grises, pero a veces es bueno conocer los extremos, en particular en estos tiempos que corren y de un tema tan actual. Tomo nota y lo considero, seguro que sí; gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Leí alguna reseña y el libro me resultó tentador pero, ¡¡dios mio!! Por ganar audiencia cualquiera sabe si no va a resultar fuente de inspiración. Besos.

    ResponderEliminar
  8. No conocía ni el libro ni a la autora, pero la verdad es que la temática me ha interesado mucho.
    Muchas gracias por tu reseña!

    ResponderEliminar
  9. He leído dos libros de la autora y me han encantado. Este lo tengo en casa esperando turno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Mi adorada amélie me está esperando con este libro. caera pronto.

    ResponderEliminar
  11. Está en mi lista desde hace tiempo pero me da un poco de miedo que las escenas de torturas sean demasiado explícitas. No lo llevo nada bien y no disfrutaría de la lectura. Sigue en la lista de pendientes esperando su momento.

    Me ha gustado tu reseña.

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Es una autora que lleva mucho tiempo entre mis pendientes. A ver cuándo me animo!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Me gustó leerla y sigo descubriendo libros de la autora.

    ResponderEliminar
  14. Esta ya la tenía anotada junto a otros títulos de la autora.
    Muy buena reseña
    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Leí hace unos años "Estupor y temblores" y me llevé una pequeña decepción. Seguramente porque me habían hablado tan bien sobre Nothomb y lo especial y rompedora que era, que cuando terminé la novela pensé que estaba bien pero no contaba nada del otro mundo. A ver, su experiencia en la empresa japonesa puede parecer surrealista a algunos lectores pero os aseguro que yo he trabajado en sitios peores y más surrealistas. Quizás por eso no me sorprendió.
    Pero mira, ahora me encuentro aquí "Ácido sulfurico" y me apetece. Como tú dices, las novelas de esta autora no son "cambia vidas" pero escribe bien y tiene reflexiones interesantes. Bss

    ResponderEliminar
  16. Una autora que tengo pendiente y en cuanto he empezado a leer tu reseña me he dado cuenta además de que este título lo tengo apuntado. Será una novela distópica pero suena muy real.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias a todas por sus comentarios; les recomiendo mucho este libro que esconde una gran historia. 1beso!

    ResponderEliminar
  18. Hola :) Leí unas citas el otro día en otro blog, y cada vez me llama más la atención. Gracias por la reseña, un besin^^

    ResponderEliminar
  19. La verdad es que mi primer acercamiento a Nothomb no fue lo que me esperaba, pero siempre digo que tengo que darle una segunda oportunidad. Creo que Ácido sulfúrico sería una buena opción para volver a intentarlo.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  20. He leído bastantes libros de Amélie Nothomb, y el año pasado quería comprar este pero justo no estaba en la librería, así que me compré Higiene del asesino, que he disfrutado también. Mis favoritos, eso sí, siguen siendo Estupor y temblores y Biografía del hambre.
    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Me encantó este libro, es una autora que me gusta mucho, sobretodo por lo peculiar =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  22. Hola!
    La verdad que me llama bastante, creo que me puede gustar, así que otro que pasa a mi lista. Besotes

    ResponderEliminar
  23. Quiero leer algo de la autora, pero todavía estoy indecisa con cual
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Leí hace un par de años Estupor y temblores y la verdad es que me esperaba más de la autora, no es que no me gustara, sino que simplemente lo vi entretenido, pero poca cosa más. Tal vez es que tenía unas expectativas muy grandes puestas en Nothomb. No he vuelto a leer nada más de ella, aunque estoy dispuesta a darle una segunda oportunidad. Tendré en cuenta el libro que reseñas ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. La Nothomb es una autora de lecturas muy entretenidas y actuales. Me gustó Estupor y temblores y te recomiendo también Cosmética del Enemigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe