Emily lejos de casa.

7:21


¡Y yo que pensaba que eso de las sagas juveniles era cosa de hoy en día! Pues resulta que no, que aunque ahora sea raro el libro dirigido a adolescentes que no forme parte de una trilogía o similar, lo de dividir tramas en varios tomos es Historia antigua... Al menos eso ha sido lo que he descubierto gracias a L. M. Montgomery, que allá a principios del siglo XX se dedicó a escribir grandes relatos dirigidos a los más jóvenes a lo largo de varias novelas, véase el caso de Ana la de Tejas Verdes o el que les traigo hoy, Emily la de Luna Nueva. Conocí a Emily hace poco más de un año y me enamoré totalmente del personaje, una niña con una personalidad muy bien definida y ganas de triunfar como escritora que se ganó mi corazón desde el minuto cero. Esto hizo que, a pesar de mi renuencia a embarcarme en nuevas sagas literarias, me comprometiera con la pequeña heroína de esta historia, ya que tanta determinación y amplitud de miras en una muchacha tan joven de aquella época merecían ser seguidos de cerca. Poco tuve que esperar para disfrutar de la publicación de la segunda parte de esta obra, Emily lejos de casa, preciosamente editada por Toromítico: reencontrarme con Emily se convirtió en una cita obligada a la que acudí gustosa y dispuesta.  


Emily finalmente se ha adaptado a la vida en Luna Nueva: para los familiares que se hicieron cargo de ella,  Emily es una Murray más de la que se sienten orgullosos con mayor o menor disimulo. Eso no impide que las dudas asalten a la tía Elizabeth a la hora de decidir si Emily debe dejar la casa familiar o no para trasladarse a Shrewsbury y cursar la Secundaria; el miedo a que la muchacha se desvíe o se deje llevar por su mente fantasiosa pesa más que el anhelo de la niña por recibir una buena educación. Tras muchos tiras y afloja y cuando Emily ya daba por perdida la posibilidad de estudiar junto a sus amigos en un colegio superior, la tía Elizabeth accede a darle el deseado permiso, a condición de que Emily deje de escribir cualquier cosa que no sea verdad. Para nuestra protagonista será todo un reto domar su imaginación galopante justo en una etapa de su vida, la adolescencia, en la que encuentra inspiración en cualquier rincón y también en la que ha decidido luchar más decididamente por conseguir cumplir su sueño de convertirse en escritora. En Emily lejos de casa contemplaremos como aquella querida niña que ya nos conquistara en Luna Nueva se convierte en una jovencita decidida a alcanzar sus metas y para la que es crucial recibir una buena educación, todo ello en un momento de la vida en el que los cambios están a la orden del día no sólo a nivel físico, sino también espiritual.


En este libro vemos como Emily comienza a dejar atrás a la niña un tanto rebelde y contestona a la que conocimos anteriormente para dar paso a una jovencita algo más comedida aunque con las ideas aún más claras. La influencia Murray se nota cada vez más y ese orgullo del que presume la familia sale a la luz en más de una ocasión, mostrándonos una Emily en ocasiones engreída, que cree que está por encima del bien y del mal. Afortunadamente, la chica de carácter reflexivo y soñador suele ganar la partida, con lo que el lector acaba disfrutando de un personaje tridimensional, con un carácter definido que dista de ser perfecto o angelical, pero con el que quizás nos podemos identificar más fácilmente. Los familiares que conocimos en Luna Nueva (tía Elizabeth, tía Laura, el primo Jimmy) apenas aparecerán en este libro, ya que Emily se traslada a la ciudad para vivir con la tía Ruth, una mujer realmente antipática que pondrá en cuestión todas y cada una de las cosas que haga nuestra protagonista, a pesar de que estas sean de lo más inocentes. Seguiremos teniendo presentes a los amigos de Emily ya que Ilse, Perry y Teddy también marchan a estudiar a la ciudad; allí veremos cómo se van acercando a sus distintas metas y cómo van evolucionando sus personalidades, aunque la autora parece no haber querido mostrarnos los claroscuros de todos con la misma intensidad. Otro personaje importante será Dean Priest, un hombre que le dobla la edad a Emily y que le salvó la vida en la novela anterior: no puedo evitar que Dean me caiga mal a pesar de ser un buen amigo para Emily, pero es que lo veo venir y no me molan nada sus intenciones...


Emily sigue siendo la protagonista absoluta de este libro, en torno a la que gira toda la acción pero, al contrario que en la novela anterior, no sólo conoceremos sus pensamientos en primera persona (a través de sus diarios), sino también la opinión de una narradora externa que se hace llamar "su biógrafa"; ella nos contará algunas de las peripecias que vive Emily desde una perspectiva supuestamente más objetiva de los hechos, aunque no dudará en emitir juicios de valor si lo cree conveniente. La prosa sigue siendo sencilla y transparente, muy hermosa en sus descripciones y fluida en el relato: Montgomery en ocasiones describe la Naturaleza o los sentimientos y pensamientos de Emily con gran profundidad y detalle, aunque eso no le impide crear una historia con buen pulso que nos va metiendo poco a poco, pero decididamente, en el mundo de la protagonista. La autora ha seguido elaborando la personalidad de Emily y nos la muestra como una muchacha imperfecta, brillante pero orgullosa, que huye de ciertos estereotipos que abundan en los clásicos juveniles de la época. Aunque los personajes secundarios también tienen su importancia, esta vez me han parecido menos trabajados que en la entrega anterior pues, a pesar de algunas excepciones, no he podido conocerlos mejor o apreciar su desarrollo con respecto a lo que ya sabía de ellos. En cualquier caso, ninguno de los personajes desentona en el conjunto y todos contribuyen a que Emily nos muestre diferentes facetas de sí misma, dejándonos satisfechos con la evolución de su historia y expectantes ante lo que está por venir.


Emily lejos de casa es la digna continuación de una saga que nos habla del paso de la niñez a la madurez y de la lucha por hacer realidad nuestros sueños de una manera sutil, divertida y clarificadora. Me ha gustado mucho que la autora haya puesto el foco en el empeño de Emily por conseguir una buena educación y ser alguien por sí misma, sin tener que depender exclusivamente de su apellido (aunque este lo lleve con mucho orgullo). Emily quiere que la reconozcan por su talento y no se rinde, a pesar de los amargos rechazos y desazones a los que se debe enfrentar a lo largo de la historia, pero poco a poco se irá dando cuenta de que esas negativas harán de ella una persona mejor y una artista más completa y madura. Las decisiones que toma la protagonista se basan casi siempre en lo que es más conveniente para conseguir su objetivo, que será su prioridad: no sé qué me deparará la conclusión de esta saga, pero por ahora no hemos visto que la muchacha aplace sus sueños por amor o que su motivación sea encontrar marido, cosa que es común en otros libros de la época, sino que el fin último de Emily es su realización personal y eso me encanta. Recomiendo este libro y por extensión esta saga de L. M. Montgomery, ya que aúna perfectamente el encanto de una protagonista carismática, la belleza de unos paisajes arrebatadores y la frescura de unas ideas no muy extendidas a principios del siglo XX, que son aquellas relativas a que cualquier niña, con determinación y trabajo, puede ser lo que ella quiera en la vida, más allá de  imposiciones o convenciones sociales.

No me gusta la idea de que mi vida le pertenezca a nadie salvo a mí misma [...]

Te encantará

22 bocaditos!

  1. Pues no he leído ninguno de los libros de esta saga, pero ahora mismo tampoco estoy como para incluirlos entre mi montón de pendientes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Esta saga no la he leído pero la de Ana Shirley es mi favorita, así que voy a buscarla.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Me llama un montón la saga pero necesito más tiempo jajajaja
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que tiene muy buena pinta, así que tomo nota.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  5. ¡Que curioso! Si es que no queda nada por inventar jaja. Pues aunque pinta muy bien, lo dejo pasar que tengo mogollón de lecturas atrasadas.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa!
    La verdad que pinta genial, aunque por el momento los dejo pasar, no es un tipo de lectura que me apetezca en estos momentos. Besotes

    ResponderEliminar
  7. Lo tengo en pendiente pero es que no encuentro el momento adecuado para leerlo.
    Un beso y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  8. Qué bonita. Me llama mucho más la atención esta historia que la de Ana. Será cuestión de empezar a ahorrar. Lo bueno sería que sacaran un volumen con todas las novelas de la saga junta como hicieron con las Torres de Malory de Blyton.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  9. Las imágenes que has elegido son estupendas. Así animan más a la lectura. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Tengo muuuuchas gans de leerla, porque la saga de Ana me está encantando ^^
    Besos

    ResponderEliminar
  11. No conocía la saga pero ahora mismo no son unos libros que me apetezcan
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Pues tiene buena pinta esta saga, pero con tanto libro por leer y andando tan justita de tiempo...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Me gustaría leer los libros de esta saga; a la autora la conozco por Ana, que siempre me ha gustado mucho; a ver si caen pronto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Seguro que están genial, no lo dudo, pero no me llaman tanto la atención estos libros como para meterme a seguir la saga, la verdad. ¡Disfrútalos!

    bsos!

    ResponderEliminar
  15. Lo de las sagas no sabría decirte si es una moda de ahora o viene ya de tiempo atrás, pero grandes clásicos de la literatura en su día se fueron pubicando por entregas.
    Me ha refrescado tu reseña, y ahora mismo tengo ciertos compromisos y una eterna lista de pendientes, pero para alguna temporada que me apetezca desconectar pienso que estos libros podrían estar bien, a pesar de que no soy una gran fan de las sagas.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. A mi siempre me han parecido muy golosos estos libros jejeje. Me encantan. Besos.

    ResponderEliminar
  17. No lo he leído.
    Pero no me lo llevo, que tengo pendientes otros que me apetecen más.
    BEsos!

    ResponderEliminar
  18. No es un personaje que me acabe de seducir. No creo que vaya a leer ninguna

    ResponderEliminar
  19. Todavía tengo pendiente el primero de Ana de las tejas verdes, así que estos tendrán que esperar
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias a todos por comentar este estupendo libro de L.M. Montgomery: si te gusta la autora, no te puedes perder las aventuras de Emily! Abrazos! ;)

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola!
    Tengo el primero y pronto lo leeré. A ver qué tal.
    Me ha encantado tu reseña.
    Besotes.

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe