París era una fiesta.

17:03


La lectura puede ser un acto de resistencia. Quizás no el más espectacular ni el más valiente, pero sí uno de los más íntimos y reflexivos que el ser humano puede hacer. Los libros pueden ser no sólo escudo, sino también espada para enfrentarse a una realidad cada vez más compleja y dura de asumir, con tantos eventos incomprensibles, tan difíciles de gestionar... Por simplificarlo de alguna manera, se podría decir que el mundo está loco y el acto de leer es uno de los pocos que más decididamente nos ayudan a mantener la cordura. Fue este pensamiento el que me llevó a finales del año pasado a leer un libro que llevaba tiempo bullendo en mi interior: París era una fiesta, de Ernest Hemingway, resonó en la profundidad de mi cerebro casi al mismo tiempo que supe de los atentados ocurridos en la capital francesa en noviembre del año pasado: no supe canalizar el horror, la pena ni la rabia de una manera mejor que leyendo y celebrando una de mis ciudades favoritas del mundo, cegada por las lágrimas después de un acto atroz que aún no logro comprender.


París era una fiesta son las memorias de juventud de Ernest Hemingway durante la década de 1920, cuando habitaba en la capital francesa y compartía amistad e intereses artísticos con varios miembros de la Generación Perdida, como el matrimonio Fitzgerald, Erza Pound, Madox Ford o Gertrude Stein. En esa época, el autor no era apenas conocido, y vivía con su primera mujer y su hijo en la pobreza más absoluta, pero con la felicidad más plena.  Hemingway rememora los años que pasó en la Ciudad de la Luz, su lucha por convertirse en un gran escritor, su pasión por la vida y el arte y sus relaciones amistosas con aquellos grandes autores que entonces eran sólo hombres y mujeres en busca de un sueño... Y la ciudad de París, como telón de fondo, evocando juventud, deseo y nostalgia.


Hemingway es el personaje central de la obra: si bien todas las memorias tienen un importante nivel de egocentrismo, aquí la cota es  aún más alta si cabe. El autor se despacha a gusto de sus amigos - colegas - rivales: lo interesante es ver la evolución de la relación entre todos estos artistas en una época en la que su talento se estaba gestando, en la que vemos que al principio son todo buenas palabras y poco a poco va naciendo cierto resquemor entre todos ellos. No sé hasta qué punto el relato de Hemingway es o no fiel a la realidad, pero es interesante la perspectiva que da el autor de todos esos personajes, donde se mezcla un la nostalgia, el viejo cariño y el interés por erigirse como figura central, cabeza de un movimiento, voz de la razón. Me gustó la manera de narrar del autor, sencilla pero poderosa, a pesar de que el relato no me mostró el París de los años veinte que yo me esperaba: la obra es más bien una compilación de anécdotas de los amigos del autor, casi el cuento de "un americano en París", pero no incide demasiado en la vida de la ciudad, en ese París de los felices años veinte regado de absenta y cabaret que todos tenemos en el imaginario común... Lo cual no quiere decir que no sea un libro interesante y bien escrito, simplemente creo que puede decepcionar a los que busquen otra cosa.


París era una fiesta ha sido mi primera incursión en la obra de Hemingway y debo decir que su prosa me ha sorprendido gratamente: el autor hacer sentir al lector como un testigo de los hechos. Pero reconozco que esperaba otra cosa, quizás encontrar esa chispa de alegría, decadencia y hedonismo que para mí se relacionan con una ciudad tan bella como París y que necesitaba en aquel momento en particular, un espíritu que se desvanece con cada nuevo atentado terrorista que desgarra cada vez un poco más ese umbral de seguridad y libertad  con los que se cubría la sociedad europea. A pesar de que París era una fiesta no haya sido el bálsamo que necesitaba para homenajear a una ciudad sufriente en el momento en que leí el libro, me ha parecido buena idea traerlo hoy al blog, el día después de otra tragedia que ha golpeado el corazón de Europa: he aquí mi acto de resistencia, modesto y un poco inútil pero más que nada, honesto: ante el terrorismo y su sinsentido no vale otra arma que no sea la Cultura.

Si tienes la suerte de haber vivido en París cuando joven, luego París te acompañará, vayas adonde vayas, todo el resto de tu vida, ya que París es una fiesta que nos sigue

Te encantará

29 bocaditos!

  1. Preciosa entrada, triste, preciosa, necesaria. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Yo leí El viejo y el mar y se me quitaron las ganas de repetir con el autor, aunque nunca se sabe...

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Hemingway me gustaba mucho en mi adolescencia. Ahora tengo un poco de miedo a releerlo para no llevarme una decepción. Mi favorito es "The Sun also Rises". Besos

    ResponderEliminar
  4. lo quiero leer printo :) en inglés creo que se llama Feast.

    ResponderEliminar
  5. Un autor muy controvertido, sin duda. Tengo que leer algo suyo.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  6. Yo también quiero dejarme embriagar por la prosa de Hemingway... igual empiezo por este¡¡ genial reseña¡¡¡ besos¡¡

    ResponderEliminar
  7. Tengo este título y El viejo y el mar en casa, pendientes de leer. Pero con lo que me costó terminar Por quién doblan las campanas, que me resultó pesadísimo, me da pánico leer a Hemingway...
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa!
    En esta ocasión lo dejo pasar. Gracias por la reseña. Besotes

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias a tod@s por tomarse la molestia de leer y comentar esta entrada. Un abrazo! ;)

    ResponderEliminar
  10. Es un libro que quiero leer desde hace tiempo, además de Hemingway solo he leído El viejo y el mar hace tiempo y quiero probar de nuevo,que esa no me convenció
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Tengo ganas de pillar algo de este autor aunque sospecho que no será este título,
    Los atentados que se vienen sucediendo últimamente ponen los pelos de punta, efectivamente, solo la lectura puede aportarnos cordura en este caos.

    ResponderEliminar
  12. De los libros de Hemingway que me han gustado más; si pudiera viajar a un lugar y a una época sería el París de Hemingway. Tuve la oportunidad de ir a Shakespeare & Co. y fue alucinante!!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Muy de acuerdo con tu primer párrafo y la idea de que los libros nos ayudan a enfrentar la realidad.
    Hemingway es un autor que aún tengo pendiente pero no creo que sea este el libro que elija para estrenarme con él pues hay libros suyos que me tientan más.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Qué entrada más preciosa y qué palabras tan ciertas; tengo este título en la estantería desde hace un buen tiempo, tu reseña me lo ha recordado, gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. No he sido capaz de leer nunca un libro de este hombre y eso que lo he intentado varias veces, pero ninguna me ha convencido. De París era una fiesta me hubiera esperado lo mismo que esperabas tú, oh. Lástima que no la escribiera como nosotras queríamos, jeje.
    Puede que algún día lo vuelva a intentar.
    El homenaje te ha quedado genial.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Gran entrada! Aunque ojalá no hubieras tenido que hacerla.
    En cuanto a Hemingway... Aún no he leído nada de él pero no descarto empezar con este título cuando lo haga.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Has traído uno de mis libros favoritos del autor, lo disfruté un montón
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Yo también lo leí hace poco y coincido con tu opinión. No es lo que esperaba, pero me gustó.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. A ver si vuelvo a leer al autor, que y hace mucho.

    Besotes

    ResponderEliminar
  20. Me parece que la fiesta la llevaba Hemingway encima, estuviera en París o no, así que no me extraña que París sea un decorado casi teatral en sus andanzas. Creo que de todos modos me gustará, por ese tono vitalista del que hablas y porque debe ser bastante entretenida.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  21. Del autor sólo leí el viejo y el mar. Este me apetece, sobre todo por la ambientación
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Me apetece mucho leer este autor, su prosa embriaga te introduce de tal manera, no se como decirlo única seria una buena forma.
    Te he nominado a un premio!
    ;)

    ResponderEliminar
  23. Me gustó tu reseña. espero conseguirlo pronto y leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Recuerdo que cuando leí este libro me pasó exactamente lo mismo que a ti, que esperaba encontrarme más París y lo que me encontré es mucho Hemingway (en Paris, eso sí). Pero era una época que leía mucho suyo también y lo disfruté, no sé ahora mismo cómo resistiria una relectura, aunque no cabe duda de que es un escritor que siempre resulta atractivo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. O no tan inútil tu gesto ...

    No he leído nada aún de Hemingway, y eso que en casa tengo desde hace mil "El viejo y el mar", y encima su vida me llama bastante la atención ... Vamos, lo de siempre, que no tengo tiempo para todo lo que quiero leer.

    bsos!

    ResponderEliminar
  26. Me ha gustado mucho tu entrada... la obra, pues en algún momento caerá.

    besos!

    ResponderEliminar
  27. El otro día compré un libro del autor, simplemente porque tenía que leer algo del autor. Aun no lo he comenzado, pero temo haberme equivocado de libro jejeje. Te suena "Por quien doblan las campanas"??? Un besote. Preciosa reseña. Besos.

    ResponderEliminar
  28. Una reseña muy honesta, como bien dices, y tremendamente emotiva. Cheapeu.

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Hace mucho que leí a Hemingway y no me acabó de convencer. A veces me ha pasado con libros o autores que te recomiendan y que empiezas a leer con unas expectativas tan grandes que no se acaban cumpliendo, pero de momento no me han quedado ganas de volver a releerlo.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe