Una madre.

19:53


La maternidad está sobrevalorada. Perdónenme si comienzo una reseña literaria con una frase tan contundente que puede generar algunos respingos de desaprobación, pero no lo digo por ofender: puede que hable por mí mi nulo instinto maternal, mi pereza supina ante todo lo que esté relacionado con cuidar niños o que la idea de que una mujer sólo se puede realizar como ser humano a través de la crianza de sus retoños me parece de lo más machista y horripilante que he tenido que escuchar, pero lo cierto es que huyo de embarazadas y mamás "hijo - centrizadas" siempre que puedo (menos de la mía, ¡de ella no puedo escaparme!). Quizás por esta alergia incurable nunca me terminaba de decidir a leer Una madre: aunque me habían recomendado muchísimo la prosa de Alejandro Palomas, el título de este libro me echaba mucho para atrás... Pero las buenísimas críticas fueron sembrando internet, así que, después de dejar pasar un tiempo prudencial y templar las altas expectativas generadas ante tanta elogiosa reseña, decidí acabar 2015 dejándome de prejuicios tontos  y acercándome a esa madre fuera de lo común de la que todo el mundo hablaba maravillas.


Después de varios intentos, Amalia ha logrado reunir a toda la familia en Nochevieja para cenar juntos: están Silvia, su controladora hija mayor, Emma, la bohemia hija mediana y Fer, el pequeño del clan. También está en la cena Eduardo, el  hermano ausente y Max y Shirley, los perros de Amalia y Fer que son parte fundamental de la tribu. Una madre nos cuenta la historia que hay tras esta fotografía, los sentimientos de cada uno de los integrantes de la familia de Amalia, punto de unión de todos los miembros y pilar de sustento a pesar de su aparente fragilidad. En este libro hay secretos inconfesables, silencios compartidos y una madre que se sale de todos los cánones establecidos y demuestra, a su peculiar manera, una fortaleza y una ternura que conquistan hasta al más escéptico.


Conoceremos lo que sucede en esta historia gracias a Fer, que nos va contando desde su punto de vista cómo se está desarrollando la cena y nos traslada al pasado a través de diversos flashbacks, que explican muchas de las cosas que no vemos pero que sentimos en el aire, como la tensión constante en la que vive Silvia o la máscara impasible que parece portar Emma desde hace mucho tiempo. Fer también nos hablará de lo que sucede en su interior, cómo trata de sobrellevar cada día una dolorosa ruptura que aún escuece y de la que intenta recomponerse a diario. Pero, como se puede suponer por el título del libro, es la madre, Amalia, la que acaba centrando todas las miradas, no porque conozcamos más de su vida que de la de los demás, sino porque es un ente que lo abarca todo y que todo lo sabe, aunque parezca que no se entera de nada. Amalia es un personaje con muchas capas que, a medida que se va descubriendo, nos va asombrando cada vez más: ella es una anciana con achaques, una mujer abandonada, una niña traviesa, una devota amante de los perros, una amiga crédula, una alma cándida, un disparate con piernas... Pero es sobre todo una madre preocupada por sus hijos, que no le cuentan casi nada por no darle ningún disgusto, pero que siempre está ahí, que todo lo intuye.


Es realmente curioso ver cómo Alejandro Palomas nos va revelando  las tristezas de cada miembro de la familia y, en paralelo, nos narra las locuras de Amalia, una mujer despistada, algo infantil y con la cabeza en las nubes cuyas "meteduras de pata" aligeran mucho el relato, dándole toques de humor que nos dejan respirar... Pero a medida que avanza la trama y la trenza se vuelve más tupida nos queda claro que Amalia no es un mero recurso humorístico, sino un elemento aglutinador que, quizás de una manera poco ortodoxa, es la única capaz de  guiar a buen puerto el barco sin rumbo en el que a veces se convierte la vida de sus vástagos. Me ha gustado muchísimo la manera en la que Palomas ha construido a los personajes pues todos ellos respiran verdad, todos me los he creído (incluso los secundarios más inverosímiles) y admiro mucho que esa buena caracterización esté acompañada de una escritura hermosa, elegante, cuidada y que pone la palabra justa en el momento indicado: el autor demuestra dominar el lenguaje con maestría, haciendo que los momentos presentes y pasados y los contados en primera persona y en tercera fluyan armoniosamente sin notar ningún tropezón en el camino, imprimiéndole una belleza de esas que despiertan el lado más contemplativo del lector y hace que éste saque el lápiz sin premura para subrayar decenas de frases inolvidables.


Una madre es un libro que sorprende por contar de una manera tan humana y tierna la intrahistoria de una familia normal, con la que nos podemos identificar todos, con sus grandes dramas, sus pequeñas alegrías y viceversa. Aunque reconozco que en algunas ocasiones las idas de olla de Amalia me sacaron un poquito de quicio, su fortaleza y su luz interior la convirtieron para mí en uno de esos personajes eternos a los que les coges cariño y de los que no quieres desprenderte fácilmente; lo mismo me pasó con casi todos los miembros de esa familia con los que me vi compartiendo el final del año real y figuradamente. Supongo que a estas alturas llego un poco tarde para recomendar este libro, cuando prácticamente todo el mundo ha convivido con esta familia mucho antes que yo... Pero si por alguna extraña razón aún no has leído esta historia te animo a que te dejes enredar por la cháchara de esta madre y las tribulaciones de su prole: la mesa está puesta, un asiento vacío y el alma en bandeja.

Creímos cosas que se creen porque alguien, en algún rincón de nuestras historias, nos dibuja mapas del tesoro con pistas falsas. Luego, cuando esos mapas nos llevan al cofre prometido, saltan los candados y con ellos la sorpresa. Con el tiempo aprendemos que los mapas son de quien los dibuja, no de quien los persigue, y que la vida sonríe más quien mejor dibuja, no quien más empeño pone en la búsqueda.

Te encantará

31 bocaditos!

  1. No estoy para nada deacuerdo con la primera frase con la que empiezas tu reseña, aunque yo bajo mi punto de vista solo pueda hablar de la paternidad, pero pienso que ha estas alturas, la maternidad es mucho más que eso que nos apuntas tú al inicio.
    Discrepancias a un lado, coincido en las impresiones que has tenido con la novela, Amalia puede sacar un poco de quicio, pero se le coje cariño. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hay mujeres que se sienten realizadas a través de sus hijos, por muy retrógrado que pueda parecer. Lo importante es poder elegir y, hoy en día, se puede. Desafortunadamente, no se puede elegir a la familia, jaja. Yo, si tuviera una madre como Amalia, no se qué haría. No aguanto a la tía- no recuerdo otro personaje que me haya sacado tanto del quicio. Y sentía pena por sus hijos... En fin, cada lector con su libro, ¿no? Este no es el mío.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Paso de puntillas porque de Alejandro Palomas solo he leído el de un Hijo pero le tengo muchas ganas a este y a Un perro y espero leerlos pronto

    ResponderEliminar
  4. Lo que está detrás de la fotografía; me gusta que sea eso lo que muestre el autor en este libro. Lo tengo en espera, me lo compré en una oferta y tengo muchas ganas de ponerme con él, pero no encuentro el momento preciso; igual, ya caerá, espero, y seguro que me gustará tanto como a ti.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa!
    Aunque pinta genial, por el momento no es un libro que me apetezca leer. Gracias por la reseña. Besotes

    ResponderEliminar
  6. Todavía no he leído esta historia ni nada de este autor... Sí, tengo delito, lo admito. Pero me queda claro, bien claro, que tengo que leer algo suyo y si puede ser pronto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Lo leí el año pasado y también me gustó mucho, Alejandro escribe muy bien y tiene una gran capacidad para plasmar sentimientos
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo contigo. Ya tengo ganas de repetir con Alejandro, espero que sea pronto.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  9. Disfruté muchísimo con esta novela, reí y lloré a partes iguales.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Tengo los dos siguientes y quiero hacerme con este para leerlos por orden de publicación.

    ResponderEliminar
  11. Conocí a Alejandro Palomas a través de esta novela cuando apenas eran conocidos el autor y el libro. Empecé a leerla sin saber muy bien a qué atenerme pues apenas había opiniones sobre ella. Quedé gratamente sorprendida. Quizás si la hubiera leído después, cuando ya era ensalzada en muchos foros, me habría pasado lo que a ti, que tendría recelos.
    Me alegro que hayas disfrutado de esta historia tan entrañable.
    Un saludo.
    P.D. Soy madre y quiero a mi hija con locura pero yo también pienso que la maternidad está sobrevalorada ;)

    ResponderEliminar
  12. No salió ayer mi reseña porque me falta retocar unas cosas y está programada para esta tarde. Cuando veo en Face que habías reseñado la misma...
    PEro es que cuando veas la mía vas a flipar!! Porque mi comienzo es parecido y también va de prejuicios, aunque otros... Muy fuerte, qué telepatía chica!!!

    A mí también me ha gustado mucho.
    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Sin haber leído al autor, le he cogido un poco de manía. Yo creo que con éste sí me animaría. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Yo le tengo muchas ganas a estos libros del autor. Y soy de las que piensa que no hay nada como una madre, ni hay nada como un hijo, aunque aún no los tenga. Y no es por machismo, es por sentimiento. Lo primero sobre todo cuando la has perdido no hace mucho como es mi caso.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  15. Me encantó este libro. Me gustó mucho lo que destacas, el lenguaje del autor, la sensibilidad con la que cuenta y los delicados retratos que hace de Amalia y de sus hijos. Tengo que leer más de Alejandro Palomas, que de momento solo he leído "Una madre" y "El secreto de los Hoffman". Bss

    ResponderEliminar
  16. Ratifico tu frase inicial. Es cierto que ahora hay demasiada exaltación de la maternidad y como que hay que darle premios a las mujeres que son madres o están embarazadas. Me parece un retroceso para las mujeres, siempre pensé que todas valíamos lo mismo. También huyo de las madres hijocentralizadas, es que no creo que sea bueno.
    En fin, que con el autor no empecé con muy buen pie, Un hijo, se me quedó muy corto y no encontré el autor maravilloso que todos pregonaban. Por eso creo que he pasado de Una madre, que tenía intención de leer pero bueno, como ya sabes, nos entendemos bien así que con esta recomendación tuya que se añade a otras de total confianza me lo vuelvo a plantear.
    Un Beso!
    PD te veo en la hoguera en la que nos van a quemar por decir estas cosas de las diosas madre.

    ResponderEliminar
  17. Lo tengo en casa pero aún no lo he podido leer. Me apetece un montón porque Palomas ya sabemos lo que tiene. A ver si puedo hacerlo. No miro mucho las reseñas que salen porque quiero que me coja de imprevisto. Besos

    ResponderEliminar
  18. Tengo muchas ganas de leerlo y después de lo que cuentas todavía más, besos

    ResponderEliminar
  19. No me pareció una novela inolvidable, pero me encantó el personaje de Amalia y me reí con él un montón.

    ResponderEliminar
  20. Alejandro Palomas tienen un don especial para crear personajes entrañables y reflejas las relaciones familiares. He leído ya varios libros de él y ninguno me ha decepcionado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias a todos por leer y comentar esta reseña y espero que nadie se haya tomado a mal mi declaración del principio. Abrazos! ;)

    ResponderEliminar
  22. A mi me fascinó esta novela y el carácter de Amalia.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Necesito leer ya algo de este autor, no paro de leer cosas buenas sobre sus novelas y la verdad es que me apetecen muchísimo.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  24. ¡¡Hola!!
    Somos Row y Daenerys y también formamos parte de la iniciativa Seamos seguidores.
    Te seguimos y leemos desde http://libros-mundanos.blogspot.com.es/
    Besitos:D

    PD: No encuentro la entrada de la ini:S

    ResponderEliminar
  25. Buenas, a mi este libro me encantó aunque no es mi preferido del autor. La verdad es que Amelia y toda su familia son únicos...y se les pilla un cariño :D

    ResponderEliminar
  26. No llegas tarde para recomendarla porque yo aún no la he leído. A diferencia de ti, adoro a los niños y envidio a las embarazadas, no porque crea que es su única forma de realizarse, sino porque han encontrado la suya. Y, curiosamente, esto era lo que me hacía dudar de esta novela, porque creía entrever cierta frialdad en el trato de la maternidad. Veo que me equivoco de cabo a rabo, así que enmendaré mi error lo antes posible. Abrazos.

    ResponderEliminar
  27. Lo tengo pendiente, así qeu a ver cuando le llega el turno, que ya vale de hacerle esperar
    besos

    ResponderEliminar
  28. Me gusta mucho este autor, espero leer pronto este =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  29. Disfruté un montón con esta novela, está llena de emociones. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  30. Pues yo todavía no lo he leído pero este es el que más me llama de todos los que ha escrito el autor.

    ResponderEliminar
  31. Me alegro muchísimo que Amalia se haya colado en tu corazón. Ahora a por los siguientes de Alejandro ^^
    Yo le tengo mucho cariño a este libro, y el autor se ha convertido en autor de cabecera, desde luego.
    Un beso^^

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe