Reflexiones entre líneas.

6:33


Pertenecer a la blogosfera literaria me ha permitido observar el panorama editorial desde un punto de vista distinto al que lo hacía cuando era una lectora casual: antes, elegía mis lecturas al azar, disfrutaba del libro y la novela volvía a la estantería sin mayor ceremonia, pero ahora que me intereso más por el trabajo de edición, publicación y promoción de un libro, entiendo mejor la complejidad de un sector al que se le lleva condenando a muerte desde hace ya varios años. Es por eso que observo los fenómenos editoriales con una mezcla de interés y escepticismo: me gusta analizar las tendencias literarias y el enfoque publicitario que hacen las editoriales de ciertos libros pero, al final, pocas veces me dejo arrastrar por las nuevas modas y me mantengo fiel a mi instinto lector. 


Una de las corrientes más potentes que ha surgido en los últimos tiempos en este campo es la del "escritor - celebrity", es decir, aquel autor medio famosete que se lanza al ruedo de las letras aupado normalmente por una gran editorial. A ver, tampoco es algo que sea totalmente novedoso, ya que siempre han existido periodistas, actores, etc., que se han animado a sacar sus memorias o algún libro de ficción, pero últimamente es casi el pan nuestro de cada día: cualquier visita a la librería deviene en paseo por la alfombra roja dada la cantidad equivalente de famosos que podemos encontrar por metro cuadrado. ¿Tienen estos personajes méritos suficientes para estar allí? Pues según los ranking de ventas y las etiquetas de best sellers que pueblan las portadas, les sobran los motivos. 


Si seguimos abriendo la matrioska editorial que vengo comentando, encontramos que la última muñequita rusa que viene surgiendo con fuerza es la del mundo youtuber: desde hace unos meses lleva siendo tendencia que aquellos creadores de contenidos con más éxito de nuestro país, lancen al mercado sus obras, amparados bajo el paraguas de grandes editoriales que apuestan por sus escritos. Así, no es nada extraño ver en la mesa de novedades cantidades ingentes de libros de todas las temáticas bajo el signo de un nickname, que está claro que vienen a ocupar un nicho hasta ahora vacío y muy demandado, si nos fijamos en las cifras de ventas: independientemente de la calidad del libro, está claro que muchos de estos autores tienen miles (cuando no millones) de compradores potenciales, lo que viene siendo un pastel muy goloso que nadie quiere dejar escapar. 


¿Cuál es el problema de todo esto? A priori, ninguno: está claro que cualquier persona, sea famoso de medio pelo, youtuber o escritor de profesión, tiene derecho a expresarse por medio de las letras: estoy convencida de que cada uno tiene su público y éste disfrutará (o no) de las creaciones del autor de su elección. Además, estoy convencida de que toda persona, independientemente de su formación, puede escribir una novela digna: considero que el hecho de dedicarte al mundo de la farándula o a otros oficios alejados de lo que se relaciona con "lo intelectual" no es impedimento para crear una obra de calidad que merezca todas las alabanzas. En cualquier caso, el público soberano puede decidir no acercarse a un libro siguiendo sus prejuicios personales, sin que ello sea obstáculo para que dicha obra tenga un éxito más o menos merecido entre los admiradores del autor en cuestión o entre aquellos que se lleven una sorpresa al descubrir el talento de alguien que no se hubieran imaginado.


Todo este rollo patatero viene porque en los últimos días he visto con asombro un fenómeno relacionado con una reciente publicación que, en sí mismo, da para una novela: amores y odios enfrentados, conspiraciones informáticas, reseñas apasionadas y morbo a raudales han sido algunos de los elementos definitorios del que, atendiendo a lo que se cuece en las redes, se puede considerar como el lanzamiento editorial más polémico de lo que llevamos de año. Yo, que me he enterado de todo esto por casualidad y he estado viendo hasta ahora los toros desde la barrera, quiero compartir con ustedes mis reflexiones al respecto que, más allá de este caso concreto, pueden ser aplicables a muchas de las publicaciones que nos encontramos hoy en día y a nuestra experiencia lectora en general.


Editoriales: 

A pesar de vivir en pleno siglo XXI, mucha gente relaciona la escritura y la publicación de un libro con un ideal romántico claramente desfasado: la concepción del escritor sacrificado que vive por y para las letras y se muere de hambre y frío mientras escribe la gran novela que cambiará al mundo y con ello, su vida, está muerta y enterrada. Hay contados escritores profesionales que se dedican en exclusiva a sus obras, pues es una profesión muy sacrificada en la que no se gana demasiado dinero si no tienes una obra consolidada y querida por el público y una gran editorial detrás. Las editoriales son, ante todo, empresas que necesitan tener beneficios, ya sea para pagar a su plantilla como para satisfacer a sus accionistas, si hablamos de las más poderosas. Por ello, recurrirán al éxito asegurado, a la ganancia fácil, al producto que no dé pérdidas aunque a los lectores más "románticos" eso pueda escandalizar: si vender el libro de Belén Esteban  va a dar más rédito comercial que la última novela de ese escritor desconocido pero tan prometedor, pueden tener por seguro que todos los esfuerzos estarán centrados en promocionar a la princesa del pueblo, mientras que, en el mejor de los casos, al joven autor le enviarán un email con una negativa cortés pero definitiva. No hay más que ver la anécdota que contó recientemente J.K. Rowling, autora superventas donde las haya: en su lucha por dejar ser reconocida sólo como la madre de Harry Potter, Rowling envió su nueva novela a varias editoriales bajo pseudónimo: todas ellas la rechazaron sin contemplaciones porque no podían garantizar su éxito comercial... No quiero imaginar la cara de esas mentes preclaras cuando descubrieron que habían tenido el Gordo entre sus manos y lo habían dejado escapar. 


La economía de mercado es la que rige al mundo editorial actual, cosa totalmente comprensible, aunque ello no impida que el lector solicite cierta exigencia a este tipo de empresas: una cosa es querer ganar dinero a toda costa, otra muy distinta vender un producto que no ha pasado por los mínimos estándares de calidad. Aunque un libro no es un electrodoméstico, que tiene una garantía de dos años si viene con fallos de fábrica, no es de recibo que el cliente - lector tenga que lidiar con una obra en la que el trabajo se ha hecho a medias: editar no es imprimir un texto y ponerle tapas duras, requiere cierta atención y mimo hacia las letras. Siempre me ha parecido muy interesante la labor del editor como encargado de pulir las asperezas físicas y formales que puede tener un texto: revisar los errores, aportar coherencia, impulsar a que el escritor saque lo mejor de sí. No me parece bien que una gran editorial se limite a manufacturar el texto sin revisarlo primero, cobrando por dicho producto un precio que no se corresponde con todo el trabajo que un lector exige que el libro tenga detrás: lo mínimo que uno espera después de haber invertido en la compra de una novela es que esa obra esté en las mejores condiciones que un libro puede estar, y no me refiero a ponerle una portada bonita, sino a que sea un libro en el que se note que hay un trabajo y dedicación previos, no sólo por parte de los autores (que imagino siempre ponen lo mejor de sí mismos), sino también de aquellos encargados de dar forma final a un libro.

Autores: 

Yo diría que escribir es uno de los sueños fundacionales del alma humana. Conozco a muy pocas personas que no hayan fantaseado alguna vez en su vida con pasar a la posteridad a través de una obra escrita de su puño y letra y que, además, se gane el cariño del público y el reconocimiento de la crítica. Pero escribir no es fácil, amigos: no se trata de poner una palabra detrás de otra y formar frases con más o menos acierto, sino de crear universos verosímiles en los que el lector se pueda reconocer, empatizar o que remuevan algo en su interior. Todo el mundo puede juntar letras, pero pocos tienen el talento que los hará no ya inmortales, sino medianamente reconocidos. Y me temo que en este campo da igual la ilusión que uno le ponga a su proyecto: puedes ser la mejor persona del mundo y la más entusiasta pero, si no consigues crear esa alquimia que haga que tu obra conecte con el lector, da igual qué tan majo seas en la vida real y cuánto de tu parte hayas puesto en la creación de esta historia: no has venido, visto y vencido, te toca aprender, practicar y mejorar. 


Es normal que un autor se sienta decepcionado al no conquistar a sus lectores potenciales, más cuando  resulta que tu público objetivo  sólo tiene malas palabras  para tu obra: no es plato de buen gusto ver que una historia en la que uno ha puesto tanto cariño e ilusión es arrastrada por el barro, y menos cuando eres un personaje con cierta fama entre una comunidad concreta y se supone que tienes una base de admiradores que son legión y que teóricamente te apoyarán contra viento y marea. Creo que la palabra clave para explicar esto es decepción, tanto para el autor, por no obtener el reconocimiento que esperaba, como para los admiradores, que se han sentido desilusionados con lo que se han encontrado entre páginas. En el polémico caso que nos ocupa, referido a una novela juvenil, muchos chicos y chicas se han sentido defraudados al encontrarse con un libro escrito por dos reconocidas booktubers que cae en todos los clichés que las mismas autoras han defenestrado públicamente en numerosas ocasiones, lo que ha generado una oleada de resentimiento en contra del libro que quizás se haya salido de madre. Aquí, además, entra en juego otro debate interesante respecto al autor y su obra que siempre me ha planteado dudas: ¿han de verse reflejados los principios personales del escritor en su obra? Parte de la indignación de la gente en este caso viene porque, al parecer, una de las autoras de este libro (se trata de una novela escrita a cuatro manos), se declara abiertamente feminista y critica sin tapujos todas aquellas obras que se insertan bajo el paraguas del heteropatriarcado. El problema está en que la obra de marras peca de caer en todo lo contrario a lo que la lucha feminista defiende y normaliza una serie de actitudes tóxicas en una historia dirigida a un público eminentemente adolescente, lo cual ha enfadado muchísimo a los lectores... ¿Separamos al autor y su obra en este caso?

Lectores:

Todos los lectores tenemos una serie de expectativas cuando vamos a empezar un libro, más cuando es una obra de alguien a quien seguimos y/o admiramos y en la que se han invertido numerosos recursos para su promoción y difusión desde mucho antes de su publicación. Es normal que mucha gente se haya sentido desilusionada al comprobar empíricamente que aquella obra de la que tanto esperaban ha resultado un libro fallido y que, en cierto modo, se pone en contradicción con los valores que sus autoras siempre han defendido a capa y espada... Pero hay que reconocer que en un caso como el que hoy me ocupa, quizás se ha juzgado más duramente que en otro similar por ser autoras conocidas quienes están detrás. He leído innumerables comentarios negativos sobre el libro, muchos de ellos bien argumentados y detallados, pero también algunos malintencionados o que exageran ciertas partes del texto. Y hablo con conocimiento de causa: yo misma he leído esta obra. Y sí, me parece bastante mala, pero tanto como muchas otras que han pasado por los blogs, Youtube y Goodreads sin pena ni gloria y a las que no se le ha dedicado ni la mitad de atención... Hay que reconocer que ha habido un poco de hate - reading en este caso y, de hecho, se pueden encontrar fácilmente varios testimonios que dicen que se han leído este libro sólo por el morbo generado tras las críticas negativas. 


Dicho esto, me parecen inadmisibles las estrategias de desprestigio que algunos fans acérrimos han ejecutado en contra de varios lectores críticos con la novela: cuando uno expone su obra, debe saber asumir las opiniones negativas y digerirlas, por muy duras que estas puedan ser. Afortunadamente, considero que siendo las autoras blogueras y booktubers de éxito, acostumbradas a emitir opiniones  desfavorables contra los libros que no les gustan, sabrán lidiar con el descontento generado por su  libro y que en cierto modo era de prever, al caer este texto en varios de los tópicos más rechazados por los lectores del género juvenil, muchos de los cuales ellas mismas han rechazado públicamente

La obra:

Y todo este drama por un pequeño libro de poco más de 300 páginas que, desde su publicación hace un par de días, ha dado mucho que hablar. Lo he leído y, como he dicho antes, me ha parecido una obra bastante prescindible, pero estoy dudando sobre si hacer reseña del mismo, más que nada porque no sé si mi opinión puede aportar algo nuevo a lo muchísimo que ya se ha dicho de él. Pero me ha parecido una buena excusa para sacar estas reflexiones a colación, que pueden ser aplicadas a muchos libros de la actualidad, publicados bajo la tríada  cara conocida - dinero rápido - contenido cuestionable que, reitero por si no ha quedado lo suficientemente claro, no tiene que ser algo malo per se, siempre que existan unos mínimos estándares de calidad, que empiezan por una correcta edición. De todas formas, al final es el público el que decide lo que quiere leer y si este tipo de obras siguen siendo publicadas masivamente y encumbradas a las listas de lo más vendido será porque hay una masa importante de consumidores que requieren este tipo de productos y que tienen muchos menos escrúpulos que los que los lectores y críticos de esta obra han mostrado en las redes sociales. 


Uff... ¡Creo que esta ha sido la entrada más larga del blog en toda su historia! Siento el rollazo, de verdad, pero me ha parecido un caso de estudio muy interesante el del libro que comento (y cuyo nombre no he dicho claramente a propósito). ¿Conocías la polémica que he mencionado? ¿Qué opinas de las editoriales que publican este tipo de obras basándose sólo en números? ¿Te apetece que haga una reseña de la novela en cuestión? ¡Espero tus comentarios!


Te encantará

48 bocaditos!

  1. Sinceramente, no sé a qué libro te refieres. En cualquier caso, en estos temas, sobre gustos, colores y sobre todo, libertad de que cada cual opine en su espacio personal sobre lo que quiera, siempre con respeto.

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que no sepas de qué libro se trata, eso significa que las malas opiniones no han contaminado a todos los lectores potenciales... El respeto siempre debe ser un valor a tener en cuenta y parece que a veces se nos olvida... 1beso!

      Eliminar
  2. Muy buena entrada, en general coincido con tu opinión. Ahora bien, al igual que Ángela, no tengo ni idea de qué libro hablas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras! Seguro que al final te acabas enterando, jejeje1 1beso!

      Eliminar
  3. Creo que sé de que libro hablas y de la polémica que se ha desatado. Coincido bastante con tu opinión. Ante todo creo que hay conservar el respeto. Se puede opinar libremente siempre, sea de forma negativa o positiva, pero siempre de forma respetuosa.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la clave es el respeto: habría que tener más sensibilidad con las opiniones emitidas y recibidas, que en este caso creo que hay malas formas por las dos partes... 1beso!

      Eliminar
  4. Yo tampoco sé a qué libro te refieres. La verdad es que el mundo de los celebrities me importa un pepino, así que a lo mejor ni sabré quién es. Creo que hoy en día se publican muchos libros totalmente prescindibles, de esos que en un par de años terminarán como papel reciclado (como en "El lector del tren de las 6.27"). Las editoriales los sacan en afán de vender lo que sea porque venden poco, lo cual se debe a que la gente no lee. Al mismo tiempo se ahorran en redactores y editores, con lo cual salen algunas "joyas" con errores de ortografía incluso. En cuanto a los autores, presencié hace poco una discusión poco agradable entre una escritora y una blogger que leyó su "obra" y osó a criticarla. Indignante. En fin...
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las autores no son famosas de tele y revista, sino famosillas en el mundo booktuber, el cual es bastante limitado... Pero como tienen miles de seguidores en su canal, se le abrieron las puertas a la publicación. No tengo nada que añadir a tu reflexión sobre las editoriales porque opino lo mismo: me da que están descuidando el arte a favor de la ganancia. 1beso!

      Eliminar
  5. ¿Y hasta qué punto la polémica es espontánea y no forma parte del marketing?
    A ver, te cuento. Yo seguía a las dos, veía sus vídeos por ver los IMM, una de ellas ya había autopublicado unas nocelas siendo una renacuaja y publicado con una editorial pequeña lo que iba a ser una trilogía que se debió quedar en uno o dos y sin acabar porque por lo visto se la armaron, según ella.
    El caso es que cuando anunciaron que habían escrito juntas una novela, muchos de los comentarios eran en plan "voy a leerlo sea lo que sea", pues bien, con ese criterio puedes encontrarte con un libro que puede ser cualquier cosa.
    La verdad es que en sus vídeos cuando hacen los resúmenes de sus lecturas, una de ellas no se corta nada en decir "este libro es una mierda" así de claro y con esas palabras y el día que la escuché decir eso fue cuando dejé de seguirla. Todo el mundo sabe que soy la primera que si un libro no le gusta lo dice sin tapujos, pero de ahí a tirarlo con desprecio y decir que es una mierda va mucho. Así que por ese lado ella debería asumir lo que le está viniendo ahora. Su problema principal es que piensan que están haciendo algo jamás leído y novedoso y al parecer no es así. Supongo que de ahí el enfado de los lectores. Ya en sus anteriores novelas decían que lo hacía. Yo solo he leído un capítulo de una en la librería y me pareció bastante mala. La otra chica por lo visto se ha acordado ahora de que quería escribir.
    Lo que ha hecho la editorial es sumar, que si tienen no sé qué mil seguidores y cierta parte compra el libro pues ya está. Y de paso juntan los de las dos aunque la gran mayoría deben de ser los mismos. Como bien dices las editoriales son empresas y lo que buscan es ganar dinero, lo mismo que queremos todos cuando trabajamos, por eso a mí no me parece mal pero creo que también tendría que haber un poco de criterio.
    Lo de los youtubers es sangrante, de hecho sé de alguno al que varias editoriales han hecho oferta para que escriba algo pero que todavía no lo ha hecho porque no sabe sobre qué escribir. Luego hay otros que hacen libros en los que reflejan el mismo contenido que en sus canales, eso no lo veo mal ya que sabes qué te vas a encontrar.
    De todas formas dentro de unos años toda esta gente que tanta influencia ( a veces horrible ya que se ponen a dar consejos como de nutrición sin tener ni idea) tiene ahora en la gente joven desaparecerá y luego vendrán llantos y rechinar de dientes cuando no haya futuro.
    Respecto a la polémica del libro, lo peor sin duda son esos escuderos que la emprenden contra los que opinan negativamente del libro. No sabía que había esa polémica, lo único que había leído era una entrevista en la web de antena 3. Sí me gustaría saber tu opinión porque creo que va a ser objetiva aunque el libro no lo vaya a leer porque la historia no me va.
    De todas formas tampoco pasa nada por no sacar una joya con tu primera novela o las primeras, cuando Alejandro Sanz vino a mi ciudad de pequeño, debería tener veinte años, lo abuchearon y hasta le tiraron tomates y mira ahora dónde está.
    Y aun así, una cosa es lo que piensen en la vida real y otra lo que hagan sus personajes. ¿O es que los escritores de novela negra defienden los asesinatos? Y en las familias siempre hay alguien que tira, déjemonos de tonterías, en unos casos será la madre y en otros el padre, porque en todo barco tiene que haber un capitán o se va a pique.
    Hala, vaya rollo de comentario.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La anécdota de Alejandro Sanz me ha dejado picueta o0

      Sobre la polémica, pues mira, desde que leí tu comentario he estado reflexionando y, la verdad, no había pensado que podía ser una estrategia de marketing: doy por hecho que al ser dos chicas jovencitas y con tanta "base de fans" querrían agradar a toda costa pero es posible que la editorial haya azuzado el fuego porque le viene bien: sé que muchísima gente ha leído el libro para sumarse al "linchamiento" y he de reconocer que yo misma no lo hubiera leído si no fuera por enterarme de qué lío se estaba montando por una novela juvenil. Creo que hay mucha gente que ha criticado por el hecho de que ellas sean las autoras pero también he de decir que el 90% de reseñas que he leído han sido de gente que han argumentado perfectamente por qué les parece un libro malo y después de haberlo leído, concuerdo con dichas opiniones; es por ello que no creo que haga reseña ahora, quizás dentro de un tiempo cuando se hayan calmado las aguas. Y sí, tienes razón: yo antes seguía a una de las dos youtubers y la dejé de seguir en cuanto vi sus malas formas: a mí me gustan las opiniones negativas siempre que estén argumentadas, pero decir que un libro es una mierda y quedarte más ancho que largo pues no; te lo permito en un libro que te haya frustrado mucho, pero no en 25.
      Lo que he sacado de bueno de esta experiencia es conocer a un montón de blogueros y canales de Youtube que hablan de libros de una forma argumentada y sin trabajar para las editoriales, que a los booktubers más famosos se les ve el plumero y, visto un vídeo, visto todos... En fin, que es increíble que cosas como estas pasen en una comunidad tan pacífica como suele ser la literaria pero nunca está de más saber sacar conclusiones de estas "explosiones de ira".

      1beso!

      Eliminar
  6. Con los años he aprendido a seleccionar. Antes leía todo lo que caía en mis manos. Ahora, hay temas y autores que no aparecen en mis listados de libros leídos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo más sabio que se puede hacer: crearse un buen paladar literario al margen de modas. 1beso!

      Eliminar
  7. Pues no comparto todas tus opiniones pero sí te diré que me siento muy desanimada cada vez que descubro que las editoriales han escogido publicar libros porque son comerciales en lugar de porque son literatura. Y todavía me escandaliza la maldad de los envidiosos que se dedican a desprestigiar novelas como si ellos fuesen tan buenos críticos/escritores como Enrique Vila-Matas. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encima tú como autora lo tienes que ver desde otra perspectiva... Te digo, y no por hacerte la pelota, que me parece muy injusto que libros como éste tengan hueco en el panorama editorial y no se fijen en otros como los tuyos, que me parecen bien escritos y que gustarían a mucha gente si los conocieran. 1beso!

      Eliminar
  8. Coincido con tu opinión, aunque no sé de qué libro hablas. Las editoriales van a publicar casi siempre, por no decir siempre, aquellos libros que saben van a vender. Es un negocio. Y tienen que ganar dinero, que son muchos los trabajadores que tienen que mantener. No voy a criticar esto. En mí está luego si quiero leer tal o tal libro. Nadie me obliga ni me pone un puñal en el pecho. Esto es como la tele. Tiene que haber de todo que el libro de los gustos no está escrito. Y ya una decide con qué quedarse.
    Y sobre las críticas, siempre debe hacerse con respeto. Aunque en este caso no sé cuánto hay de verdad en las críticas y cuánto de marketing. Ya cuesta diferenciarlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dinero es el dinero: está en el lector la decisión de entrar o no en el juego que proponen las editoriales... Como bien dices, para gustos, colores. Las criticas creo que han de ser emitidas con respetos y recibidas también con lo mismo, que en este caso todo se ha ido de madre... Y quizás tengas razón y detrás de todo esto sólo haya marketing puro y duro (que hablen de ti aunque sea mal). 1beso!

      Eliminar
  9. Jesús bendito entre tu entrada y el aporte de Norah nos podemos llevar debatiendo días. En cualquier caso este post me viene muy al pelo para la entrada que tengo pensada para el viernes, al menos, es un idea inicial que luego veré cómo desarrollo... Me llevo el link a esta entrada porque quiero volverlo a leer. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que la blogosfera está reflexiva últimamente! Buscaré tu entrada, que me encantará saber tu opinión. 1beso!

      Eliminar
  10. Yo también tengo claro que las editoriales son empresas privadas y quieren ganar dinero, una vez leí que gracias a los libros de los "famosos" sobrevivían. A mi no me parece mal que publiquen aunque yo, por norma general, tiendo a descartarlos desde un primer momento, si luego hay alguno que merece la pena me planteo darle una opción. De todas maneras, dudo mucho que el "lector" que compra el libro de Belén Esteban sea un consumidor habitual de literatura, son espontáneos que consumen el producto de un famoso al que admiran pero no son lectores habituales.
    Sobre el tema del libro que se saca al mercado, estoy completamente de acuerdo con lo que dices. Últimamente, y sobre todo en grandes editoriales, se notan muchos fallos que se podrían subsanar con una simple relectura, en cambio, otras más pequeñas presentan unas ediciones muy cuidadas. Supongo que será cuestión de recortes y siempre se tira del lado que no se debería.
    En relación al libro en cuestión, no sé cuál es pero sí he visto un comentario en facebook sobre la polémica. Como te decían más arriba, ¿quién te dice que no es marketing?, simplemente por eso ya se habla del libro. A mi me gustaría leer tu reseña, pese a que estoy convencida de que no es de mi estilo. Sobre la temática en cuestión, a pesar de que los escritores de novela negra no defiendan los asesinatos, hay que ser un poquito coherente. Si la crítica es mala, hay que hacerla, a ver si por no ofender a los sentimientos de un escritor que está empezando hay que decirle que su obra es una maravilla. Es como cuando leo que un comentario negativo a un autor novel puede hundir su carrera, ¿qué carrera?, si no vales, no vales.
    Interesante tema, me quedo para seguir los comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me olvidé de comentar en mi entrada eso que señalas al principio: yo también leí en alguna parte que gracias a esos libros "famosiles" las editoriales pueden darles oportunidades a otros autores más talentosos, aunque me temo que la editorial que más está apostando por estos fenómenos no hace gala de ello. Pero he de decir que, si los libros de famosetes sirven para eso, bienvenido sean. Lo de las malas ediciones me toca la moral, porque los libros no son baratos y quien decide comprárselo espera un producto que, al menos, no tenga faltas de ortografía ni fallos de edición... Y en este libro se nota que alguien no ha hecho su trabajo. Lo más sangrante es que en este caso se supone que había dos editores detrás y, o bien pasaron olímpicamente de corregir la novela, o bien el manuscrito original era tan malo que, a pesar de todos sus esfuerzos no consiguieron sacar algo decente... No sé, me genera muchas dudas la labor editorial de este sello después de éste y otros libros de la misma empresa que han caído en mis manos, es más, intentaré evitar invertir mi dinero en libros de esta editorial.

      Ahora mismo no voy a hacer reseña de la novela porque no aportaría nada nuevo y el ambiente está demasiado crispado: quizás en un par de meses me anime a ello. A pesar de que no fuera mi género favorito (se trata de un libro juvenil) me molesta que caiga en todos los clichés que las autoras critican con saña en sus vídeos; quizás por eso esperaba algo que le diera una vuelta de rosca al género. 1beso!

      Eliminar
  11. Las editoriales no son distintas a cualquier empresa de la vida real vender, vender y después vender. Por ejemplo si los autores nuevos o consagrados (ya sean buenos o malos) tienen poco espacio televisivo, los seudo famosos tienen horas hasta en horario infantil.

    Y por otro lado están los gustos que para eso existen los diferentes géneros literarios para elegir cada uno lo que quiera otra cosa es la calidad literaria. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, entiendo que las editoriales solo quieran ganar dinero y recurran a este tipo de personajes... Creo que el lector debería ser más responsable y no fomentar este tipo de libros de usar y tirar, aunque me temo que quien los compran son lectores casuales interesados más bien en las andanzas del famosete de turno. Y ahí sí que no nos podemos meter: los gustos son únicos e intransferibles, a pesar de la buena o mala calidad literaria. 1beso!

      Eliminar
  12. Ayer escribí un comentario y no se publicó 

    No sé de qué libro hablas pero me gustaría saberlo y leer tu reseña. Más que nada por si cae en mis manos y lo leo por casualidad -en ese caso me habría gustado estar prevenida ;-) jeje-

    Estoy de acuerdo contigo en el tema de las editoriales. De hecho me da mucha rabia ver cómo apoyan libros de baja calidad literaria y dejan de lado a libros que merecen mucho la pena. Eso, por no mencionar esas “editoriales” que cobran al autor por publicar y no corrigen ni una sola falta de ortografía. Como dice más gente en los comentarios las editoriales no dejan de ser empresas en busca de beneficios.

    En cuestión de lectores, también creo que los hay que defienden lo indefendible cuando hablan de libros escritos por autores-amigos. Creo que hay que ser justos aunque el libro lo haya escrito alguien querido o cercano. También he visto autores enfadarse por una crítica negativa. Peor para ellos.

    No recuerdo qué más decía en mi comentario de ayer, jeje. Me ha gustado el post más largo del mundo. Me pasaré por aquí para ver cómo continúan los comentarios ;-)

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué rabia que no se publicara tu comentario! No creo que este libro caiga en tus manos pero, si lo hace y lo lees, quizás lo disfrutes más que la mayoría al no estar mediatizada por opiniones negativas! Creo que últimamente las editoriales, al menos las grandes, están siendo muy laxas en su trabajo y no están editando los libros como es debido, así pasa lo que pasa... Me parece que el futuro está en las pequeñas editoriales que hacen ediciones con mimo y bien revisadas, para el disfrute del lector.

      Y sobre los lectores - amigos y autores ofendidos, totalmente de acuerdo: esta experiencia me ha servido para dudar de gente que me parecía confiable en cuanto a opiniones, pues se les ha visto el plumero, y asumir que, no porque una persona se dedique a criticar públicamente y de manera contundente la obra de los demás esa misma persona va a aceptar las críticas negativas... Muchas gracias por comentar y por tus palabras sobre el rollazo de post. 1beso!

      Eliminar
  13. Tengo media idea del libro que hablas y de quienes son las autoras. No he seguido la polémica de cerca, ni siquiera de lejos, porque en verdad no me interesaba. Tengo claro que no por escribir, ni siquiera por publicar, te conviertes en escritor/a, y quizás ahora las redes sociales encumbren a mucha gente que está lejos de pasar a la historia de la literatura. Es lo que hay, pero cada lector sabe qué quiere leer, incluso quién escribe y quién no.

    No me extrañaría que detrás de todo esto haya mucho de marketing, un poco en la línea de programas televisivos que viven del machaque, en fin, una especie de Gran Hermano dentro del mundo del libro, las editoriales y demás. Se publica mucho hoy en día, pese a que mucha gente se queje de lo difícil que es publicar. Se publica incluso demasiado, yo he leído cosas para las que no encuentro explicación que una editorial haya sacado adelante. Se me está haciendo un mundo raro este :D Así que casi prefiero ir a lo seguro y riesgos lectores, los mínimos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me encontré con la polémica de casualidad: mira que entro poco por Twitter pero vamos, el día que entré y vi montado el circo, me quedé flipando! Tanto que reconozco que leí el libro para saber si había razones detrás... Y puede ser que ahí entre el factor marketing y parte del revuelo causado sea para aumentar las ventas, menos mal que a mí me lo prestaron y no contribuí a ello directamente! Coincido con lo que dices al final; creo que se publica demasiado, las novedades prácticamente no duran ni un mes en las librerías y todo es muy efímero, a uno no le da tiempo de reflexionar sobre qué libro quiere leer...A mí también me está empezando a causar extrañeza este mundo. 1beso!

      Eliminar
  14. Yo comprendo que las editoriales publiquen determinados libros porque el autor va a vender seguro porque tiene tirón. Sí sé de que libro hablas ¡y menuda se ha armado!Pero sinceramente, si de mí depeendiera no publicaria estas obras, si se pueden llamar así. No me gustan,no me llaman y dudo de que tengan un mínimo de calidad. Me sabe muy mal que haya buenos escritores que se vean relegados en favor a estas otras personas por ser, como tú dices, ganacia segura. Por no hablar de libros súper interesantes q no se publican porque ni se traducen, ya q no está asegurado el éxito, o ni se reeditan y tienes q vuscarte la vida a ver si por un milagro lo encuentras de segunda mano un año de estos. Vuelvo a repetir que lo entiendo pero no lo comparto. Hay tantos libros buenos o simplemente entretenidos y de media o buena calidad sin publicar en castellano, pese al éxito que han cosechado en otros países o, como vuelvo a repetir, sin reeditar. Y eso sin entrar en apostar por autores desconocidos porq ahí sí que se la juegan mucho más las editoriales. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La que se ha montado con este libro no tiene nombre... Yo hace meses me enteré que iban a publicar y, aunque no tenía planeado leerlo, pensé que quizás sería un libro original dado que las autoras lidian a diario con los clichés de la literatura juvenil y están hartas de ello... De allí creo que viene parte de la oleada de decepción. Después de haber leído el libro, cuyo mayor problema no es la abundancia de tópicos sino lo mal escrito que está, pienso que la editorial simplemente sumó los seguidores de ambos canales y se dijo que tenía más de 100.000 lectores potenciales, y ese único argumento le valía para publicar: desgraciadamente muchos autores talentosos no tienen esa base detrás y por eso no tienen hueco... Nuestra misión como amantes de la literatura es darles la oportunidad que merecen y, ya que tenemos blog, difundirlos en la medida de nuestras posibilidades. 1beso!

      Eliminar
  15. En general, y a groso modo, sigo leyendo más menos lo que me viene en gana. Sí quizá me pueda llamar más o menos la atención un fenómeno editorial en un momento concreto, pero como te decía, según mis apetencias, decido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy así, muy errática: leo pocas novedades aunque me gustaría estar más al día, sobre todo para no comerme spoilers de libros que me interesan! Y, sinceramente, creo que es lo mejor: leer lo que el cuerpo le pide a una es un buen modo de vida. 1beso!

      Eliminar
  16. La verdad es que el tema da que hablar y mucho. En este caso voy a comentar como lectora, pero también como estudiante de edición y trabajadora del mundo editorial. Yo hago prácticas desde el año pasado en una editorial de no ficción, una editorial pequeña e independiente, por tanto, no tenemos estas polémicas: es el editor jefe quien elige lo que quiere en su catálogo y te puedo decir que siempre se eligen los libros por su temática o por su calidad pero, por suerte, no hay estos problemas sobre qué autores venderán más o menos. Ahora bien, los grandes grupos editoriales como el que ha publicado esta novela que comentas creo que hoy en día se centran mucho en vender y no tanto en la calidad del libro en cuestión. Tenemos libros del montón e incluso mediocres que, con un gran trabajo de marketing, pasan a ser de los más vendidos (La chica del tren, por ejemplo, creo que sin la gran campaña de marketing que se le ha hecho no pasaría de ser un libro más entre miles). Por supuesto, es su decisión y es respetable pero al final esto es lo que pasa: que cualquiera que sea mínimamente famoso puede publicar, sepa escribir o no. No sé, yo personalmente preferiría un libro con calidad literaria, aunque su autor sea desconocido. La de buenos libros que se están quedando en el olvido sólo porque el autor no es "famoso"... Es una pena.
    En cuanto a las opiniones de los fans, bueno... por lo que yo sé, una de estas chicas no se corta un pelo, y si un libro le parece una mierda, te lo dice en sus vídeos así de claro. Supongo que también podrá aguantar las críticas sobre su novela que, en la mayoría de casos, son bastante respetuosas, al menos las que yo he leído. Lo que ya no me parece tan bien es que a las personas que hablan desfavorablemente de este libro se las coman vivas los fans de estas chicas, la verdad...
    Yo no creo que lo lea, más que nada porque el argumento no me llama la atención, y porque he leído ya tantas críticas negativas sobre él que ni me apetece leerlo sólo por dar mi opinión pero, si es cierto lo que dicen los lectores, los valores que transmite la novela sobre las relaciones entre adolescentes dejan bastante que desear. Y esto lo leen muchos jóvenes influenciables.
    Podría seguir, porque el tema tiene tela y mucha, pero lo dejo aquí. Muy buena entrada, por cierto.
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estudias edición? Qué interesante! Es un campo que siempre me ha interesado. Entonces sabrás con conocimiento de causa lo que se cuece en el mundo editorial... Actualmente, mis esperanzas están puestas en las editoriales independientes, en las que se nota el cariño puesto en las obras que editan: creo que allí están los mejores libros. A la editorial que publicó esta novela le tengo un poco de manía porque últimamente sólo saca libros de famosetes o cosas de muy baja calidad: he leído obras con incluso faltas de ortografía que me han indignado y no pienso comprar libros de ellos si puedo evitarlo: su falta de respeto hacia el lector me parece insultante.

      En este caso, creo que a los fans se les ha ido mucho la olla: ¿piratear cuentas? ¿crear perfiles falsos en Goodreads para hinchar la nota? ¿Estamos tontos? Quizás sea una argucia comercial pero vamos, han hecho que las autoras queden un poco mal, aunque la culpa no sea directamente suya.

      Me alegra que te haya resultado una entrada interesante, 1beso!

      Eliminar
  17. Por mi parte, prefiero que no hagas reseña, ya estoy un poco cansada de leer más de lo mismo y comparto tu opinión acerca de los haters: abundan demasiado. Tienes razón cuando dices que aunque es una novela mala, no lo es más que muchas otras, pero que la publicidad negativa que se el está dando es excesiva.
    Una entrada con una gran reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, no encontrarás aquí una entrada, al menos en este momento: tengo varios buenos libros de los que hablar y, la verdad, también estoy un poquito saturada del tema, que se ha salido mucho de madre. 1beso!

      Eliminar
  18. Como no sigo el mundo booktouber no tengo ni idea del libro al que te refieres ni conozco a sus autoras.
    La problemática que comentas es un poco la pescadilla que se muerde la cola y el eterno debate de la oferta y la demanda. Las editoriales no dejan de ser empresas que busca un beneficio económico, si bien no estaría mal que tuvieran otras cosas en cuenta (algunas sí se esmeran en la calidad de lo que publican). Por otra parte, hoy en día parece que cualquiera puede ser escritor y yo no pienso que sea así, como para cualquier otra actividad se requiere un talento innato y mucho, mucho trabajo ( y un poco de suerte también) Y por último estamos los lectores, creo que hay un gran sector de ellos cada vez menos exigente. ¿Se leen libros malos porque son los que más se publicitan o las editoriales publican dichos libros porque son demandados por los lectores? Has abierto un debate muy jugoso.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Booktube es un mundo interesante si sabes seleccionar: a mí me ha descubierto buenos libros aunque también he aprendido que muchos de los que allí están, sobre todo los más populares, hablan siempre de lo mismo, quizás por estar patrocinados por los grandes grupos editoriales. Creo que, como lectores, deberíamos apoyar no sólo a los autores talentosos, sino a las editoriales que mimen sus publicaciones: saldríamos ganando todos. 1beso!

      Eliminar
  19. No conozco el libro del qué estás hablando pero estoy de acuerdo en que las editoriales, al fin y al cabo son empresas y como tales lo que quieren es ganar dinero y si el libro de la fulanita es una porquería pero se vende, irán a ese. Creo que los lectores también sabemos escoger y tenemos criterio y al final algunos se esfuman y otros autores siguen ahí, demostrando que son buenos.
    Es la ley de la oferta y la demanda, aunque desgraciadamente el problema más importante es que se lee poco y quizá somos muchos los que escribimos y no hay mercado para tantos.
    Las redes sociales se están convirtiendo en fundamentales para encumbrar y para destruir.
    Un tema muy polémico e interesante.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todo el mundo que escribe es escritor... La pena es que los que de verdad tengan el talento, se quedan fuera por cosas como esta. Los lectores deberíamos ser más responsables apoyando a escritores y editoriales de calidad, que tengan algo más que aportar que una agresiva campaña de marketing... Y, a la hora de dar opiniones, toca saber darlas con respeto y recibirlas con entereza; no queda otra cuando una persona expone su obra públicamente, ¡no tiene que gustar a todo el mundo! 1beso!

      Eliminar
  20. Desde luego que esto es una maravilla de post.
    Llevo más de una hora sin salir de aquí, pensando, y finalmente decido no poner mis opiniones porque no hay espacio suficiente jejeje. Es que me caliento y luego no paro...
    Un besote!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras! Me gustaría leer tu comentario kilométrico, seguro que tienes muchas cosas interesantes que aportar que se me quedaron en el tintero! 1beso!

      Eliminar
  21. Gracias a todos por comentar sobre este peliagudo tema que nos afecta a todos en mayor o menor medida, 1beso!

    ResponderEliminar
  22. Muy buena entrada! yo me enteré por tw la verdad y bueno entiendo que la gente se sienta decepcionada por la calidad, por tener tintes machistyas cuando una de las autoras defiende el feminismo etc...yo personalmente lo que me incomodaba era la falta de respeto y ese análisis línea a línea como si se tratase de un trabajo universitario. Pero no por las autoras que ni las conozco, sino porque la falta de respeto es algo que me enerva siempre.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  23. Al final, a los que nos gusta leer de verdad, solemos elegir siguiendo nuestro olfato y a pocas modas sucumbimos.

    No todos los famosos o famosetes que deciden lanzarse a escribir valen, y eso se nota, pero oye, a veces suena la flauta ... (podría hablar de ambos casos con libros que yo me he atrevido a leer, y siempre teniendo en cuenta los gustos lectores de cada cual, claro).

    También veo que muchos youtubers sacan libro pero yo es que, en este sentido, y en otros, vivo en un mundo aparte y no conozco a casi nadie, jajaja. -> -> Por cierto, no sé cuál es el lanzamiento editorial más polémico de la historia de la humanidad, jajaja, ¡por favor, chívamelo vía "algo"!

    Y mira, respecto a hacer la reseña o no del libro ya una vez te dejé aquí mi opinión. Yo la haría, de hecho reseño todo lo que leo. Yo misma me he acercado a libros tras leer una crítica mala, para tener mi propia opinión, y luego hay veces que me ha gustado el libro (tengo pendiente una reseña así, por cierto).

    bsos! (por cierto, pensaba que esta entrada la había comentado ...)¬¬'

    ResponderEliminar
  24. Estoy leyendo mucho sobre este tema últimamente, sí, y poco puedo añadir a tu entrada porque además de extensa está muy bien detallada y explicada. A veces escriben libros gente que no tiene ni idea solo por ser famosos, y otros al contrario son famosos pero te sorprenden escribiendo cosas geniales que jamás te imaginarías de ellos. ¿Conclusión? Yo tampoco me guio por el famoseo, sigo comprando y leyendo aquellos que me llaman la atención fiel a mis gustos. Puuuunto. El resto no lo voy a poder cambiar, ni lo que publique la editorial ni lo que otra gente decida comprar. Es asi.

    Aquí tienes una nueva seguidora, espero que te pases por mi blog y así podamos leernos a partir de ahora :)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  25. Estoy perdida. No sé a qué libro te refieres. A ver si nos despejas las dudas en otra entrada que me pica la curiosidad. ;) Buena entrada, voy a compartir en mi página de Facebook tus reflexiones. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  26. La entrada es buena. En mi caso reconozco mis prejuicios frente a ciertas cosas, pero procuro informarme un poco. a veces te llevas sorpresas cuando indagas y ves que tu prejuicio no era del todo sano, porque estaba un tanto opacado por opiniones. En todo caso hay veces que la polémica ayuda. Los gemeliers de odiados a fanfic en dos semanas? venga, permite que dude de ciertas cosas.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Poco que añadir, tan solo felicitarte por la entrada. Es un buen tema de debate y en mi caso, huyo como la peste de esos fenómenos editoriales donde incluso la propia polémica, como ya ha apuntado alguien, es puro márketing. Supongo que las editoriales los necesitan para cuadrar sus números. Si al menos también dedicaran atención a aquellos autores con menos perfil comercial pero más literario... El problema es que parece que ese equilibrio que en el pasado se mantuvo entre lo comercial y lo literario, se está rompiendo y las grandes editoriales (excepto en el caso de autores consagrados) basan su apuesta al cien por cien en criterios de -elevada- rentabilidad. Espero que no ocurra como con el mundo de la música y el producto vacío de usar y tirar cope el 100% de los canales mayoritarios, desterrando a los verdaderos autores.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Ay madre! Estaba totalmente ajena al libro y a la polémica, pero coincido con las reflexiones que viertes. La verdad es que me gustaría que reseñaras el libro, más que nada por conocer el origen de todo esto que nos cuentas.
    Un besin

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe