Biografía del hambre.

18:58


Se nota que estamos en plena "operación bikini" porque no paro de oír hablar de dietas por todas partes: en la tele, en las revistas, en la radio y en internet el mensaje es claro: "prepara tu cuerpo para el verano". Me hace gracia la bipolaridad que últimamente se ve en los medios al respecto: por una parte, cada vez están tomando más fuerza los mensajes en pro de la autoestima y de lo saludable como una forma de vida y no como un vehículo para llegar al estándar de belleza que la sociedad exige... Y por otra, gran parte de los medios que hablan del "quiérete a ti mismo" patrocinan dietas agresivas que consisten en "depuraciones", "ayunos" o "alimentos milagrosos" que permitirán bajar rápidamente de peso para poder lucir tipazo en la playa, aunque ello signifique que poco después del sacrificio el efecto rebote devuelva con propina todos los kilos perdidos. Reflexionando sobre estos temas me tropecé casualmente con una entrevista hecha a Amélie Nothomb en la que se hablaba de su trayectoria y en la que se hacía referencia a su batalla contra la anorexia, enfermedad reflejada en la novela autobiográfica Biografía del hambre. Desconocía totalmente este dato y quise acercarme a su perspectiva sobre el tema, por si me encontraba en ella alguna explicación a una enfermedad tan dura y estigmatizada socialmente.

En su Biografía del hambre, Amélie Nothomb nos habla de su infancia y adolescencia desde el punto de vista del hambre infinita que la acompaña, un hambre que no es sólo necesidad de agua o alimentos, sino de "algo más" indefinido y obstinado, que la persigue sin tregua: hambre de conocimiento, de belleza, de cariño, de sensaciones varias. Con una prosa muy elaborada, cargada de reflexiones y metáforas interesantísimas e impregnada de un humor muy particular, Nothomb nos habla de su crecimiento personal mostrándonos sus vulnerabilidades de forma única, haciendo que nunca estemos seguros de dónde se encuentra la línea que separa realidad y la ficción, elementos que parecen solaparse en la biografía de la autora.


Amélie nos cuenta la historia de sus adicciones desde casi que tiene uso de memoria. Su infancia japonesa queda marcada por el hambre de cariño hacia su niñera y la potomía que la consume: la niña bebe y bebe agua sin parar, con un ansia enfermiza. Llegan luego las adicciones a los dulces, al conocimiento, al arte, al alcohol: la pequeña Amélie y su hermana, criadas en una ambiente liberal, rodeadas de lujos, caprichos y viajes, se dan a la decadencia desde  una edad muy temprana.  A través de sus ojos asistimos al curioso relato biográfico de una infancia fuera de lo común, marcada por innumerables cambios de hogar que conllevan un desarraigo profundo, reflejado en la personalidad de la autora y en sus múltiples obsesiones. Pasearemos junto a la escritora - protagonista, por los vericuetos de una vida muy intensa a temprana edad, siendo testigo de importantes cambios políticos y sociales (el padre de la autora era embajador de Bélgica, de ahí sus contínuas mudanzas), a la vez que crecemos con ella y tomamos consciencia de que, a pesar de los privilegios que la rodean, la pequeña Amélie está perdida en un mundo demasiado confuso y que el ancla que necesita para llenar ese vacío interior que la asola está muy lejos de aparecer en su vida.



La novela arranca con una fuerza espectacular: me quedé literalmente prendada de sus primeros párrafos, en los que cuenta una anécdota aparentemente banal sobre los habitantes de Vanuatu que explica perfectamente la esencia del libro. A partir de entonces, Nothomb nos va explicando cómo transcurre su infancia en Japón, que es lo que supone su primera mudanza a China y de ahí a otros países, más ricos y más pobres, cuyas realidades siempre la acaban trastocando. Me gustó mucho conocer de qué manera afrontó ella dichos cambios, terribles para un niña tan pequeña, y cómo nos va contando la aparición de esas primeras adicciones, ese hambre que menciona en el título, que al principio es glotonería de cualquier cosa y al final desemboca en la anorexia que la acompañó en gran parte de su juventud. Sin embargo, a pesar de que el libro se caracteriza por una prosa rica y que saca provecho de situaciones límite sin caer en el drama fácil, me ha parecido que, a medida que avanzaba en su historia el texto va  perdiendo fuerza, hasta un cierre un tanto precipitado en el que me hubiera gustado más detenimiento: casi parece que la escritora tenía prisa por poner el punto final  y eso se nota en una última parte algo atropellada, que deja al lector a medio gas. 



Biografía del hambre no es el libro que yo esperaba:  no resultó ser un relato en primera persona de la anorexia desde las entrañas de la enfermedad, sino más bien una explicación de cómo llegó la autora a  ese estado, pasando de puntillas sobre los detalles más delicados. Y, a pesar de no hablar tanto del tema como yo creía, me ha gustado bastante, tanto por el original tono que da la autora a su escrito, entre sarcástico y melancólico, como por la audacia de contar una historia tan políticamente incorrecta como la suya en primera persona, sin esconderse ni disculparse. A pesar de mi pequeña decepción por una segunda mitad de la obra algo descafeinada, recomiendo la lectura de este libro por su personalidad desbordante, lo que al parecer es un sello de la casa. Yo seguiré acercándome a la obra de Nothomb, pues en los pocos libros suyos que he leído me ha demostrado tener un estilo inconfundible y un gran talento para contar historias de esas que dan mucho que pensar. 


¿Pero existe realmente eso de tener sólo hambre de alimentos? ¿Existe un hambre de estómago que no sea el indicio de un hambre generalizada? Por hambre yo entiendo esa falta espantosa de todo el ser, ese vacío atenazador, esa aspiración no tanto a la utópica plenitud como a la simple realidad: allí donde no hay nada, imploro que exista algo.

Te encantará

24 bocaditos!

  1. Un tema muy interesante. Gracias por la reseña.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues yo con esta autora me desencontré a raíz de unos comentarios sobre los lectores que metió en dos de sus novelas de las que leí. Me gustaba muchísimo por Ni de Eva ni de Adán pero Antichrista me pareció flojo y en este que comento (luego te busco el título) me cayó mal. Va de sobrada y mira por encima del hombro, a lo mejor para cubrir sus inseguridades que por lo visto hay unas cuantas. Pero en el último que leí de ella y tengo reseñado me remató con su prepotencia. Sí le reconozco que no le da miedo manifestarse en temas delicados.
    Respecto a lo que dices de la publicidad es espantoso. Encima los productos light van dirigidos a mujeres y además lo dejan bien clarito en el mensaje para que no quede lugar a dudas. Y esa mujer que sale diciendo que está feliz sola -¿por qué han puesto una poco agraciada y cine expresión de histérica? Podrían haber puesto una buenorra con cara de felicidad ¿no?suponiendo que las haya. Porque las modelos suelen tener una cara de tristeza...
    Respecto a la novela decir que si te hubiera encandilado me la plantearía pero viendo que no llega del todo no me molesto. Es obvio que detrás de un trastorno alimenticio siempre hay mucho más que la mera preocupación por la imagen.
    Un beso y perdón por el rollo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros que te digo son Elviaje de invierno (con el que empezó a torcerse) y Una forma de vida, donde vuelve con él tema del peso, dietas pero desde otra perspectiva pero también fue el que me hizo tacharla de mi lista.
      Un beso

      Eliminar
    2. Yo de la autora he leído sólo este y otro libro y bueno, me han gustado moderadamente (Ácido sulfúrico me gustó mucho más), pero te confieso que no me apetecía leer nada suyo por la imagen que tenía de ella, que sin conocerla mucho también me daba pinta de estirada y prepotente. He leído alguna entrevista suya y me parece una tía muy peculiar con tendencia a que se le vaya la olla: en varios momentos de este libros, quizás los más flojos, se nota mucho. Aún así, tengo curiosidad por leer algún libro más, especialmente Estupor y temblores, que es el que más me han recomendado.

      Sobre la publicidad... vaya tela: tanto mensaje body positive para que te aceptes y es llegar el calor y a tomar por saco: pasa hambre y ni se te ocurra ponerte bikini si tienes lorzas. Por supuesto, esto sólo a las mujeres, ellos pueden lucir barriguita cervezera. En fin, que me temo que eso no va a cambiar por muchos años que pasen, lamentablemente. Me ha encantado tu "rollo", así que no te cortes! 1beso!

      Eliminar
  3. Hola guapa!
    Aunque pinta genial y toca temas interesantes, como que no es para mí. Besotes

    ResponderEliminar
  4. A mi me encantó porque con este libro la conoci.
    Supongo que su intencion no es profundizar de la anorexia, al menos yo lo entendi asi, abordarlo de una manera menos victimista y dramática, creo. Si uno lee mas libros de ella se da cuenta que ella es asi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, cuando lo iba leyendo me di cuenta que no era una historia sobre la anorexia, sino sobre otras cosas... Pero el periodista de la entrevista que leí sólo lo enfocó por ese lado. Me pareció un libro interesante, aunque ya digo, al final me faltó algo más. 1beso!

      Eliminar
  5. Con Nothomb solo he tenido un acercamiento, Ácido sulfúrico, salí un poco como tú, con esa sensación descafeinada, de prometer mucho y quedarse en agua de borrajas. La verdad es que hay a gente que le entusiasma y dicen que los más biográficos (como puede ser este) son los mejores. Tengo pendiente comprobarlo ¡ah! me acabo de acordar, también leí Brillante como una cacerola y ese sí que me convenció algo más (relatos). Bueno, lo ficho, pro si me lo cruzo.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí Ácido sulfúrico me gustó mucho, aunque es cierto que al final pierde un poco... No sé, me sorprendió porque no me esperaba ni de lejos nada de lo que iba a pasar: me encontré con un relato de ciencia - ficción en una autora que la tenía como intimista y apegada a la realidad... A mí su prosa me hace gracia y leeré más libros suyos, pero todavía no puedo declararme fan, hay algo, no sé muy bien qué, que me lo impide. 1beso!

      Eliminar
  6. Todavía no me he estrneado con esta autora. Pero con este libro no terminas de tentarme. NO creo que me estrene con éste.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Desde hace tiempo que me llaman los libros de la autora *-* Este no lo conocía así que me lo apunto porque tiene muy buena pinta.
    Por cierto, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices al principio, y eso que no suelo ver mucho la tele pero ese tipo de mensajes están por todos lados -.-
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  8. No he leído nada de esta autora y tengo ganas de probar, por ver si me gusta y aunque el tema de este libro me parece interesante no creo que me anime con él
    Besos

    ResponderEliminar
  9. He leído dos libros de Nothomb y ambos me gustaron un montón. Me gusta su forma tan ácida de plasmar las cosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. No he leído nada de Amélie Nothomb, así que tengo la sensación de que una novela autobiográfica como esta no debería ser la elección más adecuada para acercarme a su obra. Lo que me maravilla es que una chica que, en principio lo tenía todo (dinero, talento, belleza), como ella, pudiera llegar a caer en la anorexia y en otras adicciones. Cómo está el mundo.
    Besos y gracias por tu reseña.

    ResponderEliminar
  11. Leí "Estupor y temblores" y "Ni de Eva ni de Adán", forman parte de sus libros algo autobiográficos. Y desde luego tiene una visión muy personal de las cosas.
    Sobre la anorexia te recomiendo "Días sin hambre" de Delphine de Vigan, donde la autora habla de su propia experiencia, y refleja muy bien la realidad de este trastorno alimentario. Que no olvidemos que es una enfermedad mental.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola Tizire,
    Me he quedado con dudas, por un lado la temática creo que puede ser muy interesante y sobre todo por ese hambre de todo, si está bien contado puede ser muy enriquecedor su visión como persona afectada, de hecho mientras te leía estaba convencida de que iba a leerlo, me ha tirado para atrás ese final precipitado, no me gustan nada esas historias que de repente, es como tú bien dices, que notas la prisa de la autora por terminar.
    No sé qué haré.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. La disfruté muchísimo, quizás por esa manera que tiene la autora de contar las cosas. Quizás es que la leí en el momento adecuado pero lo cierto es que Biografía del hambre me hizo bien.

    ResponderEliminar
  14. Espero poder estrenarme con Amélie Nothomb al término de este verano. Creo que me decantaré por "Ácido sulfúrico", pero esta que nos traes, a pesar de ese cierto desencanto final, me ha llamado mucho la atención, así que sin duda caerá también.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. La autora me interesa mucho pero el tema, aims... no sé. Besos

    ResponderEliminar
  16. Un tema difícil, sin duda. Creo que cada sociedad crea sus enfermedades y sus esclavitudes. No es un libro para mí, lo sé, pero si a alguien ayuda, bienvenido sea. Gracias por la reseña. Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. No me he atrevido con esta autora, aunque este título lo desconocía y sin duda has despertado mi curiosidad. No lo descarto. Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Sabía que trata este tema pero aún no lo he leído. Y es que (la) Nothomb me da pereza. Leí "Ni de Eva ni de Adán", y aunque me gustó y se lee rápido ella me pareció de lo más pedante, y aún no he sacado fuerzas para volver a leer algo suyo.

    bsos!

    ResponderEliminar
  19. Gracias a tod@s por sus comentarios, 1beso!

    ResponderEliminar
  20. Me encantó este libro. Me gusta mucho Nothomb y todo lo que publica, este no podía ser menos. Además soy de los que prefieren los libros más autobiográficos de la autora
    Besos

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe