Crónica de una cacería de troles.

14:07


¿Quién dijo que los troles eran una figura imaginaria? Quien se pasee de vez en cuando por las redes sociales se habrá dado cuenta de que estos campan por ahí a sus anchas, haciendo comentarios ofensivos, bromas de pésimo gusto o, directamente, ilegalidades. Pero hubo un tiempo no muy lejano en que un trol era sólo eso, una criatura mágica que vivía en los bosques y que hacía locas travesuras a todo aquel que osara importunarlo. De esta manera nos los presenta James McBryde en su libro Crónica de una cacería de troles, una proto novela gráfica que mezcla ironía y elementos fantásticos, dando lugar a un relato de lo más curioso que vale mucho la pena conocer. 


Tres caballeros ingleses deciden, de buenas a primeras, emprender un viaje a Dinamarca, tierra de troles, con el objetivo de traer uno de ellos para exponerlo en la Universidad. Tras un ajetreado viaje llegan a aquel país y no tardan en tropezarse con estos pequeños seres, a los que no será fácil atrapar. Después de varias divertidas peripecias, logran coger a uno de ellos y lo embarcan para Inglaterra, donde causará estupefacción entre todos aquellos a quienes es presentado... Pero el trol va a lo suyo y, por mucha pompa y ceremonia que se le dé a su presencia, su espíritu picarón es el que acabará prevaleciendo.


Crónica de una cacería de troles es un libro muy singular que se lee en un suspiro. La historia es corta y algo ingenua, pero está cargada de una buena dosis de humor inglés que hará las delicias de los lectores. A los amantes de los cómics les gustará por ser uno de los bisabuelos del género; aquí no encontramos viñetas al uso, pero el texto (escrito en una letra casi tan infantil y alterada como el propio trol) está salpicado de dibujos muy divertidos que acompañan a la acción. Sin duda, Crónica de una cacería de troles ha sido una buena lectura que no dudo en recomendar, tanto por su extravagancia como por su jovialidad; ¡ojalá los troles de hoy en día se parecieran más a los de aquel entonces!

Nuestro compañero temblaba considerablemente cuando regresó; tanto, de hecho, que por un momento temimos que hubiese contraído el mal de San Vito / así que le dimos a beber un poquito de güisqui / después de lo cual se volvió más positivo y alegre / De modo que también nosotros tomamos un traguito... ¡y todos nos volvimos un poco más positivos y alegres!
Agradezco a Hermida Editores el envío del ejemplar. 

Te encantará

16 bocaditos!

  1. Esta editorial tiene publicaciones curiosas; esta en particular me llama la atención por la historia que hay detrás de ella, aunque creo que no me terminaría de "llenar" su lectura...

    ResponderEliminar
  2. Me has hecho sonreír con los "troles" que corren por las redes sociales, los otros parecen mucho más amigables. Sorprendente libro el que presentas y salpicado de ese humor inglés una propuesta interesante.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. A mí me ha hecho gracia el título. Sí, los troles de ahora a veces rozan un nivel de estupidez que no tiene gracia ninguna. Si pienso en troles me acuerdo de los gnomos y aquel que se le caían los mocos todo el tiempo, qué vieja soy. La novela gráfica no es lo mío, me pasa como con la poesía, que no la sé apreciar, pero le echaré un vistazo a ver si me hace gracia.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, el trol de los mocos era muy grande! Lo prefiero a los que corren ahora, que son odiosos. 1beso!

      Eliminar
  4. Me gustan las criaturas fantásticas. Los troles estos que andan por las redes sociales no me gustan nada. No, no me agradan.No suelo leer novela gráfica, pero a ésta podría darle una oportunidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. El humor ingles siempre me ha gustado y este libro parece original. Suena interesante

    ResponderEliminar
  6. Me parece curiosos. Si me acercara a él, sería por curiosidad. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Ooohhhh me encanta, me parece curiosísimo =)
    Lo apunto, demás esta editorial suele acertar.

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Me gusta el humor y los libros de Hermida, así que, si a eso le uno lo que cuentas de este libro creo que me podría gustar. Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Lo quiero! Este es para mí segurísimo. Además, muchas gracias por recordármelo porque lo había visto en otro blog (que no recuerdo) antes del verano y como me olvidé de apuntarlo, lo tenía totalmente olvidado. Besotes.

    ResponderEliminar
  10. Me pareció una novela genial, la verdad. Esta editorial esconde verdaderos tesoros desconocidos
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Oooh! no sabía que esperar del título ni los troles pero me has convencido me parece una buena idea y más si hay humor de por medio.
    Te quería decir que con Tan poca vida no eres la única que está hasta el gorro de verlo por todas partes. Tiempo al tiempo. Es dura, bastante dura pero se lee bien y conocer a estos amigos es una experiencia inolvidable :)
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me parece muy original esto de irse a cazar troles a ¿Dinamarca? Muy británico, jajajaja. Pues tomo buena nota porque, por lo que cuentas, tiene muy buena pinta. Gracias por la recomendación. Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta lo que cuentas. Fíjate que lo había visto pero lo había dejado pasar. Anotado queda. Un besote!

    ResponderEliminar
  14. No sé, me atrae que sea una novela gráfica, y Dinamarca de fondo. Pero esa ingenuidad... le echaré un vistazo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Muchísimas gracias a todos por leer y comentar esta entrada, 1beso!

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe