El dragón de hielo.

8:01


Yo no soy de frío, no me gusta el invierno: aunque entiendo el encanto de pasar una tarde de domingo bajo una mantita leyendo o viendo una peli, eso de soportar el mal tiempo durante mucho ídem no me mola nada. Quizás por eso me cuesta entender a la gente que dice que el invierno es su estación favorita del año: ¿cómo es eso posible? Si sólo llueve, truena y ventea todo el rato... Menos mal que los libros nos sirven para batallar contra nuestros prejuicios: gracias al cuento de George R. R. Martin que les traigo hoy, El dragón de hielo, he podido llegar a comprender a aquellos que se entusiasman ante la legada de las bajas temperaturas; la culpa es de Adara y de su fantástico mejor amigo, cuya historia compartida me ha dado un abrazo calentito a pesar de su amor por el frío más intenso.


Adara adora el invierno: nació en la peor helada de los últimos años y eso la ha marcado irremediablemente, convirtiéndola en una niña introvertida, solitaria y de emociones frías, que llevan a pensar a la gente de su alrededor que tiene el invierno metido dentro. A ella no parece importarle demasiado; sólo le preocupa que llegue la nieve pronto para jugar con las pequeñas lagartijas de hielo que salen de sus escondites y, sobre todo, para ver al dragón de hielo, una criatura mágica y majestuosa  que todos temen excepto Adara, que se siente irremediablemente atraída por él.


Sobre estas mimbres construye Martin un precioso relato que nos habla de la guerra y de la soledad de una manera poética, hermosa y que trata a los niños (supuesto público objetivo de esta historia) como personas inteligentes. En sus poco más de 60 páginas es inevitable verse sumergido por completo en el mundo construido por el autor, que con apenas un par de pinceladas, ambienta toda la historia, caracteriza a su protagonista y consigue que  el lector se impregne de la honda melancolía que habita en este cuento y que nos acaba dejando el corazoncito en un puño. Nadie comprende lo especial que es Adara, y eso nos une a ella y hace que deseemos protegerla y compartir sus juegos solitarios en el hielo. En definitiva, El dragón de hielo es una fábula preciosa y cálida que nos hará desear que se acerque el invierno: ya seas un profano de la Fantasía o un niño del verano, no te la puedes perder.

Cuando el grito se hubo desvanecido, el dragón de hielo escupió frío al mundo por última vez: un largo y humeante chorro de frío blanco azulado lleno de nieve y de silencio y del fin de todas las cosas vivas. 

Te encantará

24 bocaditos!

  1. Esto tengo que verlo, no sé si lo leeré o no, ya me gustaría creo pero verlo sí, es tan bonito...
    Y sí, soy fan de los inviernos y las tormentas, claro que no un invierno siberiano, tampoco hay que pasarse, basta con uno que se maneje con abrigo. La sensación de la ropa, las mantas, pasar frío y de repente entrar en calor. No sé, es como que el frío te despierta.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es muy bonito y sale unos 5 euros, así que es todo un chollo: quizás te ayude a reconciliarte con Martin! Y el frío como que no; un poco no está mal, pero un invierno largo es deprimente. 1beso!

      Eliminar
  2. Estoy contigo Tizire, yo no soy de invierno, soy de soleados, cálidos y larguísimos días de verano pero ya que tenemos estaciones será cuestión de aprovecharlas y sí, leer en invierno al calor de una chimenea es algo muy apetecible también.

    He leído toda la saga de George R.R. Martin de Juego de Tronos, excepto el último pero este que has presentado no, me lo apunto.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arriba el verano! Pero bueno, es verdad que hay que vivir el invierno para apreciarlo mejor... Este es muy cortito y encantador, te lo recomiendo. 1beso!

      Eliminar
  3. Hola!!

    Lo leí hace tiempo y la verdad es que esperaba mucho más y me acabó decepcionando. Me encantaron las ilustraciones pero pienso que podría haber sacado más provecho del dragón. Me alegra que tú lo hayas disfrutado más que yo ;)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena! Yo no esperaba nada en concreto, lo compré porque estaba muy baratito y me sorprendió gratamente. Tienes razón con lo del dragón, se le podía haber sacado más jugo. 1beso!

      Eliminar
  4. Yo tampoco soy nada de frío e invierno, pero estas ilustraciones me han encantado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta el autor y las ilustraciones parecen preciosas, pero no me acaba de tentar este libro
    Besos

    ResponderEliminar
  6. A mí tampoco me convence el invierno... En cuanto al libro, le echaré un vistazo: tal vez me resulte interesante.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el invierno, que en mi caso, lo que no llevo bien es el calor, que me deja agotada todo el día. También es cierto que por aquí, frío, frío... Va a ser que no.
    Sobre el libro, me has tentado y muchísimo. Se ve precioso.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Pues me lo llevo apuntadísimo y eso que era de los que había cogido cierta manía sin saber de qué iba... Gracias por tu reseña.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  9. espero leerlo pronto que martin es de mis favoritos.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta el invierno, pero soy friolera, así que siempre lo asocio a chocolate caliente. jajaj Besos.

    ResponderEliminar
  11. Mira, no esta mal para los que de momento nos conformamos con ver la serie a la espera de atrevernos con la saga del autor.

    ResponderEliminar
  12. Mátame pero me he cansado de este señor. Soy una lectora enfadada de tanto esperar
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Umm... porque es ilustrado. El autor y sus historias no me atraen mucho la verdad. Besos

    ResponderEliminar
  14. Se ve preciosa la edición: la portada, las ilustraciones. Y la historia parece escrita precisamente para ser disfrutada en una tarde de invierno, con la mantita, café, chocolate o lo que cada uno quiera.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias a todos por pasaros por aquí a leer y/o comentar: sois los mejores! 1beso!

    ResponderEliminar
  16. Pues mira oye, este sí, sí que me despierta el gusanillo porque Juego de Tronos... me da mucha pereza, no me preguntes por qué.
    Creo que me pondré el abrigo y me animare a pasar un poquito de frío.
    Un besin

    ResponderEliminar
  17. Me encantará leer esta historia debajo de una buena manta y con una enorme taza de té calentito. Pero te aseguro que seguiré sin que me guste el invierno, sobre todo después de tantos días de lluvia como llevamos por aquí. Daré gracias de que esos hielos y ventiscas que veo en las ilustraciones se queden en el libro cuando lo cierre. Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  19. Hola. La verdad es que no sé por qué, nunca había pasado por tu blog, aunque he visto tus comentarios en otros blogs literarios.
    Tu reseña me ha gustado. No sabía que Martin escribía libritos cortos como este que citas. Intenté meterme entre pecho y espalda el primar tomo de "Juego de tronos" y abandoné rápidamente. Preferí seguir la serie en TV.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Paso por encima, que lo tengo pendiente. Soy de esas amantes del invierno, ten en cuenta que el invierno en Málaga es muy relativo, pero en cualquiero caso, me encanta. Un besote!

    ResponderEliminar
  21. Me haré con él seguro... eso sí, yo soy de veranito y calorcito =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Pinterest

Tizire

Subscribe