República bananera.

15:34


Hola a tod@s!

Una de las grandes cosas que tiene el lenguaje español es la riqueza de su léxico; podría decirse que tenemos expresiones y frases hechas para todo. Yo soy una persona muy refranera; me encanta utilizar este tipo de sentencias pues creo que suelen expresar ideas de manera sumamente ingeniosa. Además, forma parte de nuestro acervo cultural y sería una lástima que este tipo de locuciones se perdieran por culpa de lo que hoy se denomina "lo políticamente correcto". Una de las expresiones que cada vez utilizo más en mi vida cotidiana es aquella de "esto cada vez se parece más a una república bananera". Por si alguien no conoce la conoce, Wikipedia nos dice al respecto:

"República bananera es un término peyorativo para un país que sea considerado como políticamente inestable, empobrecido y atrasado, cuya economía depende de unos pocos productos de escaso valor agregado (simbolizados por las bananas), gobernado por un dictador o una junta militar". 

Sin querer entrar en polémicas políticas, cada vez me parece que la situación de nuestro país se parece a esta expresión surgida para definir naciones con una dudosa gestión política y social. Esto hace que dicha frase, que yo antes utilizaba en tono jocoso, se esté transformando en una sentencia definitoria de la realidad social española...



Pero centrándonos en la literatura, quizás por todo esto que he contado anteriormente, me pareció bueno este momento para acercarme a este libro bastante desconocido que precisamente se titula así, República bananera, y es obra del escritor modernista canario Alonso Quesada. Conocí este libro hace ya algunos años, cuando varias personas de mi entorno tuvieron que estudiarlo en sus respectivas carreras universitarias. Desconocía todo sobre esta novela, pero el título me atrajo inmediatamente. A pesar de ello, y al ser un libro muy difícil de conseguir, lo he dejado pasar hasta ahora, cuando por casualidad lo he encontrado en la biblioteca y no he querido postergar más su lectura. 

República bananera es  una obra escrita en 1916 e hija del modernismo canario; en un principio, fue publicada por entregas en un diario local bajo el nombre de Banana Warehouse, pero fue en la década de 1980 cuando se reunieron todos esos relatos y se editaron juntos, formando esta novela póstuma de Quesada. Además de ello, se trata también de un libro inconcluso, cosa que descubrí cuando lo acabé de leer y me acerqué al estudio preliminar que hizo el editor; por ello hay que decir que el libro no tiene un final cerrado.

Esta novela es un retrato de la alta sociedad canaria del momento, aunque creo que aplicable, en general, a esta misma clase en cualquier pequeña ciudad de provincias: no encontramos un argumento claro en el libro, sino la presentación de una galería de personajes pertenecientes a la burguesía urbana a los que el autor presenta y cuenta sus peculiaridades con cierto tono jocoso. Tan sólo aparece un protagonista que parece hilar esta sucesión de caracteres: se trata de Simeón, un joven abogado formado en Madrid que vuelve a Platanópolis (escenario principal de la acción y prototipo de capital regional de segunda categoría) y que pretende  encontrar una esposa apropiada y una colocación de su rango a pesar de su falta de "recomendaciones" para acceder a un trabajo en la ciudad.




Es curioso como, a pesar del paso del tiempo, he logrado identificar muchas acciones, expresiones, mapas mentales y rasgos sociales que, aún a día de hoy siguen presentes a mi alrededor; reconozco que estos descubrimientos me han hecho sonreír más de una vez. También se tratan algunos temas que siguen de candente actualidad, como el enchufismo laboral, la falta de oportunidades para los jóvenes egresados, los cotilleos como base de la envidia, la ignorancia como "fuente" de la razón, etc., que me han demostrado que, a pesar de que ha pasado casi un siglo desde la novela de Quesada, hay cosas que parecen no cambiar.

 Sin embargo, la trama no me ha llegado del todo por dos motivos principales: el primero es porque, dado el significado de la expresión, imaginaba que la historia trataría más sobre el mal gobierno político y cómo la sociedad ignora a éste centrándose en nimiedades; a pesar de que este libro toca el segundo tema, el primero no fue materia de esta novela, lo que me resultó un poco decepcionante (aunque he de decir que, después de la lectura fue cuando supe que el título había sido colocado a posteriori por editores que así lo creyeron conveniente, por lo que el autor no es responsable directo de defraudar mis expectativas).  La segunda razón por la que no me terminó de convencer la historia fue porque el tono que ha utilizado el autor no me ha gustado demasiado; sé que puede ser un poco pretencioso por mi parte enjuiciar negativamente a un autor clásico de las letras canarias, pero la forma que usa para analizar a la sociedad de su momento es despectiva y sólo se centra en los ricos, sin mencionar a otros estamentos sociales. Creo que al autor le resulta muy fácil criticar negativamente a la gente adinerada pero apenas realiza autocrítica; de este modo, vemos como "despelleja" a los burgueses de Platanópolis pero no hace alusión alguna a la intelectualidad de la ciudad (a la que, personajes como él deberían pertenecer) ni a las gentes más modestas, cosa que, desde mi punto de vista, pone en entredicho su idea de retratar mordazmente el marco social en el que vivió. Además, tras leer el estudio preliminar del libro (lo cual no era mi intención, pero no me quedó más remedio que fijarme en él al quedarme con algunas dudas), comprobé cómo por testimonios de la época, la única intención de Quesada con esta obra era conseguir una importante cantidad de dinero para poder viajar a Madrid, con lo que me dio la sensación de que su motivación principal fue realizar una obra que fuera escandalosa para lograr reunir lo que necesitaba a través de la polémica y no tanto hacer una crítica social en profundidad de todos los estratos sociales (o de al menos los más preeminentes).

Por tanto, esta lectura me ha dejado un sabor agridulce: la balanza queda equilibrada porque, no obstante, Quesada esbozó de manera inteligente la personalidad de los grupos sociales de los que habla y su prosa es bastante fluida, a pesar de que algunos de sus recursos lingüísticos ya han caído en desuso. Pero quien se acerque a este libro debe considerar que en él pesa sobre todo el retrato antropológico más que el entretenimiento; por lo que el libro resulta más atractivo como documento histórico que como lectura de esparcimiento. Nota: 5/10.





Te encantará

16 bocaditos!

  1. No lo conocía y la expresión que mencionas creo que es la primera vez que la veo pero bueno, por lo que cuentas en la reseña no es un libro que me llame especialmente la atención asi que me quedo con la expresión por si en algún momento necesito aplicarla :)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es bastante particular y creo que no atraerá a muchos lectores, pero la expresión es bastante ocurrente! 1beso!

      Eliminar
  2. ¡Muy interesante! A título de curiosidad te puedo decir que en Portugal es una expresión también bastante utilizada :) Aunque la lectura al final no resultara tan satisfactoria, me encantó la introducción que has elaborado y el mapa de "bananas" que has creado. Creo que fácilmente se podría extender la representación a las países vecinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco la expresión portuguesa! Gracias por tus palabras, aunque te aviso que el mapa no lo hice yo... Pero quizás tenga razón de que no sólo España sea actualmente una república bananera. 1beso!

      Eliminar
  3. La expresión la conozco de sobra. el libro me suena así sin ubicarlo muy bien.. pero me lo voy a buscar.
    Me ha picado la curiosidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya llamado la atención. Ya me contarás si lo encuentras y lo lees. 1beso!

      Eliminar
  4. Yo no conocía el libro. Sí la expresión aunque no la suelo utilizar.
    El libro parece interesante pero, como no te ha convencido del todo y tengo una lista interminable de pendientes, creo que lo dejaré pasar.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece bien que primes otras lecturas; no podemos seguir ampliando la lista de pendientes! 1beso!

      Eliminar
  5. He leído el título en la lista de blogs que visito y pensaba que nos ibas a hacer una crónica política de la situación del país. Qué sorpresa al ver que es el título de un libro, al que por cierto no conocía. Gracias por traérnoslo

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no me apetecía ponerme muy reivindicativa, aunque la cosa daría para hacer un testamento sobre la situación actual y su parecido con una república bananera... Pero parece que nuestros problemas actuales ya tenían su reflejo a principios del siglo XX. 1beso!

      Eliminar
  6. Desgraciadamente el mundo está lleno de repúblicas bananeras, y de gente necia, fanática y, por qué no decirlo, un tanto loca que pretende que sigan así porque le la da la gana, sin importar cuantos infelices sigan sufriendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo tus palabras; es una lástima que las cosas sean así y que los que las sufrimos no hagamos nada por remediarlo... 1beso!

      Eliminar
  7. La expresión la conocía aunque no suelo usarla. El libro no lo conocía, y aunque no te haya gustado del todo, me has picado la curiosidad. Pero eso sí, probaré suerte por la biblio mejor...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya llamado la atención! Me temo que sólo vas a encontrar el libro a través de bibliotecas; la edición fue bastante pequeña y está superdescatalogado... Suerte, ya me contarás, 1beso!

      Eliminar
  8. No conocía el libro. La verdad es que por lo que nos cuentas no acaba de atraerme y ya sabes la lista de pendientes cómo va...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, mujer, los pendientes primeros, por supuesto.1beso!

      Eliminar

Pinterest

Tizire

Archivo

Subscribe